EL RESURGIMIENTO DEL AVE EN LA OSCURIDAD…

Noche tormentosa en Broadway. En uno de aquellos grises edificios, un haz de luz entra por la ventana, alumbrando un departamento donde una silueta con pelo rubio se encontraba sentada en un sillón. En sus manos, un vaso de Whisky, mientras la otra, que descansaba en la manga del asiento, rápidamente vuela al costado de su mentón. Su mirada se encuentra tan perdida como su mente.

—¿Por qué…? ¿Por qué justo ahora me llama? ¿Qué hago? ¿Acepto o no su propuesta? —repetía en sus pensamientos.

El agudo sonido del teléfono la sacó de su trance y, sorprendida por la hora, tomó el aparato. El reloj de la sala marcaba las tres de la madrugada.

—Hola… —dijo la rubia al levantar el tubo—. Ah, eres tú… no, quédate tranquilo, no estaba dormida… ¿Te contó? No sé si voy a aceptar… ¿Por qué? Porque estoy a gusto aquí… —su risa repiqueteó en medio de la oración—. No insistas, esta es mi decisión —colgó el teléfono—. Que gracioso que digas que nos veremos en tres días allá.

Se levantó del sillón con una sonrisa, mirando la lluvia caer en la ciudad a través de su ventana.

—Me encanta el sonido de las gotas que golpean la ventana —dejó el vaso de whisky en la mesita—. Es muy tarde, mejor me voy a la cama.

—Layla… ¡Layla!

No respondió. Como tantas veces, la rubia se había perdido en sus pensamientos durante el ensayo.

—¡Layla! —volvió a llamar Cathy.

—¿Qué pasa? —respondió ella, simulando que nada había ocurrido.

—Quiero que hablemos en mi oficina, ahora —movió un brazo, señalando el camino—. Vamos.

Las dos mujeres abandonaron el escenario, dirigiéndose al lugar señalado para mantener su charla.

—Toma asiento, Layla —invitó la pelicorto.

—Está bien, prefiero estar parada —se cruzó de brazos porque ya sospechaba a de qué trataría la conversación.

—Bueno, como prefieras. Kalos me llamó hace unos días, solicitando que vuelvas, que te necesitan en Kaleido. Para, déjame terminar —interrumpió, cuando notó que Layla había abierto la boca para acotar algo—. Le dije que tú ibas a tomar la decisión, yo no iba a obligarte a ir si no lo deseabas… pero ahora dime algo, ¿por qué no me dijiste que te llamó con esta solicitud? —terminó, mirándola fijamente y esperando su respuesta.

—¡Maldito Kalos! ¿Por qué la tenía que meter en esto? —maldijo en sus pensamientos, para luego decir en voz alta—: Yo quiero estar aquí. Después de hacer la obra "Salome" y "Fenix" me di cuenta que esté era mi nuevo lugar para crecer como actriz.

—¿Esa es tu respuesta? Bueno… —esperó a que la rubia asintiera con la cabeza para continuar—. Quiero que vayas a Kaleido Star —declaró Taymor, dejando atónita a su interlocutora.

—Pero… me dijiste que no me ibas a… —se apresuró a protestar Layla, moviendo ambos brazos, siendo interrumpida por Cathy.

—Sí, se lo que te dije, pero siempre y cuando la decisión no se metiera con tus ensayos… y estos días has estado completamente distraída, por eso quiero que vayas, y también que sea la última vez que Kalos me llame —esbozó una sonrisa perversa—, porque la próxima juro que no lo voy a atender. Además, yo se que ansias ir, por eso ve, haz lo que tengas que hacer y cuando termines sabes que aquí siempre vas a tener las puertas abiertas. Siempre y cuando quieras volver —cerró los ojos e hizo un movimiento circular con la mano abierta, enfatizando la última frase.

—Gracias Cathy —agradeció sintiendo una gran felicidad interna, realmente deseaba regresar.

—¡Ah, eso sí! —advirtió la castaña recordando algo y señalando a Layla con el dedo índice—. Quiero que vayas a tu doctora amiga para un chequeo general y también para ver cómo está tu hombro.

—Ok, acepto —dijo la rubia con una sonrisa en la cara —. Mañana parto para Kaleido. Gracias por todo.

—De acuerdo, espero las noticias…

Las dos se acercaron y se saludaron con un gran abrazo.

Bueno, este es mi primer fanfic. Y lo estoy haciendo con una amiga

Ya se que puse laylaxyuri, pero va a ser mas enfocado en layla, porque es mi personajes favorito.

Espero que le guste y por favor dejar reviews (acepto sugerencias)

Kaleido Star no me pertence, al estudio Gonzo y a la cadena televisiva TV Tokyo.