¡Hola! *Sacude un pañuelo blanco en señal de paz* ... Sé que he demorado horrores en actualizar, sin embargo la razón es que estaba en proceso de Titulación y bueno, aunque lo logré, mi vida se redujo a tarea, tarea, tarea... ¡Pero he acabado! Así que estoy de regreso. Muchas gracias por el excelente recibimiento de este fic, la verdad es que me he sorprendido mucho y agradezco con todas mis fuerzas. Ojalá sigan disfrutando de éste, pues a partir de aquí, todo estará basado en lo que mi loca cabeza me dicte jeje ^^

No olviden decirme qué les pareció, ¡tengan un gran fin de semana! Y de nuevo gracias...

Los personajes no me pertenecen, todos son propiedad de sus respectivos autores (KBS).

.

.


.

SÁLVAME OTRA VEZ

¿CÓMO DECIRTE QUE TE QUIERO?

.


.

.

.

¿Cuántas veces en este día he tenido que reprimir mis sentimientos? ¿Dos? ¿Tres? ¿Cuatro? La verdad es que ya perdí la cuenta y eso no me está gustando nada. Puedo sentir a cada minuto que transcurre, que de aquella Geum Jan Di valiente y decidida, no va quedando nada más que cenizas y en su lugar, sólo podré encontrar a una niña asustada e indecisa, que no tiene la menor idea de lo que está bien o lo que está mal. No sé qué pasa, hasta hace unas semanas yo creía que mi destino estaba trazado y ahora… ahora sólo creo que nada está seguro, que sólo puedo basar mi existencia en el presente y nada más. Lo que sucedió ayer y lo que pase hoy, ya no podré recuperarlo mañana.

Quizá la que está mal en todo esto soy yo y en realidad, debería de estar completamente feliz al comprometerme con el hombre al que hasta ahora, había amado más que a mi propia vida. Sin embargo es todo lo contrario, mi corazón, mi mente y mi alma están sufriendo por completo al darme cuenta de que todo lo que tenía pensado no es cierto.

Como bien ya dije, me he enamorado de mi mejor amigo. Del lindo y caballeroso Yoon Ji Hoo. La persona que siempre ha estado a mi lado, sobre todo en los momentos en los que más lo he necesitado. Sí, ya sé que en ninguna parte del mundo enamorarse de su mejor amigo es un acto que se deba castigar… lo malo de mi caso, radica en que no sólo se trata de mí mejor amigo, sino que además de eso, es el mejor amigo del que hasta ahora, es mi novio… ¡Que digo mejor amigo, si esos dos son casi hermanos!

Yo planeaba decirle todo sobre mis sentimientos a Ji Hoo y a Jun Pyo hoy mismo. Pero, mis esperanzas se vieron disueltas justo en el momento en que vi la peor escena que mis ojos pudieron imaginarse algún día: en la entrada de este enorme salón donde se lleva a cabo la recepción por el regreso del heredero del Grupo Shin Hwa, se encuentra Mí sunbae acompañado de una hermosa señorita, sonriendo como sólo alguna vez sonrió para mí y con un brillo especial en esos hermosos ojos que algún día no pudieron ver a nadie más que a mí…

¡Un momento! Algo debe estar mal aquí… ¿No se supone que él me amaba tanto como ahora yo sé que lo amo a él?

Mi cabeza da mil vueltas tratando de averiguar quién es esa chica. Sin embargo, sólo obtengo una respuesta: ¡No tengo la menor idea! ¿Será compañera de clases de Ji Hoo? ¿O quizá la conoció en algún concierto? No, no lo creo… pensándolo bien, nunca se me había ocurrido que algún día mi sunbae le entregaría su corazón a una mujer que lo amara tanto como él podría llegar a amar. Sin duda alguna, hoy estoy mucho más lejos de alcanzar mi felicidad…

— Jan Di, ¿te encuentras bien? —, escucho la preocupada voz de Woo Bin, quien me obliga a salir de mis pensamientos. Volteo con una sonrisa fingida, de esas que sólo sé dar yo y con un aire desenfadado, sólo me atrevo a contestarle:

— ¿Eh? Sí, sí estoy bien, no te preocupes. Pero… Woo Bin, dime algo: ¿esa señorita que viene con Ji Hoo… quién es?

