AMOR INSTANTANEO (SOLO AÑADA AGUA)

POR: MEISTER RANKO

¿Qué tal, queridos lectores?. Soy yo, Meister Ranko, con un capitulo nuevo de este fanfic para ustedes, y nuevamente volveré a mostrar la sinopsis de la historia (ya sería la última vez que hago esto):

La historia es simple, en medio de una lluvia implacable Ranma no tiene otra opción que ir a casa de Ryoga, en ello un deslave hace que los caminos se bloqueen.

En el transcurso, Ranma y Ryoga se acercan más y más, empezando a descubrir sentimientos el uno por el otro.

" " = dialogo

( ) : pensamientos

Léanlo, y escriban sus reviews y críticas.

CAPITULO 5: REVISIONES Y DECISIONES

Ranma bajo las escaleras, entro a la cocina para tomar una cebolla y subir las escaleras nuevamente hacia su habitación.

-bueno, ya tengo la cebolla- dijo Ranma.

Se restregó la cebolla en el ojo.

-¡ouch!- grito Ranma alejándose un poco.

Tenía el ojo lloroso por el efecto de la cebolla, y una lagrima cayo en el espejo.

El brillo fue consumiéndolo, hasta envolverlo en un solo destello.

Ranma abrió sus ojos y se dio cuenta de que no estaba en el dojo Tendo, no sabía si ya no estaba en Japon, pero de algo estaba seguro, es que ya no estaba en su tiempo.

Pero se equivocó en parte, ya que por el ambiente reconoció que aún estaba en Nerima, la estructura parecía la misma.

"tal parece que este lugar no cambia ni con el paso de los años" pensó Ranma.

Reconoció las calles y corrió en dirección, tratando de encontrar el dojo de aquel entonces.

Llego a la dirección correcta pero el dojo no estaba, más bien se encontraba una residencia común.

"quizás en este tiempo no se habían establecido aquí aun"

Enseguida recordó la razón por lo que había viajado en el tiempo.

"Solo espero que la casa de Ryoga siga en la misma ubicación" pensó Ranma preocupada

Corrió lo más rápido que sus piernas le permitieron, y en efecto, encontró la casa de Ryoga en el mismo lugar, más la estructura seguía siendo la misma que en el tiempo en que Ranma estaba viviendo (presente).

Pero algo capto la atención de Ranma, la puerta de la casa estaba abierta.

Temiendo lo peor, Ranma entro a la casa, pero para su sorpresa no escucho nada.

Se adentró a la residencia, y no encontró nada, de hecho todo estaba en su lugar.

Ranma subió las escaleras hacia el segundo piso, llegando a la única habitación de la casa.

Abrió la puerta y entro, reviso y no había nada ni nadie.

"¿qué extraño?. Si la puerta está abierta es porque alguien tiene que estar aquí" pensó Ranma mirando a los lados.

De repente escucho pasos, Ranma se asustó pensando que podría ser alguien que estaba dentro de la casa.

Entro al baño cercano a la habitación, y cerró la puerta muy despacio para evitar producir ruidos que alertaran su presencia.

En eso entro a la habitación Ryoga, en aquel entonces tenía 10 años, pero su rostro aun demostraba la amarga tristeza que aún lo agobiaba en el tiempo presente de Ranma.

Ryoga tenía los ojos rojos, seguramente había estado llorando un buen rato.

Ranma escucho esos sollozos, sabía que Ryoga estaba llorando otra vez, pero no sabía exactamente porque, estaba confundida recargada contra la pared.

Ryoga se lanzó contra la cama, agarrando la almohada y cubriendo su rostro.

Ranma ya no pudo aguantarlo, también estaba llorando, llorando porque el lloraba, a pesar de que no sabía la razón, ya ella sintió que no podía soportar el saber que el sufría así.

"nuevamente se han ido" murmuro Ryoga, la cama estaba contra la pared cercana a la puerta que llevaba al baño por lo cual Ranma aun pudo escuchar aquello "se han ido...nuevamente estoy solo, otra vez" murmuro entre sollozos.

Al fin Ranma logro darse cuenta, logro entender el motivo del sufrimiento que Ryoga soportaba.

El nunca pasaba tiempo con sus padres, ya que ellos siempre pasaban perdidos en alguna parte del mundo, y si se encontraban era por ínfimos instantes pero nada más.

Ranma comprendió, lo que Ryoga realmente quería era compañía, compañía para al menos sentir que estaba vivo.

"el solo quería compañía...por eso siempre llegaba hacia mí...no era para vencerme...solo quería un amigo sincero..."pensó Ranma, realizando por fin algo de lo que jamás se había dado cuenta.

El llanto aumento, no solo por la culpa sino por el sentimiento de no poder haber hecho nada.

Ranma aún tenía el espejo en mano, y una de las lágrimas cayó en él, envolviendo a la chica en un destello.

Ranma abrió los ojos, y descubrió que había vuelto a su habitación en el tiempo presente, en el dojo Tendo.

Después de todo, Ranma finalmente pudo entender lo que pasaba, el porqué del comportamiento de Ryoga, y no solo eso, la repentina amabilidad para con él, el hecho de que ambos habían empezado a llevarse bien y ciertas cosas que no tenían sentido, yo todo eso la llevo a una sola conclusión...que se había enamorado del chico perdido, y lo que podía haber sido peor es que las cosas sucedieron casi de repente.

