¿Quién quiere el paraíso?

Siempre es el mismo sueño. Corro, corro por el bosque obscuro, corro en la noche fría, corro en aquel lugar solitario, pero ¿de qué corro? ¿De qué escapo?

Siento una respiración a mis espaldas, siento un escalofrío en la piel pero no comprendo de qué se trata.

Escucho una melodiosa voz, una voz embrujadora que me atrae como la de las sirenas a los marineros ¿a dónde voy? No lo sé, pero me gusta, ya no siento miedo.

Una nube me envuelve, y me asusta, me da miedo sentir esa sensación ¿por qué tengo ésta maraña de sentimientos encontrados? ¿qué es lo que me rodea? no lo sé, pero es un movimiento brusco el que me saca de aquel mundo, de aquella realidad.

- Darien, Darien. Despierta. Todo fue una pesadilla- Me dice una voz femenina que me cuesta distinguir en un momento, no es la que me gustaría escuchar, pero al final la reconozco.

- Serena...

La miro con una decepción que no logro ocultar del todo y es ella la que me regala una tenue sonrisa, parece darse cuenta, parece saber lo que estoy pensando.

- Vuelve a dormir, solo fue una pesadilla.

- si, lo haré...

Me giro en la cama y le doy la espalda para seguir durmiendo. No lo consigo, pero en días como este, en noches como éstas es mi mejor opción.

Serena es una buena chica, tal vez la mejor, pero para mi corazón no es lo suficiente. Me reprocho por ello, por no amarla como se merece, por no amarla como debería.

Veo llegar el alba por la ventana y son unos ojos amatista y una risa de Sirena lo último que llega a mi mente antes de caer profundamente en un sueño tormentoso.

Por la mañana mi despertador suena y salgo corriendo de la cama. Serena me ha preparado el almuerzo y me despido de ella con un beso en la frente, me dice algo sobre salir por la noche pero no le presto mucha atención y salgo de mi departamento diciendo que la llamaré más tarde, tal vez debería ofrecerle llevarla a su trabajo, pero la verdad no quiero confrontarla, anoche fue la primer noche que se quedó en mi departamento y la verdad no estoy muy seguro de querer que eso vuelva a ocurrir.

Serena es una buena chica; Es dulce, buena y tierna, pero por más que lo intento no consigo olvidarme de "ella".

Sin darme cuenta consigo llegar a la universidad e impartir mis clases sobre neurología, luego me dirijo a mi oficina en el campus para no ver a nadie, estos días suelo tener un humor de perros y cuando no estoy en clase prefiero no ver a nadie.

Pongo la música muy bajito, solo lo suficiente para que ese silencio ensordecedor no termine por volverme loco y leo, no leo sobre anatomía,ni sobre neurología, ni sobre medicina, leo sobre el día de muertos en Latinoamérica. El texto versa sobre la creencia de algunos pueblos en la que creen que sus muertos los visitan el dos de noviembre, son creencias prehispánicas bastante antiguas. Aunque no son los únicos, en Japón la tierra de "ella" también tienen un día similar, ellos lo llaman "Obon" también está el "Pak Ben" en Cambodia pero hoy es el de día de muertos en latinoamérica el que me interesa más.

Recuerdo que tuve una alumna Latina, sus padres eran de un pequeño pueblo que no recuerdo muy bien En qué parte de México ¿Patzcuaro? no...no recuerdo bien, pero me conto que en su pueblo acostumbraban poner un altar para sus muertos, uno donde ponían cosas que alguna vez pertenecieron a ellos, sus comidas favoritas, flores y algunas cosas que no recuerdo muy bien, en aquel entonces me pareció una tontería y ni siquiera le presté mucha atención. ¿Porqué pienso en ello ahora?

- Ey, Spencer- Me llama una voz conocida.

- Andrew- Saludo al bribón que ya tiene sus manos puestas en mi almuerzo.

- Me dijeron que estabas aquí, así que vine a visitarte- Me explica mi rubio amigo mientras devora mi emparedado de jamón de pavo- ¿Serena se quedó en tu casa anoche?

