CAPITULO 1: ENCONTRANDONOS

PIDO PRINCIPALES DISCULPAS POR HABER MODIFICADO ESTE FIC, PERO POR COSAS DE INSPIRACIÓN. TUVE QUE DARLE UN GIRO A MI HISTORIA INESPERADAMENTE.

Los personajes de Final Fantasy VII no me pertenecen, son de Square-Enix.

Esta historia se basa en los hechos posteriores a Advent Children

- dialogo-

*pensamientos*

***cambio de escenario***

*******FLASH BACK********

… había un viento congelante, sus manos lo sentían, pero aun así su cuerpo no respondía, quedaba quieto por culpa del ensueño en que estaba atrapado…

- duele… por favor detenlo – decía, pero… por que tenia conciencia de decirlo - por favor detenlo, ya. – escucho de nuevo

Su visión cambio por completo, frente a ella estaba un paisaje desolado, su larga y erizada cabellera rubia, se movía al compas del viento. Noto también que traía un hermoso vestido de color blanco.

- perdóname… - aunque las palabras dichas por su misma voz no coincidían con sus pensamientos solo podía escuchar – todo esto es mi culpa…mi culpa por que. Yo… tome una decisión equivocada.

-… yo…no me arrepiento - escucho nuevamente esa voz… ¿Quién era la mujer que estaba frente a él? - eres lo que siempre quise, lo que siempre busque, no me arrepiento de nada. Ese día yo… fui débil, yo soy humano, tal vez no lo entiendas pero… es lo que pienso ahora y siempre.

Pudo sentir que en ese momento comenzaba a temblar, como si se forzara a si misma a voltear a verlo a la persona que le hablaba y se obligara a ver el paisaje frente a ella, tan oscuro y siniestro.

-es posible que ahora sea inevitable… si estoy destinada a morir, preferiría que tú tomaras mi vida, que me mataras

- JAMAS lo hare, tu me perteneces y yo te pertenezco… pero jamás me atrevería a hacerte daño.

- … - ella no respondió – pero tú… tienes que vivir – volteo repentinamente y lo abrazo, pudo ver que el hombre que le hablaba era un hombre apuesto de larga cabellera plateada y ojos de color jade. – tienes que vivir

- lo hare, pero a tu lado. Aunque el Zoah me castigue por mi insolencia de amar a su única hija… estaré a tu lado, protegiéndote…

- gracias… Sephiroth…

En ese mismo instante abrió precipitadamente sus ojos…, se levanto de la cama agitado e inquieto… ¿de nuevo ese sueño? Ya era varias noches que tenia el mismo sueño y eso siempre lo perturbaba. Dio un gran suspiro y miro el reloj, apenas era las ocho de la mañana, ah… de nuevo tendría otra mañana de insomnio. Se levanto de la lujosa cama y entro en el cuarto del baño para darse una refrescante ducha.

Mientras realizaba aquel ritual de aseo, no podía dejar de pensar en el sueño que tuvo ¿Quién era la persona que lo abrazaba con tanto cariño? ¿Quién esa mujer que tenia la mas privilegiada voz y un frágil figura que lo hacia sentir seguro? Supuso que era un estupidez, era imposible que hubiera una persona así, además… con el contexto de su sueño, parecía mas el de un cuento de hadas… ridículamente imposible de ver en la realidad.

Una vez terminado su baño y termino de vestirse como comúnmente o hace, un traje oscuro con camisa blanca y una corbata color azul marino, su cabello atado con una coleta baja. Si bien, su casa parecía mas bien un castillo, con piezas de arte finas e imponentes, elegancia vestida con una atmosfera de misterio, lo que distingue perfectamente al extraño hombre de cabello plateado. Al bajar las elegante escaleras y entrar al gran comedor, varias sirvientas le informaron que el desayuno estaba listo.

- hasta que te levantaste, hermanito Seph– dijo una joven mujer de largo cabello castaño rizado y ojos color esmeralda, vestía un uniforme escolar que constaba de una falda tableada de color negro, camisa blanca, calcetas oscuras con zapatos sencillos y chaqueta de color rojo vino.

- buenos días Aerith – saludo sin emoción alguna, noto que la joven se sentó a su lado y empezó a desayunar.

-mmm… parece ser que el señor Director se levanto de malas. – comento la alegre Aerith

-… no digas tonterías

- uy… creo que el ogro ya se enojo! Jiji

- Aerith ¿no es muy temprano para que estés muy animada? – pregunto con sarcasmo

- mmm… - se quedo pensativa – si hay horarios para estar animado te prometo que los respetare. – comento juguetonamente la castaña.

