UN DIA SIN IGUAL

Fanfictions


-No sirve la luz- reclamó molesto el pequeño y toca a su madre aún sintiéndola caliente

-Mamita, no te mueras, por favor- suplicó con los ojos llorosos y dándole un beso en la mejilla decide bajar... La casa estaba totalmente oscura por lo que pisaba cuidadosamente cada escalón, aparte de que ese villano le había dado unos golpes que lo dejaron con sus energías a medias.

«Milk... tan vez se llevó en serio lo que le dije acerca de sus sentimientos y el hecho de que yo ya no pertenecía a este mundo» Goku no sabía como reaccionar, estaba entre furioso, decepcionado y desesperado... se arrepintió de haberle dicho que ella no debería amarlo «Ahora ya tiene otro... » le costaba siquiera imaginarlo «¿Quién?... Seguro un ser normal que está siempre junto a ella»

El niño bajaba silenciosamente y en la oscuridad distinguió la sombra de su salvador sentado entre los muebles en donde se encontraban Gohan y al otro lado «el papá de Trunks» Vegeta.

-Gracias- susurró el niño pero aún así Goku percibió el temor del muchacho por la vida de Milk.

-Tranquilo, iré por unas semillas muy especiales y tu mamá estará bien- aseguró Goku y colocando sus dedos en la frente intentó hacer shunkanido (teletransportación) sin éxito alguno.

«¿Qué pasó?» Goku se percató que no se movió ni siquiera un milímetro (ja, ja, ja... el deseo es que acabe con Garlic y mientras no lo haga no puede irse)

-Bueno... pero antes por favor derrote al villano que dejó así a mi hermano y a mi mamá- aceptó el niño sin percatarse del fallo de Goku (se los comenté)

-Claro que sí, él no debe tardar en volver y yo estaré listo- aseguró Goku y sin meditarlo le pasa la mano por la cabellera revoltosa, escucha la risa pequeña de su acompañantese sintió extraño al oírlo y no se podía explicar el motivo.

-Tengo que decirle al dragón que ya no quiero nada- aseguró repentinamente el chiquillo y sale de la casa corriendo.

«A pesar de esos golpes aún tiene energía... ¿Qué edad tendrá?» se dijo Goku viendo su sombra salir por la puerta y levantándose se dirige a la habitación de Milk para seguir más de cerca su recuperación.


-Dragón, muchas gracias pero creo que... - exclamó el niño queriendo despedir al dragón pero alguien lo agarró del cuello y evitaba que continúe.

-Maldito, ¿dónde está el desgraciado de Goku?- pregunta Garlic Jr. totalmente furioso.

-Déjame... me... duele- suplicó el niño tratando de soltarse y casi perdiendo el sentido medio escuchaba lo que ese monstruo le hablaba.

-Me has arruinado mis planes, tu desgraciado padre me las pagará- aseguró Garlic y expulsando más poder de lo que el pequeño pudo soportar comienza a golpearle la cara.


-Milk... no sé que me pasa... ni sé porqué estoy aquí... solo quiero que sepas que me alegra que...- Goku no pudo continuar hablando porque sintió el ki de Garlic Jr. aumentando ferozmente y recordó que el niño seguía fuera de la casa.


-¡¡¡Deja al niño!- gritó descontroladamente Goku transformándose en SSJ 2 .

«Otra vez esa extraña técnica, maldición... y es tan fuerte como el extraño sujeto» se quejó para sí mismo Garlic al no entender ese místico poder pero ocultó su desesperación -Tranquilo, no le duele... hace rato que dejó de sentir dolor- aseguró Garlic Jr. y no le soltaba para nada por más que Goku trataba de golpearlo.


-Go... Gohan... hijo... Go... ten...- empezó a delirar Milk debido a la fuerte fiebre que tenía y abrió los ojos sin explicarse el motivo de cómo habría llegado a su habitación y de pronto, escuchando la risa de Garlic Jr., decide levantarse sumamente tambaleante... al ir por las escaleras pierde el equilibrio y cae rodando por todos los escalones... apenas pudo incorporarse observa a su Gohan inconsciente en el mueble del sofá... y se asombra de ver a Vegeta en el otro mueble.