— En realidad no lo sé Jan Di, ¡pero esa chica está realmente hermosa! ¿Será la novia de Ji Hoo? —. Me responde Woo Bin más que animado, pero en cuanto yo escucho la palabra "novia", siento como si me apuñalaran del lado izquierdo de mi pecho. — ¡Ese Ji Hoo! ¿Quién lo viera? ¡Tan serio que se ve! Creo que terminará casándose antes que yo…

¿Casarse? ¿Quién diablos está hablando de casarse? Mis cejas se juntan tanto, que siento que en cualquier momento una de esas patadas que sólo yo sé dar, está a punto de estamparse en la cara de Woo Bin… ¡Claro, no es una mala idea! Puedo apelar a que estaba defendiendo a mi sunbae, ¿no?

Obviamente la idea fracasa por completo en mi cabeza, justo cuando veo a la chica nuevamente: es casi de la estatura de Ji Hoo, tomando en cuenta que los tacones de sus zapatillas no son tan altos. Su cuerpo parece el de una modelo, totalmente estilizado y que va perfecto con esa piel blanca que posee. Su rostro se ve nervioso, pero a pesar de ello, esos ojos color miel sé que serán capaces de conquistar el dulce corazón de mi sunbae. Su cabello castaño claro, largo y acomodado en un medio moño hacia el lado derecho, la hace ver sumamente tierna. Y finalmente, ese vestido color rosa… está haciendo un perfecto juego con la corbata de Ji Hoo. ¡No, esto no me puede estar pasando a mí!

Me deshago de mis pensamientos cuando me doy cuenta de que la feliz y recién llegada pareja, se dirige hacia donde nos encontramos Woo Bin y yo. Mientras eso sucede, puedo percatarme de que la sonrisa de Ji Hoo se hace cada vez más amplia… antes hubiese pensado que era por mí. Ahora… ahora ya no estoy al cien por ciento segura. Creo que esa conexión que tenía con mi bombero, poco a poco se está destruyendo. Y lo peor de todo, es que ahora es cuando me doy cuenta de que pude haber sido muy feliz, pero esa oportunidad, ya se fue prácticamente de mis manos.

— Hola Jan Di, ¿por qué no estás con Jun Pyo? —. Es lo primero que me dice mi sunbae en cuanto llega con nosotros.

— ¿Eh? Bueno, es que al parecer esta fiesta no sólo es por el regreso de Jun Pyo, también será idónea para hacer negocios… —, le respondo señalando hacia donde se encuentra mi prometido, rodeado de varios hombres que al parecer, están muy interesados en pactar diversas actividades comerciales.

— ¡Jun Pyo jamás cambiará! ¿Acaso no sabe que no debe dejarte sola? Mucho menos con Woo Bin… —, respondió dándole un pequeño golpe en el brazo al aludido. Ambos sonríen y yo me quedo realmente sorprendida al darme cuenta de algo… ¿Desde cuándo mí sunbae hace este tipo de bromas?

— ¡Hey brother! ¿Por qué yo podría ser un peligro para Jan Di? ¡Me ofendes! —. Respondió Woo Bin, regresándole la broma a Ji Hoo. ¿Qué diantres sucede aquí?

— Eso es más que evidente Woo Bin… tú eres todo un casanova y además, te recuerdo que Jan Di, no ha hecho más que convertirse en una gran mujer, que además de meterse en problemas una y otra vez, también ha alcanzado un nivel de belleza externa e interna impresionante —, volvió a hablar Ji Hoo, esta vez con aquella voz tranquila y una sonrisa arrebatadora. Yo sólo agaché la cabeza, pues poco a poco sentí cómo mis mejillas dejaban ese pálido recurrente, para tomar un color rojo intenso.

— Gra… gracias sunbae —, fue todo lo que dije cuando por fin tuve el valor de levantar la cabeza, encontrándome con la mirada tranquilizadora de Ji Hoo, quien seguía sonriendo divertido.

— Pues si yo soy un peligro latente para Jan Di, tú lo eres para esta hermosa señorita que te acompaña. ¡Mira que ni siquiera tienes la educación para presentarla frente a tus amigos! —. Añadió Woo Bin al momento en que tomaba la mano de la chica y le daba un ligero beso. — Es un placer conocerte, yo soy Song Woo Bin, uno de los F4 y amigo de este patán…

Ella sólo sonrió tímidamente y justo en ese momento, fue que me percaté de que Ji Hoo la veía más divertido que nunca. Si ella es la mujer que estará al lado de mi sunbae, me sentiré tranquila, pues también lo miraba como si estuviera hipnotizada por la galanura del hombre que tenía enfrente.

