37

Diferente

Horrible. Así se sentía muchas veces. Así era como muchos la veían, como un ser atípico, alguien a quien no se acercarían jamás. Los primeros años eran difíciles, tenía que aguantar las burlas de los niños... Pero ahora que era adulta, nadie se atrevía a reírse, porque de hacerlo sabían una cosa, que ella les asestaría un buen golpe que les haría pensárselo dos veces antes de volver a reírse de ella. Porque Brienne podía parecer horrible, pero no iba a tolerar que se riesen de ella. No, nunca. Era diferente, lo sabía, pero no iba a hundirse por ello.