Andar conmigo, de Julieta Venegas.

Arnold decidió que deseaba salir con Helga. Salir y tal vez algo más. Hay tantos caminos por andar. Y él quería andar con ella. Sabía que debía acercarse despacio. Ansioso, la siguió después de clases y la invitó al parque. Se sentaron juntos y le tomó la mano. Helga lo miró estupefacta. Arnold se sintió más nervioso. Le dijo que quería que le hablara con la verdad, sin miedo; que él también tenía secretos, secretos para darle, que ya no le servían más. Es que hay tantos caminos por andar.

-"¿Qué quieres decir?", le preguntó ella. Arnold sonrió.

-"Dime si tú quisieras salir conmigo."

El silencio llenó el espacio entre ellos. Arnold pensó que debía explicarse, tal vez decir desde cuándo, pero no podía precisarlo bien. Sólo podía decir que no quería soltar su mano. Que quería estar con ella. Darle un beso en la mejilla. Pero debía esperar. Helga podía decir cualquier cosa, incluso responderle que no. Que sólo era el calor del momento, como él dijo una vez. Pero él tenía esperanza. Hay tantos caminos por andar.

-"¿Qué… qué dijiste, Arnoldo?"

-"¿Estás sorda o qué?"- Arnold sonrió más al recuerdo -"Dime si quieres salir conmigo"

Esta vez no retuvo el beso. Su mejilla estaba caliente. Helga estaba ruborizada. Ella lo miró con sus ojos azules muy abiertos.

-"¿Tú quieres salir conmigo?"- le preguntó. Arnold asintió. Helga pareció pensar, mientras lo miraba. De improviso, sintió sus labios sobre los de él. Cuando sus ojos se abrieron, Helga añadió:

-"Sí respondo que saldré contigo, ¿podré saber tus secretos?"- Arnold sonrió de lado.

-"Lo que tú digas, Helga".

Esta vez fue él quien la besó en los labios. Pasaron la tarde juntos, compartiendo (sin hablar demasiado) del mutuo secreto.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

N/A: Estuve escuchando un recital de Julieta Venegas cuando apareció mi musa de visita rápida. Por eso las tres historias con esa cantante.

¡Saludos!