A todos una disculpa por tardar en actualizar.

Espero que este capítulo lo encuentren hilarante, pueda que algunas personas necesiten estar a solas para leer este capítulo, muchas situaciones chuscas también tendrá momentos serios, pero serán mínimos.

Espero no haberlos hecho esperar mucho, de ser así… lo siento mucho, pronto llegaran mis vacaciones (al menos en un trabajo) y podre dedicarle más tiempo a la historia…

HYM no me pertenecen, hago esta historia como pasatiempo, sin fines de lucro…

Disculpen las faltas de ortografía y de gramática, en los capítulos previos, espero que no encuentren muchos en este, ni en los próximos XD…

Gracias por leer, agradezco comentarios, los buenos, las criticas (constructivas) pues también me ayudan a mejorar…

CONTRARIOS

CAP. 8 ¿POR QUÉ NO PUEDE SER UN DOMINGO CUALQUIERA?…

Habían pasado algunos días desde la última vez que había visitado el departamento de Susan.

-Haruka Tenou, mas te vale que levantes el teléfono- Se escuchaba la voz de Susan en la contestadora del departamento.

Así comenzaba el día para la rubia, era una maravillosa madrugada de domingo, al menos las 8 de la mañana en domingo era MADRUGADA, para la rubia, que no hacia otra cosa que arremolinarse entre las sabanas de su cama.

Era la 5ta llamada que se registraba en la contestadora del departamento, Haruka se había hartado de escuchar el tono, se estiro y alcanzo con la yema el botón del altavoz en el teléfono de su habitación.

-¿Diga?- La rubia ni siquiera se preocupo por aclarar su voz, solo podía pensar en 2 personas que la llamarían a esa hora.

-¡TENOU! Que pretendes haciéndome llamarte más de 2 veces, no eres tan importante- Susan sin embargo se aseguro de que la chica la escuchara con toda la atención.

-Susan, el domingo es un día para guardar- Haruka dijo en medio de un bostezo.

-No te basta con la semana completa que descansas- Susan bajo el volumen de su voz, pero no su enfado.

-No he faltado a la escuela- Haruka seguía sumida entre sus sabanas.

-No puedo creer que lo olvidaras, mira tú celular, calendario o en lo que sea que registras tu agenda- Susan se enfado aun mas.

Haruka obedeció, aun adormilada, luchaba para que sus ojos no volvieran a cerrarse, su celular, vibraba, la luz de la pantalla destellaba pero no se escuchaba.

Cuando Haruka por fin logro mantener sus ojos abiertos para leer la pantalla su sorpresa fue creciendo.

"Cumpleaños de Sam - 11 de la mañana – Departamento de H.T."

-Susan, ¿Por qué no me lo recordaste? No tengo nada para el asador- Haruka salió de la cama y comenzó a dar vueltas por la habitación, entraba y salía del baño.

-No me sorprende nada, si lo tienes en el celular, es porque en mi cumpleaños, insististe que festejáramos en tu departamento, incluso me hiciste prometer que cerraría el café- Susan seguía molesta, pero no como al principio.

-¿Qué hago? Susan dime que hago- Haruka gritaba abriendo las llaves de la regadera.

-Tranquilízate, Izzy llevara la bebida, June el postre y yo la carne, Matt va en camino para ayudarte, con las cosas del asador, ve a recoger a Michiru y llega antes de las 10:30, tienes 2 horas- Susan corto la llamada.

El teléfono volvió a sonar, Haruka corrió desconcertada a contestarlo.

-¿Hola?- Haruka pregunto con algo de duda.

-Haruka soy Mei, Matt me llamo para invitarme al cumpleaños de Sam, ¿Necesitas ayuda?- Una voz que provoco una rápida sacudida de escalofríos en el cuerpo de Haruka.

-Hola, Mei, no descuida todo está bajo control, no te preocupes, nos vemos- Haruka comenzó a sudar frio.

Marco de inmediato a la casa de Susan, quien contesto de inmediato.

-¿Por qué debo ir a recoger a Michiru? ¿Por qué Mei está invitada? Y lo más importante ¿Quién mas lo está?- Haruka sonaba desesperada por un minuto se olvido del agua en la regadera que seguía cayendo, por el edificio contaba con censores ahorradores de agua, que evitaban que se desperdiciara.

