Escucho la voz de Valit en mi oído

-Katniss ya salió, es hora de volver –dice una voz fría y un poco susurrosa

-Vayan abordando el aerodeslizador, yo voy para allá, cambio y fuera –termino la conversación, por lo que le dije cualquiera pensaría que estoy pensando en quedarme, pero no, solo quiero dejar en claro la advertencia a Snow, a lado de la rosa pongo un dibujo que hice hace mucho tiempo del capitolio en llamas, la advertencia esta clara: tanto el como el capitolio caerán.

Meto a Possy en la maleta y bajo corriendo del lugar con la maleta en la mano derecha, salgo de la casa, la cual al salir cierro bien la puerta y de pronto la imagen de mi familia sentada en el verde pasto llega a mi cabeza por lo que no logro evitar sonreir cuando escucho que una voz me llama, una voz que no habia oído llamarme, es la voz de Katniss llamándome, me extraño al oírla tanto que la miro de esa manera, extrañada y uraña, noto que tiene una mochila colgada al hombro, todos reaccionan igual que yo, a todos nos extraña que ella me diriga la palabra y mas aun desde que la golpee, asiento aun extrañada y camino hacia ella para montarme en el aerodeslizador, cuando me acerco todos miran la maleta, Boggs la mira con insistencia y yo no le digo nada, Gale nos mira a ambas, a ella con una mochila y a mi con la maleta, yo la ignoro a ella, pero no puedo ignorar lo que parecer ser un aullido de la maleta, no hago mención de nada, no pregunto , no cuestiono y ni siquiera trato de averiguar nada, solo la miro un poco uraña, me siento frente a ella y recargo un poco la cabeza sobre el cristal con la maleta en las piernas y abrazandola fuertemente, abrazandola como lo que es para mi, el ultimo rastro de una niña que fue feliz, que vivía sonriendo y tenia una madre, un padre y un hermanito en camino, eso era para mi, el ultimo rastro de una infancia feliz que se me habia hecho presente esa mañana en ese distrito deteriorado.

No se si el camino de regreso al distrito 13 fue largo o no, solo se que de alguna u otra manera me quede dormida en el trayecto, y se que me quede dormida por que cuando llegamos la mano de Katniss tocándome el hombro me despertó, no se que pretendía Katniss, pero de alguna u otra manera trataba de acercarse a mí, no sabía qué demonios pasaba por su estúpida y hueca cabeza al empezar a hablarme o algo por el estilo. Cuando sentí su mano sobre mi hombro y abrí los ojos, la mire extrañada sin soltar la maleta y ella sin soltar con una mano la mochila que cargaba a sus hombros, yo la miro extrañada y ella tiene una mirada muy extraña conmigo, no es la misma de siempre que me ve como una amenaza, no, es mas bien extraño no se que quiera decir pero no hará que me agrade.

-Ya llegamos –oigo su voz y asiento con un movimiento de cabeza, no le agradezco, no le sonrió, nada solo asiento y me levanto sin soltar la maleta, al levantarme siento un ligero mareo al que instintivamente me agarro del respaldo del asiento y Katniss me sujeta del ante brazo nada fuerte, yo la miro extrañada, y niego con la cabeza, no se que diablos tiene en mente pero realmente no me importa, asi que solo le sonrio un poco forzada

-Gracias, estoy bien –me suelto un poco del agarre de Katniss moviendo mi brazo zafándolo de sus manos que por alguna extraña razón siento extraño tocando mi brazo, ella sale con la mochila aun a espaldas y Valit se acerca a mi poniendo su mano sobre mi hombro

-¿Estás bien? –me mira extrañado- ¿Enserio Everdeen te ayudo? –me pregunta aun mas extrañado

-Si estoy bien, y si enserio me ayudo… algo quiere y no es dinero –le digo mientras suelto una carcajada fuerte a lo que sigue la carcajada de Valit

-No ya enserio Mayr, ¿Estas bien? –ahora esta serio, estos últimos días mi estado de salud habia estado tan deteriorado que verme mareada los preocupaba de inmediato-

-Si estoy bien, tranquilo, relájate, estare bien, solo quiero ir a dormir, ¿me acompañas? - le lanzo una mirada suplicante, el me mira un poco extrañado y me toma de la mano

-¿te ayudo con la maleta? –pregunta el mirando la maleta

-No, gracias yo la llevo –justo en ese momento escucho el timbre que anuncia la comida, se que el camino tiene que ser directo, eso claro seria si yo no llevara absolutamente nada en las manos asi que sin importarme mucho que tenga que ir justo en ese maldito momento a comer tomo a Valit de la mano y llevo la maleta que traigo conmigo a mi compartimiento, la dejo sobre la cama y salgo de ahí sin soltar a Valit de la mano.

