Hace mucho… mucho tiempo, hubo un hombre cuya vida llegó a su fin, aquel hombre siguió tejiendo una historia tras su muerte, pero esta no avanzaba como a él le gustaría, acabó por perder la paciencia e introdujo a un pato en el cuento. El pequeño patito hizo todo lo que pudo por el príncipe, hasta superar el lugar que le correspondía y enamorarse de él. Sin embargo seguía siendo sólo un pato… su destino era desaparecer en medio de un resplandor.

Sí… aquel era el trágico final que la historia tenía prefijado.

Pero el pato albergaba una cantidad enorme de esperanza y la sublime tragedia se echó a perder.

Y entonces hubo un hombre que comenzó a escribir una historia… esa historia llena de esperanza… no ha hecho más que comenzar…

PRINCESS TUTU

KAPITEL DES STIFTES (Capítulo de la pluma)

"Las aberrantes manos."

Dance of the Sugar Plum Fairy

Día tras día, acudía a la misma hora, al mismo lugar, se había convertido en su lugar de máxima inspiración, no podía negar que la brisa de la zona y los chisporroteos del agua que salpicaba hacia su rostro con la danza marina del pato, le había hecho querer… más de alguna vez, introducir a ese mismo dentro de su historia, después de todo no sería la primera vez que se hiciera… pero las ideas de mantener una vida normal… y a cada quien donde pertenece junto a cada cosa en su lugar, le obligaban a abstenerse… sin siquiera detenerse a pensar… que el simple hecho de escribir sobre un ser vivo requiere de demasiada energía e imaginación, no se trataba de Drosselmeyer… Aún y cuando fuera un elegido y descendiente directo de este.

Había pasado casi medio año desde que el príncipe Sigfried tomara a su princesa de las entrañas del cuervo y jurándose mutuamente amor eterno desaparecieran en un carruaje tirado por hermosas aves resplandecientes. La vida en el pueblo de la Corona Dorada seguía próspera, las lecciones en la academia y sus derivaciones artísticas; actuación, pintura, escultura, música y Ballet incursionaba cada día en nuevos detalles metodológicos que hacían cada vez más hermosas sus presentaciones al público.

El hijo del herrero seguía asistiendo cotidianamente a las lecciones de Neko-sensei, era uno de los pocos bailarines que habían quedado en la clase de nivel avanzado, pero nadie parece recordar que alguien más estuviera ahí en primer lugar, todo lo que corresponde a los recuerdos de la gente sobre Mytho y Rue ha desaparecido. Dos de las personas más elogiadas y admiradas no eran más que polvo que sopló el viento y se esfumó, que decir de Ahiru…

Un paso, dos pasos, tres, cuatro, cinco y un gran salto, para terminar aterrizando delicadamente con el pie derecho en punta, las medias azules que solía utilizar para los ensayos se notaban malgastadas. Se levantó de la posición y posó su verde mirada en la ventana. Se encontraba en su práctica privada, de ese modo podía continuar con su amor por el baile, que le recordaba la libertad que había ganado al dejar de ser un títere disfrazado de caballero, aunque la marca sobre su pecho y el recuerdo de la chica que en que una vez el pato se convirtió lo trajera de vuelta a la realidad todo el tiempo. Pero al menos, al practicar solo, no era obligado a bailar un Pas Deux con nadie más… porque no quería hacerlo… no después de la mágica experiencia de haber bailado con ella debajo del agua.

Como había finalizado su sesión, tomó la toalla y se la llevó al rostro, tratando de aclararse la mente, al terminar de secarse, volvió a levantar la mirada hacia la ventana, algo le decía que estaba siendo observado desde hace algunos minutos.

Caminó de vuelta a su casa con mucha naturalidad, no quería que el perseguidor notara que él se había fijado en su acoso.

-¿Qué rayos querrá?...

-¡Fakir!, ¡Ha vuelto a casa-zura!, -sale de la nada Uzura, o más bien, se hace notar su presencia por el sonido de su tambor y su añorada bienvenida.

-¡AH!, -se detiene en seco al escucharla y mirando en todas direcciones se da cuenta que ha regresado, pero estaba tan absorto en sus pensamientos que no lo había notado. –Me asustaste… Uzura…, -le pone la mano en la cabeza y le sonríe, momento seguido entran a la casa.

Una sombra los observa desde atrás, mientras esconde su figura tras un árbol.

El hombre había decidido escribir una historia llena de esperanza… el sentimiento que todos deben tener para superar las adversidades… ¿Pero quien dice que las personas lo quieren?...

Continuará…

Notas de autora:

Holas, bueno, terminé de ver la serie y me encantó, quedé muy prendida de la pareja de Fakir x Ahiru y me da cierta lástima que ella haya regresado a ser un pato, por lo que decidí darle mi versión de lo que vendrá después. Espero les haya interesado, como no hay muchos fanfic en este FandOm, aunque no muchos comenten lo seguiré para dejar mi huella.

ARIGATO MINNA-SAN!

YA NEE!