Yo asiento

- Oye, ¿no has pensado en que si vivieras con ella tal vez tendrías emparedados todos los días?- Me dice directo

- Gracias, Hansford, pero la verdad es que sé hacerme emparedados yo solo.

- Bueno, sabes que no solo es eso. Te haría bien tener compañía ¿no lo crees?

- Llevamos poco saliendo y Serena es aún muy joven para ello- Le respondo con seriedad, mi amigo niega con la cabeza.

- Por favor, Spencer. Serena no es una niña, tiene la misma edad que tenía Rei cuando te mudaste con ella, también te recuerdo que no tenías mucho saliendo con ella cuando decidieron vivir juntos y...

El rostro del rubio ante mí se descompone, creo que ha caído en cuentas de lo que acaba de salir de su boca.

- Lo lamento...No quise recordártela.

- La recuerdo todos los días, Andrew...todos

- Amigo...deberías dejarla ir, ha pasado mucho tiempo- Me dice con pesar el rubio, es raro verlo serio.

- Tal vez algún día.

- piensa lo de Serena, es una buena chica y te ama

- Pero yo no, al menos no como a ella.

- Jamás amarás a nadie como la amaste a ella, Darien. Eso es definitivo, ustedes tenían algo mágico, único. Pero eso no significa que tengas prohibido volver a amar ¿no lo crees?

- Suenas a una de esas novelitas cursis que venden en los puestos de revistas- Me mofo intentando quitar la seriedad de la conversación, no quiero discutir ese tema con él...ni con nadie.

- Bueno...es que las leo. La sala de espera del salón donde me tiño el pelo no tiene mucha variedad por leer- Me confiesa mi amigo y me hace reír sin querer, casi lloro de risa- Me alegro que mi ritual te cause gracia.

- No sé como lo haces, Hansford. Tú siempre consigues ponerme de buen humor. Gracias...

- Cuando quieras, amigo. Esa es mi misión en la vida "hacerte reír"- Bromea fingiéndose enfadado- Solo por eso te permitiré invitarme a comer

- ¿de nuevo?

- Claro, tu bufón particular tiene hambre

- ¿no tuviste suficiente con mi emparedado?

- por supuesto que no, esto fue solo para amortiguar mi apetito.- Confiesa cínico mi amigo.

- ¿y Makoto?

- Pues, debe andar por ahí con Sayuri, me dijo que hoy era SU día y que no la molestara.

- Tu novia sí que tiene pantalones. Por cierto... Deberías proponerle matrimonio un día de estos. No es posible que luego de tantos años de vivir juntos, una hija y una tarjeta de crédito siga siendo "tu novia"

- Si, lo sé. Pero ella dice que necesita pensarlo, es alérgica al compromiso, como Rei...Aunque tu de algún modo lograste convencerla

Al escuchar eso sonrío...Si, tiene razón, al final logré convencerla, aunque no estoy muy seguro de que fuera yo quien la convencí a ella.

- Por cierto, tenemos una fiesta de Halloween el viernes en casas de su amiga Mina Ahino ¿la recuerdas?, Esa rubia con la que a veces salían las chicas, nos invitó y...debes ir.

- No estoy de humor para fiestas, Andrew.

- Por dios, no has estado de humor para ir a una fiesta desde...bueno, tú sabes. Por favor...ve, será de disfraces

- Solo por curiosidad... ¿de qué vas a disfrazarte tú?- Me intereso

- Mako quiere disfrazarse de campanita así que...

- No. ¿Vas a ser Peter Pan?- Vuelvo a reír, él se encoge de hombros y se sonroja- Bien..creo que meditaré la posibilidad, debe ser divertido verte con mallas.

- Mi Mako-chan dice que me veo muy Sexy- Dice con orgullo mi amigo.

- Solo lo hace porque quiere ponerse su vestido de hada, lo sabes ¿verdad?

- Si...me puedo dar una idea, anda. Vamos a comer, te dejaré invitarme.

Este cabeza dura no cambiará jamás y río de nuevo.

- Andrew ¿te gustaría acompañarme a comer?- ofrezco.

- Vale, te dejo invitarme. Pero debes saber que me da pena

Si, ese es mi amigo Andrew Hansford. Es un imán de desastres y generalmente todo le sale mal. Pero no sé qué haría sin él. Él y Makoto estuvieron a mi lado en los momentos más difíciles de mi vida y no me dejaron perderme en mi dolor.

