Capitulo 5: Egoísmo.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.

El Cardenal hoy no quiere cantar, no quiere ni siquiera intentar volar, solo mira todo alrededor, recordado cuando sabia amar, cuando cantaba y sabia volar, es egoísta no quiere hacer más, de alguna manera envidia al pajarillo petirrojo que encerrado esta.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Observaba con indiferencia todo a su alrededor, de alguna manera le era indiferente lo que ocurría, no le importaba, todo le daba lo mismo.

Tump

Tump

Tump

¿A quién engañaba?

Tump

Nada le daba lo mismo, tenía miedo, tenía miedo de estar solo, miedo de que lo dejaran, era tan débil, tan cobarde, tan egoísta.

Kyosuke Papa y yo nos tenemos que separar– Un mujer de cabellos castaño acaricio su cabeza, su imagen era borrosa, ya no la recordaba bien, solo solía recordar aquella dulce manera de llamarlo, aquella mujer a la que alguna vez llamo mama.

¿Por qué?– fue lo único que logro preguntar un pequeño peliazul con apenas 7 años de edad, se encontraba raspado de parte de su mejilla, su brazo mantenía un yeso y su mirada se opacaba por completo al pensar que no tendría a su madre a su lado, no la tendría para abrazarlo y decirle cuanto la quería, no la tendría para darle un beso de buenas noches… no la tendría… se iría de su lado. La mujer castaña sonrió, agachándose hasta quedar a la altura de su hijo, acariciando su mejilla y revolviendo un poco su cabello.

Yuuichi y yo necesitamos irnos tiempo, un largo tiempo Kyosuke…–respondió la fémina con sus ojos cristalizados, Kyosuke quiso llorar, no solo su madre se iría, su hermano también se marcharía, lejos, lejos de él…

¿Puedo ir con ustedes?–Pregunto inocentemente, la madre trago saliva y sintió un grave dolor en su corazón. Negó y entonces Kyosuke no pudo comprender nada. ¿Por qué no los podía acompañar? ¿Había hecho algo malo?...

Kyosuke, Yuuichi necesita que nos marchemos lejos…Es por el bien de ambos…

Se había quedado solo… completamente solo.

Su padre nunca estaba en casa, ni siquiera le prestaba atención, le habían quitado el amor de su madre, su hermano se lo había quitado. Le había quitado todo. Lo odiaba, lo detestaba por que había secuestrado todo el amor de su mama, toda la atención de su padre… y el parecía ser invisible.

Que no Valía Nada.

Nadie se interesaba por el…

Nadie se preocupaba si le faltaba un abrazo, si le había ido bien en la escuela, nadie se preocupaba de la soledad que sentía al ver a todos los niños ser recogidos por sus padres, nadie siquiera le preguntaba si se sentía triste en los festivales del día de las madres…nadie.

Tump

Tump

¿Tampoco vino tu mama?– una tenue voz lo había sacado de sus pensamientos, ahuyentado de esa manera las ganas de llorar que luchaban por salir de sus ojos, de oprimirle el corazón al ver como el entrenamiento de soccer había terminado y cada miembro se marchaba de la mano de su madre, Kyosuke miro fijamente el chico que se había acercado a la banca, de cabello castaño, largo hasta su cuello, de ojos chocolates y una extra; a sonrisa que le dedicaba especialmente para él.–La mía tampoco, nunca está en casa–Comento de forma carismático el castaño, tomando lugar al lado del peliazul, Kyosuke se quedo helado, no supo que hacer o cómo reaccionar, no supo cómo interpretar aquel pequeño hueco que golpeteaba una y otra vez en su estomago.–Pero si gustas a partir de ahora te puedo hacer compañía…es decir hacernos compañía mutuamente, seamos amigos ¿te parece?–Nuevamente sonrió, el pequeño ojiambar no dijo nada y solo permaneció en silencio, observando como el castaño se sentaba a su lado.–Soy Shindou mucho gusto.

Y a partir de ahí fueron inseparables.