Garlic se coloca a espaldas de la puerta de la casa ... le muestra al niño que lo tenía agarrado de la cabeza semiconsciente y con la cara sangrando de tantos golpes.

-Es un bello espectáculo- recalcó Garlic y de pronto el pequeño escupió sangre mientras que el ki de Garlic iluminaba un poco el lugar.

-Miserable- exclamó Goku furioso e iba a atacar pero se detuvo porque repentinamente se percata de la silueta de la cara del pequeño... se parecía a... no podía creerlo, entre la oscuridad y su decepción no había querido verle el rostro pero ahora... tal vez estaba imaginando cosas... los segundos parecían eternos cuando una patada en la espalda de Garlic lo obligó a soltar al chico inconsciente que caía contra el pasto.

-Te advertí... que dejaras a mi hijo- reclamó débilmente Milk antes de desmayarse.

-Maldita mujer, no aprendes- aseguró Garlic intentando golpearla pero Goku la atrapó antes y se la lleva lejos del alcance del enemigo.

-Milk, resiste, no debiste levantarte... Milk- expresaba Goku palpándole suavemente las mejillas.

-¡Qué escena tan amorosa! Me dan asco- recalcó Garlic y se lanza hacia su enemigo.

Goku deposita unos instantes a Milk en el césped y coloca sus manos hacia su cabeza con las puntas de los dedos apuntando a sus sienes... .

-¡¡¡TAIOKEN! - gritó Goku dejando totalmente cegado a Garlic Jr momentos en que Goku toma a Milk entre sus brazos y al pequeño lo coloca en su hombro llevándolos rápidamente hasta la habitación de Milk ingresando por la ventana.

-¡Maldito Goku!- gimió Garlic más furioso que nunca restregándose fuertemente los ojos.


Ya en la habitación los recuesta uno a lado de otro... todo estaba muy oscuro y Goku sintió cierta curiosidad... con su mano sacó una pequeña bola de energía y la acercó al lastimado rostro del pequeño... Goku sobresaltó de la impresión sintiendo algo raro en el estómago (No, no tenía hambre)

«No me queda duda... es igual a mí» se dijo sonriendo nerviosamente.

-Deja a mi hijo... déjalo- deliró Milk y vuelve a levantarse bruscamente asombrándose de encontrar a -Goku... mi.. Go... Goku- musitó más debilitada pero no lo suficiente para darle una suave sonrisa... de pronto se percata de que su pequeño hijo estaba junto a ella desmayado... no sabía que decir... -Goku... él es... - Milk comenzó a temblar asustada pues no se había preparado para el momento.

-Es igual a mí- aseguró Goku sonriente y levita la bola de energía para con sus manos libres acariciar la cabellera del niño y con la otra tomarla de la mano.

-Su... nom... nombre es Go... Goten- aseguró Milk recostándose nuevamente.

-Milk... ese monstruo sigue afuera, por favor te pido que te quedes con... nuestro hijo aquí, no te preocupes por nada- pidió Goku sobándole suavemente la mejilla y le brinda un pequeño beso en los labios «Rayos... ¿Cómo pude dudar de ti?» Goku estaba sumamente arrepentido al sentir que el beso le fue correspondido sin duda alguna.

-Cuídate... aunque... suene extraño- musitó débilmente Milk y se recuesta en la cama sonriente.


Goku se encontraba nuevamente frente a uno de sus mayores enemigos que aún estaba medio cegatón por el último ataque y bien FURIOSO echaba humo de la rabia.

-Desgraciado, ME LAS PAGARAS- aseguró Garlic mientras iba en aumento su ki.

Goku, transformado solamente en el nivel 2 esperó que Garlic inicie los ataques para comprobar la velocidad y fuerza... Garlic aprovechaba esos instantes para golpearlo con sus mejores técnicas de combate cuerpo a cuerpo pero a la vez se enfurecía porque ninguno de esos ataques dejaba inutilizado al imbécil de Goku que estaba sorprendido por el gran aumento de sus poderes.

«Tiene la misma fuerza que un SSJ 2 y hasta un poco más...» meditó Goku sintiendo un golpe en la cara que lo expulsa a gran distancia de la casa.

