"Mejor que ninguno" Better than none

Por: RemyDico5

Capitulo 1

NT: Debo advertir que esta historia no es apta para menores de 18 años, así que por favor no vayan a quejarse con el sistema, sino desgraciadamente tendré que bajarla para publicarla en otra página menos represora.

John abandonó el piso odiándose a sí mismo más que nunca en toda su vida. Fue directamente al bar, listo para beber hasta olvidar sus penas. Deseaba beber hasta caer inconsciente, hasta olvidar esta maldita noche. Sería lo mejor que podría hacer, considerando las circunstancias.

Aun no podía creer lo increíblemente estúpido que había sido. Besar a Sherlock fue una de las más grandes tonterías que ha cometido en su vida. Pero lo peor fue que Sherlock solo se giró para dejarlo solo en el cuarto, ni siquiera el hecho de no haber correspondido su beso. Recordó las palabras exactas que Sherlock dijo antes de salirse de la sala —No estoy interesado—. Eso fue todo lo que John pudo tener de él, tres palabras murmuradas con gran indiferencia.

Ahora solo deseaba beber, dejar pasar el tiempo y olvidar todo lo referente sobres su idiota compañero de piso, de cual estúpidamente se había enamorado. En el mejor de los casos que su relación no se halla arruinado del todo. Reflexionando, seguramente a Sherlock ni siquiera le importó que John estuviese enamorado de él, así que John tenía que tomar esto con gran valentía. Mientras tanto tendría que fingir que todo estaba bien, las cosas no deberían cambiar entre ellos. Solo necesitaba que sus sentimientos por él desaparecieran poco a poco. Iba a ser un proceso lento pero la relación o la falta de esta con Sherlock valía la pena. Se necesitaban uno al otro, John lo sabía en demasía. Incluso aunque nunca llegaran a ser algo más, necesitaba de Sherlock y de la aventura que su estilo de vida le proveía. Se volvería loco si no tenía esta clase de emoción en su vida y Sherlock siempre se lo daba en creces. Así que John tendría que tragarse todos sus sentimientos y sobrellevarlo de la única manera que sabía, en resumen tenía que dejarlo pasar.

XXXX

Jim Moriarty rara vez se sentía solo. Después de todo casi siempre estaba rodeado de personas y generalmente demasiado ocupado para preocuparse por la soledad. Mucho más raro era el anhelar un contacto humano. Consideraba a mucha gente tediosa y aburrida y casi no soportaba estar junto a alguien por mucho tiempo. Pero aun así ese día cuando tuvo un descanso de su trabajo, Jim se encontró así mismo necesitando una noche de descanso, lo cual le llevó a darse de la vida solitaria que llevaba.

Le dio la noche libre a Moran y eludió a su personal de seguridad. No deseaba tener a ningún empleado suyo cerca de él. Esta acción fue demasiado humana, una necesidad que el Consultor Criminal la cual no deseaba mostrar frente a sus empleados ya que lo consideraba una debilidad. Prefería mantenerlos en ese estado constante de terror, simplemente para que no se cruzaran en su camino.

Cuando llegó al bar, no estaba seguro si estaba ahí para enredarse con alguien o para asesinarlo. La noche podría ir en cualquier dirección. Entró al bar, iba vestido con jeans y una camiseta, se veía menos intimidante. Las personas siempre lo subestimaban y así había sido su vida entera. Jim amaba demostrarles cuan equivocados estaban. Se sentó en la barra y ordenó una cerveza oscura, escaneando el sitio para encontrar a alguien que pudiera interesarle.

Su sangre se congeló cuando sus ojos se posaron en un medico militar sin pretensiones, que se encontraba sentado solo en una mesa de la esquina del bar. Jim tuvo una lucha interna consigo mismo por unos instantes, preguntándose cual sería el mejor curso de acción a tomar. Había venido aquí para olvidarse que era James Moriarty y ser solo Jim por una noche. Sabiendo que John ciertamente podría negarse, no le importaría, pero deseaba tanto ir hasta él y meterse en su cabeza para jugar un rato.

Se tomó unos momentos para evaluar al hombre. Su último encuentro en la piscina había sido breve y Jim solo se había enfocado en Sherlock. Ahora se estaba tomando su tiempo para observar al médico. Era casi de la misma altura que Jim. Su cabello era de color rubio arena con algunas vetas grises. Sus ojos eran de color azul brillante con marcadas ojeras bajo estos. El pobre tipo parecía más deteriorado de lo usual. Jim pensó que seguramente algo había ocurrido, pero solo se le ocurrió que tenía que ser algo que involucrase a Sherlock. Estos asuntos no eran cuestiones políticas, iba mucho más allá del área de Mycroft. Además si Sherlock estaba teniendo problemas con John, no tenía nada que ver con Jim.