Tump

El tiempo siguió pasando y un nuevo sentimiento surgió en el, un nuevo llamado abrazo por completo su cuerpo, uno nuevo, uno inexplicable, durante los 6 años que habían permanecido juntos el peliazul había desarrollado un carácter frio, indiferente, incontrolable, Acido. A si lo describía Takuto, con el único ser humano que había logrado tener una interacción normal, que se lograban comprender, Eran amigos, los mejores amigos. Un amigo que era único, el único que lograba comprenderlo.

Pero él quería algo mas…Su cuerpo le exigía mas, sus hormonas le gritaban a la edad de 15 años que necesitaba más, que no se conformaba con simples conversaciones, silencios cómodos que venían compartiendo desde siempre, que no era suficiente el tiempo que pasaban juntos…Necesitaba tocarlo, besarlo, abrazarlo, hacerlo suyo…

Egoísmo…

Lo sintió e interpreto por primera vez al ver a su mejor amigo alejarse de nuevo de él, cuando el pelirosa había aparecido, Cuando kirino Ranmaru trato de hacer Exactamente lo mismo que había hecho Yuuichi, alejarlo de la única persona que lo comprendía de verdad, la única persona que necesitaba, que amaba. Quiso matarlo…Era Egoísta, quería encerrarlo, tenerlo solo para él.

Pero le era imposible…Shindou era como un fénix…Era al único que no podía hacerle daño, al único que no podía cortarle las alas…

Y eso lo Frustraba, lo mataba. De nuevo no podía obtener lo que quería.

Tump

Tump

Tump

Yo te ayudare a tener lo que quieres…

La voz de esa chica la reconoció firmemente, beta…Su ahora novia la que le había ofrecido calmar sus ansiedades, la que le había ofrecido TODO absolutamente todo…Le había ofrecido hacer que Takuto fuera del. A no ser juzgado… Le daría lo que siempre busco de alguna manera, la atención, que todos estuvieran al pendiente del, la popularidad… el mandato de la escuela.

Era Egoísta…Egoísta y acepto, Acepto sin dudarlo, sin siquiera pensar en lo que pudiera sentir la chica, le dio lo que quiso, y Kyosuke conoció lo que era el sexo, con Beta, a fin de cuentas mero placer sexual… y le gusto, le gusto demasiado.

Y Takuto se alejo, cambio…Lo dejo…y eso lo enfureció…

Y entonces, entonces Tenma apareció.

Lo vio por primera vez en los pasillos, brincando y jugando como si fuera un niño pequeño, lo vio feliz, sonreír y esa sonrisa le recordó a la misma sonrisa que Takuto le había Dado el día que lo conoció, decidió que si no pudo cortar las alas de Takuto entonces…cortaría las de Tenma, las despedazaría, las destrozaría y se aseguraría que jamás escapara, que jamás lo abandonara como todos lo habían hecho.

Era Egoísta pero él ni siquiera lo sabía.

Y tal vez esa era su peor Enfermedad.

Yuuichi Apareció y se vio amenazando nuevamente, no solo en el futbol, si no en todos sus aspectos, lo trato cruelmente, le culpo de todos sus desgracias, le dijo que para él estaba muerto, que no era su hermano, que no se metiera con él, por que eso sentía, lo detestaba con todo su ser.

Era el culpable de su enfermedad, de su egoísmo…de su crueldad.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Sus manos se aferraron a su cadera, su respiración se encontraba agitada, sus labios buscaron los contrarios y sus ojos se encontraban fijos en la fina expresión y aquellos ojos azules como el cielo que lo miraban con vergüenza, Yuuichi, sonrió, relamió sus labios y volvió a encontrarlos con los suaves y rosados labios del pelinaranja que disfrutaba cada roce que su superior le ofrecía, entre abrió sus labios y dio paso a una lucha de lenguas, de alientos, de excitación, sus lenguas danzaban su cuerpo y corazón se encendían. La mano del mayor se deslizo por debajo del uniforme de Amemiya, logrando arrancarle un jadeo involuntario que definitivamente lo encendió mas, lo hizo enloquecer y maldijo mentalmente estar en la escuela para poder hacerlo suyo, por que a pesar de todo Yuuichi era un caballero.