-¡Cómo así ahora has venido a enfrentarme, maldito cobarde!... te aniquilaré como lo hice con tus dos hijos... y con la idiota de tu mujer... y después me vengaré de ese extraño sujeto que me atacó- aseguró Garlic golpeando repetidamente en el estómago.

-No soy cobarde, no tocarás nuevamente a mis hijos, y mi mujer no es ninguna idiota- reclamó Goku enfurecido propinándole una patada que lo eleva por los cielos, después Goku vuela más rápido y detiene a Garlic con un codazo en la espalda tumbándolo en el césped y abriendo un gran hueco.

-Ya me cansé de ti, no me matarás- dijo Garlic y empieza a abrir su típico abismo... y comienza su eterna amenaza -Los llevaré al limbo-

-Nuevamente no- dijo pasivo Goku parándose frente a Garlic mientras el abismo crecía enormemente y con una tranquilidad asombrosa camina hasta llegar frente a su casa.

«Si el abismo llega a empezar a absorber destruirá todo este lugar y ni Milk, ni mis hijos y mucho menos Vegeta podrán evitar caer en él, todos están muy débiles por culpa de este monstruo» se dijo Goku y comienza a explotar su aura ante el asombro de Garlic.

-Aún no estás cansado... después de tantos golpes recibidos y dados aún tienes energía!- gruñó furiosamente Garlic pero no desistió su idea de abrir el abismo.

Para entonces llegan los discípulos de Garlic que recién despertaban del dulce sueño que les había dado Gohan.

-Gran Garlic, usted es el más poderoso- recalcó uno de ellos arrodillándose detrás de su amo.

Los otros comenzaron a hacer lo mismo mientras que Goku no se intimidó para nada debido a que el número de sus contrincantes había aumentado.

«Algo le pasa a este estúpido... está extrañamente tranquilo» pensó Garlic mientras se concentraba en abrir más el abismo -Soy más fuerte que tú, Goku, tarde o temprano te cansarás igual que el extraño sujeto que quiso matarme, y sin embargo... por ser inmortal no moriré- aseguró Garlic comenzando a reír a carcajadas.

-Me hiciste reaccionar... - dijo tranquilamente Goku sintiendo un poder intenso recorrerle todo el cuerpo al momento que recordaba a Gohan inconsciente, Vegeta a su lado también sin fuerzas... después la imagen del pequeño escupiendo sangre, y finalmente a Milk delirando por la vida de su hijo.

-¿Nani?- preguntó Garlic más confundido que nunca.

-Que me hiciste reaccionar, tengo el poder para encerrarte en tu estúpido abismo- agregó Goku mientras un extraño destello salía de sus ojos y una leve sonrisa se asomó en sus labios.

Los discípulos de Garlic entraron al ataque pero antes de que se acercaran siquiera Goku los derrotó con un rayo que, dada su potencia, continuó su trayecto, destrozando la superficie de las rocas cerca de Garlic, como tratando de intimidarlo, Garlic mira fijamente a Goku que seguía parado con esa mirada que se profundizaba más en su objetivo.

-¿Qué rayos te está pasando? preguntó Garlic al momento que sentía que el ki de Goku se incrementaba velozmente.

-Me has recordado el gran daño que has hecho... y sobre todo a mi hijo Goten, que apenas es un niño... - dijo Goku mientras en su mente comenzaba a hacer cálculos (no se burlen de él ahora que su furia verdadera va a estallar) -...de 4 años- agregó sonriendo.

-Es parte de ti, y por lo tanto debía ser aniquilado- agregó Garlic pareciendo no temer al poder que seguía incrementándose.

-Has igualado e incluso superado los poderes que tiene un SSJ2... por lo que derrotaste a Gohan y a Vegeta... pero no podrás...- aseguró Goku mientras comenzaba a brillar fuertemente -... con el SSJ3- finalizó mientras su cuerpo sufría una nueva transformación.