-Anoche, por si lo olvidas llegaste aquí, algo bebida, junto con Matt, feliz porque tendrías una oportunidad con Michiru, pero que le demostrarías que ya no eres igual- Susan le recordaba con ironía lo que había pasado.

-Hice que Matt les llamara, ¿Pero a quien?- Haruka se dejo caer en la cama.

-Mei y Tina- Susan zona muy seria, sabía que esos nombres representaban algo para Haruka –Incluso tu personalmente llamaste hasta Rusia, para invitar a Dasha, "a que lindo detalle" pensé yo, considerando que ella y Sam estuvieron trabajando juntas, pero el lindo detalle se convirtió en una confesión desagradable de escuchar, cuando dijiste que adorabas su departamento con vista al Kremlim y eso me recuerda que tu pagaras la factura del teléfono- Susan decía con algo de desagrado.

-Demonios- Haruka balbuceo, comenzó en su mente a dibujarse probables escenarios y no eran agradable.

-Ahora ve a bañarte- Susan corto la llamada.

Con resignación Haruka se levanto y por fin entro a la regadera pero se olvido del sistema de ahorro, que se activo en cuanto entro y un chorro de agua caliente cayó sobre su espalda.

De no ser por las dimensiones de la habitación, seguramente su grito se habría escuchado en todo el edificio.

Una vez que el ardor en su espalda se calmo y logro templar la temperatura del agua, termino de bañarse y se vistió muy casual Jeans marino, playera polo azul cielo, y un saco sin solapas de lino, de corte juvenil, unos zapatos casuales tipo choclo, color azul marino y un dije sencillo de una cruz cuadrada color plata; después de todo solo era el cumpleaños de su tía en casa.

-¿Sirena te encuentras lista?- Haruka llamaba a Michiru mientras buscaba las llaves del departamento y de alguno de los autos.

-Claro, estoy en casa, pero te parece que nos veamos en otra parte- Michiru se encontraba ya solo tomando algunas cosas como brillo labial.

-Tus padres aun me odia, pero aun así iré hasta tu casa- Haruka no le dio tiempo de negarse y corto la llamada.

Michiru soltó un suspiro y se levanto de hombros, había cosas que no cambiaban.

Llamaron a la puerta y Haruka se encontró de frente con Emma y Matt, podía notar el nerviosismo del chico.

-Buenos días- Emma saludo cortésmente sonriente.

-Hola Buenos, días, Emma ¿Cierto?, Matt me ha hablado de ti- Haruka provoco un sonrojo en el chico que se sintió más nervioso aun.

-Oh ya veo, ¿Qué te ha dicho de mí?- Emma podía sentir sus propias mejillas sonrojarse.

-Que trabajas en el café con él y Susan- Haruka había casi roto los nervios de su amigo.

-Si, ya veo- La chica castaña parecía un tanto decepcionada.

-Bien debo irme, tú ya conoces el departamento, siéntanse como en casa y regreso muy pronto- Les dijo giñando un ojo y salió a toda prisa a tomar el elevador.

El resto de las invitadas llegaron poco después, Susan se quejaba de lo descortés que era Haruka de llegar tarde a su propia casa, por suerte las quejas solo provenían de la pelinegra y no de Sam, pues entonces no se habría llevado a cabo la celebración.

Haruka llego lo más pronto posible a la casa de Michiru que ya la esperaba en la puerta y a pesar de que su atuendo era sencillo, aun así ejercía un poder hipnótico en la rubia de ojos verdes.

Michiru llevaba puesto unos Leggins negros, suéter de punto color morado, de escote en ojal y lo acomodo de modo que solo dejara ver uno de sus hombros descubierto, zapatos de piso al color de morado, cabello recogido en una coleta baja de lado para terminar un cinturón negro que hacía que el suéter se ciña a su cintura.

-Te ves hermosa- Haruka a diferencia de otras ocasiones solo abrió la puerta del convertible amarillo.

La experiencia le había enseñado que a plena luz del día era lo mejor que podía hacer frente a la residencia Kaiou.