- mejor me doy prisa para ir al hospital. – dijo al beber un pequeño sorbo de jugo de naranja.

- ah, no! – negó la chica – me vas a llevar a la escuela

- ¿Por qué debo ser yo? – pregunto fastidiado

- por que el chofer llevo a papá y a mamá al aeropuerto y les dije que mi "amable hermano mayor" me llevaría a la escuela

-mmm… Aerith, eres una oportunista

- me conoces mejor que nadie, hermanito. Así que… ¿me llevarías a la escuela?

- insisto por que debo hacerlo yo, tienes amigos que te pueden llevar – dijo Sephiroth al terminar su desayuno

- por que tú eres MUY amable y no dejarías sola a tu indefensa hermana de 18 años, ya que tu tienes 27 años, puedes conducir – dijo una sonriente Aerith con una mirada encantadoramente linda, Sephiroth solo le quedo viendo…

Sephiroth suspiro por enésima vez ¿Quién lo manda a tener una hermana a la cual cuidaba mucho? Y también ¿Cómo era que siempre la enrollaba hacer lo que quisiera la adolescente? Luego de avanzar por una calle donde estaban pasando varios estudiantes con el mismo uniforme de Aerith.

- ¡ya llegamos! – exclamo Aerith, Sephiroth se estaciono frente la puerta de la escuela.

- que bueno, ya salte – ordeno Sephiroth

- wua! Que malo eres, no me bajare hasta que me diga de buena manera las cosas!

- ¿Por qué debo hacerlo?

- por que señor directo, tiene que ser amable y educado, aunque solo sea con tu hermana.

- …

- vamos, hermanito. Te juro que no le diré a nadie que me diste un "buen día"

-mmm… - suspiro resignada, miro a su hermana – que tengas buen día, hermana - dijo Sephiroth con una hermosa sonrisa

- KYA! Hermanito! – grito maravillada Aerith y se lanzo a abrazar a su hermano, quien estaba molesto pero no podía decirle o gritarle algo a su hermana – eres lindo cuando sonríes

- ya, ya, bájate o sino se te hará tarde.

- bien – abrió la puerta y salió del automóvil de lujo – que tengas un buen día, hermana.

Sephiroth volvió a sonreír mientras que su hermana entraba al colegio y saludaba a sus compañeras, tal vez su hermana era muy activa pero era hasta ahora era su alegría cuando estaba solo y a veces amargada vida. Desde que Aerith llego a su vida, si bien cuidaba mucho a la pequeña, también cuidaba que no se metiera en tantos problemas.

En ese momento la imagen de aquella mujer de largo cabello rubio y con una mirada llena de tristeza de su sueño cruzo nuevamente su mente, aquella voz…

**************************LifeStream, Corp.***************************

No tardo más de quince minutos para llegar al gran edificio de la gran compañía de LifeStream establecida en Tokio, como siempre los demás empleados saludaban con respeto y nerviosismo, era la mas respetado hombre de negocios y ser uno de los ejecutivos mas envidiados y codiciados. LifeStream, una de las empresas de publicidad más importantes del mundo. Al entrar a su oficina, entro enseguida una mujer de cabello castaño, su secretaria Cissnei Minstron.

- buenos días, señor.

- ¿Cuáles son los asuntos pendientes hoy?

- si – reviso su agenda que sostenía en sus manos – a las once de la mañana tiene junta con el Presidente de ShinRa, Electronic. Después de dos horas tiene comida con los empresarios de Mangael, para concluir con las negociaciones. A las cuatro de la tarde, tendrá otra junta ejecutiva con los jefes de departamentos. Tenía una cita de negocios, a esa misma hora, con otra empresa pero la he movido para la siguiente semana.

- bien – comento indiferente – quiero que tengas listos las carpetas con los reportes contables.

- si, señor. – la mujer se retiro

Luego de quedarse solo en la oficina miro por el gran ventanal de la lujosa oficina, viendo la gran y moderna ciudad de Tokio.

- *otro día mas…* - pensó el empresario -*pero…. ¿Qué es esta inquietud?*

En ese momento entro sin avisar, un hombre de cabello castaño con ojos color azul de una tonalidad casi divino, vestido con un traje de color claro, se veía más casual y juvenil.

- parece ser que el hombre de negocios, como siempre de implacable. – comento el recién llegado.

- … ¿Qué quieres Génesis? – pregunto Sephiroth con indiferencia.

- bien, solo quería invitarte a una reunión social

- ¿Qué?

- hay un nuevo bar en la ciudad, he oído que es muy bueno.

