LA LEYENDA DE SPYRO:

EN BUSCA DE LA SIGUIENTE GENERACION.

Prologo:

-Bien joven dragón, ¿en donde puedes estar?- Ignitus reflexiono un instante mientras miraba el libro flotando delante de él. Ya que había recientemente sido nombrado Cronista, tenía acceso a toda la historia del mundo y parte del futuro de la raza de los dragones delante de él. Cerró los ojos y medito acerca de aquel joven dragón morado que había entrenado y llegado a querer y que ahora había salvado al mundo entero.

Cuando sus ojos se abrieron observo como el libro que tenia delante de el se cierra y otro libro que estaba flotando en el cuarto toma su lugar, sorprendido Ignitus ve en la cubierta que es el libro de Spyro, dando un suspiro de alivio comienzo a hojear las paginas y así se entero sobre los grandes enfrentamientos de Spyro y Cynder contra las fuerzas del maestro oscuro, como Spyro casi se corrompe hacia la oscuridad, la gran batalla épica de Spyro y Cynder para derrotar a Malefor y como cuando todo se creía perdido… Spyro utilizo sus últimas fuerzas para salvar y dar nueva vida a su mundo.

-"jamás dejas de sorprenderme joven dragón"- menciono orgulloso Ignitus –quizás ahora ustedes dos puedan disfrutar de su vida gozando de la paz y prosperidad en este mundo por el que han luchado con tanto esfuerzo- ya sin ese temor de no saber nada acerca de Spyro, Ignitus meditando se dirige al otro lado de la habitación mientras se cierra el libro y regresa a la estantería de donde había salido, después de un rato de pensarlo Ignitus tenia muy en claro algo…- espero que regreses con tus amigos pronto ya que hay un asunto muy importante del que debemos tratar…-

Capitulo 1:

Después de un largo tiempo de espera por fin Sparx salió a la superficie… temeroso por lo que hubiera, pasado poco a poco salió de la caverna en la que había dirigido a todas las especies que habían estado luchando para proteger la ciudad de colmillo de guerra…

-ha estado todo muy tranquilo en los últimas horas…-se mantuvo quieto junto a la entrada -¿será que el mundo se ha acabado y estamos todos muertos y nadie se ha dado cuenta?-se pregunto mientras trataba de encontrar un poco de valor dentro de si para mirar hacia afuera.

-veo que aun no te has animado a salir ¿verdad?- se hoyo una voz grave viniendo de adentro de la cueva.

-haaaaaaaaaa, ¿quien esta ahí?-grito Sparx tratando de que el corazón no se le saliera del pecho.

-tranquilo pequeñín solo soy yo-le dijo Terrador tratando de tranquilizarlo un poco.

-viejo no vuelvas a asustarme así-

-lo siento no fue esa mi intención-

-lo se pero es que estoy un poco preocupado-

-te entiendo… pero aun así tenemos que ver que fue lo que paso después de esa gran explosión de energía que sentimos hace ya algunas horas-afirmo Terrador mientras se dirigía hacia afuera.

-ok como tu digas… voy detrás de ti-le contesto Sparx mientras se ocultaba detrás del ala de Terrador.

-¡no puedo creerlo!-Al salir Terrador no había dado siquiera cinco pasos cuando se quedo totalmente sorprendido-no es esto posible-

-¿que es?… lo sabia esta todo totalmente destruido-

-yo… no puedo… entenderlo-

-ay no… es el fin del mundo!, que vamos a hacer ahora, todos vamos a morir!– Sparx gritaba fuera de control aun sin abrir los ojos.

-claro que no!, trata de tranquilizarte y mira eso-le grito Terrador tratando de recuperar la razón.

Aun temblando de miedo poco a poco Sparx miro por encima del ala de Terrador y así de repente cambio el miedo por asombro, no era la tierra calcinada o la destrucción masiva que esperaba ver… era todo lo contrario… un cielo hermoso, arboles con abundante fruta, campos verdes hasta donde sus ojos podían alcanzar a ver.