-Estos sujetos son un fenómeno- exclamó Garlic Jr. al ver que el poder del aura de Goku se incrementó superando sus antiguos poderes... su cabellera dorada creció hasta la cintura... su cejas desaparecieron profundizando una mirada en busca de venganza, sus músculos crecieron demostrando que cada uno de sus golpes serían más que potentes

-Maldito... no podrás conmigo, no importa cuánto cambies... yo soy inmortal!- aseguró Garlic mientras estaba dispuesto a atacar a Goku pero parecía que era muy lento para el guerrero transformado... los golpes de Goku fueron más precisos y más dolorosos... Garlic cae sobre el césped adolorido mientras que el abismo empezaba a hacer su trabajo arrasando con árboles.

Pero Goku explota un aura gigantesca que cubre toda la casa... era una gran barrera que impedía que el abismo trate de llevársela. Además Goku estaba fuera del abismo y ni siquiera daba indicios que la fuerza del agujero negro lo estaba halando.

Esa nueva explosión de energía intimidó a Garlic que se percataba fácilmente que el ki de Goku continuaba aumentando... «¿Cuándo se detendrá»se preguntó golpeando el césped furioso.

Entonces Goku, con una energía proveniente de sus manos golpea a Garlic para levantarlo y llevarlo contra el abismo, Garlic ya no tenía fuerzas para responder al ataque.

Al seguir liberando su poder descomunal las rocas que estaban en los alrededores se pulverizaron. La mirada agresiva de Goku no dejaba de ver a su aterrado rival.

Con sólo el levantar de sus manos Goku manda a todos los aliados de Garlic al otro lado del abismo... ¿Cómo era posible que sin hacer nada ya todo su ejército esté fuera de combate?

-Para ti he reservado mi ataque especial... pero antes... - aseguró Goku y desaparece reapareciendo frente a Garlic Jr golpeándolo en el vientre -Esto es por Gohan... - aseguró sonriendo maliciosamente mientras Garlic se doblaba sobre sí mismo.

-Esto es por Milk- agregó dándole un puñete en la cara obligándolo a levantarse y elevarse por los cielos. Goku lo detiene en el aire con su pierna clavada en la boca del estómago y su codo golpeándole en la espalda -Esto es por... Vegeta... «aunque nunca me lo agradezca» (qué verso!)

-Falta mi golpe- aseguró Piccolo encerrado en una esfera de poder junto a Dende que le había restablecido todas sus fuerzas.

«Qué extraño está este mundo desde que me fui, estos guerreros se transforman cambiándoles el color del cabello, hay otro descendiente del maldito de Goku, un extraño evita que mate al bichito... Kamisama está fusionado con Piccolo... y ahora una pequeña versión del maldito verde»se dijo Garlic antes de sentir que caía al piso velozmente por un golpe en la espalda rebotando en el césped abriendo otro hueco, cortesía de Goku de parte de -Kami-Coro-Sama-

Garlic tuvo la osadía de levantarse nuevamente y Goku se para a cierta distancia del enemigo.

-Y esto es por Goten- expresó Goku y extiende sus manos hacia atrás -Ka..me... Ha..me... Ha...- gritó Goku al momento que volvía sus manos juntas hacia adelante y expulsando su grandiosa técnica contra el cuerpo de Garlic que debido a los ataques ya no sentía ningún dolor, solo una extraña energía que lo tumbaba contra su propio abismo.

-La historia se repite- finalizó Piccolo al ver cerrado el abismo y todo vuelve a la normalidad incluso la apariencia de Goku que cae de rodillas apoyando sus manos en el destrozado césped y sudando a chorros.

«He cumplido, Milk... he cumplido Goten...» se dijo sumamente feliz de su grandiosa hazaña.

-Goku... ese nivel... es asombroso... ¿desde cuándo puedes llegar a tanto poder?- preguntó Piccolo desapareciendo su propia energía.

-Desde... ahora- comentó Goku tan sonriente como siempre y Piccolo casi se cae de espaldas pues pensaba que Goku ya había tenido antes ese poder y no que era un novato con la energía.

-Bien hecho Sr. Goku- exclamó Dende brincando felizmente.

Goku vuelve a sonreírles e ingresa a su hogar... Piccolo y Dende lo siguen para ayudar a los heridos.

-Y el segundo deseo?- preguntaba el dragón flotando aún en el cielo.