— Woo Bin, más vale que no intentes conquistarla… ¿Entendido? — sentenció Ji Hoo a su amigo. Después, posó uno de sus brazos en el hombro de la chica y agregó: — Amigos, quiero presentarles a Lee Ji Jae, una gran y querida amiga de la Universidad…

¿De la Universidad? ¿Por qué yo nunca la había visto? ¿O será que he estado tan concentrada en convertirme en Doctora que nunca me di por enterada de su existencia? Como sea, ahora sé dónde encontrarla y cómo se llama. Si de verdad quiere estar al lado de Ji Hoo, tendrá que pasar un sinfín de pruebas… sólo así será como yo deje ir a mi verdadero y único amor.

— ¿Jan Di? ¿Jan Di? —, siento un pequeño jalón en mi hombro. Salgo de mis pensamientos cuando me doy cuenta que es mi sunbae quien me habla. — ¿Te encuentras bien? Llevo varias veces hablándote y tú no me respondes, ¿qué sucede?

— ¿Eh? No, nada sunbae. Lo que pasa es que me quedé pensando en algo. ¿Me decías?

— Te estaba diciendo que espero que Ji Jae y tú se conviertan en buenas amigas. A final de cuentas, ambas comparten el gusto y la pasión por la medicina. Quizá en un futuro, Ji Jae también nos ayude en la clínica del abuelo cuando pueda abrirla nuevamente…

¿En la clínica del abuelo? ¿Ayudarnos? ¿Ser amigas? ¡No puede ser! De pronto, sentí como si otra escena en el pasado, estuviera reviviendo frente a mí: cuando Jae Kyung se autoproclamó mi mejor amiga y yo, yo tuve que esconder los sentimientos que mi corazón albergaba por Jun Pyo en aquél entonces. Sólo atiné a sonreír en ese momento, ¿qué más podría hacer? ¿Aceptar convertirme en la mejor amiga de mi próxima rival? Aunque viendo mi situación, esta es una guerra que prácticamente ya perdí. Es mejor que diga algo, así que haciendo uso de mi mejor sonrisa, dije:

— Eh, ¡claro! Mucho gusto Ji Jae… este, ¿sunbae y tú son compañeros de grupo? —. "Lo siento, estoy celosa y necesito saber todo de ti"; dije mentalmente una y otra vez, era necesario que yo supiera todo sobre esta chica.

— Sí, somos compañeros de grupo y bueno, aunque no ha sido nada fácil convertirme en amiga de Ji Hoo, ahora hemos podido llevarnos muy bien. Tanto así que me invitó a la fiesta de bienvenida de Goo Jun Pyo y eso me ha hecho sentirme muy honrada y muy feliz… —. Por fin respondió la aludida. Para colmo de mis males, tiene una voz tan suave comparada sólo con la de un ángel que ha venido a parar justo al lado de mí sunbae.

— Ah… —, es todo lo que soy capaz de decir. Justo en ese momento, un incómodo silencio nos invadió a los cuatro y sólo tuvo fin cuando el anfitrión se unió a nosotros.

— ¡Ji Hoo, viniste! ¿Cómo estás amigo? —, le dijo Jun Pyo después de poner una de sus manos en mis hombros y pegándome un poco hacia él. Un momento más difícil para mí, no pude haber sentido…

— Por supuesto que vine, ¿acaso podría perderme el enorme regreso del gran Goo Jun Pyo? —, respondió Ji Hoo con otra enorme sonrisa. Se le notaba muy feliz al estar ahí…

— Claro que no, no podías ser capaz de faltar. Pero dime Ji Hoo, ¿ésta linda señorita es tu novia? —. Agregó el inoportuno de mi novio…

— ¿Novia de Ji Hoo? ¡No aún no! Pero mi corazón no pierde la esperanza de que eso pueda suceder algún día —. Contestó Ji Jae, al no haber una respuesta concreta por parte de Ji Hoo. En cuanto esas palabras salieron de su boca, yo sentí que era el momento indicado para salir corriendo de ahí.

O mejor aún, que la Tierra me hiciera el favor de abrir un enorme agujero que me tragara y no me regresara a la superficie nunca más… ¡pero desafortunadamente, no tengo tanta suerte! Esto es realmente lo peor que me puede estar pasando, primero Woo Bin habla de boda, ahora Jun Pyo de noviazgo… ¿Acaso estos F4 no pueden creer en la amistad sincera entre un hombre y una mujer?