-Gracias, también te ves muy guapa- Michiru agradeció el cumplido.

Haruka se dirigió rápida pero precavidamente al departamento su única preocupación por el momento era llegar antes de que Sam llegara, conocía atajos que se lo permitirán.

-Ven, debo darme prisa- Haruka tomo la mano de Michiru y entrego las llaves al valet.

Subieron al departamento y Haruka comenzó a sudar, la realidad le había caído encima.

-Tenou, ya era hora que llegaras- Susan la recibió alegre, volteo a ver a Michiru y la miro con sorpresa.

-Hola Susan, ella es Michiru- La rubia presento a su acompañante con una de las personas que mas trabajo le costaría que aceptara a la peli verde.

-Si la vi el otro día en el café, solo me hacía falta conocer su nombre- Susan le dijo con una fingida hostilidad.

Se estrecharon las manos y Michiru sonrió con dulzura, Susan hizo lo propio pero no estaba convencida de la situación.

-Hola, mi nombre el Randy- Se presento, mientras se acercaba mirando coquetamente a la chica.

–Ella es Izzy y su pareja es June- Las mencionadas, le saludaron a lo lejos.

-Tienes buen gusto- Randy le susurro al oído, a la rubia.

-Ann ¿Recuerdas a Michiru?- Haruka pregunto a ver a Ann cerca.

-Claro gusto volver a verte- Ann le contesto con una sonrisa quizás más seductora que la de Randy.

Michiru veía a todas esas mujeres a su alrededor podía ver características en cada una que le recordaban a la oji verde.

Susan llevaba un vestido ligero color blanco, zapatos bajos, sonreía dulcemente, toda su personalidad era maternal, en especial hacia Haruka.

Randy lucía una playera color café deslavado, pantalón de gabardina color beige y chamarra de piel color café, su cabello despeinado.

Izzy y June iban vestidas en combinación azul y gris, camisa y pantalón para la primera y falda y blusa para la segunda.

Ann por su parte era la seducción andando, pantalón de mezclilla entubado, con zapatos de tacón color gris y una blusa azul cielo, que dejo abierta hasta el tercer botón, en ciertas posiciones dejaban ver el delicado conjunto de seda color turquesa.

Haruka permanecía a un lado de Michiru, la sostenía por la cintura, era algo instintivo, como si supiera que la peli verde necesitaba sentirse respaldada.

-Haruka que bueno que llegas- Matt bajo a investigar por qué todos los "adultos" se retrasaban, al ver el cabello turquesa de Michiru paso saliva, recordando a las personas arriba.

-¿Qué hacemos aquí vayamos a la terraza?- Haruka guio al grupo, Michiru y ella fueron al final.

Cuando el "Escuadrón" se había adelantado, Haruka detuvo a Michiru tomándola de la mano.

Sin decir una sola palabra y solo con el contacto de sus miradas, ambas chicas, se tranquilizaban ante una situación que ninguna de las dos, podría afrontar sola.

-¡Hola Haruka!- Se escucho desde la terraza.

Haruka pudo delinear las figuras de dos chicas, que agitaban sus manos saludándolas.

Haruka se olvido por un momento de Michiru y camino con algo de premura a las chicas, que a su vez se abalanzaron sobre la rubia.

Haruka abrazo a una primero y otra después, no sin que antes cada una besara ligeramente los labios de la rubia.

Michiru no podía creer aquello, Ann noto su sorpresa y se acerco a ella y la rodeo con el brazo.

-Ven te daré algo de beber- La llevo con ella a la "barra" improvisada que Matt puso en un extremo de la sala.

-Creo que necesita algo fuerte- Randy miro la pálida piel de Michiru.

-Gracias- Michiru no quería ver aquella escena, pero la curiosidad la mataba.

Ann le dio el vaso y Michiru vio el pequeño objeto y de un golpe tomo su contenido.

-Wow, no creí que alguien tan delicada bebiera así- Randy se sonrió ampliamente.

Los gestos de Michiru no se hicieron esperar, ante las risas cada vez más fuertes de Randy, Ann le dio un golpe en el brazo.