-Dende cura a Gohan y a... - Piccolo mira fijamente a quien estaba recostado en el otro lado -¡¡¡¿¿¿¿Vegeta!- exclamó sobresaltado vaya que tenía sorpresas con esos sayajines.

-Espera un poco Dende, ninguno de los dos sabe de mi presencia, y no quiero que se enteren- expresó Goku antes de subir por las escaleras.

-Bien- asintió Dende percatándose que ninguno de los dos moriría al retrasar el momento de curarlos.


-Milk... despierta, linda- susurró Goku cogiéndola suavemente entre sus brazos.

-Lo derrotaste... como siempre venciste al enemigo- asegura ella abriendo suavemente sus ojos y se recuesta en el pecho de su esposo.

-Milk... ¿por qué no me dijiste que estabas esperando otro hijo mío? Yo entonces... - expresó Goku pero Milk le colocó suavemente los dedos en los labios.

-Porque entonces no hubieses alcanzado ese nivel de pelea- aseguró Milk orgullosa.

«¿Cómo lo sabe? Ella no sabe sentir ki» Goku se asombró y Milk al ver su cara de extrañado le señala la esfera brillante que dejó levitando para iluminar la habitación.

-Incrementó de tamaño... y además lo sentí en mi corazón- respondió ella ante su duda.

Goku asintió con la cabeza al comprenderla y suavemente desliza sus manos ante el rostro herido de su pequeño hijo.

-Goten- susurra Goku sonriendo y sintiendo nostalgia por su familia.

-Perdóname Goku... por habértelo ocultado... es que... no sabía cómo decírtelo al verte tan entusiasmado con tu entrenamiento.. que... - agregó Milk pero ahora fue Goku quien detuvo su hablar pero con un beso en sus labios.

-Ai shiteru- exclamó Goku acariciándole la mejilla... Milk sintió que él se despedía debido a que debía de volver al más allá... pero se sintió feliz sabiendo que podía contar con él cuando lo necesitara.

-Ai shiteru mo- Milk aseguró más suavemente sin poder evitar que las lágrimas se asomen por sus ojos azabaches.

Rayos, no podía dejarla así... quería quedarse con ella... Entonces Goku se percata del dragón afuera de su casa y dándole el beso de despedida a su mujer sonríe suavemente.

Milk se calmó y secó sus lágrimas mientras cogía a Goten que parecía más dormido que inconsciente.


-¿Algún otro deseo?- preguntó Shen al ver finalmente aparecer a Goku, estaba sumamente impaciente.

-Sí... quiero... que... - expresó Goku escogiendo cuidadosamente las palabras -... todo este lugar quede tal como Goten lo había visto antes del ataque de Garlic Jr. incluso la mente de todos los presentes pero evita el regreso de Garlic- finalizó sonriendo y colocando sus manos en la cabeza.

-Son tres deseos en uno... pero... es fácil de cumplir- aseguró el dragón y mientras árboles, rocas, césped y demás cosas era recontruido Shen Long se fue despidiendo esperando cumplir deseos en una próxima ocasión... Goku inmediatamente alcanzó a coger la esfera de 4 estrellas y aparte la de 5 estrellas.

-K... Kamisama- musitó débilmente Milk mientras comenzaba a descender las escaleras.

-Señora Milk... está muy mal- exclamó Dende sumamente asustado y corre a curarla.


«Es todo» se dijo Goku al tener las dos esferas hecha piedra entre sus manos y corre a la casa para pedirle a Dende que aunque sea esas dos esferas la revitalice

-Oye, Dende- gritó Goku entrando repentinamente y observa como Milk era curada... Goku sonrió suavemente y esperando a que Kamisama termine decidió llevarlo a parte para comunicarle su plan. Milk se levanta y sale de la casa observando como el césped crecía en los lugares donde antes estaban los grandes huecos como muestra de la batalla que se dio, los árboles se restablecían... la casa se reconstruia... todo era un espectáculo fantástico.

-Es que... pedí de deseo que Milk no recuerde este día y al ver las esferas de la casa convertidas en piedra le va a extrañar demasiado- aseguró Goku viéndola a través de la ventana.