–Yuuichi…–Trato de hablar el pelinaranja mas un dedo en sus labios lo hizo callar, Amemiya lo observo expectante, siguió con sus ojos los labios del peliazul y al minuto siguiente sintió su cuerpo estremecer. Sintió que morirá al sentir las mordidas, y la hábil lengua de su superior sobre su cuello.

Suspiro de nuevo y sintió sus piernas temblar, no recordaba como habían llegado a eso –"Tenma"– pensó divagando un poco al recordar la discusión que habían tenido de nuevo por causa del pequeño castaño, como siempre el negó todo y alego que todas eran coincidencias, Pidió perdón y le insistió que confiara en el, que no era tan tonto como parecía y habían terminado besándose como últimamente lo hacía. Mordió su labio al regresar a la realidad encontrándose con un nuevo estremecimiento, esta vez ocasionado por las manos del chico en su cadera, acariciándola y su boca jugando con uno de sus pezones, lamiéndolo sobre su ropa.

Gemidos abandonaron sus labios sin darse cuenta, sintió la excitación crecer en su interior, eran momentos que nunca había vivido, experiencias que nunca pensó experimentar mucho menos con aquel que fue su más grande admiración.

El problema era que no se sentía lleno por completo, algo le faltaba, algo no encajaba.

–Yuuichi–La Firme y molesta voz de un rubio detrás de la puerta hizo que se separaran de golpe, haciendo casi al mayor caerse, pero logrando mantenerse de pie gracias a su agilidad, escucho la puerta abrirse y una sonrisa de diversión y tranquilidad rápidamente surco sus labios al observar al rubio.

–Kazuki…–Saludo abrazándolo con fuerza, haciendo que el rubio dejara el piso por unos segundos mientras el mayor le daba vueltas, el ojivioleta permaneció serio, observando con recelo a ambos –¿Sucede algo Kazuki?–Pregunto el mayor dejando el de cabello largos en el piso de nuevo alejándose un poco.

–Las Clases casi empiezan, te has salvado debido al disturbio que tienen afuera–comento, Amemiya parpadeo acomodando su ropa bajo la mirada antena del menor, Kazuki sonrió por dentro, sabía que lo próximo que diría causaría un problema entre esos dos –Parece que de nuevo molestan a Tenma, lo llevaron arrastrando al gimnasio, tuvo un altercado con Hakuryuu–continuo, Amemiya abrió los ojos y ante la mirada de ambos chicos salió corriendo siendo detenido por varios segundos por Yuuichi quien realmente no pudo hacer nada ante el arranque del ojiazul que lo miro embravecido. El mayor chasqueo los dientes, molesto… y Kazuki lo sabía.

–Sabias que si le hablabas de Tenma saldría corriendo ¿Qué pasa con eso Kazuki?–Mustio Yuuichi de mala gana encaminándose rápido detrás del pelinaranja.

–No lo sé…– Mustio por lo bajo observando como la puerta era cerrada al dejarlo atrás. –Realmente no se que pasa con esta actitud tan podrida mía.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Su fuerte toz resonó por todo el lugar, su respiración se hacía cada vez más difícil de controlar, a su nariz y lengua solo llegaba el sabor del cloro, todo se hacía borroso, sentía que perdería la conciencia en cualquier momento. Logro enfocar el agua que se movía frente a sus ojos, pero todo fue en vano solo logro marearse más de lo que estaba. Se quejo de nuevo al sentir que fue jalado del cabello, trato de mover sus brazos y nuevamente los sintió apresados.

–Entonces Tenma, esto te enseñe bueno modales–Mustio la grave voz de un bicolor que observaba todo con indiferencia, a su lado se mantenía Tsurugi y beta observando todo con indiferencia, como si aquello fuera lo más normal de todos los días.

Tenma tocio, iba hablar, mes fue imposible al sentir como su garganta era nuevamente llena de agua, su cabeza fue estampada con la fría agua de la alberca del gimnasio y las risas alrededor no se hicieron esperar.

–Manchaste mi playera nueva…–Mustio Hakuryuu irritado, apuntando la mancha que había en su playera blanca, una mancha de refresco que el menor había derramado sin querer al ser empujado por Beta cuando iba a la cafetería.