Poco a poco ambas pudieron ir controlándose, Randy su risa y Michiru la sensación de ahogo.

-Realmente no creíste que durante este tiempo, Ruka estuvo sola o ¿Si?- Ann le dijo dándole una soda.

-Nunca me puse a pesarlo, pero en algún momento si pensé eso- Michiru bebió un sorbo.

-Descuida, sé que no debería decirte esto, pero nunca dejaste de estar en su mente- Randy le dijo alejándose antes de que Ann encajara sus uñas en su chamarra.

-¿Quiénes son?- La oji azul, pregunto sin referirse a nadie en especial.

-Mei y Tina, son ex novias de Haruka- Izzy respondió, abriendo una cerveza.

-Mei es la pelinegra, fue la primer novia de Haruka- June se acerco también pero su voz fue más baja.

Michiru observo a aquella chica, ojos color miel, linda figura, ceñida por un Qipao corto color lila, cabello negro la luz lo hacía brillar, hermosa sonrisa y labios apenas con brillo labial.

-Tina digamos, que fue algo inesperado- June continuo.

-¿Inesperado?- Michiru estaba confundida.

-Si veras, es o era estudiante de intercambio, ella es latina- Randy no podía ocultar su mirada provocadora.

-Rechazo a Randy y prefirió a Ruka- Ann dijo entono de burla.

Michiru miro a Tina, su piel era morena claro, ojos color café, cabello ondulado castaño, le llegaba a mitad de la espalda, tenía unas curvas ligeramente más prominentes que Mei, su cuerpo estaba bien torneado, tenia puesta una camisera de color negro, pantalones de mezclilla del mismo color.

La peli verde había quedado sin palabras, Susan desde lejos había notado esto, pero no tenía tiempo en ese momento de hablar con la chica, pues Sam, había llegado haciendo su entrada preferida, silenciosa y discreta.

-Te ves muy bella- Le dijo apenas en un susurro cuando se acerco por su espalda.

La respuesta de Susan fue una sonrisa ligera.

-Puedes ponerme al tanto- La mayor de las rubias le dijo ya en un tono no tan privado.

-No soy quien para hacerlo- Susan se giro para verla de frente –Feliz cumpleaños- Le dijo al abrazarla y tomarla por sorpresa.

Lo cierto es que ninguna de las mujeres Tenou disfrutaba de ese tipo de demostraciones sorpresa.

Michiru se giro al escuchar una voz que no reconoció y se encontró con Sam, para la oji azul esa mujer, era como una visión futurista de Haruka.

Sam había dejado la formalidad de la oficina, así que no portaba un traje, sino un pantalón de gabardina color gris y una playera de cuello en "V" de manga larga color blanco.

Matt le hizo señales a su amiga, quien volteo a ver qué Sam, ya había llegado, se disculpo con las chicas y fue a recibir a su tía.

-¡Feliz cumpleaños!- Haruka abrazo a la mayor.

-No se te olvida algo- Sam le dijo en medio del abrazo.

Haruka la miro con el ceño fruncido, a lo que Sam le dedico una mirada discreta hacia Michiru.

La joven comprendió y se separo de su tía, caminando hacia Michiru.

-Michiru, quiero que conozcas a alguien- Haruka la tomo delicadamente del brazo para llevarla consigo.

-Disculpen- Michiru se disculpo con el "Escuadrón"

Ambas se encontraron con Sam cerca de la habitación de Haruka, pues Sam prefería hacer esas presentaciones con algo de privacidad.

-Sam, ella es Michiru Kaiou, Michiru Kaiou ella es Samanta Tenou, mi tía- Haruka las presento.

-Mucho gusto- Michiru extendió la mano.

-El placer es mio, debo decirle que la descripción que Haruka me ha dado de usted, se ha quedado corta, su belleza es mucho mayor- Sam tomo la suave mano de Michiru y deposito un beso en su dorso.

-Muchas gracias- Michiru se sonrojo levemente.

-… y bien- Interrumpio Haruka al sentirse desplazada -Creo que es hora de que hagas tu magia- Continuo una vez que Sam soltó la mano de Michiru.