Sí, sé que ni yo misma lo puedo creer. Pero a veces, para evitarle sufrimientos a nuestro corazón, es mejor encontrar otras vías, otras opciones, una pequeña luz que nos regale la esperanza que necesitamos en esos momentos de desilusión…

— ¡Vaya, vaya amigo! Me voy unos años y regreso para encontrarme con un Ji Hoo totalmente renovado, ¡enhorabuena por ti! Ya era hora de que salieras de ese cascarón, ¿no crees? —. Le dice Jun Pyo soltándome de su abrazo para darle uno a sunbae. Él sólo se ha quedado en silencio. Conociéndolo, ésta situación no debe estarle gustando en nada…

— Gracias, pero no vayamos tan rápido. Primero tenemos que celebrar tu boda con Jan Di… —. Bien, eso fue un golpe demasiado bajo, sobre todo para mí.

— Por eso no te preocupes hermano, ya en unos meses la lavandera y yo, estaremos celebrando nuestra luna de miel, así que apúrate para que la siguiente boda sea la tuya, ¡o Yi Jeong te ganará! —. ¿Qué? ¿En unos meses? ¿Acaso este hombre no dejará que yo acabe mis estudios? Es más, ¡aún no le digo que sí me quiero casar con él! Y lo que es peor… ¡No tengo la menor intención de querer casarme! Al menos ya no con él…

— Creo que él será quien se case antes que tú Jun Pyo —, esta vez habló Woo Bin, quien con una de sus manos señaló hacia el lugar en el que se encontraban nuestros amigos bailando más que felices, abrazados como si no quisieran separarse nunca más. Me alegro por mi amiga y hoy más que nunca, deseo que se case antes que yo. Al menos hasta que resuelva este problema en el que yo sola me metí.

— ¡Ah no, eso sí que no! Ese Yi Jeong no me va a quitar el protagonismo por mi boda, ¡no se lo permitiré! —. Nos dijo un enojado Jun Pyo que se acercó a los novios y los separó, de una forma tan abrupta que hizo que ambos dieran un salto por el susto. Todos nos reímos en el acto y sólo en ese momento, fue que me di cuenta de que mi sunbae me estaba viendo de una manera tan tierna, que mi corazón dio un vuelco y mis piernas comenzaron a temblar… ¿Será que aún hay una oportunidad para nosotros?

.

.

.

\(",)/

.

.

.

POV JI HOO

.

.

"Las oportunidades nunca se dan dos veces en la vida. Si no aprovechas la primera posibilidad que el destino te da de hacer algo, podría ser que no exista nunca una más"…

Es lo que me dijo mi abuelo hace algunas semanas. Creí que era una broma, de esas que suele gastarme con frecuencia desde que ya tenemos una relación "normal" de abuelo a nieto. Sin embargo, hoy me he dado cuenta de que no se trataba de palabras vacías, pues todo lo que hasta ahora me ha dicho, tenía un objetivo, el cual no quise tomar en cuenta antes… hoy supe que la oportunidad que tuve para ser feliz, se me ha ido como agua entre las manos y no me creo capaz de recuperarla.

¿Por qué lo digo? Porque hoy, por fin vi la realidad ante mis ojos y descubrí que no seré capaz de soportar que la mujer que amo se vaya de mi vida para casarse con uno de mis mejores amigos, con mi hermano de corazón. Viendo todo de una forma "objetiva", es muy interesante ver cómo la vida cambia repentinamente…

Hoy por la mañana todo estaba "normal"; mi vida seguía siendo tranquila y mi mente sólo giraba en torno a Jan Di y al hecho de que no debía separarme de ella ni un segundo o terminaría metiéndose en algún lío del cual no saldría tan fácilmente. ¡Qué risa me dio cuando vi la reacción de mi abuelo al decirle que haría mis prácticas en un pequeño poblado muy cerca de la playa!

La verdad, no es que él quiera que me vaya al mejor hospital del mundo. Obviamente se preocupa por mi seguridad, pero la verdadera razón de su asombro fue que se dio cuenta de que yo iba a ese sitio, sólo por la necesidad de estar cerca de ella… siempre detrás de esa pequeña nutria problemática. Y no sólo era el hecho de que quisiera ir al mismo lugar que ella, sino que en lugar de irme en mi auto, en mi motocicleta o de aceptar que me llevaran, lo que hice fue tomar el autobús en el que todos los demás estudiantes irían. Sólo con la esperanza de compartir con ella todo el trayecto…

Y finalmente lo logré, logré ir junto a ella y a pesar de que íbamos en medio de un completo silencio, ambos sabíamos que nos sentíamos cómodos el uno junto al otro. O al menos en mi caso siempre ha sido así… quiero pensar que mi nutria se siente de la misma forma.