-Es sencillo- dijo el pequeño namekusiano y con un leve brillo en sus manos ambas esferas relucían.

-Gracias- finalizó Goku mientras salía de la casa.

-Bien, ahora a comenzar a curar a estos dos- expresó Dende y entre Gohan y Vegeta decidió curar primero al príncipe orgulloso, pensando después quedarse a conversar con Gohan.

Un brillo tenue caía sobre el cuerpo de Vegeta y todas las heridas se iban cerrando.


-Milk... esto te pertenece- aseguró Goku entregándole la esfera de 4 estrellas.

-Pero es tuya, yo sólo estoy a cargo de su cuidado- aseguró Milk recibiéndola.

-Entonces... ésta sí es tuya- agregó Goku entregándole la esfera de 5 estrellas.


Cuando Vegeta estuvo totalmente restablecido, al abrir los ojos y al ver a Dende pensó que estaba en el Templo Sagrado, pero al levantarse bruscamente se percató que no estaba sino en la casa de -Kakarotto-, como él dice.

-¿Y ese monstruo?- preguntó Vegeta molesto por no haberlo vencido.

-Yo.. yo.. iré a ayudar a Gohan- tartamudeó Dende nervioso y se dirige a su amigo para curarlo.

Vegeta observa a Piccolo pasivo arrimado a la pared muy pensativo «¿Habrá sido él?... porque Gohan sigue inconsciente» meditaba Vegeta «O tal vez... » cuando de pronto escucha un fuerte sollozo proveniente de la parte fuera de la casa y mira por medio de la ventana.

-Te extraño tanto- aseguró Milk llorando desconsoladamente entre los brazos de su esposo.

-También te extraño, Milk... tranquilízate, por favor, no soporto verte así- aseguró Goku tratando de controlar sus emociones correspondiendo a su abrazo y a sus sentimientos de nostalgia.

-Está bien... me tranquilizaré- aseguró Milk recostándose en el pecho de él.

-Milk... eres fantástica- aseguró Goku cogiéndole suavemente las mejillas para besarla.

-Te esperaré... siempre- aseguró Milk sonriendo sumamente calmada.

-Lo sé, y yo volveré- prometió Goku acariciándole el rostro totalmente curado.


Vegeta bajó la cabeza y meditó muchas cosas en ese instante, pero no era nada referente a la batalla... de pronto se percata que el fondo de -Kakarotto y su mujer- se restablecía automáticamente y repentinamente un brillo comenzó a envolverlo «¿Qué rayos está pasando?» se dijo confundido... ese brillo también envolvió a Piccolo, Dende, Gohan y a Goten en la habitación de arriba.


-Bien, es hora de partir- aseguró Goku al percatarse del gran brillo envolvente al ambiente.

-Cuidaré bien de nuestro hijo- agregó Milk recibiendo de parte de su amado un último beso.

-Sé que lo harás- finalizó Goku mientras desaparecía lentamente con el brillo que envolvía la casa.


-Vegeta... por favor, reacciona... - pidió Bulma sumamente asustada y con los ojos llorosos.

-¿Qué es lo que te ocurre?- preguntó Vegeta reincorporándose en el césped del patio de Corporación Cápsula.

-Es que dijiste algo de un gran poder maligno e ibas a irte volando pero te detuviste y caíste de pronto, acabas de reaccionar- aseguró Bulma y se lanza sobre sus brazos preocupada... Vegeta sintió un gran sentimiento de remordimiento al oírla sollozar sobre su hombro.

-Tranquila, mujer- aseguró Vegeta cogiéndola de los hombros.

-Te he dicho que mi nom...- reclamó Bulma pero Vegeta puso sus dedos en los labios para no dejarla continuar...

-Cálmate, Bulma- susurró suavemente mientras sentía lo afortunado que era al tenerla siempre a su lado.

Bulma suspiró profundamente y le hizo caso en esta ocasión sin decir ni una sola palabra.


