Inmensidad


-De la historia del gran tiburón pervertido de akatusuki.

-Ni se te ocurra!

-Que? A mi me gusta el titulo…

-He dicho que no!

-Aburrido…

La pareja discutía en voz baja. El eco de sus palabras resonaba por toda la cueva apagada por el ruido de la cascada. Un enorme individuo de piel azul estaba recostado en una pared. Una vieja capa del famoso grupo terrorista akatsuki denotaba el poder que tenía. El pelo largo, la apariencia flaca… Hoshigaki Kisame no estaba en su mejor momento y lo que es peor. El lo sabía.

Su compañera no podía saberlo claro, a su tierna edad no podía conocer la aterradora historia de muerte y caos que había dejado el gran tiburón a su paso. El pelo negro estaba firmemente sujeto en una larga cola de caballo, piel clara, ojos verdes y pequeña estatura. La cinta de la niebla cubría su fino cuello.

Se llamaba Saeko. Yoake Saeko y tenia 16 años. De alguna manera se las había ingeniado para encontrar a Kisame cuando este no estaba de humor para hacer una sangría con la joven y ahora no paraba de decir sandeces sobre libros títulos y nombramientos…

Y que titulo te gustaría?

Ninguno, ya te he dicho que no escribirás ningún libro sobre mi!- Eso era lo mas gracioso. ¡La joven llevaba tres días siguiendo al ex akatsuki insistiendo en escribir su biografía!

La joven bajo la cabeza entristecida.

-Bueno… si no quieres colaborar ya lo haré yo sola… Al fin y al cabo el yaoi esta de moda.

-Eso buscate otr… ¿espera yaoi?- Esto no esta bien…

-Siempre a habido rumores sobre tu e Itachi… -La joven sonreía con malicia dando vueltas por la cueva- La trágica y romántica historia de un amor anfibio; por Saeko.

-Niña, ni se te ocurra.

-Desde luego no será para todos los públicos. Puedo meter escenas bien bestias.-Los ojos de la joven brillaban. Emocionada como estaba, pasando deliberadamente del pobre y perplejo Kisame- Capitulo uno: A duras penas podía salir de la cama, ya que Itachi no dejaba de agárrame el HMPHFFFFF

-Suficiente- Gracias a Dios Kisame pudo taparle la boca a la muchacha antes de que siguiera. La mera idea de Itachi agarrándole el… Le daba escalofríos y repelús.

-¡Bua! ¡Sueltame! –La joven se zafó del hombre tiburon- Si no me ayudas con el libro lo escribiré como yo quiera.

Kisame la miro perplejo, ¡una niña lo tenía arrinconado! Que vergüenza… pero así quizás el mundo no le olvidaría. Si así de esa manera el gran Kisame seguiría vivo por todos los tiempos… Y si había que adornar ciertos matices del libro para que quedara mejor ¿quien era él, pobre individuo para impedirlo?

-Está bien niña, tendrás tu historia.-Saltos de alegría por parte de Saeko.- Con una condición.

-¿Eh? Cla-claro ¿que quieres?- La joven se detuvo de golpe, el hombre tiburón la miraba fijamente, evaluándola, midiendo de que sería capaz por un relato de su vida.

-Quiero mi espada. tráeme a Samehada.


Buenooooo hasta aqui hemos llegado jajaja

La de tiempo que hacía que no escribía nada.

Bueno antes de ponerme sentimental y abrir otra botella de Whisky escoces tengo que dedicarle este fic (al menos este capitulo) a la señorita Daniela Roldan, por aguantarme, por animarme y por hacerme reir cuando no quería hacerlo.

también e de nombrar a las señoritas Beatriz Martinez, (que sepas que no te tengo olvidada, artista) Encarni García (que ya ni me hablas mujer!). A mi colega Sergio Alfaro (ya te vere en la próxima japan) y a Cristina Marill (un spoiler mas sobre Percy Jackson y mueres jajajaja).

Ya sabeis lo que toca ahora no? Review like y subscribirse! nada de hacer el remolon!