Caminamos tranquilos hacia el comedor, por alguna extraña razón no lo suelto, no lo quiero soltar, es como si me aferrara a el, como si fuera algo que me estuviera anclando a la realidad, y en realidad es eso, mi ancla entre mi perfecto pasado hasta los 6 años y mi burda, fría, cruel y actual realidad, es como si verlo me hiciera recordar que todo es diferente y que yo no estoy en el 12, por que el fue la primera persona que conoci aquí, el es mi ancla.

Caminamos sin decir mucho hacia el comedor, sabe que no estoy de animos de hablar, vamos ni siquiera quiero comer, si no fuera por que el me esta llevando al comedor seguramente yo no comeria, preferiría por mucho estar en mi habitación y aferrarme a mis recuerdos. Todos nos miran extrañados en realidad es algo entendible ya que el agarre de nuestras manos no es como el de un par de hermanos, no, es mas bien como el de un par de enamorados, nuestros dedos están entrelazados y realmente cualquiera diría que si, somos pareja, pero no, es mas bien aferrarme a mi realidad, a esa realidad de ojos cafes que me mantiene a raya de la locura.

Cuando llegamos al comedor notamos que la fila de la comida era corta a comparacion de todos los días y eso solo significaba una cosa: habíamos tardado el suficiente tiempo para que la fila estuviera de ese tamaño. Al llegar notamos que Boggs nos esperaba en la puerta, a estas alturas ya lo imaginaba comiendo, ya que a mas o menos a esa hora yo ya habia tomado la decisión de no comer, pero al parecer la ausencia de Valit fue lo que le dio la seguridad de que obviamente si comeria, el nos abordo y por fin alguien dejo esa mirada extrañada de lado, el solo nos siguió, caminamos y el tras nosotros; hasta que llegamos a la fila que en si era corta, nos formamos y las conversaciones sin sentido o importantes siguieron, no dijimos nada que destacara, a excepción claro esta de que la fabulosa Katniss se habia puesto solidaria conmigo y me habia hablado en el aerodeslizador

-Hoy tuvimos un súper acontecimiento –y ahí salió el tono burlón que usaba para cuando algo me impresionaba pero igual me hacia reír, al igual que la sonrisa de Valit que denoto que algo impresionante pero divertido a la vez nos había pasado

-¿A si? ¿Cuál? –nos miro con una mezcla de extrañes y diversión

-Katniss me despertó, me hablo y me toco –dije en tono impresionado pero igualmente sin dejar de lado un poco de burla, sarcasmo e ironía, los 3 reímos al unisonó, realmente el acontecimiento nos había sacado una sonrisa, pero no era una sonrisa de que nos divirtiera, sino más bien algo nervioso y dudoso.

Llegamos al final de la fila y nos dieron la comida, Boggs nos guio a la mesa donde estaban Katniss, Gale, Prim, La señora Everdeen y la familia de Gale, ambos lo miramos extrañado y yo antes de si quiera llegar lo jale discretamente del brazo preguntándole con la mirada ¿Por qué?, El solo se limito a sonreir y seguir el camino, me senté del lado derecho de Gale, frente a Katniss, no hice ningún ruido, a lado de Katniss: Prim y la señora Everdeen, y a lado de ellas Boggs y Valit intercalando la familia de Gale, que en si era bastante numerosa, me senté algo extrañada, mirando a Boggs, ambos lo hacíamos, Gale nos presento a su familia, yo solo dedique una sonrisa, no forzada, tampoco falsa, más bien solo cortes, todos hicieron lo mismo pero la niña pequeña cuyo nombre compartía con el oso de peluche que acababa de regresar de mi antigua casa, le sonreí y nada más, seguimos comiendo y todos estamos callados hasta que Hazelle, la madre de Gale me mira, es una mirada extrañada, una mirada que trata de reconocerme.