-esto es hermoso- decía Sparx aun sin poder razonar lo que estaba viendo.

-esto es un milagro-Terrador exclamo dando un suspiro de alivio-el mundo esta a salvo-

-¿Cómo es esto posible?-

El dragón maestro del elemento de la tierra se concentro tratando de razonar alguna respuesta lógica y después de darle muchas vueltas al asunto por un buen rato dijo:

-lo único que se me ocurre es que alguien logro detener al maestro oscuro-

-y tú crees que ese alguien sea….-

-por supuesto… no se me ocurre nadie mas que pueda lograr tal hazaña-afirmo Terrador seguro de si mismo.

-lo sabia-los ánimos de Sparx empezaban a subir- Spyro logro derrotar a Malefor!-

-así parece mi pequeño amigo-

-¡GRANDIOSO! Spyro lo hizo, nos salvo a todos, sabía que lo conseguiría-

-hey! Sparx espera... ¿a donde diablos vas?-Terrador no tuvo oportunidad de reaccionar cuando Sparx salió volando en dirección al interior de la cueva…

-¡el mundo no se destruyo!... ¡estamos a salvo!... ¡Spyro lo logro! –

Todas las criaturas que habían estado largas horas esperando temerosas en el interior de las cuevas cercanas a colmillo de guerra voltearon para ver quien estaba haciendo tanto alboroto…

-lo logro! Lo hizo! Spyro derroto al maestro oscuro! El nos ha salvado a todos!-Sparx seguía gritando por todos lados sin saber donde dirigirse hasta que Cyril logro detenerlo…

-trata de tranquilizarte un poco y dinos ¿que es lo que te pasa?-

-¿si Sparx que es lo que te tiene tan alterado, agitado y mas que nada gritando por todos lados?-Volteer le pregunto mientras se acercaba a Cyril.

-el mundo no se destruyo, Spyro y Cynder lograron detener a Malefor!-

-¿será eso cierto?-exclamo Cyril preguntándole a Volteer, quien estaba tan confundido como el.

-pues será mejor que lo creas-

Cyril y Volteer miraron hacia la entrada de la caverna donde venia la voz tan grave que conocían tan bien.

-¿Terrador estas diciendo que ya no hay peligro, que todo esta bien?-Volteer pregunto aun sin saber que decir.

-se como se sienten, al principio yo tampoco creía lo que estaba viendo-Terrador cerro los ojos- creí que todo era una mentira, que mi mente y mis ojos me estaban jugando una broma… pero todo era real-

-¿entonces la destrucción del mundo se detuvo al fin?-Cyril se dirigió a Terrador aun sin dar crédito a lo que el estaba diciendo.

-es difícil de creer… pero es verdad que hace un buen rato que no se siente nada extraño-

-es mucho mas de lo que te imaginas-Cyril y Volteer se quedaron sorprendidos por lo que Terrador estaba diciendo-de hecho no hay ni rastro de la guerra, todas las zonas destruidas, bosques quemados, la presa, todo esta intacto… es mas… los lugares por donde el destructor había caminado están como si nada hubiera pasado-

Después de eso Los tres guardianes se quedaron en silencio meditando acerca de lo que acababa de pasar, sobre la situación del mundo y sobre todo si se encontraba bien Ignitus, Spyro y Cynder… pasaron varios minutos antes de que alguien dijera alguna palabra…

-¿entonces que vamos a hacer, no nos vamos a quedar aquí verdad?-fue Sparx el que rompió el silencio regresando a los tres dragones a la realidad.

Terrador fue el que tomo la decisión de que hacer -creo que lo mejor será regresar a colmillo de guerra, registrar la ciudad, atender a los heridos, buscar provisiones y más que nada tratar de descansar -

Cyril estuvo de acuerdo con su compañero mientras que Volteer se dirigía hacia las criaturas que habían buscado refugio y un lugar para resguardarse del peligro y que lo habían encontrado en las enormes cuevas en las que se encontraban.