La pequeña Geum Jan Di llegó a mi vida en el momento en que me sentía más confundido y solo. Yo creía amar a Seo Hyun, pero esas semanas que pasé en Europa junto a ella, me hicieron darme cuenta de que en verdad, quien se había metido hasta el fondo de mi corazón era "la chica maravilla del Colegio Shin Hwa", lo cual provocó que me regresara al país con el firme propósito de protegerla, de cuidarla ante cualquier peligro… incluso si ese "peligro" era uno de mis mejores amigos.

Cuando regresé de Europa, supe que ella y Goo Jun Pyo ya tenían una relación, o al menos estaban en proceso de. A pesar de mis esfuerzos por querer recuperarla, me di cuenta de que ella ya había elegido y desafortunadamente, no era yo a quien quería a su lado. No fui capaz de confundirla e intenté dejarla ir, así como ella dijo que había hecho ya conmigo, "su primer amor". Si ya tenía una decisión tomada, lo mínimo que podía hacer era seguir ofreciéndole mi apoyo y mi amistad, aunque mi corazón la amara de forma silenciosa y mi mente se rehusara a dejarla ir… sin dudarlo, puedo decir que estos últimos años han sido los más difíciles de toda mi vida.

Sé que el convertirme en un egoísta no me va a ayudar en nada, pero la verdad es que me encantaría poder quedarme al lado de Jan Di por siempre. Rodearla con mis brazos cada día de mi existencia y no dejarla ir nunca más. Ella me da esa paz y fuerza que tanto necesito. Me regala con cada una de sus sonrisas esa confianza que tanto he anhelado desde que mis padres murieron. Incluso, ella me devolvió a mi abuelo y me ha dado la posibilidad de hacer cosas que jamás hubiera imaginado. Todas por tratar de hacerla sonreír, por tratar de hacerle su vida un poco más fácil…

Estos últimos años la he cuidado, protegido, ayudado en todo lo que esté en mis manos para que no se meta en el tipo de líos en los cuales ella está acostumbrada a caer; ya sea por su naturaleza un poco torpe, o porque su enorme corazón siempre la lleva por el camino equivocado. Y la verdad es que no me quejo y nunca lo haré, pues todo lo que hasta ahora he hecho por ella, me ha dejado sentir que soy capaz de hacer cualquier cosa, con tal de que la persona que amo alcance esa felicidad que tanto merece. Además de que me ha convertido en un ser humano de verdad, permitiéndome dejar de lado a ese muchacho rico que está acostumbrado a tener el mundo a sus pies. Ella me ha hecho ver más allá de mi realidad y eso, eso es algo que jamás voy a dejar de agradecerle.

Pero a pesar de todo, estoy consciente de que nunca seré capaz de arrebatarle la felicidad a la persona que una vez ya arriesgó su vida por mí, así que desde que Jun Pyo se fue a América tratando de convertirse en un mejor ser humano y un hombre digno para Jan Di, me prometí sólo seguir cuidándola, aunque en el fondo de mi ser anhele ser el hombre del que ella se enamore tan perdidamente que no pueda ser capaz de vivir sin mí.

Hoy… hoy estuve a punto de cometer una gran estupidez. Traté de confesarle mis sentimientos a Jan Di nuevamente, quise decirle de una buena vez y de frente, que si hay una razón por la que me levanto todas las mañanas, es por ella… por mi chica maravilla. Sin embargo, el mismo destino fue quien se encargó de ponerle un punto final a mi osada fantasía, pues justo cuando comenzaba a hablar, tuve que presenciar cómo el hombre al que ella ama, regresó de ese largo viaje con la única intención de hacer cumplir esa promesa de matrimonio. Si antes veía a Jan Di como algo lejano, ahora sólo puedo verla como algo imposible, una estrella que jamás podré alcanzar.

Así que haciendo uso de toda mi fuerza, que en realidad no supe de dónde saqué, hice que Jan Di fuera a los brazos de Jun Pyo, una vez que ambos escuchamos esas frases escandalosas que anunciaban su regreso. Aunque en el fondo hubiera querido tomarla de la mano, correr y llevármela tan lejos que nadie fuera capaz de encontrarnos nunca.