Había estado observándolo tanto tiempo y perdido en sus propios pensamientos que no se percató cuando John lo vio. Jim giró su rostro con la esperanza de que John no lo hubiese reconocido, pero sabía que había sido inútil. Jim de nuevo giró su rostro para ver si John estaba llamando a Sherlock o a la policía, pero John de hecho no estaba haciendo nada más que beber su cerveza. Jim juraría que vio un destello de coqueteo en la faz del médico militar. Jim sonrió y levantó su cerveza, inclinando ligeramente la cabeza. Para su sorpresa John también alzó la suya y ambos bebieron.

XXXX

John no tenía idea de cómo había llegado a este momento. Hacia unos minutos estaba bebiendo solo, revolcándose en la autocompasión y más que listo para tratar de sobrellevar su depresión; la siguiente ocasión había fijado su mirada en los ojos de Moriarty. Justo cuando estaba pensando que su noche no podría empeorar, James Moriarty tuvo la maldita idea de entrar en su bar. El Consultor Criminal llevaba unos jeans y una camiseta, que curiosamente le sentaban bien. Se veía tan normal comparado con la última vez que John lo había visto. Probablemente era su manera de hacer que la gente lo subestimara, así podría asesinarlos fácilmente o algo así.

Pero ahora ambos estaban saliendo a trompicones por la puerta trasera del bar, mordiendo y succionando los labios uno del otro, intentando arrancarse la ropa mutuamente. La incipiente barba de Jim se frotaba contra la cara de John, ya que ambos atacaban la boca uno del otro. Jim alejó la cabeza de John sujetándola de su cabello para dejar libre su cuello y morderlo hasta rasgar la piel.

—¡Mierda!— gritó John y empujó a Jim contra la pared de ladrillo en el callejón. Jim sonrió antes de que John o volviera a besar para quitarle esa expresión. Sujetó las manos de Consultor Criminal colocándolas arriba de su cabeza y presionó sus cuerpos juntos.

—Una cita en un oscuro callejón. Un poco cliché, ¿no lo crees Doctor?— dijo Jim sarcásticamente.

—Era esto o los baños—, dijo John encogiendo los hombros y sin vergüenza restregando fuertemente su erección contra la del otro hombre, provocando que ambos gimieran. John dejó libres las manos de Jim, necesitando ser tocado.

—Me sorprende Doctor, este no era el resultado que esperaba cuando me viste— confesó Jim, pasando sus dedos por el cabello de John, sus uñas clavándose ligeramente en su cuero cabelludo.

—Tal vez tenía ganas de hacer algo estúpido— gruñó John, logrando abrir y deshacerse de los jeans de Jim.

—No sabía que fueras capaz de hacer algo inteligente— bromeó Jim.

John rodó los ojos para evitar confirmar lo dicho, últimamente había hecho una extraordinaria cantidad de estupideces un tan poco tiempo y con un muy poco disponible genio loco. En su lugar estaba follando con otro genio loco, uno que había intentado asesinarlo. Excelente Watson, estas usando el cerebro, pensó con amargura. Pero en lugar de alejarse colocó una mano en la nuca de Jim, presionando más su cuerpo y acariciando al hombre encima de su ropa interior. Llevó otra vez su boca contra la de Moriarty y lo besó profundamente masturbándolo rudamente con la palma de su mano. Jim estaba casi completamente fundido a su cuerpo, con sus manos sujetaba su chaqueta para mantenerlo unido a él.

—Vamos mascota, estaremos así todo el día o de verdad vamos a jugar?— le preguntó Jim, mirándole con ojos fríos y calculadores pero con lujuria ardiente.

John alzó su mano y la llevó hasta unos de los pezones de Jim para pellizcarlo a través de la camiseta, haciendo que saltara por la sorpresa —Te follaré cuando me parezca bien y esté listo— replicó John, pegándose al cuello de Moriarty y chupando fuertemente esa pálida piel. Las manos de Moriarty estaban nuevamente en su cabello, intentando alejarlo, pero solo consiguió que lo mordiera con más fuerza a la vez que lo golpeaba con su cuerpo al de Jim, aplastándolo contra la pared.

—Johnny—. Moriarty jadeó, restregando sus caderas para que sus erecciones se frotaran una contra la otra, aunque fuera a través de todas esas capas de tela. —Vamos estoy listo, follame—

—Bien— suspiró John, desprendiéndose del cuello de Jim. Se desabrochó sus jeans, bajándolos para liberar su erección. Inmediatamente sujetó los hombros de Jim para obligarlo a colocarse de rodillas delante de él.