Durante la comida, mi amigo me cuenta de su novia, Makoto (Insisto que "Novia" no es el término más apropiado, pero ellos lo usan siempre). Ellos viven juntos desde el segundo año de la carrera, cuando Andrew juró que se había hecho la vasectomía, un mes después Makoto estaba embarazada y muy furiosa.

Fue gracioso ver como esa chica estuvo molesta con él desde el día uno hasta el día del nacimiento de Sayuri, donde lo maldijo en cinco idiomas diferente porque la epidural no le terminaba de hacer efecto, no la juzgaría, cuarenta horas en trabajo de parto harían a cualquiera volverse loco, Rei bromeaba diciendo que si ella estuviera en su lugar, seguramente hablaría hasta arameo.

Mi amigo es feliz, a pesar del caos del que siempre está rodeado. Recuerdo que Sayuri adoraba a Rei, ¿quién no lo haría?

Muchas veces Sayuri se quedó en casa con nosotros, me encantaba ver como se llevaban tan bien. Rei se veía muy bella con Sayuri en brazos, yo le decía que deberíamos intentar tener los nuestros, pero ella decía que aun teníamos tiempo, que debíamos esperar, luego ya no hubo más tiempo...

Yo hubiera hecho lo que ella me pidiera, así que me resigné. Ser solo dos en casa tenía sus beneficios, muchos beneficios...

Flash back

El hombre de cabellos negros entró totalmente agotado a casa, traía el maletín en una mano y apenas y conseguía deslizarse en el suelo, pero por fin, estaba en casa.

- y éste, señores, aunque ustedes no lo crean es el mismo hombre que vieron salir por la mañana- Dice una chica de largos cabellos negros con una cámara de video en la mano.

El recién llegado a pesar de su cansancio sonríe.

- Rei...¿qué haces, linda?

- Mi tarea, debo hacer un documental para la clase de el viernes- Explica Rei sin soltar la cámara- Saluda a la cámara, querido.

Un tímido saludo con la mano a la cámara y luego sigue hasta la sala donde se tumba sobre el sofá.

- ¿y se puede saber de qué trata tu documental?- Interroga mientras se relaja un poco el de ojos azules.

- Ah, tu sabes...nada importante- Minimiza ella sin dejar de filmar "la pérdida de la pasión tras tener vida en pareja"

Una sonrisa divertida en el pelinegro y luego un brillo malicioso en los ojos, Rei sonreía de la misma forma.

- ¿en serio?- Consigue articular con trabajo él, luce divertido.

- Ohh, si..."Desventajas de irte a vivir con tu novio antes de terminar la universidad, la pérdida de deseo por la pareja, disminución de libido".- Sigue ella.

- Entonces creo que has elegido a la pareja equivocada, Hōbijin- Se saborea él incorporándose un poco en el sofá, Rei está a unos pasos de él.

- ¿de verdad lo crees?

- oh, si. No tienes idea de cuánto te equivocaste.

Sin darle tiempo de nada, el pelinegro toma entre sus brazos a la chica con la cámara y la hace caer sobre él en el sillón. Ella usaba un corto vestido rojo que apenas y cubría una cuarta abajo de los glúteos, cosa que él aprovechó para juguetear bajo las telas rojas, perdiendo sus dedos en las profundidades más ocultas de ella.

- Da...Darien...

- Yo te deseo siempre, Rei- Susurra él consiguiendo un gemido seco de los labios rojos de la chica- Justo ahora deseo perderme...aquí.

Los dedos exploradores de él se perdieron aun más en su interior, haciendo que la cámara desenfoque y que un gemido aun más profundo salga de los labios de Rei.

- Muy bien, señores. Creo que aquí termina nuestra investigación del día de hoy- Dice él cerrando la cámara y tomándola de las manos de Rei para luego ponerla sobre la mesa- No quiero testigos, amor...