Presencié con gran valor el hecho de ver cómo Jun Pyo se arrodillaba frente a ella y le pedía que se casara con él. Y aunque sé que ella no le dio una respuesta por mi inoportuna aparición junto a los demás F4, lo más seguro es que pronto le diga que sí y me vea envuelto en toda esa serie de preparativos, los preparativos de un cruel evento que me va a quitar para siempre a mi querida Jan Di.

Después de bromear un poco, nos quedamos parados viendo hacia el mar. Yo me paré junto a Jan Di y sentí su cuerpo tensarse. Mi mente jugó por un momento con mis sentimientos y quise imaginarme que estaba nerviosa por mi cercanía… pero sé que el destino no podría ser tan amable conmigo. Mi imaginación sintió frenar en seco, cuando a Woo Bin se le ocurrió decir que era momento de que fuésemos a celebrar el reencuentro de los F4, comenzando con una lucha entre nosotros, de esas que solíamos llevar a cabo desde que éramos unos niños.

Quise darle un regalo a Jan Di diciéndole que era hora de que se fuera con Goo Jun Pyo, ayudándola con su superior y el regaño que seguramente se iba a ganar por abandonar sus prácticas y después de eso, me dispuse a seguir con mi trabajo con los niños. Sin embargo no podía dejar de pensar en todo lo que había pasado hasta ese momento y además, en algo que mi abuelo también me había dicho por la mañana…

.

.

Flash Back

.

.

Un joven de cabello castaño claro se encontraba tomando su desayuno. Mientras en una mano sostenía su taza de té, en la otra tenía un periódico el cual leía totalmente concentrado y en silencio. Minutos después, un hombre de aproximadamente sesenta años de edad, tomó asiento justo frente al joven, haciendo el mayor ruido posible intentando distraerlo de su lectura. El chico soltó una risa divertida mientras doblaba el periódico, lo dejaba a un lado y veía al hombre que acababa de llegar…

— ¿Acaso diario vas a hacer eso abuelo? —, le dijo al hombre fingiendo un tono de enojo.

— ¿Hacer qué muchacho? Yo sólo llegué al comedor para desayunar tranquilamente, no sé a qué te refieres… —, respondió el aludido fingiendo inocencia.

— Me refiero a que nunca me dejas leer el periódico en paz. Estoy pensando seriamente en desayunar en un horario diferente al tuyo, sólo así podré concentrarme tranquilamente y sin interrupciones…

— ¡No te atreverías a dejar solo a un viejo como yo a la hora del desayuno!

— No me retes entonces —. Respondió Ji Hoo totalmente divertido ante la idea de haber hecho enojar a su abuelo.

— ¡Oh, vamos Ji Hoo! ¿Acaso no te cansas de ser tan aburrido? —. Respondió el abuelo, haciendo que su nieto borrara la sonrisa de su rostro.

— Abuelo, no sé si tomarlo como un insulto o como un cumplido…

— Tómalo como una ayuda para que dejes de ser tan torpe hijo —, añadió el abuelo. Sorbió unas cuantas veces de la taza de café que tenía frente a él, sin dejar de observar a su nieto. Poco después, habló nuevamente: — ¿Y qué planes tienes para hoy aparte de seguir a esa muchacha hasta casi el fin del mundo?

— Nuevamente exageras abuelo. Además, no la sigo… simplemente voy a realizar mis prácticas en el mismo lugar que ella por una simple coincidencia —. Respondió Ji Hoo desviando la mirada hacia el lado izquierdo, en señal de que estaba mintiendo. El abuelo soltó una carcajada que hizo que Ji Hoo diera un pequeño saltito en su lugar y volteara a verlo totalmente confundido.

— Discúlpame hijo, pero es que es muy graciosa la forma en que tratas de ocultar tus sentimientos… ¿tan difícil es para ti admitir que la amas?

— ¡Abuelo! Yo… yo no la amo, Jan Di sólo es una gran amiga para mí. — dijo Ji Hoo. Se quedó callado por varios segundos y después agregó: — Aún cuando así fuera, sabes perfectamente que no podríamos estar juntos pues ella a quien ama es a… otra persona.

— ¿Estás seguro de que eso es tal y como lo dices? —. Preguntó el abuelo con un claro objetivo en mente…

— ¿Cómo?

— ¿Que si estás seguro de que ella ama a Jun Pyo tanto como dices? No sé, quizá ella aún guarda sentimientos por ti de la época en la que sólo veía a través de tus ojos…

— ¿Qué? ¿Cómo sabes eso abuelo?

