Antes de que lean este fic! Deben de saber que esta principalmente basado en el nuevo show!

Intentare no alargarme mucho (como con mis otros fics)

Espero que les guste! No soy dueña de estos personajes, por supuesto que no! Ellos pertenecen a la Warner! XD

Todo era normal, las cosas estaban transcurriendo normales como de costumbre pero a pesar de eso él no se sentía como siempre….

Miro hacia aquel pato observando como este permanecía con su mirada puesta en aquel par de cartas que tenia en sus manos. Acabo soltando un ligero suspiro sintiendo un poco de impaciencia hacerse presente en el.

¿KJ es una palabra?- pregunto Daffy sin dejar de mirar sus cartas.

¿Kj? Daffy estamos jugando cartas, no scramble- dijo intentando mantenerse lo mas calmado que podia, hablando con su voz tranquila mientras que por dentro empezaba a desesperarse.

Eso explica por qué no puedo formar ninguna palabra con tan pocas letras- dijo con un tono de molestia viendo irritado aquellas cartas.

Bugs recargo su espalda en el respaldo de la silla y se cruzo de brazos sabiendo que iba a tener que esperar unos minutos mas antes de que otra pregunta tonta saliera del pico de aquel pato.

Miro las cartas pensando en la razón por la cual acababa siempre haciendo lo mismo. Invitaba al pato a jugar algún juego de mesa y acababa sin poder terminar el juego, todo gracias a que ese pato se confundía de juego y decía cosas irrazonables.

Vamos, Daffy ya sé que tienes veinte, yo tengo veintiuno ya gane, no es necesario que…- dijo sintiendo

¿Cuánto puede avanzar el rey?-

El conejo acabo golpeando su frente contra la mesa al escuchar esta pregunta y después levanto su mirada al ver al pato coger otra carta. Dirigió su mirada hacia aquellos ojos oscuros viendo intrigado lo que esa mente alocada estaba pensando en esos momentos.

Voy por algo a la cocina, ¿quieres algo de tomar? – pregunto poniéndose de pie.

No- respondió de forma seria. – espera, si quiero algo- dijo ahora tomando la mano del conejo para retenerlo por un momento. – Helado ¿tenemos helado en la casa? Yo quiero comer helado-

Miro hacia aquella mano oscura que tomaba la suya con firmeza y solo rodo sus ojos limitándose a asentir.

No, las cosas no eran normales… y como de costumbre todo había sido culpa de aquel pato, culpa de él y su irremediable torpeza que ahora comenzaba a dejar de ser tan frustrante y se convertía en algo más… ¿tierno? ¿Agradable? Ni siquiera el sabía lo que sentía cuando lo veía actuar de forma tan torpe, se reía para sus adentros y sentía una sensación cálida en su pecho.

¿Cómo era que un pequeño accidente estaba comenzando a cambiar su forma de mirar al emplumado? Llevaban diecisiete años de conocerse y aun que siempre le había agradado, ahora las cosas lucían un tanto distintas para el….

Flashback….

¡BUGS!- grito Daffy abriendo la puerta de su cuarto. - ¡BUGS!- volvió a gritar sosteniendo con sus manos aquella toalla que rodeaba su cintura cubriendo la parte baja de su cuerpo.

El conejo se levanto con calma y subió las escaleras de la misma manera, sabia que no podia ser algo grave o importante, aquel pato gritaba su nombre para cualquier mínima cosa como si el no fuese capaz de arreglarlas. En cierto modo lo prefería de esa manera, después de todo siempre que ese pato se disponía a arreglar algo, terminaba por romper mas las cosas.

El pato miro hacia el conejo, observándolo con su ceño ligeramente fruncido.

Ya era hora de que subieras. El baño no sirve- señalo hacia dentro de su habitación.

¿Qué es lo que has hecho ahora, Daff?-

Se adentro en el cuarto notando rápidamente lo desordenado y sucio que se encontraba todo, e hizo una pequeña nota mental de comprar un bote de desinfectante para rociar dentro de ese lugar.

Abrió la puerta del baño y se adentro en este.

No funciona- dijo Daffy abriéndose paso para mostrarle el problema al conejo.

Giro la llave de la regadera pero nada salió de esta, ni siquiera una mínima gota de agua.

Como dije, no funciona-

Bugs ladeo su cabeza y se acercó a la regadera poniéndose ligeramente de puntillas para poder acercarse a esta.

No es posible que se haya descompuesto de un momento a otro. ¿no, le hiciste nada?- movió un poco la cabeza de donde se suponía que tendría que salir el agua.