Una vez que no hubo nada más que los separara, Darien usó su brazo libre para empujar contra él el torso delgado de su pareja para invitarla al beso. Un beso suave que casi al instante tomó un calor superior al medible. Un beso apasionado donde sus bocas se reclamaban.
Darien olvidó que estaba agotado y Rei que tenía un documental para hacer de su clase de psicología del viernes. La verdad en ese momento solo se importaban el uno al otro.

Las manos expertas de él recorrieron el mapa que tan bien conocía: El cuerpo de ella.

Deslizó el cierre haciendo que la espalda quedara desnuda. Arañó aquella piel blanca haciendo que a su paso el lienzo de marfíl se erizara. Sus sentidos estaban totalmente alertas y el tacto no era la excepción.

Rei usó sus pequeñas manos para soltar los botones de la camisa azul de su pareja, al incorporarse el vestido había caído por sus brazos y ahora su torso estaba desnudo, revelando sus pechos erectos y anhelantes.

El deseo se revelaba en ambos. Los dos tenían sus pupilas dilatadas y exhalaban la necesidad de poseer, de ser poseídos.

La joven universitaria soltó la hebilla del pantalón con maestría. Un ronco gemido se soltó de los labios de él cuando ella liberó la hombría palpitante que ahora estaba entre sus manos.

Rei disfrutaba tener a su merced al hombre bajo sus piernas. Le encantaba provocarlo y hacerlo enloquecer, lo amaba tanto.

Él soltó los finos listones de la pequeña prenda que resguardaba su intimidad para no tener barreras entre ellos.

Sintió como poco a poco y milímetro a milímetro se hacían uno solo.

- Aishiteru... Darien- Susurró la pelinegra en su lenguaje natal.

Fin de Flash Back

- ¡Hey Darien! Dime que estas teniendo uno de tus recuerdos, porque si me estás viendo a mí con esos ojos vas a empezar a asustarme- Interrumpe la fantasía mi inoportuno amigo que tiene algo de tomate entre los dientes.

- ¿eh? ¿Qué dices?

- ¿en dónde estás, amigo?- me Llama el rubio- ¿qué ocurre? Estabas pensando en ella ¿verdad?

- Siempre lo hago, Andrew.

- Mira, sé que no te gustan que te lo diga, pero...Creo que deberías seguir adelante. Verás, Makoto dice que tal vez éste libro te serviría- me Ofrece él extendiéndome un post it con la letra de su "novia" (aun luego de cuatro años de vivir juntos y una niña de tres aun no se animan a casarse)- Deberías comprarlo.

- Bien...lo haré ¿contento?- bufo, Andrew asiente complacido- Debo irme

- A casa ¿verdad?

- Estoy cansado, Hansford, quiero dormir.

- Creo que por hoy ya te he molestado bastante, así que...descansa

- Gracias.

Luego de dejar lo de la cuenta salgo del restaurant y me dirijo a casa. Mi guarida, mi Bunker, mi refugio de éste mundo tan cruel.

Al entrar a mi departamento me encuentro con una nota de Serena "Gracias por dejarme quedar anoche". Tal vez algunos piensen que soy un patán. Pero la de anoche fue la primer noche que dejé que alguien se quedara aquí. Aun me sigo reprochando haberlo hecho. Tal vez el olor de Serena ha borrado el perfume a incienso y fresas de mi amada Rei, pero cuando llego a la habitación me doy cuenta q no es así. Evidentemente el olor de Rei no se ha ido, incluso siento un olor a Incienso y fresas en el aire. Huelo su perfume como si ella estuviera aquí, aunque ha pasado mucho tiempo desde que se fue, para mi corazón parece que fue ayer.

Me deshago de mis ropas y me pongo la pijama, si, es un poco temprano. Pero nada en el mundo me hará salir de aquí, así que apago mi celular y también desconecto el teléfono del departamento. Pido a mi portero que diga que salí y que no deje pasar a nadie hasta aquí. Hoy quiero estar solo, con su recuerdo.

Decido ponerme a trabajar un poco. Dar clases nunca fue mi sueño. Pero luego del accidente ya no puedo seguir siendo cirujano, por lo que he tenido que retirarme de los quirófanos. Mi pulso es terrible y no puedo operar, tal vez tampoco estoy listo emocionalmente para hacerlo.