— Recuerda que yo ya estoy viejo y que sé ver cosas que las personas sin experiencia como tú y esa niña, tratan de ocultar. Además por la cara que acabas de poner, me confirmaste mis sospechas…

— Abuelo, yo… —. Ji Hoo se quedó pensativo por un momento, después agregó: — No, ¡no abuelo, eso no podría ser!

— ¿Por qué no hijo? Han pasado cuatro años desde que tu amigo se fue y… ¿quién ha estado al lado de Jan Di desde entonces?

— Eso no significa nada abuelo. Además, te recuerdo que últimamente no nos hemos visto por las actividades en la Universidad. Por favor, no sigas alentando los sueños de este pobre muchacho que… —. Ji Hoo se calló inmediatamente, tratando de remediar el hecho de que casi admite abiertamente su amor por Jan Di.

— ¿Ves cómo sí tengo razón? Hijo, si de verdad la quieres, ¡has algo por mantenerla a tu lado! No te quedes sólo así, callado como si fueras un tonto… ¡lucha por ella!

— Abuelo…

— Mira hijo, dicen por ahí que "más vale diablo por viejo que por diablo", así que escúchame con atención: muchas veces, las chicas retienen sus sentimientos por miedo al rechazo. En el caso de Jan Di, después de todo lo que pasó entre ustedes, creo que jamás aceptaría abiertamente que te quiere sin antes haber recibido un incentivo. Algo que la haga sentir que no te tiene seguro…

Ji Hoo se quedó pensando por algunos segundos. Sin duda alguna, su abuelo últimamente había estado hablando con Woo Bin y por eso sabía todos esos datos que se supone, nadie más aparte del F4, Seo Hyun, Ga Eul y Jan Di sabían. Después de proponerse hablar largo y tendido con su comunicativo amigo, agregó:

— ¿Un incentivo? Abuelo, creo que el hecho de no ir a la clínica, últimamente te tiene muy alterado… ¿por qué mejor no descansas? —. Añadió Ji Hoo levantándose de su asiento, tratando de huir de esa incómoda situación.

— Dale celos con otra chica…

Ji Hoo, que ya llevaba varios pasos lejos del comedor, se detuvo ipso facto ante la repentina declaración de su abuelo, quien contuvo la risa en cuanto vio cómo su nieto giró su cuerpo para verlo por completo, con una cara de espanto y confusión que sólo consiguieron divertirlo más.

— Abuelo… ¿te sientes bien?

— Por supuesto muchacho. Y quita esa cara, que no es como que te estuviera pidiendo que mataras a alguien. Si te detienes a pensar un momento, Jan Di siempre te ha visto dispuesto al cien por ciento para ella y eso sólo le ha dado una gran seguridad sobre ti. Si tú le demuestras que eres capaz de enamorarte de otra chica… quizá sea lo suficientemente valiente como para aceptar que también te quiere…

— Abuelo, en el supuesto de que yo te hiciera caso… ¿no crees que estaría jugando con los sentimientos de otra chica? Eso no sería justo, se vería totalmente egoísta y mezquino…

— No si la chica con la que salgas, sabe de antemano lo que quieres hacer…

.

.

Fin Flash Back…

.

.

¡Lo sé, lo sé… soy un idiota! Nunca me he sentido tan mal conmigo mismo como ahora que estoy aquí, parado frente a la chica que me roba el sueño, su novio que a la vez es mi mejor amigo y los demás F4, nuestros inseparables compañeros desde que éramos unos niños. En realidad no sé por qué le hice caso a lo que me dijo mi abuelo, lo que sí sé es que estuvo realmente mal el enorme favor que le pedí a Lee Ji Jae.

Sí, después de que Jan Di se retirara de la playa tomada de la mano de Jun Pyo, yo me dispuse a seguir con mis prácticas. Sin embargo, mientras hacía mi trabajo me encontré con una de mis compañeras de clase que estaba realmente triste porque su novio la acababa de dejar por otra chica.

Yo no sé cómo alguien es capaz de hacer algo así. Ella es una mujer realmente linda y amable, que sólo sabe hacer sonreír a los demás con su carácter amable y sencillo, todo lo que cualquier chico desearía tener a su lado. Es más, si no fuera porque mi corazón está ocupado y es realmente obstinado como para dejar ir a Jan Di, sería capaz de tratar de ganarme los sentimientos de esta bella chica.

