Hola, Primero Gracias por leer! Este es mi primer fic que subo espero que les guste! Va dedicado a mi Editora, Psicóloga, Mentora, Mejor Amiga y madre postiza Miel110

Copyright: Lamentablemente Kuroshitsuji no me pertenece, todos los personajes y trama original son propiedad de Yana Toboso.

Y ahora si! Al fic.. Espero que lo disfruten! n_n


Por más que suplicara, por más que lo deseara con todas mis fuerzas, él no regresaría.

Esa mañana lo encontré distante y frío, definitivamente no era el mismo. Pero ahora… ya no importaba reprocharme no haber dicho nada cuando pude, porque ya todo estaba perdido.

Derramar lágrimas en ese momento era como arrojarle perlas a los cerdos. Aunque la sensación de cólera carcomiera mis adentros como fuego que consume una hoguera, había una pare de mí que quería aferrarme a él. Las ideas estúpidas de un final feliz algún día me inundaron, pero eso ahora ya no era posible. Se había marchado con la suave brisa de ese atardecer de verano.

¿Y quién sabe? Tal vez algún invierno regresaría, para derretirse como copo de nieve en la calidez de mis labios, o tal vez algún otoño para ser la suave ráfaga que juega con mis cabellos… pero hoy no.

Allí en el piso, hundiéndome en mi propia sangre, con esas costillas quebradas e ilusiones rotas no lo haría volver, con ese dolor desgargante, con esa sensación de querer gritar su nombre hasta que me faltara el aire, hasta que mi garganta sangrara, o hasta que él me escuchara… hasta que pudiera sentirlo conmigo de nuevo una vez más.

Él se fue. No porque yo no lo quería a mi lado… de hecho era lo único que yo necesitaba para vivir. Lo necesitaba incluso más que al aire que respiro, aire que hoy no tiene más sentido. Se fue por que yo dejé sus eslabones libres, porque yo sabía que no disfrutaba estar junto a mí, aunque yo era lo único que pedía para ser feliz.

Conviviendo como extraños, las quimeras y monstruos dentro de nosotros lentamente devoraron incluso hasta el silencio que se colaba por la oscura madrugada... convirtiendo mi todo, en nada. Poco a poco, mi alma amenazaba con liberarse de sus ataduras, de este cuerpo que hoy no daba para más.

Antes hubiera sentido tranquilidad, por que junto a él mis miedos solo se limitaban a ser los villanos en una que otra tormentosa pesadilla, producto de mi vaga imaginación. Pero ahora eran reales, y se materializaban, cobrando fuerza lenta, pero dolorosamente.

Cuando pensé que mi hora había llegado, susurré su nombre, junto con todos esos "Te amo" que jamás logré decirle a la cara, junto con todos esos "te extraño" que por orgullo nunca expresé. Junto con esas lágrimas que todos estos años se negaron a correr. Y entonces, justo antes de dar mi último suspiro… algo me atrajo de regreso, como la jaula que impide a un ave su vuelo, como una piedra queriendo flotar en agua.

Sus manos. Limpiando mis lágrimas, y esa sonrisa, la única capaz de curar todas mis heridas ahora estaba allí.

-Bastardo.. –Susurré con el poco aliento que me quedaba- Me dejaste…

-Bocchan, yo nunca lo dejé, usted me obligó a irme.

–La próxima vez que te pida algo así, prométeme que me ignorarás, es más... Sebastian júrame que nunca me dejarás.

–Recuerde que yo soy suyo… para siempre. – Me tomó entre sus brazos, no importándole empapar su ropa con mi sangre, ni tampoco le importó que lo insultara. Él siempre estaba allí para mí. Cerré mis ojos para caer en un sueño profundo, y sentí por primera vez el cálido roce de sus labios en mi frente.


Y qué les pareció? Espero que si les gustó dejen reviews, también acepto tomatazos y cachetadas (OKNO XD) Pero en serio acepto críticas cometarios y sugerencias! De nuevo gracias por leer! Pronto estaré subiendo otro one-shot y espero que lo leean también.

Nos Leemos Pronto! °MariiEzz