Por accidente doy con una de las carpetas de Rei en mi computadora, ella tenía su computador, pero a menudo le gustaba tomar mi equipo para haces sus trabajos o documetar sus casos, ella decía que le gustaba trabajar en mi computadora, por lo que para su cumpleaños le regalé una igual, pero ella siguió tomando la mía. Jamás entendí el porqué.

A Rei le agradaba la psicología, la mente y naturaleza humana. Era por ello que había estudiado esa carrera. A veces usaba mi computadora para hacer los informes de sus pacientes, otras veces dejaba su computadora en el consultorio y la mía era la que terminaba saliendo al quite y yo tenía que trabajar en la madrugada luego de que ella se durmiera o en la oficina, aun así, hoy le dejaría todo con gusto, con tal de volver a abrazarla.

Tomo una cerveza del refrigerador y regreso a la mesa colocando mi lata de alcohol a la derecha, no puedo evitar sonreír "Rei ya me habría matado" ella odiaba que no usara porta vasos. Si estuviera aquí ya me había pateado el trasero.

Escucho sonar mi celular. Creí haberlo apagado cuando llegué a casa, lo levanto y escucho interferencia, mucha. Luego una voz, su voz. No podría confundirla nunca.

- Da…Darien...Darien ¿estás ahí?

- ¿Rei? ¿Rei, eres tú?- Interrogo emocionado, anhelante más que asustado, luego la nada- ¡Rei, Rei!

Nadie me responde.

Tomo mi celular y lo reviso. Está apagado, tal y como lo dejé. Pero ha sonado, me consta que así ha sido. "pero qué diablos".

Enciendo mi celular y reviso el registro. Me dice que he recibido una llamada "¿del celular de Rei?"

No, eso es imposible, su teléfono está en el closet, junto con sus cosas de las que me he negado a deshacerme.

Corro a nuestra habitación y busco entre las cosas. Encuentro el celular de ella, pero está apagado, muerto, no tiene nada de pila, ni siquiera está armado. Imposible que se marcara solo ¿qué fue lo que ocurrió?

Estoy sentado en la mesa con mi teléfono y el de ella. No veo la lógica de esto, no veo la lógica de nada y decido tomar el teléfono de la casa para hacer otra llamada.

- ¿bueno?

- Hansford- Lo llamo

- Darien…son las tres de la madrugada ¿qué quieres?

- Me llamó

- ¿quién?- Me pregunta más dormido que despierto

- Ella…Rei

- ¿Rei?- Me dice con voz alarmante, creo que lo he despertado del todo

- Si, Rei. Me marcó al celular- Le cuento, sé que suena ridículo. Pero necesitaba decirlo

- Darien…Solo por curiosidad, ¿tienes ante ti tu celular y el de ella?

- Si…

- ¿y qué tienes a tu derecha?- Me interroga

- ¿qué? ¿eso que tiene que ver?

- Contesta

- Una lata de cerveza

Escucho un suspiro del otro lado del auricular.

- Amigo…Sé que es una temporada difícil. Dentro de poco se cumplirá un año de su partida. Creo que deberías de dejar te tomar e ir a la cama. Mañana trabajas.

- No estoy loco, Hansford.

- No, no lo estas, amigo. Estas sufriendo y el sufrimiento nos hace ver cosas que no están allí- me dice condescendiente.- Buenas noches, Darien…

- Buenas noches, Hansford.

De mala gana hago lo que me dice y me voy a dormir. Guardo el teléfono de Rei en mi maletín y llevo el mío a la habitación, antes de ir a la cama alimento a sus cuervos "Phobos y Deimos" Jamás entendí porque le gustaba tener cuervos de mascotas, siempre quise regalarle ruiseñores, gorriones o alguna guacamaya, pero a ella le gustaban los cuervos,no todos, solo esos.

No fue que los compráramos en una tienda de animales. Un día cuando veníamos de regreso de un paseo por el parque los encontró en el suelo, eran demasiado pequeños, tal vez se cayeron de algún nido y ella decidió llevarlos a casa. Me sorprendió como se las arregló para hacer que esos animalitos que tenían todo en contra sobrevivieran contra toda probabilidad, pero así era Rei, siempre logrando hacer posible lo imposible.