-Realmente estoy fuera de forma, si el Sr. Piccolo me viera se decepcionaría de mí...- se dijo Gohan cayendo sumamente agitado al pasto y queda contemplando el cielo despejado y azul«Si mi papá me viera así se decepcionaría de mí» meditó más profundo y recordó el gran apoyo que él le dio para destruir a Cell con un Gran Kame Hame Ha, es como si parte de la energía de Goku hubiese estado allí aunque Gohan nunca podría asegurarlo y sabía perfectamente que su papá nunca le confesaría si él estuvo o no en ese momento.

-Bueno, un rato más y volveré a casa, mamá debe estar lista con el almuerzo- se dijo Gohan levantándose con unos extraños nuevos ánimos.

Milk en tanto dejó el entrenamiento con su hijo y se dirigió a la cocina para comenzar a preparar el almuerzo a sus hijos, porque conociendo perfectamente el estómago de los saiyajin deducía que debían de tener mucha hambre.

-¡¡¡MAMA!- gritó Goten ingresando feliz a su casa.

-¿Qué te pasa, hijo?- preguntó Milk secándose las manos y de pronto se percata el objeto que él tenía entre sus manos.

-Mira, es igual a la que está allá arriba, y cuando las acercas brilla sin cesar- aseguró Goten.

-No, no son iguales... mira, esta tiene 4 estrellas y la de acá... tiene 5 estrellas- aseguró Milk aunque esto último lo dijo muy suavemente «Es mi esfera»

-Si ambas brillan al estar muy juntas es porque se necesitan- aseguró Goten y coloca la esfera de 5 estrellas junto a la de 4 estrellas mientras se dirigía hacia la cocina a buscar algo que comer... es que... le dio mucha hambre.

-Goku- susurró suave y tranquilamente Milk... después sonrió y siguió a Goten hasta la cocina

-Ya volví, mamá... y tengo mucha hambre- aseguró Gohan ingresando a la casa y yendo directamente a la cocina.

-Me alegro, hijo... ¿aprovechaste tu descanso?- preguntó Milk sirviéndole un vaso con jugo.

-Sí, es una mañana esplendorosa, el aire está sumamente fresco- aseguró Gohan sumamente feliz de estar allí con su familia... repentinamente Milk observa el calendario y a la vez el reloj que le marcaba la fecha del día.

-Cielos... he estado atrasada un día en la fecha- aseguró Milk sorprendida.

-Yo también pensé que estábamos ayer y que hoy sería mañana... - comentó confundido Gohan.


-Restaurar la zona de pelea, borrar la mente de todos y avanzar el tiempo evitando que Garlic vuelva a aparecer- aseguró Kaiosama asombrado.

-Es que si retrocedía el tiempo Garlic hubiese vuelto- respondió Goku colocando sus manos en la cabeza.

-Has pensado, Goku- observó Kaiosama y de pronto comenzó a reir para sí mismo «¡Qué grandioso chiste... Goku pensó!» pero se le cortó repentinamente la risa.

-Es muy fuerte... resistió esos golpes de Garlic y apenas tiene 4 años- aseguró orgulloso Goku sin percatarse de la risa del dios.

-- dijo Kaiosama «Nunca entenderé a este muchacho... no está furioso, y mucho menos comprenderé a su mujer... no lo retuvo»

-Y se parece tanto a mí- musitó Goku y después recuerda la promesa que le hizo a Milk «Prometí que volvería, y me verás mucho más fuerte, esta separación no será en vano» y comenzó a entrenar arduamente.


FIN
Nota de la autora: Siempre tuve esa extraña duda de cómo es que Goku ya sabía que tenía un hijo llamado Goten cuando vino al Tenkaichi Budokai desde el otro mundo. No sé si fue error de la traducción (Intertrack México) pero Goku expresó claramente -Ah! tú debes ser mi hijo Goten-... Bien, aceptable que diga -Tú debes ser mi hijo-, pero de ahí a que ya le sepa en nombre... y eso que los nombres japoneses no son tan comunes que digamos... Así que prefiero este fiction... entonces allí vendría la traducción de Intertrack y todo quedaría bien como en la serie cuando Goku le dijo a Bulma que el padre del Trunks que tenía entre sus brazos era Vegeta (nadie lo sabía excepto Piccolo y Goku, recuerdan? sino revisen su videoteca)

Dragon Ball Z, esferas, personajes no me pertenecen, son de Akira Toriyama