-Es mi cumpleaños y haras que yo cocine- Sam la miro inquieta -¿Eso es lo que quieres decir?- Inquirio.

-Tú tienes la culpa, por no querer decirme el secreto de tu receta- Haruka se defendió.

Michiru sonrió alegre de aquella divertida conversación.

-Está bien, pero presta atención, solo porque no quiero que dejes olvidada a la señorita Kaiou- Sam sentencio y provoco el sonrojo en ambas jóvenes.

Sin decir nada mas regreso sobre sus pasos y salió a la terraza a prepara lo necesario para el asador.

-¡Matt!- Se escucho de la voz de aquella mujer y llamo al único hombre de la fiesta.

Una vez a solas, Haruka invito a Michiru a pasar a su habitación.

-Disculpa si te deje sola por un momento- Haruka dijo simplemente al cerrar la puerta tras de sí.

-No te preocupes, si me molestara que estuvieras con otras personas, no habría aceptado la invitación- Michiru dijo una vez que se sentó en la orilla de la cama.

-Pero eres mi invitada- Haruka agacho la mirada se sentía muy apenada.

-Las demás también- Michiru recorría la habitación con la mirada.

-Ellas son diferentes, son familia- Haruka dio dos pasos para acercarse.

-¿También Mei y Tina?- Michiru soltó de pronto y ella misma agacho la mirada.

-¿Quién te dijo?- La rubia dijo en un tono irritado.

-Eso no importa- Michiru le contesto por igual.

-Lo lamento- Haruka se sentó a su lado.

-¿Por qué? Es de lo más natural que hayas seguido con tu vida- Michiru le miro, en sus ojos se acumularon unas lagrimas –Fui yo quien te rechace- La primera lagrima se escapo.

-Nunca deje de pensar en ti- Haruka acaricio su mejilla cortando el camino de aquel diamante acuoso.

Michiru la vio con dulzura y la beso suavemente en los labios, Haruka había comenzado a corresponder el contacto, pero se separo de la oji azul.

-¿Qué pasa?- Los zafiros de Michiru se encontraron con las esmeraldas de Haruka.

-No puedo, no está bien- Haruka se levanto de la cama.

-¿Por qué?- Michiru sorprendida.

-No es correcto- La rubia sabía que era otro motivo.

-Está bien, vamos a la fiesta- Michiru se levanto y salió de la habitación aun se sentía muy sorprendida.

-No puedo ni debo dejar que vuelvas a jugar conmigo- Haruka pronuncio una vez que se encontró sola.

Randy seguía cerca de la barra, le encantaba tener a la mano lo que pudiera desear, pronto Michiru llego a su lado.

-Puedes darme algo como hace un rato- Michiru le pidió, esforzándose por no dejar escapar una lagrima.

-Claro, pero tranquilízate- Randy era más observadora de lo que la chica pudo imaginar.

-Gracias- Michiru volvió a beber de la misma manera.

-Tiene miedo- Randy segura que el estado de esa niña era por Haruka.

Fue lo último que escucho de aquella mujer antes de verla alejarse y encontrarse con los demás invitados.

-Disculpa- Escucho a su costado.

-Oh lo siento- Michiru dio un paso atrás, permitiendo el paso a Mei.

-No te preocupes, es la primera vez que te encuentras con ellas, puede ser un poco bullicioso al principio- Mei le dio una sonrisa.

-Si todas son muy agradables- Michiru miro a su alrededor, veía muchas conversaciones a la vez.

-¿Ann no ha intentado seducirte?- Otra voz se escucho a su derecha.

-¿Eh? No, ¿Suele hacerlo?- Michiru se encontró con Tina.

-Ella no tanto, Randy es la Casanova- Tina se sonrió divertida.

-Si pero Sam es la más dulce de todas- Mei intervino.

-Error- Tina replico –June es la más dulce ¿Tu qué opinas?- Incluyo a Michiru a la conversación.

-Pues, aun no conozco a todos- Michiru estaba muy tímida.

-Has hablado con Randy, Ann, Sam y Susan, ¿Qué te parecen?- Mei, dijo un poco más cautelosa que Tina.