¿acaso crees que yo seria capaz de hacerle algo?- se acercó al conejo. – me decepcionas, Bugs, no puedo creer que pienses que soy tan descuidado como para averiar la regadera.-

El conejo movió la cabeza de la regadera e intento quitar esta pero se encontraba de alguna forma atorada impidiéndole quitarla.

Esta muy duro- menciono haciendo mas fuerza para intentar quitarla, pero sin obtener resultado alguno.

Al ver las dificultades que el conejo estaba teniendo Daffy se dispuso a ayudar ajustándose bien la toalla y aproximando se al conejo.

Déjame intentarlo, pueda que yo pueda quitarlo con mi impresionante fuerza-

Bugs dio un paso hacia el frente al sentir el cuerpo de Daffy empujando ligeramente el suyo y dándose la vuelta acabando por quedar atrapado entre el cuerpo del pato quien estaba de puntillas intentando hacer lo que él no había podido, y la pared. Rápidamente un olor a jabón llego a su nariz al sentir el pecho del Daffy golpear levemente contra su rostro y coloco sus manos sobre este intentando apartar el cuerpo del emplumado.

Espera Bugs, parece que ya lo tengo- dijo Daffy al sentir como la cabeza de la regadera comenzaba a aflojarse.

Apúrate pato- menciono sintiéndose incomodo por la cercanía del cuerpo de Daffy.

Un movimiento brusco por su parte y acabo quitando la cabeza de la regadera dejando que un potente chorro de agua saliera del tubo de esta

El agua golpeo contra su rostro haciéndolo rostro y retrocedió un par de pasos cerrando rápidamente sus ojos, torpemente tomo la cortina del baño al sentir su cuerpo desequilibrarse y jalo esta haciendo que se corriera, acabando por cerrarla.

Mis ojos ¡estoy ciego!- se quejo el pato

Bugs intento girar las llaves para cerrar el paso del agua pero estas estaban rotas también y por el contrario de hacer que el agua cesara acabaron por incrementar la fuerza del chorro.

¡Daffy! ¿¡Que es lo que le has hecho a la regadera!?- le grito con enojo sintiendo el agua caer pesada y caliente contra su cuerpo.

¡Yo, no he hecho nada, no es mi culpa!- replico el pato

Intento moverse pero sus torpes y planas patas se resbalaron con el jabón que estaba tirado en el piso, haciendo que perdiera su equilibrio nuevamente y terminara abalanzándose hacia el conejo.

Su cuerpo choco contra el de Bugs y ambos acabaron cayendo al suelo, el conejo de sentón el prácticamente sobre su cuerpo.

Bugs se llevo una mano hacia su cabeza al resentir el golpe que se había dado contra la pared y abrió sus ojos lento preguntándose la razón por la cual sentía sus labios húmedos y tenia una sensación de estar pegados a algo suave. Por un segundo pensó en el cuerpo del pato, pero se sorprendo al darse cuenta de que aquello que oprima sus labios era el pico de Daffy.

Da…daffy- murmuro e intento apartarse.

Pero sus intentos de despegar sus labios eran suprimidos por aquella pared que se encontraba detrás de él.

Ves lo que…- no logro continuar al sentir algo contra su pico impidiéndole hablar bien.

Daffy abrió sus ojos y acabo viendo el rostro del conejo incómodamente cerca del suyo, fue entonces cuando se dio cuenta de que su pico estaba presionado contra los labios del conejo.

Sus mejillas se enrojecieron y le tomo solo un par de segundos el dar un salto hacia atrás apartándose rápidamente del conejo.

¡me has besado sin mi permiso!- grito pasmado llevándose sus manos hacia su pico.

¡¿Qué?! ¡yo no te he besado! ¡has sido tu quien ha presionado sus labios contra los míos al caer!- se defendió rápidamente sintiendo sus mejillas enrojecerse lentamente.

Daffy asimilo el incidente por un segundo notando que aquella era una explicación mas razonable.

Miles de chicas harían lo que fuera por tan siquiera poner sus labios sobre los míos. Deberías de sentirte afortunado-

¡¿Cuáles chicas?! ¡Por supuesto que no me siento afortunado!- paso su mano bruscamente por sus labios como si quisiera quitarse la sensación de aquel beso.

El pato tomo los actos del conejo como una ofensa y rápidamente su ceño se frunció.