Lo sacaron de la cabeza y volvió a toser agua, el pelicafe ya no resistía, se sentía débil, no podía defenderse ni hacer nada para defenderse, lagrimas comenzaron a salir de sus ojos al sentirse al borde la locura, eran crueles, demasiado crueles con alguien que ni siquiera les había hecho daño, alguien que solo deseaba pasar de ser percibido.

–¡Suéltenlo!–un fuerte grito inundo el lugar dejando a todos los presentes en silencio, Amemiya había gritado con todas sus fuerzas al ver la situación en que tenían al castaño ¿que clase de enfermo le haría algo así a un chico indefenso? ¿Cómo podían hacer eso sin ningún remordimiento?

–¿Por qué debería hacerte caso?–Pregunto Hakuryuu observando de arriba abajo al pelinaranja, sonrió divertido, mirando a Kyosuke quien le devolvió la mirada con una sonrisa en sus labios, Kyosuke sabía que eso terminaría pasando, los planes de Beta nunca fallaban de alguna forma y Amemiya había caído en la trampa que le había tendido.

–Por que lo estas matando…–Comunico con enfado el ojiazul– que clase de personas son ustedes… todos…–Rugió con furia escuchando nuevamente la toz de Tenma, observo a Hakuryuu sonreír y tronar los dedos divertido, sintió la ira apoderarse y cuando iba a lanzarse a los golpes su objetivo cambio drásticamente.

Sus ojos se abrieron de par en par al observar a Tenma desmayado siendo arrojando a la alberca como si fuera un simple costal de aire, sin importancia, sin valor.

Corrió, Corrió, corrió tan rápido como pudo, su corazón se acelero y se tiro a la alberca sin dudarlo, busco con obsesion a Tenma hasta dar con él, lo sujeto de la muñeca y con rapidez lo llevo a la orilla, era fuerte, al menos lo suficiente para lograr sacarlo del agua, se sentía desesperado, sentía que morirá si algo le pasara al castaño, era extraño, apenas y lo conocía pero su cuerpo, su corazón y mente lo hacían actuar y sentir de esa forma tan diferente. Tan única, pero de algo estaba seguro; No le desagradaba en absoluto.

Logro subir a la superficie, sin ayuda de nadie, el gimnasio permanecía en silencio, Taiyou chasqueo los dedos y lo único que pudo pensar fue en lo miserable y podridos que eran los seres humanos, se acomodo sobre el castaño verificando sus signos vitales después de todo tantos años en el hospital tenían que rendir frutos.

Acaricio la mejilla del ojiazul menor con cuidado, con cautela y con dos de sus dedos logro separar sus labios, se acerco nuevamente y apego su frente con la de Matsukaze para justo después de eso unir sus labios, dándole el beso de la vida, entiéndase respiración boca a boca.

–Matsukaze…–susurro Taiyou al separarse, al no ver respuesta volvió a repetir la acción, una y otra vez hasta que sintió sus labios arderle, todo parecía en vano, el chico seguía inmóvil, sin siquiera tener señales de que siguiera respirando, Taiyou torció la boca y mascullo algunas maldiciones por lo bajo, llamo al castaño por su nombre varias veces hasta que al fin escucho una bocanada de aire del cuerpo que se encontraba tirado en el suelo. No pudo alcanzar a celebrar, cuando un fuerte dolor en su cuello se hizo presente, Hakuryuu le había dado una patada mientras estaba distraído.

– ¡Taiyou!– Se exaspero Tenma tratando de reincorporarse pero fue en vano, había sido sostenido por Tsurugi quien lo arrastro lejos del lugar. –Déjalo el no hizo nada– Mustio Tenma con dificultad al ver al pelinaranja siendo pateado y golpeado por varias chicos brabucones que siempre estaban alrededor de Hakuryuu y Tsurugi.