-Todas son muy amables, pero tienen razón Randy y Ann son una bomba de feromonas, eso puedo asegurarlo- Michiru dijo divertida con un poco mas de confianza –Sam, es maravillosa y Susan es muy seria- Termino con un tono severo.

-Ella es así cuando alguien quiere tocar a sus rubias- Tina pronuncio antes de beber un sorbo del vino en su copa.

-Sam y Ruka son "Las Rubias" de Susan, según Tina, las cuida mucho de que alguien les haga daño- Mei explico ante la mirada extrañada de Michiru.

Michiru pudo apreciar la atención que tenia Susan hacia Sam y viceversa.

-Me permiten- Ann le extendió la mano a Michiru –Si no iniciamos el baile tu y yo, nadie lo hará- Hizo una señal para que Randy encendiera el equipo de sonido.

La música salió por los altoparlantes y Ann comenzó a bailar al ritmo de la música "My Humps" de los Black Eyed Peas, Michiru la miraba y realmente no sabía si debía acompañarla.

-Vamos es solo un baile, no significa que vayan a acostarse- Randy "animo" a Michiru.

-Hey, deja que ella decida- Ann reprocho, provocando una carcajada general.

Michiru se sintió sonrojar, pero siguió el ritmo de Ann, incluso podría decirse que llego un momento en que la supero.

Haruka miraba atónita la escena, desde su lugar la intensa luz del día entraba por la terraza y veía los movimientos de la pareja, pronto Mei y Tina se unieron al par, bailando, seductoramente.

Los gustos musicales eran muy variados y esa era una característica que la mayoría del grupo agradecía, pues no se estancaba en un ritmo, así como podía escuchar música Pop, podía escuchar Clásica.

Hasta ahora el ritmo continuaba provocando bailes sugerentes.

-¿Dónde está Sam? Traigan a Sam, necesita su regalo- Randy animaba a las chicas mientras bailaba buscando a la festejada.

-Nononononono, yo no bailo así- Sam se negaba sin esconderse solo tomaba con fuerza sus brochetas.

-Nadie dijo que TU bailarías- Randy le quito con un poco de trabajo aquellos bocadillos y la empujaba ligeramente en medio de las chicas.

Haruka reía ante la cara de pánico de su tía, observándola mejor noto que no era pánico era una oleada de nervios.

Izzy trajo al medio de la "pista" una silla del comedor e hizo que Sam se sentara.

-Todas y he dicho TODAS las CHICAS, vendrán a bailar para Sam- Ann llamo al resto haciendo énfasis en la último requisito, pues sabría que Haruka, Randy, Izzy y Matt no serian un buen regalo.

Susan suspiro y dejo caer sus brazos a los lados, como señal de que aceptaba incluso Emma se acerco al círculo, la mayor de las Tenou estaba completamente roja.

Y no era para menos, 7 mujeres hermosas bailando para ella, al ritmo de "Tong Song" de Sisqo, pero tenía fija la mirada en dos de las mayores, Ann y Susan.

-¿Por qué tienes esa canción tan… ni siquiera sé como describirla?- Izzy se acerco y le pregunto divertida a Haruka.

-Ese es asunto mio- La rubia contesto sonriendo ampliamente.

-Jamás había visto a mamá tan divertida- Matt estaba sonrojado pero no escandalizado, lo tomaba con naturalidad.

Randy no dejo que se detuvieran pues ya tenía lista la siguiente pista menos "sucia" Naugthy Song de Cory Lee.

Ann y Susan bailaban a la par, el ritmo de la nueva canción les permitía jugar un poco con la mente de Sam pues era evidente que las veía a ellas.

-Creo que deberé ver al terapeuta después de esto- Matt dijo asombrado, veía como su madre bajaba y subía sujetada de las piernas de Ann.

-Supongo que haras bien- Izzy no podía ocultar su sorpresa.

Sam estaba por completo sonrojada, todas las chicas le acariciaban la cara y pasaban sus manos por su cabello.

Haruka se sentía extraña de ver a su tía de esa manera, no era común verle tan indefensa.

Cuando termino la canción todos aplaudieron y entonces Haruka se acerco a Sam quien aun no recuperaba el color.