Sabiendo lo que tenía que hacer, Ranma parte hacia el único lugar que en ese momento debía ir.

Llego allí y lo encontró justo como ella sabía que lo iba a encontrar.

-¿qué quieres?-pregunto Ryoga, de espaldas a Ranma, el no quería que Ranma estuviera allí.

-Ryoga..perdóname, fui un idiota al decir todo eso-pidió disculpas Ryoga-yo no sabía que te sentías tan solo y..yo-

-no te necesito Ranma-dijo Ryoga alzando la voz de manera altanera.

-¡ya basta Ryoga!-respondió Ranma-yo sé que te pasa, a fin de cuentas eres mi amigo-

-yo no soy tu amigo-replico Ryoga casi gritando, intentando ser distante.

Ranma no tuvo más opción, e hizo lo que el había hecho con ella antes, lo abrazo.

-¡no, suéltame!-exigió Ryoga.

-no te soltare hasta que te calmes-dijo Ranma con una expresión férrea.

-¡suéltame ya!-volvió a exigir Ryoga zafándose del abrazo empujando bruscamente a Ranma.

-Ryoga...-susurro Ranma, con lágrimas en sus ojos-yo solo quiero que no vuelvas a estar solo y triste-

Ryoga se detuvo, él sabía lo que se sentía vivir en soledad y ya no quería vivir así.

Se tranquilizó y se quedó quieto donde estaba.

Ranma se levantó y le abrazo por la espalda.

"Ryoga" ella lo nombro llorando "yo soy tu amigo y quiero ayudarte...pero solo puedo si tú me lo permites..."

Ryoga suspiro y no dijo nada mientras Ranma se desahogaba en llanto.

"creo que ya soy lo suficiente miserable..."dijo Ryoga "y que al menos me merezco algo de felicidad, aunque sea ínfima..."

Ryoga se voltea, solo para ver a Ranma ponerse de puntas para acercarse más a él y darle un beso en los labios, tomándolo por sorpresa.

Ryoga, estaba por demás sorprendido, jamás nadie le había besado, ni siquiera una mujer, más bien estaba sorprendido y estupefacto.

Ranma por su parte, sonrojada y avergonzada por lo que hizo, viendo el estado de sorpresa de Ryoga (más bien este estaba paralizado que no se movía) lo interpreto pensando que a Ryoga no le gusto.

"oh genial, ahora es cuando él te dice que te odia y te tira fuera de su vida" pensó, dicho esto, iba a irse.

Pero un fuerte brazo impidió que ella diese un paso más.

Se voltea a ver, y ve que fue Ryoga quien la detuvo.

En un súbito movimiento, Ryoga hala a Ranma hacia sí, para darse otro beso, esta vez mas apasionado que el primero.

Ranma sorprendida por instantes, no sabía cómo reaccionar, y poco a poco se relajó dejándose llevar por el momento.

"Ese fue... un maravilloso beso Ranma" susurro Ryoga.

"Ryoga yo..."Ranma estaba que no lo creía, pero sabía que era real.

"Te amo Ranma" confeso Ryoga "aunque me parece que las cosas sucedieron rápido, puedo sentirlo de verdad..y creo que tu también te sientes igual..."

"yo también te amo Ryoga..." admitió Ranma

"¿pero qué hay de Akane, tus padres y las demás prometidas?, ¿no crees que son muchas dificultades?"

"...yo sé que habrán dificultades pero quiero afrontarlas contigo..."

"es increíble que al romper la rutina encontraríamos algo tan...lindo" dijo Ryoga.

Ranma sonrió.

"imagínate si no hubiera ido a tu casa y en lugar de eso hubiera seguido de largo hasta llegar al dojo, hubiéramos seguido con la rutina usual y no estaríamos aquí..."dijo Ranma.

"si, creo que el que vinieras fue la mejor decisión de todas "dijo Ryoga, se sintió muy feliz.

"claro..."dijo Ranma trazando con su dedo sobre el pecho del chico perdido.

"creo que me equivoque en algo..."dijo Ryoga.

"¿en qué?" pregunto Ranma mirando a los ojos de Ryoga con sutil curiosidad.

"cuando dije que merecía un poco de felicidad aunque sea ínfima..."dijo Ryoga "me equivoque en eso...tenerte aquí es la mayor fuente de felicidad para mí..."

"oh no digas eso que me haces sonrojar" dijo Ranma riendo un poco dándole un ligero golpe a Ryoga el cual respondió riendo también "ahora déjate de reflexiones y dame un beso"

Ryoga respondió uniendo sus labios con los de ella.

Las adversidades llegarían, pero ellos sabían que juntos las afrontarían.

FIN

Y así termina finalmente esta historia. Ranma y Ryoga están juntos después de confesar sus sentimientos.

Me alegro de haber publicado esta historia, continuare con nuevas ideas y seguiré publicando nuevas historias, pero todo depende de lo que ustedes piensan.

Lo próximo que sea viene es un epilogo, pero podría ser corto y breve.

Comentarios y críticas por favor, nos vemos hasta la próxima historia.