—Pensé que ibas a follarme—. Jim puso mala cara, mirando a John.

—¿Tienes lubricante?, porque ciertamente, yo no.

—No

—Entonces será mejor que trabajes muy bien mi polla y la lubriques o no obtendrás nada— diciéndole bruscamente, cerrando su mano en el cabello de Jim y para empujarlo hacia su erección. Jim le sonrió por un momento y se acercó para comenzar a lamer la parte inferior de la polla de John, iniciando desde la base. Iba avanzando tan lentamente que John se preguntó si iba alguna vez a llegar a la punta.

Jim hizo lo mismo en los lados y la parte superior, iba lenta y seductoramente, y John tuvo que morderse los labios para no hacer demasiado ruido. Estaba temblando de ansia y solo deseaba que esa boca rodeadora su polla. Empujo sus caderas hacia adelante, para comunicarle lo que quería. Jim se mantuvo burlonamente su lengua en esa posición, girando alrededor de la punta del glande, pero no lo rodeo con su boca. John estaba gruñendo de frustración y estaba listo para levantar a Jim y solo follarselo, cuando finalmente Jim lo tomó todo en su boca, succionando fuerte desde la base hasta la punta de la polla, provocando que su visión se volviera borrosa.

Se mantuvo trabajando lentamente el miembro de John manteniendo sus ojos fijos en los de John, lo cual era tan inquietante como increíblemente ardiente a la vez. Sus extensas lamidas acababan con un ligero roce de sus dientes mientras la lengua continuaba trabajando en la parte inferior.

—Suficiente— gruñó John, cuando estaba a punto de correrse. Jim sonrió triunfante poniéndose de pie. John bajó los jeans y la ropa interior de Jim, el solo se bajó un poco su ropa interior, lo suficiente para tener desnudo su trasero y su polla fuera. Colocó las manos de Jim contra la pared, pero el criminal tuvo una mejor idea. Envolvió con sus piernas la cintura de John, a la vez que rodeaba con un brazo el cuello de John, la otra mano se sostenía de un ladrillo que sobresalía por encima de su cabeza.

John no se molestó en ser suave, pensando que Moriarty en realidad no se lo merecía. En su lugar sintió como su polla se presionaba contra la entrada de Jim, lo empaló de una sola estocada. Jim gimió entremezclando dolor y placer aferrándose más fuerte a John. John embistió contra él sin descanso, viendo como Jim abría la boca, siendo clavado contra la pared sin tener un lugar donde escapar, sin otra opción más que recibir la polla de John tan rápido y tan fuerte como este quisiera.

Esto no pareció disuadir a Jim en absoluto. Alzó un poco más sus caderas para que John pudiera golpear su próstata. A John no le sorprendió que a Moriarty le agradara el sexo un poco rudo, aunque se sorprendió con lo mucho que él estaba disfrutándolo. Siempre se había considerado así mismo como un amante considerado y gentil. Nunca había follado así con alguien. Estaba ebrio de poder por esto y la visión de Moriarty no le ayudaba a disminuir la sensación, necesitaba su pene y tomaba lo que John le daba sin quejarse.

Moriarty estaba tan estrecho y John se estrellaba dentro de él con tanta rapidez que sabía que no duraría mucho tiempo. Por otro lado se encontraban en un callejón sucio, donde cualquiera podría pasar y verlos. No deseaba extender de más este asunto. Jim estaba haciendo todo tipo de sonidos que seguramente atraerían la atención de varios sino no terminaban pronto.

John levantó la playera de Jim para revelar uno sus pequeños pezones rosados. John llevó su boca hasta este y lo chupó un poco. Aparentemente Jim era muy sensible, porque dio un respingo ante la sensación. John continuó chupándolo, provocando que gimiera fuertemente. La polla de Moriarty estaba atrapada entre ambos y hasta ese momento ninguno le había prestado atención. Jim no podía soltarse de la pared o de John sin correr el riesgo de una caída y John no podía soltarlo porque caería sobre él. Es por eso que se sorprendió cuando Moriarty echó su cabeza hacia atrás y se dejó venir, derramándose sobre la camisa de John.

El cuerpo de Moriarty pulsó alrededor de la polla de John, mientras continuaba embistiendo. Estaba tan cerca y Jim era tan estrecho y caliente. Moriarty parecía a punto de desmayarse esa visión fue tan buena que no le tomó mucho tiempo a John finalizar. Unas cuantas estocadas finales y se vino, mordiendo el pezón que aun tenía en su boca y provocando que Moriarty gritara de dolor.