–Todo lo que se te acerque quedara de esa manera Matsukaze, tu eres mío nadie debe tocarte, hablarte… nadie…–Susurro en su oído–Si tratas de alegar le ira peor–Le repitió por lo bajo aferrándolo con fuerza de la cintura, Tenma callo, se resigno y solo observo con pena, miedo y culpa como al pelinaranja que ya había logrado ponerse de pie pero era nuevamente derribado por una patada.

–Basta por favor…–volvió a pedir Tenma, más que callado por la mano del pelimorado menor que veía divertido de cierta manera todo, Amemiya pagaría por tratar de acercarse a algo que era suyo, que nadie más podía ver, que solo él podía disfrutar, por que Tenma era de él, solamente de él y nadie más.

–Hakuryuu detente en este instante–La serena voz del un chico pelinegro que se encontraba recargado en la pared fue el que logro hacer que los golpes se detuvieran, el silencio volvió a reinar, a su lado se encontraba otro pelicafe que miraba de forma asesina a Tsurugi el cual solo decidió ignorarlo– El Profesor Ichirouta Viene para acá, kirino le aviso de eso, Detente ahora–la mirada gélida y el orden del mando con el que Shuu había hablado, había helado por completo al bicolor, el cual chasqueo los dientes indignado, se llevo las manos a los bolsillos y salir de ahí junto con el pelinegro que lo siguió de inmediato.

–suelto Tsurugi, te he dejado hacer todo este tiempo a ti a tu novia lo que quieres, pero esto–Negó Shindou con su cabeza con una gran rabia dentro de si– Es demasiado, Suelta a Matsukaze… Ahora–Le Ordeno y Tsurugi sonrió, sonrió divertido.

– ¿Y si no quiero?

–Si no quieres le diré a mama lo que haces hermano menor, esto paso el limite…–Una nueva voz ingreso al lugar, caminando enseguida a donde se encontraba Taiyou con la respiración agitada tratando de recuperar el aliento debido a la última contienda–No me hagas…

– ¡NO ME DIGAS QUE HACER! ¡NO SOY TU HERMANO!–Gruño con enfado el peliazul soltando a Tenma y salir de ahí furioso, tomando a beta de la muñeca quien solo sonrió a los chicos que había dejado atrás con diversión, colgándose del cuello de Tsurugi y susurrándole cosas en el oído inentendibles para los demás.

–Esa mujer le está haciendo demasiado daño…–Suspiro el pianista ayudando a Tenma a sostenerse mas fue en vano, el pelicafe se alejo de inmediato, nervioso, con temor, sintiendo las lagrimas acumularse en sus ojos azules.

–No se me acerquen por favor… –mustio por lo bajo negando con su cabeza y manos–"Si no el también los quebrara"–Pensó con temor recordando las últimas palabras que Tsurugi Había dicho, temiendo por todo aquel que se acercara nuevamente a su persona.

– ¡MATUKAZE!–Escucho que lo llamaron, mas no puedo responder, el piso se había movido y sus ojos se habían sumido por completo en la oscuridad.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Hola~~~ hace menos de una semana actualize- se siente orgulloso por ello- en fin aquí les dejo el nuevo cap dedicado a mi hermosa MidorikawaXRyuuji a mi espoda indirecta oveja san ~ XD a ookami y a todas y cada una de las que dejaron Reviw en el cap pasado :3 espero les haya gustado, no salió como esperaba pero espero les guste, se preguntaran que pasa con el KirinoXKariya, bien en el próximo episodio tendremos de ellos junto con una buena dosis de HakuuShuu~~ sin olvidar el Taiten en fin disfruten el cap y dejen revius que si no los dejan no seguiré escribiendo en serio!

Además es el motor de un escritor para seguir escribiendo~~ y en parte el esfuerzo en dejar un "Ha estado genial sigue así" no es nada con lo que nos tardamos escribiendo el capitulo así que sean agredecidos XD ¿Qué les pareció el trauma de Tsurugi? ¿les gustaría alguna otra pareja en el fic? ¿Qué opinan de meter ENKAZE como profesores? ¿Les ha gusatdo el cap? ¿Qué creen que deba hacerle a beta? En fin sintonisense en la próxima semana aquí a la misma hora y misma pagina Alas Rotas~~~ las adoro

Dejen su comentario~~