Fin del flashback…

¡¿Dónde esta mi helado?!- grito Daffy aun pensando en lo que debía de hacer con esas cartas que estaban en sus manos. - ¿Qué se suponía que estábamos jugando? ¿era domino o palillos chinos?- murmuro levantando su mirada como si intenta encontrar alguna respuesta en el aire.

Si, las cosa habían ido extrañas desde entonces, no sabia si era solo cosa suya o si Daffy también sentía lo mismo, si su corazón también se aceleraba cuando sus cuerpos se rozaban, si el mirarlo a los ojos también le incomodaba, si el actuar normal frente a él se le estaba dificultando o si aquella sensación de querer experimentar esos labios nuevamente también llegaba a invadirlo.

Aparto esas posibilidades de su mente tan rápido como llego a formarlas, , era imposible que Daffy pensara algo como eso, ese tipo de cosas no eran su estilo, el pato ni siquiera estaba seguro de que sintiera realmente algo por Tina.

Mi helado- menciono el pato llegando con el conejo.

Vio a Bugs dar un muy pequeño salto al escucharlo y después volvió su mirada hacia él, para mostrarle entonces una taza con un par de bolas de helado dentro.

¡Helado!- exclamo tomando rápidamente la taza colocando descuidadamente sus manos sobre las del conejo que no había soltado la taza aun.

Su corazón se aceleró ¿Por qué todo se había vuelto incomodo desde aquel accidente en la regadera? Ellos eran amigos, esas cosas pasaban entre los amigos… ¿no? La verdad era que no lo sabia, el único amigo así de cercano que tenia aparte del conejo era Porky, pero con el nunca había tenido un incidente de ese tipo. Y Tina, a Tina si la había besado antes pero… era una sensación distinta, esos labios no se sentían iguales a los del conejo y claro que no provocaban el mismo efecto que ese pequeño beso en aquella regadera.

Ambos soltaron la taza y esta cayo al suelo rompiéndose en muchos pequeños pedazos ensuciando el piso de inmediato.

¿Por qué lo soltaste?- dijo Bugs molestándose al ver su taza impactar contra el suelo.

¡Creí que tu lo estabas sosteniendo!- replico Daffy enojándose con el conejo.

Bugs solo lo frunció un poco su ceño y con pasos calmados fue a buscar la escoba y el recogedor para poder levantar los pedazos de la taza.

Daffy hizo una mueca mirando sus manos, era torpe, todos sus movimientos lo eran y aun que lo sabia dentro de él, era algo que no mencionaba.

Fue su culpa…- murmuro inclinándose a recoger los pedazos, pensando que no era su deber el hacerlo pero que un acto de buena voluntad no estaría mal.

Tomo los pedazos mas grandes que estaban esparcidos en el suelo y tomando mal uno de estos, acabo por hacerle una cortada en su dedo índice, el cual comenzó a sangrar de inmediato.

Me desangro- exclamo mirando espantado aquella sangre que brotaba rápido.

Bugs se acercó con el recogedor y la escoba en sus manos pero al ver al pato sentado en el suelo mirando espantado hacia su dedo, se acercó a el de inmediato.

No te vas a desangrar- dijo tomando la mano del pato mirando la herida. – solo es una pequeña herida profunda…-

Daffy se puso de pie ante la petición del conejo , el cual lo escolto hasta el comedor, donde se dispuso a buscar un pequeño botiquín de primeros auxilios que estaba guardado en alguna parte.

El pato miro al conejo regresar con el botiquín en sus manos y lo vio sacar uno poco de alcohol y un curita.

Estoy muriendo aquí y tu te dispones a verter alcohol en una torunda.- replico Daffy viendo con atención los movimientos del conejo.

Es para limpiar la herida, Doc.- se dirigió hacia el pato molesto por el comentario de este y limpio la herida de la forma más delicada que pudo.

A pesar del cuidado que estaba teniendo, el pato se quejo como si estuvieran cociéndole una herida sin anestesia alguna.

Con su típica paciencia Bugs se limito a limpiar ignorando los quejidos del pato, y después tomo la mano de este con firmeza para colocar el curita.

Daffy lo observo dejando de quejarse y se enfoco principalmente en la sensación de esa mano enguantada sosteniendo la suya con firmeza y delicadeza. Y sin quererlo sus ojos se acabaron posando sobre esos labios y dientes predominantes, trayéndole entonces el recuerdo de la sensación suave de estos sobre su pico.