-escuchen todos…-todas las criaturas dirigieron sus miradas hacia el guardián del trueno-al parecer esta terrible situación en la que nos encontrábamos ha llegado a su fin, ahora mismo vamos a regresar a la ciudad para poder atender a los heridos y mas que nada descansar un poco, así que quiero que todos empiecen a salir ordenadamente, aquellos que se encuentren bien les agradecería que ayudaran a los que están heridos, ya estando afuera no quiero que nadie se separe, Terrador no vio peligro alguno pero no debemos bajar la guardia-

-vamos, yo iré al frente del grupo-dijo Cyril señalando la salida de la cueva-Sparx quiero que vengas conmigo-

-¿y eso para que?-le pregunto Sparx mientras le cerraba el paso.

-necesito una paloma mensajera-le contesto en forma sarcástica

-¿paloma mensajera?-

-así es… yo voy a ir al frente de todo el grupo y si veo algo inusual quiero que tu le avises a Terrador o a Volteer-

-ya te entiendo pero no me agrado que me llames paloma mensajera-

-lo siento no trataba de ofenderte-

-si claro… ¡no trataba de ofenderte!-dijo Sparx en forma sarcástica tratando de imitar a Cyril-pues entonces vamos-

Sparx salió volando y Cyril detrás de el y al poco rato las demás criaturas empezaron a salir de la cueva.

-creo que necesitaran un poco de ayuda-

Terrador volteo a su derecha para poder identificar a quien le había hablado… para su satisfacción era alguien en el que el podría confiar…

-así es viejo amigo y espero contar contigo-

-pues sabes que estoy a tus ordenes- Cazador le dijo con toda seguridad ya que desde que había conocido a Spyro mas le fascinaba poder convivir y ayudar a los dragones.

-pues entonces vamos, hay mucho que hacer-

-Voy detrás de ti-

Y así dragón y leopardo esperaron a que las últimas criaturas salieran, revisaron que nadie se hubiera quedado y después salieron de la cueva y partieron rumbo a colmillo de guerra.

El trayecto hacia la ciudad fue mas tranquilo que lo cualquiera de los tres dragones guardianes hubiera esperado, Cyril estudiaba con su mirada cualquier lugar sospechoso donde creía que había peligro ya que no quería que alguien resultara herido si algún enemigo saltara de repente para atacarlos, Volteer trataba de asistir a cualquiera que necesitara ayuda y Terrador se mantuvo sereno durante todo el recorrido, y sin darse cuenta llegaron a las cercanías del terreno donde hace algunas horas estaban combatiendo contra las fuerzas del maestro oscuro y a lo lejos se alcanzaba a apreciar las murallas de la enorme ciudad de colmillo de guerra.

Cyril se detuvo antes de llegar a la entrada principal de acceso a la cuidad, cerro los ojos tratando de percibir cualquier sonido de algún enemigo… pero no escucho absolutamente nada, miro hacia todos lados enfocándose en cualquier lugar donde se pudiera esconder alguien, espero muy pacientemente pero no encontró nada.

-todo parece muy tranquilo…-le dijo Terrador mientras se acercaba a su compañero.

-demasiado tranquilo para mi gusto-le contesto en modo un poco sarcástico.

-¿crees que adentro de la ciudad todavía estén unos enemigos esperándonos?- Volteer pregunto ya estando al lado de ellos.

-no lo se-

Volteer miro a su compañero-¿que crees que debamos hacer Terrador?-

-no podemos solamente entrar sin tener ningún cuidado ya que podrían tendernos una trampa-

-pero eso no es común en los sirvientes de Malefor-cazador menciono –ellos solamente saben atacar inmediatamente cuando ven al enemigo-

-en eso tienes razón-

Por fin Cyril tuvo una idea-creo que lo mas lógico seria que nosotros tres revisáramos la ciudad desde el aire-

-estoy de acuerdo contigo, así si aun hay enemigos podemos tomarlos por sorpresa- Volteer acepto mientras empezaba a mover las alas para empezar a volar.