John finalmente alcanzó su orgasmo, vaciándose en el interior del Criminal Consultor. Cuando todo terminó salió lentamente, bajó a Jim y lo apoyó sobre él mismo para asegurarse que no se cayera, a la vez que el mismo también se sostenía. Por el momento solo se escuchaban sus jadeos entrecortados, intentando recuperar el aliento.

John fue el primero en separarse, se acomodó los pantalones y se arregló rápidamente. Dio una rápida inspección alrededor, pero nadie los había visto, por lo cual estaba agradecido. Miró hacia su camisa, estaba pegajosa y húmeda debido a que Moriarty se corrió encima de él, suspiró. Se quitó la chaqueta para quitarse la camisa rápidamente, fue hasta el contenedor de basura que estaba detrás del bar y ahí la tiró. Se cerró su chaqueta y se estremeció por el frío ante la falta de su prenda. Jim seguía apoyado contra la pared, luciendo un poco aturdido. John se mordió su labio para no reírse. —Bueno… gracias por esto— John se encogió de hombros sin saber que más hacer. Le dio un beso rápido en los labios a Moriarty antes de meter sus manos en los bolsillos de su chaqueta e irse a casa.

XXXX

Jim fue incapaz de permanecer de pie, se deslizó lentamente por la pared y se sentó en el piso. Siseó de dolor cuando sintió el tacto, sobre su ano. Se pasó la mano por su cabello, intentando ganar un poco cordura. ¿Qué demonios había sido eso? Fue como quedar atrapado por un tornado llamado John Watson y Jim solo pudo sujetarse de él e intentar pobremente salir.

Jim aun podía sentir como el semen de John escurría de su ano y Cristo, su pene aun estaba expuesto. Le tomó varios intentos, pero finalmente pudo ponerse de pie, subirse sus jeans y cerrarlos. Se apoyó en la pared aun con sus piernas temblando. Bueno ¿Acaso John Watson no estaba lleno de sorpresas? No era de extrañar el porqué a Sherlock le gustaba tenerlo cerca. Cuando Jim finalmente recuperó su aliento y fue capaz de moverse, se fue del callejón y llamó un auto para viniera a recogerlo.

Al momento que llegó a su casa, fue y hackeó el pentágono para ver que estaban haciendo los americanos tontos. No pudo distraerse y las imágenes de John Watson, estuvieron presentes para perturbar sin ningún sentido la cabeza de Jim. Entonces planeó rápidamente un proyecto secreto por diversión y luego se retiró a su habitación. Se desnudó delante de un espejo de cuerpo entero para inspeccionar los daños.

Lo primero que notó fue esa gran marca purpura en su cuello. Su cabello estaba revuelto totalmente y sus labios aun estaban rojos e hinchados. Tenía marcas de arañazos en la espalda, donde los ladrillos se habían incrustado en su piel. Había también algo de semen seco en la parte posterior de su muslo, había salido más de su ano. Tendría que darse una ducha y limpiarse bien.

Observó la imagen del hombre frente al espejo, no veía para nada al cruel criminal Moriarty, ahí solo se podía ver a Jim, al cual le gustaba el sexo rudo y los callejones sucios. Por alguna razón se encontró a gusto consigo mismo con esta versión de sí. Estaba más tranquilo de lo que había estado en meses y supo que finalmente tendría una buena noche de sueño. Sonrió ante su reflexión antes de girarse e ir en dirección de la ducha. Se concentró en un objetivo muy claro cuando el agua caliente caía sobre su maltratado cuerpo, necesitaba que John Watson lo follara otra vez.

Continuará….

Gracias por leer y comentar, sé que no es una pareja usual, pero les aseguro que el fic es una delicia, RemyDico5 logró hacer lo "imposible", juntar a estos dos y hacerlo creíble y plausible, ambos tienen una relación tan ardiente que inevitablemente te enamoras de ellos, verán cómo logró desarrollar los personajes sin alejarse de su personalidad; toda una joya del fandom en inglés, les aseguró que muchas sufrimos esperando el final de esta historia, pero si, está terminada la historia ahora falta que yo terminé de traducirla, espero estar subiendo un capitulo por semana, sino será cada vez que pueda… jejejeje no tengo beta… ¿alguien se ofrece?... Saludos

Arima chan.

Esta historia ya está más que adelantada pero en slasheaven si quieren buscarla ahí, o en mi livejournal, solo busquen mi Nick de Itsaso Adhara y listo.