-¿Divertida?- Haruka trataba de darle espacio.

-Algo- Acepto agachando la mirada.

-Bien, Señoritas, Caballeros, es hora… de comer- Susan les dijo en voz alta, mientras todos caminaban a la terraza.

La comida paso sin mayores acontecimientos, la carne estaba deliciosa al igual que las brochetas de camarón y res, una vez que todo termino, la música se puso más tranquila algunas baladas, algunas canciones tranquilas para "dedicar", con este ambiente Matt se animo a invitar a bailar a Emma, Izzy y June hicieron lo propio.

Las dos mujeres Tenou compartían un momento de silencio sentadas en el piso de la terraza.

-Gracias- Sam volteo a ver a su sobrina, después bebió otra cerveza.

-En realidad no hice nada- Haruka volteo a verla, con algo de vergüenza.

-Lo sé, pero que estés aquí hoy es importante para mí- Sam le alboroto el cabello –Debo irme, mañana me espera un largo día en un mar de papeles- Sam se levanto.

Haruka la siguió, unos pasos detrás, vio como todos su amigos se despedían de la cumpleañera.

Pocos momentos después uno a uno fueron saliendo del departamento, al final Randy se retiro con Mei y Tina, pues se ofreció a llevarlas a su hotel.

Ninguna de ellas caería en las redes de Randy y la verdad es que no tenía intensiones de seducir a las chicas.

-Sera mejor que te ayude un poco- Michiru comenzó a limpiar la sala.

-No te preocupes, yo me encargo, pero será mejor que te lleve a casa- Haruka se acerco a ella tomando las botellas de cerveza vacías que tenía en la mano.

-Antes, baila conmigo no lo hiciste hoy- Michiru le pidió en voz baja.

-No aprendí a hacerlo- Haruka le respondió apenada.

-No importa que solo te balances- Michiru insistió mirándola.

-Está bien- Haruka dejo todo en la barra y tomo a Michiru por la cintura.

King Of Sorrow de Sade, Haruka escucho los primeros acordes y además de un escalofrió sintió las manos de Michiru recorrer sus brazos hasta rodear su cuello, quien acomodo su cabeza en el pecho de Haruka.

Haruka rodeo por completo su cintura y se balanceaba al compas de la música, podía sentir su respiración hacerse una con la de Michiru, podía percibir también que sus latidos se iban acoplando al de le peli verde.

La rubia se separo un poco de su acompañante, se inclino sobre la oji azul y beso sus labios, despacio y muy suave, Michiru le correspondió el beso.

Al mismo tiempo, Sam estaba en su Oficina ordenando unos papeles, para el día siguiente, en toda la casa se escuchaba la misma canción que en el departamento.

Llamaron a la puerta, Sam despego la vista de esas hojas, sabía que no se trataba de Haruka o solo habría entrado.

Se puso de pie y abrió la puerta, se encontró con una figura familiar, soltó una sonrisa nerviosa.

-¿Pasa algo malo? Creo que es algo tarde para visitas- Dijo con un dejo de nerviosismo.

-No te he dado tu regalo de cumpleaños- Era Susan –¿Puedo pasar?- Pregunto tímidamente.

-Sabes que no es necesario, además, este lugar es un desorden y…- Sam fue interrumpida por los labios de Susan que le robaban las palabras.

Ambas parejas estaban sumidas en las emociones que les provocaba ese ligero contacto.

Haruka le sonrió y volvió a besar a Michiru.

Sam se alejo y de nuevo tuvo control sobre sus cuerdas bucales.

-Pero y Matt…- Fue lo único que la alta rubia pudo articular.

-No preguntes por el ahora, además ya es mayor- Sam volvió a besarla.

Notas:

Espero que esta ultima parte no parezca confusa, pero vino a mi mente como una película, así que si alguien no le convenció lo siento mucho, jajaja mentira, disculpas si esto ocurrió.

No soy buena describiendo escenas de baile, pero de otra clase de acciones físicas si lo soy, jajaja (que modesta soy)

Por lo tanto me fue muy difícil elegir las canciones…

Para aquellos que pidieron algo extra de Sam y Susan he cumplido…

Nos leemos próximamente…