- ¿estas loco? Tengo trabajo

- oh, si claro – contesto con sarcasmo – trabajas por que quieres y no por necesidad, vives bien con tu hijo ¿Qué mas quieres?

-…

Era cierto, cuando estaba en la universidad, él era el típico conquistador de mujeres. Tenia una vida llena de placeres y de abusos, muy seguido se peleaba con su familia por su forma de ser, hasta que por azares del destino, él conocio a una mujer interesante… o eso creía él. Creyo que por fin había encontrado a la persona indicada para desposarse, gran error, la mujer era un oportunista y una mujer de pocos aires de humildad. Solo permaneció con ella por el hecho que tenia un hijo con ella, afortunadamente un buen amigo suyo y de Génesis, Angeal Hewley quien era doctor le confirmo que si era su hijo y no de una de sus descaradas infidelidades de su esposa.

Desde ese momento, Sephiroth Valentine no volvió confiar en las mujeres, creyendo que ninguna tenía la dignidad o el amor que hubiera querido él dar…

- ¿entonces que dices, amigo?

- ¿ira Angeal?

- sabes que si, él quiere verte después de casi –se quedo pensativo -mmm… diez años que no te ve.

-… esta bien, me serviría un trago.

- así se habla.

- Génesis, hablaste con el abogado de TIFA

- mmm… si, no te traigo buenas noticias.

- …-suspiro - ¿no acepto las condiciones de divorcio?

- peor, la muy descarada se fue con su amante en turno.

- … por que no me sorprende.

- si esto queda así, entonces puedes demandarla por abandono de hogar. Así al menos tendrías la custodia de tu hijo, Denzel.

-… es algo precipitado, preferiría esperar unos días. Al menos… -suspiro cansadamente – me dará tiempo para preparar a Denzel.

- esta bien, como tu abogado, debo apresurarte con esto, pero como tu amigo… entiendo la situación.

- tal vez, aunque este viviendo con mis padres… ya es tiempo de que me separe de ellos, al menos un tiempo y… reorganice mi vida. Denzel tendrá toda mi atención de ahora en adelante.

- tienes nuestro apoyo total.

*************************RAKUEN******************************

Aunque tenia que aceptar que su amigo Génesis tenia razón del lugar, haya un ambiente con aire de placer y despreocupaciones, acompañado por la música ruidosa pero que incitaba a que los que estuvieran dentro de este se perdieran en lo que sentían y lo les dejarían pensar, tal vez era algo que debió haber hecho, cuando Sephiroth descubrió las innumerables infidelidades de su esposa.

- ¿Qué opinas? – pregunto Génesis y le paso una botella de cerveza a Sephiroth

- como en los viejos tiempos – comento ya un relajado Sephiroth y tomo un sorbo de la botella.

- vaya, ¿Quién diría que por fin nos encontraríamos de nuevo? – dijo Angeal

- si, han pasado muchas cosas.

- pero que me dices de ti, Génesis. Tú no te has casado

- bueno, debo admitir que no he encontrado a la mujer que me comprenda y viva a mi lado.

- mmm… mejor no sueñes tan alto – dijo Sephiroth – las mujeres de ahora no tienen sentido común, ni se compromiso.

- bueno – dijo Génesis – no todos tendremos la misma suerte que tu.

- …

Después de dejar el tema de las mujeres y recordar viejas historias de la universidad, Sephiroth estuvo a punto de ceder con una mujer que se le insinuó pero una extraña cabellera dorada brillante con un estilo algo… ¿ridículo?, pero… es forma ¡ya la había visto antes! En ese sueño que siempre tuvo…se levanto de prisa ignorando los reclamos de sus amigos y fue hacia aquella chica, aunque parecía que ella comenzó a dar velocidad a sus pasos, Sephiroth estaba dispuesto a seguirla.

No se dio cuenta que ella había salido del establecimiento y habían ingresado al estacionamiento. Sephiroth llamo a la joven, pero ella no quería que la vieran.

- disculpe, señorita – llamo de nuevo a la joven rubia, pero ella estaba renuente a voltear y solo seguía su camino. Hasta que su mano la alcanzo la muñeca de la joven.

- déjeme ir, por favor – dijo sin voltear.

- ¿Por qué huyes? – pregunto el empresario

- … - ella no contesto, Sephiroth pudo notar que su mano temblaba

- ¿acaso nos conocemos?

-… no… - contesto casi en un susurro

- si es asi, voltea. No tienes nada que temer

-…- la joven estaba insegura, eso pudo notarlo Sephiroth, pero ¿Por qué? La joven tomo aire y volteo hacia él, Sephiroth pudo notar la belleza impecable de la joven frente a él, cabello dorado que, aun siendo de noche, resplandecía con la luz de la luna. Aquellos ojos de una tonalidad inaudita: azul como el zafiro y profundos como el mar, ataviada con un sencillo vestido corto de color vino y una zapatillas del mismo color de aquel vestido. Nunca pensó que pudiera ver a una mujer vestida de manera tan clásica y jamás pensó en decir que eso le gustaba.