Por la noche sueño otra vez con el mismo bosque, vuelvo a correr pero ahora no escapo. Ahora lo que hago es buscar, buscar algo o a alguien ¿a quién busco? ¿a quién llamo? Mi voz es sorda, mi voz no se escucha y estoy desesperado. Hubiera seguido así si no fuera porque el despertador me hace salir de ese sueño.

Me levanto y voy al baño a lavar mi rostro, tengo ojeras, ojeras profundas de no haber dormido nada, luzco fatal, pero eso solo hace juego con lo que siento por dentro.

Me meto a bañar con agua caliente, demasiado caliente. Tal vez debido a que por otoño hace frío, aunque yo siempre me baño con agua caliente, ella siempre se burlaba de ello.

El cuarto de baño está lleno de vapor, de nueva cuenta si ella estuviera aquí yo sería cruelmente regañado por convertir el pequeño baño en un Sauna privado. Un olor a incienso y fresas invade el cuarto y luego una suave voz que canta:

Amor, no me imagino
bebiendo de otros labios
Las gotas del rocío
Ni aventándome al vacío
si no estás tú conmigo
no me pesa decirlo

Reconocería esa voz entre miles y la llamo "Rei" la voz cesa y yo asomo la cabeza por la cortina y no veo a nadie. Y cierro las llaves para salir a buscarla, me enredo en una toalla y estoy dispuesto a salir a inspeccionar, pero algo detiene mi camino, algo llama mi atención. En el espejo del baño veo una frase escrita. El vapor ha convertido nuestro espejo en un pizarrón y la frase "¿quién quiere el paraíso?" está dibujada en él.

"quién quiere el paraíso" es la frase de una canción, de nuestra canción. La canción que acabo de escuchar segundos antes. La busco por el departamento pero no encuentro rastro alguno, lo único raro es que Phobos y Deimos revolotean por todo el departamento, solían hacerlo cuando ella llegaba a casa.

Creo que si me estoy volviendo loco...

¡Hola!

Bueno...si hay "cenizas de los Miérciles" Por qué no "fic de los Miércoles" Solo por ésta ocasión y debido a que estos días son días especiales y de MUCHA mágia me tienen aquí publicando entre semana.

Resulta que a pesar de tener deseos no tenía pensado hacer un fic de día de muertos. Tengo una idea pero era compleja y al final no tuve tiempo para sacarla, pero resulta que justo el Lunes la inspiración llegó de golpe y no he podido dejar de escribir.

Tenía pensado publicar el día 2, pero consultando con cierto trío de Brujitas (sin decirles de que se trataba, pero que sospecho que lo imaginaban) Ganó éste día, la idea era publicarlo todo...pero la verdad es que aun no lo termino.

Espero les guste mi "Fic de Halloween", "Día de muertos", "Pak Ben", "Obon", "Samhain", etc, etc.

Ahora:

Iraís: Tu personaje NO SALDRÁ HOY, pero aparecerá pronto (si, soy mala y lo dejé para la segunda parte muajajajajaja) Gracias por apoyarme y darme ideas

Gabyta: Espero te guste el fic, es mi raro estilo de hacer una historia, no es terror, no es suspenso, solo es..."magaween" jajajaja

Clararina: También gracias por apoyarme dándome consejos, ideas, significados y ánimos en éste fic. Decidi no hacerlo en Tokio por un sencillo motivo: La cultura Occidental y oriental si tien cachitos en común cuando de seres del más allá hablamos, pero si solo cambiara el lugar si adaptarla como debe de ser me sentiría muy mal por no hacer justicia a todo lo que puede contarse de los fantasmitas orientales, aun así prometo ponerme a estudiar más al respecto y el del año que viene hacerlo en Japón adaptado al escenario tal cual debe de ser. Aun así, Reicita SI ES JAPONESA y se hablarán de muchas cosas con las que me has ayudado, gracias por echarme la mano, tal vez si sus ideas estaría en la página 3 :P

Chicos y chicas. "¿Dulce o travesura?" como ven...me he decidido por la travesura (como siempre)...aunque si alguien tiene chocolates belgas...podemos negociar) Espero les guste éste fic y me pongo a "chambear" espero terminarlo a más tardar el día 2.