-Tu madre murió en el primer bombardeo al 12, tenia 6 meses de embarazo ¿cierto? –me mira curiosa

-Si, asi es –le digo levantando un poco la mirada, no quiero parecer descortés, pero tampoco es un tema del que me guste hablar mucho

-¿no se su supone que en el bombardeo "accidental" –anarca unas comillas con su dedo índice y medio- a la aldea de los vencedores tu, desapareciste y después se te dio por muerta? –mi mirada cambia drásticamente y lo sé por la manera en la que Valit me observa, Gale le lanza una mirada sagaz y furtiva a su madre, por la expresión de Valit juraría que mi mirada se acaba de apagar

-Si, soy yo, pero estoy viva –suelto los cubiertos y alzo la mirada, observándola curiosa- disculpe si sueno grosera pero ¿Cómo sabe eso, lo de mi madre? Digo por lo que he notado fui toda una noticia mi desaparición del distrito, pero ¿Cómo sabe lo de mi madre y su embarazo?

-Yo encontré su cuerpo, yo vi cuando la bomba cayo cerca de ella, y la vi morir –su mirada al igual que la mia se apaga y de pronto aparece un nudo en mi garganta y al parecer en la de ella también ya que su voz se quiebra - jamas en mi vida olvidare esa mirada de terror tratando de proteger lo que habia en su vientre, tratando de huir del fuego y todo, fue extraño por que aun cuando ella misma ya sabia que no podía hacer nada, ni por ella ni por el bebe que tenia en su vientre aun asi lucho por ambos –me mira y su mirada se cristaliniza, la mia ya esta llorosa, ya no puedo evitarlo y bajo la cabeza secándome las lagrimas, y de pronto la voz de la madre de Katniss aparece en escena parece que es la hora de "pregúntenle de su vida a Mayrleen"

-Disculpa si me entrometo y te hago sentir mal – dice con una voz dulce y tierna, llena de compresión – pero ¿Por qué te dieron por desaparecida y muerta? – y de pronto todos mi miran incluso tengo la atención de Gale, pero lo que mas impresión me causa es la mirada de Katniss, esta vez de verdad es sincera, una mirada que comprende de alguna manera mi dolor y yo aclaro mi garganta alzando la cara –

-Por que mi padre y mi tia tomaron la decisión de darme por desaparecida, despues de un tiempo me darían por muerta y asi no tendría que ir a matarme a los juegos del hambre, y le evitaría la pena a mi padre de llevarme al capitolio, entrenarme, luchar por mantenerme viva para que al fin de todo no regresar a casa –respondo tratando de mostrarme fría, pero no puedo, se que si yo siento un profundo dolor, es lo mismo que reflejo, no es difícil de adivinar y mas aun por la mirada de Gale que de verdad reflejo ese dolor- y asi vivo aquí desde que tengo 6 años –sonrio y sigo comiendo

-No solo para tu padre fue difícil, también lo fue para mi, y otras familias, eras una niña de 6 años, de la edad de Katniss, y todos te habían dado por muerta –la mirada que me dedica es una mirada acorde a lo que me dice, una mirada que tuvo pánico de haber sido ella, de que la niña que se perdiera hubiera sido Katniss y no yo – intentamos por muchos días buscarte incluso en el bosque, los días que mi esposo y Katniss hiban de caza buscaban algún rastro de que estuvieras viva – su mirada y su voz concuerdan en lo absoluto con lo que dice, de pronto un recuerdo viene a mi memoria antes de que ella lo mencione, somos Katniss y yo en el patio de la escuela, no veo nada mas que eso – y mas aun por que Katniss insistió mucho en buscarte, eras…

-Su única amiga –le digo mirándola extrañada, no es que me importa o que quiera recuperar su amistad, no me importa en lo absoluto, pero saber que en la impresión y el dolor de la noche en la que perdi a mi madre, perdi mi hogar y mi identidad, olvidara tantas cosas tan importantes de mi vida, como tal vez la única amiga que tuve.