Sus miradas no se desconectaban como si antes, para él, no era la primera vez que se encontraban.

- perdón, yo… - dijo nerviosamente la joven – tengo que irme. Será mejor que ese vaya – ella trato de huir de nuevo pero Sephiroth de nuevo lo evito esta vez sujetándola delicadamente de sus brazos.

- no, no te vayas – pidió Sephiroth – no me has dicho como te llamas

- … yo…

- vamos, no creo que alguien como tu de bella, tengo algo que esconder. – acaricio el cabello de la joven, pudo notar lo sedoso y aromático que era.

- por favor déjeme ir… usted no lo entiende, "ellos" están aquí

- ¿Quiénes?

En ese momento escucharon ruidos entre los automóviles, Sephiroth inconscientemente puso a la joven detrás de él.

- señor, váyase, ellos me buscan a mi

- no lo hare, si esos tipos se quieren pasar de listos contigo, no sabrán lo que les espera.

- no… por favor. No o entiende! Ellos son… - en ese momento unos tentáculos atraparon a la joven, sorprendiendo a Sephiroth ¿Qué demonios había pasado?

Pudo percatarse que entre los autos aparecían unas grandes criaturas, él siempre pensó que había pocas personas más altas que él, ahora se equivocaba, esa criatura era el doble de alto que él. Tenía una forma humanoide con una piel oscura casi la de un demonio. Para su desgracia empezaron a aparecer más, empezaron a rodearlo.

- ¡no! ¡déjenlo en paz! – grito la joven desesperada – ¡ustedes me quieren a mi!

Los tentáculos que la sujetaban se desintegraron, lo que provoco que aquel monstruo retrocediera de dolor.

Su expresión cambio, a una mas seria, sus ojos azules brillaban como si estuvieran iluminados. Unas miles de líneas de luz de un color entre azul y verde, la envolvieron. Sus ropas cambiaron a una blusa ajustada de color azul marino, falda lisa corta, botas largas negras, apareció un arete de plata de un lobo, una hombrera sobre su hombre izquierdo y en este también un lobo de plata. Extendió su mano derecha y esta era cubierta, por las mismas luces, por un guante negro que solo le quedaba a hasta los codos, al mismo tiempo que en su mano izquierda pero siguió hasta que se creo una manga negra e hizo juego con la hombrera. Las luces se concentraron en su mano extendida y tomaron forma de una espada con una singular forma, pero en la empuñadura estaba escrito "First Tsurugi".

- ¿Qué esta pasando aquí? – se pregunto a si mismo Sephiroth

En ese momento, ella tenia una mirada totalmente distinta estaba enfocada en acabar con esas criaturas, tomo con fuerza la empuñadura de la espada, corrió hacia ellos y empezó a atacar. Como si toda su vida hubiera portado esa espada, que a la vista era muy pesada. Los monstruos no se quedaron estáticos y atacaron a la chica, pero ella logro esquivar sus golpes de manera muy fluida, usando su espada para cortarlos, a unos cortándoles de manera efectiva la cabeza, otros cortándole algún brazo… pero aun así… mantenía una mirada tan fría y vacía, como si algo la estuviera guiando…

No duro menos de quince minutos destazando a los monstruos que si bien eran enormes, para la mente de aquella mujer eran sus enemigos y los culpables de que ahora ella luchara sola...

Cuando el último monstruo estaba ahí desprotegido, trato de escapar, ella separo otra espada más pequeña que la espada y la lanzo para atravesar al monstruo por la espalda y atravesara bien el pecho, para luego caer en el suelo. A pesar de que todos los monstruos estaban tirados y cortados, no había sangre que manchara el cuerpo de la rubia mujer.

Ladynaomi89: bueno me dirán que paso con lo otro?, pero… si bien, trate de imaginarme mas, pero esas ideas ya no me inspiraron asi que tuve que replantearlo. Alguien me comento una vez que había viajes en el tiempo que acababan de manera desastrosa y otros me preguntaron acerca del poder que recibió Cloud por parte de Zoah. Así que use mi loca imaginación jijiji. Ah, sobre los monstruos… mmm… como no encontraba TODA la lista de monstruos de Final fantasy VII, me inspire de una serie llamada Blood C (nota: no apta para personas sensibles, lo digo en serio, no podrán dormir después).