Disclaimer: nada de Canción de Hielo y Fuego me pertenece


El cadáver de Aerys permanecía en el suelo, sobre un gran charco de sangre. Su espada, reposaba junto al Trono de Hierro. Y Jaime sentado en él, divertido, esperando a que los ejércitos de Stark y su padre entrasen. Finalmente, Ned Stark entra en la sala. Le basta ver el cadáver para darse cuenta de lo ocurrido. Su mirada es de completa inexpresividad hacia Jaime, quien se levanta del Trono y se aparta. Y Stark hace lo mismo con el Guardia Real. Este contempla de nuevo el cadáver y una pregunta se formula en su mente.

¿Pero qué he hecho?