Nota: perdón por tardar tanto en subir, pero es que ando liadísimo con la universidad, amén de que ahora tengo beta y tengo que esperar a que pueda revisar el capítulo. Mil perdones


20

Lo que es de uno

Si había algo que Gregor detestase era que tocasen sus cosas. Si encima no era otro que su hermano Sandor quien lo hacía, el enfado podía ser monumental. Y es que Gregor era muy celoso de sus propiedades, por lo que sus reacciones podían ser, no sólo variadas, sino también brutales. Cualquier persona se habría enfadado, pero Gregor era Gregor. Y no era normal. Por ello, tomó a su hermano del cuello, lo arrastró hasta el brasero y le hundió la cara en él. Sandor gritaba y gritaba, pero Gregor sólo pensaba en una cosa: en lo que es suyo.