-esta bien, Cyril revisa las partes altas de la ciudad, Volteer tu revisa la zona este y mientras yo revisare la parte oeste, si hay enemigos llamen a los demás, cazador te necesito cuidando la plaza de la entrada entendido-

-fuerte y claro, no permitiré que nadie se acerque-

-muy bien, entonces andando-

Los tres dragones partieron hacia los lugares asignados mientras cazador y las demás criaturas esperaban su regreso.

-todo esta tan tranquilo…-pensó cazador –tan silencioso, tan pacifico, quien pensaría que hace apenas un par de horas estábamos peleando una encarnizada lucha por defender esta ciudad de las garras del maestro oscuro y ahora no hay ni rastro de ese evento-

Después de eso cazador se quedo inmóvil con su arco y flecha listos para atacar al menor indicio de enemigo que se pudiera acercar… pero nada paso.

Diez minutos después Volteer regreso al punto de reunión

- veo que Terrador y Cyril no han vuelto ¿verdad?-

-aun no- le contesto cazador en forma seria- ¿encontraste algo sospechoso?

-lo mas sospechoso que vi es que no hay rastro alguno de enemigo rondando por la ciudad-

-¿pero Terrador y Cyril?-

-no deben tardar en regresar, tampoco escuche nada acerca de alguna batalla que se estuviera generando en la ciudad-

Más tardo Volteer en decirlo cuando los dos guardianes estaban aterrizando junto a ellos.

-¿encontraron algo?- fue Sparx el que pregunto desde atrás de Volteer

-absolutamente nada-dijo Cyril

-nada sospechoso- confirmo Terrador.

-¿entonces podemos pasar?-Sparx estaba ansioso de oír la respuesta-vamos… hay muchos aquí atrás que necesitan descansar-dijo al momento que señalaba hacia algunas criaturas que estaban esperando que alguno de los tres dragones tomaran una decisión-y siendo sincero ustedes tres también lucen terrible-

Los tres dragones se quedaron sorprendidos por el comentario de la pequeña libélula ya que era la primera vez que decía algo sincero y pensando en los demás.

-no puedo creer que llegaría el día en que dijera que Sparx tiene razón, pero la tiene- Terrador admitió que en realidad no era el hecho de que Sparx hubiera mencionado eso si no que era verdad que el estaba muerto de cansancio pero pensó que aun quedaba mucho por hacer antes de que el y los demás pudieran tomar un buen descanso

-entonces hay que entrar-fue Cyril el que interrumpió los pensamientos del dragón de tierra-tenemos mucho que hacer, cazador necesito que tu y los recolectores traigan comida… toda la que puedan encontrar-

-no hay problema-

-Terrador tu encárgate de montar la seguridad en la ciudad, aunque no hay peligro aquí adentro eso no significa que mas allá de las murallas no vaya a haber enemigos esperando atacar y no quiero que nos agarren descuidados-

-no te preocupes, tomare algunos guardias que no se encuentren muy mal heridos y nos pondremos a patrullar las murallas-

-Volteer necesito que revises la ciudad, en que estado se encuentra, identifica si hay zonas de peligro que estén a punto de derrumbarse y si necesita alguna reparación la realices-

-entendido-

- yo por mientras atenderé a los heridos-

Estando de acuerdo todos Cyril se dirigió hacia todos los demás.

-escuchen todos vamos a entrar a la cuidad no hay peligro pero quiero que todos anden con cuidado, los que se encuentren bien ayuden a cuidar a los heridos, se que todos se encuentran cansados pero de sobra saben que unidos hemos logrado hacer grandes cosas y esta vez no va ha ser la excepción, así que todos vamos para adentro-

Todas las criaturas empezaron a entrar a la ciudad, algunas de ellas se sintieron contentas de por fin estar en un lugar seguro, otras se sentían ansiosas por lo que pudiera pasar pero al menos la sensación de estar en casa los tranquilizaba.

Al terminar todos de entrar Cyril hecho un vistazo a los alrededores para asegurarse de que nadie se hubiera quedado afuera, al asegurarse de que todos entraron soltó un suspiro de alivio –hogar… dulce hogar- y así con esas palabras entro a la ciudad de colmillo de guerra.