Mientras ella me contaba todo sobre su sufrimiento, la idea de "darle celos" a Jan Di no dejaba de darme vueltas en la cabeza. Y fue así como cometí el peor error de toda mi vida: "Vamos a hacernos pasar por novios Ji Jae"… fueron las palabras que me trajeron hasta aquí.

Como era de esperarse, ella se sorprendió tanto que tuve miedo de que reaccionara de una forma no muy agradable para mí. Sin embargo, el sorprendido fui yo cuando ella dijo que aceptaba hacerlo, pues de ese modo lograría demostrarle a su novio lo que valía. No sé hasta qué grado fue tan bueno, pero ambos cerramos el trato jurando solemnemente no decirle a nadie más sobre el tema, pues a final de cuentas ambos saldríamos beneficiados. Ji Jae más que yo, pues seguramente esta "trampa", sólo me servirá para darme cuenta de lo patético que puedo llegar a ser.

El hecho es que estoy aquí, tratando de fingir un interés por mi amiga. Intentando a toda costa hacer que Jan Di sienta celos y que se dé cuenta de que yo soy el hombre al que en verdad ama y que realmente nunca me ha dejado salir de su corazón… ¿seré capaz de lograrlo antes de que su boda con Jun Pyo sea inminente?

La verdad es que no lo sé a ciencia cierta. Sólo sé que esta niña tan dulce y tierna, pero tan valiente y decidida a la vez, es la única que logra hacer que mi corazón lata como el de un adolescente gobernado por el mar de sensaciones que es capaz de albergar. Mientras todos observamos que Jun Pyo va en búsqueda de Ji Yeong y Ga Eul para molestarlos, yo fijo mi vista en Jan Di…

Se ve tan linda con ese vestido color violeta, que se ajusta cien por ciento a ese cuerpo que tantas veces he querido aprisionar entre mis brazos. Su dulce rostro se ve tan contento y esas manos… esas manos que sólo quisiera tener entre las mías para no soltarlas jamás. Justo cuando mis pensamientos me dejan abandonar ese mundo de fantasías para regresarme a mi cruel realidad, es cuando me doy cuenta de que Jan Di también me está observando.

No sé si mi imaginación me juega una mala pasada o en verdad está sucediendo, pero puedo ver en su mirada un toque de ternura combinada con amor… ¿acaso la vida nos regalará una segunda oportunidad para ser felices? Si es así, no puedo desaprovecharla, así que ahora es cuando más que nunca estoy decidido a seguir con este infantil plan… el cual quizá me deje parado como el peor de los idiotas, pero es más que seguro que no me importará verme así, si con ello soy capaz de alcanzar mi mayor felicidad: ¡Jan Di!

Es justo en este momento, en el cual una nueva pregunta se instala en mi cabeza:

¿Cómo decirte que te quiero? ¿Cómo puedo ser capaz de transmitirte todo este amor que está acomodado en mi pecho y ya casi no me deja respirar?

Abuelo, jamás pensé decirlo pero… ¡Eres un verdadero genio! Tan genio que has logrado convertir a este chico serio y solitario, en un niño que se ha dejado llevar como si fuera una verdadera ola en el mar…

.

.


.

Si llegaron hasta acá es porque la historia no les desagradó jeje. ¡Gracias por leer! No me odien por hacer así a Ji Hoo, pero es que siempre quise que Jan Di no se sintiera tan segura de su amor, por eso preferí que alguna manera, él le hiciera ver que no lo tendría por siempre. Además de que será divertido verlo en una faceta no tan tierna jeje...

¡Gracias totales por leer! No olviden decirme qué les pareció el capítulo. Ya saben que cualquier sugerencia, duda, comentario o tomatazo ... es bien recibida. ¡Saludos, feliz fin de semana! ^^/

.

Desafortunadamente, el tiempo no me permite contestarles cada uno de sus hermosos review's pero en serio, me sacan una enorme sonrisa al leer sus opiniones. También gracias a quienes leen de forma anónima, a quienes me han puesto en favoritos y alertas y también gracias a:

Nikitha Chiba / Milenia Angels / Kireiko Ami / Kari Kim86 / Kiss Me Again / Joanne / lee hyu / Patty Ramirez de Chiba / vampire-klaudia / Zushu / InuGirl4ever12 / Mafer Longbottom-Hudgens / fran8 /

.

De nuevo ... ¡No olviden decirme qué les pareció! Gracias por leer y si quieren agregarme a Facebook, me encuentran como PaUsagi Shields. Ahí estoy para servirles...

.

d(n_n)b