Bugs levanto sus ojos de la mano de Daffy y apenas logro hacer esto cuando el pico del pato se pego contra sus labios, tomándolo por sorpresa. Quería retroceder, quería apartarlo de si, quería… ¿Qué era lo que quería? ¿Por qué no se podia mover? Esa suavidad, no estaban del todo cálidos pero eran suaves.

Daffy….- logro murmurar sin poder moverse.

Entonces el pato fue el que se movió colocando sus manos sobre los brazos del conejo para atraer un poco mas su cuerpo, impidiendo sus intenciones de retroceder. Tenía cerrados sus ojos con fuerza mientras que sentía un cosquilleo sobre su pico por esos labios cálidos y suaves. Era en lo único que pensaba mientras que abría un poco sus labios atrapando el labio superior del conejo entre los suyos dejando que estos lo acariciaran lentamente. Su corazón latía rápido y su respiración se había incrementado.

Bugs dejo caer sus hombros despacio sintiendo los brazos de Daffy rodear su cuerpo mientras que esos labios un poco fríos seguían acariciando los suyos, absorbiéndolos lentamente. Sin poderlo evitar cerro sus ojos al sentir la punta de la lengua del pato tocar uno de sus labios haciendo que su corazón se acelerara aun mas.

Abrió su boca sin pensarlo dos veces dispuesto a entrar en el juego dejando que su lengua tocara la de Daffy percibiendo el calor de esta contra la suya. Sus lenguas juguetearon apenas se encontraron y un quejido salió de su boca.

Daffy apretó más el cuerpo de Bugs entre sus brazos al escuchar ese casi inaudible quejido escaparse de su boca y su pico se curveo un poco formando una leve sonrisa.

El conejo se había adentrado en el juego y ya no era el único que estaba besando sino que estaba siendo besado de vuelta por el conejo.

Todos esos años viviendo con Daffy y nunca se le habría pasado por la mente la posibilidad de que el pato fuera bueno besando. Podia ser torpe y brusco para centenares de cosas pero ese beso lo estaba haciendo apretar los dedos de sus patas. Llevo sus manos hacia el rostro de Daffy colocándolas sobre sus mejillas y el pato respondió bajando sus manos hasta su cintura rodeándola con más fuerza y pegando su cuerpo al suyo.

Dejo que su lengua jugara un poco mas enroscándose en la del conejo, sintiendo un sabor dulce recorrer su boca, de inmediato su boca comenzó a reaccionar ante aquel sabor tan adictivo haciendo que el beso se profundizara.

Bugs sintió los labios de Daffy apartarse lentos, ambos abrieron sus ojos dejando que sus miradas chocaran. Fue en ese momento cuando la conciencia de ambos regreso. El conejo retrocedió y Daffy parpadeo confuso por lo que había sucedido.

Sus corazones latían rápido y ambos se habían quedado mudos.

Bugs paseo inconscientemente su legua por sus labios sintiendo el sabor de los de Daffy impregnado en estos.

Nada… No piensas decir nada?!- replico Daffy sintiéndose incomodo por el silencio tan tenso.

¿Qué era lo que quería que dijera? Que le había gustado, que no era nada que hubiese experimentado antes ni siquiera con Lola, que por un momento había pensado que había tocado el cielo, que se había excitado, que quería que continuaran ¿Qué era lo que quería escuchar?

¿Qué fue eso Daffy?- soltó la pregunta.

El pato lo miro ahora mas confuso que antes, esa era una buena pregunta ¿Qué había sido aquello? Un momento de lujuria de ambos o realmente había algo detrás.

Miro hacia el conejo primero clavando sus ojos en los de él y después en el resto de su cuerpo.

No era que no lo hubiese pensando antes, sino que siempre le fue imposible. Le gustaba la personalidad de ese tonto conejo que resultaba ser tan paciente con el, sin duda era atractivo y no existía nadie que lo conociera como Bugs, pero… ¿le gustaba? Era eso, le gustaba realmente ese conejo grisáceo?. La respuesta estaba escondida en sus viejos recuerdos… siempre se había sentido en cierta forma atraído por el, pero nunca pensó que nada fuese posible, nunca. Después de todo Bugs siempre se vio muy inclinado en coquetear con chicas y aun que el también, los resultados no eran los mismos, el conejo siempre tendría suerte para esas cosas el por otro lado era bastante torpe para ellos. Era desesperante el siempre verlo calmado y tranquilo ante las situaciones, pero era igualmente benéfico para su personalidad salvaje y extraña.

Habían sido compañeros en muchas cosas, en los peores momentos aun cuando él era el causante de ellos, Daffy siempre se encontraba ahí. El pato había sido su compañero legitimo por años, años que sirvieron para enseñarle a tratarlo, para aprender a congeniar con el y hacer que sus personalidades se adaptaran. No fue difícil acostumbrarse a él y su extraña forma de ser, le parecía interesante y le seguía pareciendo, podia ser raro y egoísta, torpe y egocéntrico pero se divertía estando con el. Además de que tenia un cierto atractivo casi adictivo que hacia imposible el no sentir un cosquilleo ante esas divertidas expresiones.

Darse una oportunidad de probar… ¿eso estaría tan mal? Vivieron muchos años juntos, estaban acostumbrados el uno al otro y ahora de repente había aparecido este nuevo descubrimiento de que en verdad existía una atracción entre ellos… entonces ¿era posible que lo intentaran?

Me muero de hambre…- menciono Daffy sintiendo un hueco en su estomago.

Enfócate Daffy, lo que acaba de pasar no es normal….- dijo acercándose al pato. – además los dos tenemos novias…-

Eso no me quita el hambre. La comida es el mejor elemento para pensar.- dijo con una sonrisa en su rostro.

Bugs dio una pequeña palmada en el rostro del pato haciendo que este volviera su atención a él.

Daffy, podrías concentrarte por una vez en algo-

Lo hice, me concentre en besarte y lo hice bien ¿Qué mas quieres?-

¿Qué me aclares por que lo hiciste?- dijo Bugs intentando sonar aun calmado.

El pato pensó un segundo en lo que iba a decir y después aclaro las cosas en su cabeza.

Porque me gustas, ahora puedo ir a comer algo- aparto al conejo de su camino para dirigirse al refrigerador.

¡¿Qué?!- exclamo confundido por la forma tan sencilla en la que había soltado esas palabras. – pero… ¿Cómo?-

No se como pero lo siento y yo… soy un pato que siempre dice lo que siente- dijo esto con un tono entre dramático y romántico.

La mente de Bugs no lograba procesar del todo bien las palabras del pato, quien ahora se disponía a comer una manzana de forma tranquila.

El pato miro al conejo acercarse y se sorprendo cuando vio a este arrebatarle la manzana de la mano.

Hey, esa es mi manzana- replico ante el arrebato de su comida.

Bugs acerco su rostro al de Daffy mirándolo con su ceño fruncido como si intentara ver lo que estaba pensando.

Eee… me das mi manzana- pidió frunciendo el ceño. Pero al no ver ningún resultado el pato decidió cambiar de táctica – ¿Me das mi manzana Honey Bunny? – dijo esto ahora mostrando una sonrisa seductora.

El conejo acabo por recibir un beso en su nariz por parte del pato y rápidamente retrocedió dándole la manzana.

¿Honey Bunny?- hizo una mueca ante el extraño y cariñoso apodo.

Si, suena bien ¿no?- mordió la manzana.

Bugs soltó un suspiro dándose por vencido en su intento de enfocar al pato en el asunto.

¿Qué eran ahora entonces? ¿una especie de pareja o algo así? O su relación seguía igual que siempre. Bugs lo miro un tanto molesto pero su enojo desapareció de inmediato al ver a Daffy sonreírle levemente…

Tal vez esto no salga tan mal…- pensó sin apartar su mirada del pato… - tal vez deberíamos intentarlo, Doc.-

¿intentarlo?- ladeo su cabeza sin poder comprender a lo que se refería el conejo.

Si, una cita o algo así para ver si esto funciona-

Era lo más razonable que se le ocurría al conejo, después de todo llevaban mucho tiempo siendo amigos y el echarlo todo a la basura por un percance amoroso de ese tipo no era algo que le pareciera adecuado.

Una cita…- murmuro Daffy. – ¿Me estas invitando a salir? Tu vas a pagar todo ¿verdad?-

Siempre pago todo- dijo Bugs esforzándose por no golpear al pato.

Vio a Daffy observarlo fijamente por unos segundos, Bugs mantuvo la mirada fija también sabiendo que alguna tontería estaba por salir de ese pico.

Si insistes, es posible que te de una oportunidad- dijo como si el conejo fuese poca cosa.

Ok, olvídalo- se dio la vuelta molesto por las palabras del pato y se dirigió hacia su cuarto.

El pato siguió el cuerpo de Bugs con la mirada hasta que este salió de la cocina, fue entonces cuando golpeo su cabeza contra el refrigerador.

¿Qué diablos hice?- murmuro golpeándose nuevamente….