MY FAIR LADY

CELOS

Serena estaba sentada en el parque n diez, se sentía una completa inútil como podría Darién quererla si se comportaba como una niña, incluso las chicas se lo habían reprochado y aunque su querido Darién le dijese que la amaba, ella temía, que el solo estuviese con ella porque Rini dependía de eso, además como podría querer a alguien tan torpe y llorona, cerró los ojos mientras se balanceaba en el columpio

- ¿Paso algo malo? – aquella pregunta la hiso levantar la cabeza

- Saito – susurro la rubia

- ¿Que es lo que te ha pasado hermosa? – le pregunto el sonriendo dulcemente

La chica se levantó de un salto y se abraso al chico mientras las lágrimas finalmente se hacían presentes el joven le acaricio el cabello con infinita paciencia y dulzura, finalmente sin dejar de abrasarla la condujo al lamborguini múrcielo que estaba estacionado cerca, la rubia se colocó el cinturón de seguridad mientras limpiaba los restos de las lágrimas, el joven subió alado y arranco, estaban a mitad de camino cuando el automóvil se detuvo en un semáforo en rojo a su lado un deportivo rojo también se detuvo , serena tenía los ojos cerrados mientras se dejaba llevar por la suave música que sonaba en el automóvil, así que nunca vio la cara de total sorpresa que tenía el conductor del deportivo rojo que no era otro que Darién y mientras la rubia se relajaba su acompañante la rodeo con un brazo mientras que con el otro sujetaba el volante.

Finalmente llegaron a una gran mansión el chico le abrió galantemente la puerta a la rubia y ambos se adentraron en la mansión

- Bien, dime, que fue lo que paso – preguntó el chico mientras serena se sentaba en uno de los lujoso sillones y jugaba con sus dedos

- ¿Recuerdas que te dije que acompañaría a Darién a una de las fiestas de a facultad de medicina?- pregunto ella

- Claro, recuerdo que me lo contaste muy emocionada – le contesto el

- Si bueno

La noche anterior….

Celos de tus ojos cundo miras otra chica,
tengo celos, celos.
Celos de tus manos cuando abrazas otra chica,
tengo celos, celos.

Serena se estaba terminando de arreglar, cuando su nuevo celular sonó, lo dejo pasar y antes de contestar se miró en el espejo de cuerpo entero , a sus veinte años se estaba transformando en toda una belleza, pero aún quedaba en ella ese aire infantil y juguetón que la caracterizaba aunque aquel vestido la hacía ver como toda una dama de sociedad, sonrió viendo su vestido, debía admitirlo Saito tenía muy buen gusto, él le había conseguido aquel bonito vestido azul media noche de corte imperial ,era sexy a la que ves muy elegante, la rubia se vio una vez más al espejo, finalmente contesto el celular que llevaba rato sonando

Cuando te encuentras con alguien,
cuando caminas con alguien,
cuando te siento feliz,
yo tengo celos, tengo celos

- Hola Saito , me ha encantado el vestido aunque no debiste molestarte - dijo alegre la chica

- Eh, pues hoy voy a ir con Darién a una de esas fiestas elegantes – dijo la rubia

- Oye, Darién es todo un caballero – contesto la chica sonrojándose por los comentarios

- Sí, yo también te quiero – dijo y colgó

Unos minutos más tarde la rubia bajo las escaleras al oír a su padre anunciarle que Darién ya había llegado por ella, la rubia cogió el bolso de mano que complementaba al vestido, se dio una última mirada al espejo bajo lentamente en la sala Darien y su padre estaban hablando Samy salía de la cocina cuando la vio

- Guau -dijo el adolecente - realmente eres tu Serena – agrego

- Los dos adultos voltearon y se quedaron completamente embobados y sorprendidos viendo a la joven bajar

- Serena, estas bellísima - dijo su novio

- Gracias contestó - la chica sonrojándose

- Bueno, vamos - le ofreció su brazo el pelinegro

- Tráela temprano a casa - grito el padre de la rubia cuando los vio salir

el trascurso al salón de la fiesta fue tranquilo , Darién estaba feliz de poder llevar a la chica con él, pero una vez en el salón Serena se encontró con que sus amigas también habían sido invitadas, las chicas le preguntaron por aquel vestido pero serena solo sonrió enigmática, había prometido no decirles nada a acerca de Saito, la noche transcurría tranquila hasta que les sirvieron la cena y serena olvido por completo todos los modales se delito a lo grande mientras todos la miraban con varias gotitas, después de la cena, una chica invito bailar a Darién , al principio la rubia no le tomo importancia pero entonces la joven le dio una abraso al pelinegro y serena no pudo controlar sus celos, corrió asía la pista de baile y armo toda una escena, le grito a la chica que él era su Darién y ella no tenía ningún derecho a acercársele , el pelinegro se sentía avergonzado y saco a la rubia con rumbo al balcón para que se tranquilizará, serena recibió una reprimenda de parte del chico que al ver la cara abatida de la rubia suspiro y le pidió disculpas .

Hoy, quiero bailar solo contigo,
hoy quiero soñar que tú eres mio,
hoy te dare todo mi amor en un abrazo,
y tu prometeras que nunca, me haras sentir,
nunca más, nunca más, nunca más, nunca, celos
celos.

- Vuelvo en un momento - dijo Darién

- Si - susurro la rubia

- El pelinegro regreso al salón y al ver que se tardaba serena decidió ir a ver qué pasaba, estaba por entrar cuando…

- Pobre Darién, tener que aguantar a una niña y sus caprichos – dijo uno de los compañeros del pelinegro

- No entiendo como alguien como él, sale con una chiquilla que ni siquiera sabe a qué dedicarse , por lo que han comentado ni siquiera tiene un promedio aceptable

- Realmente no sé porque Darién pierde el tiempo con esa chiquilla, cuando cualquiera de las chicas mataría por salir con el – lo payo su compañero

- Bueno, sé que el sale con esa niña desde hace años, así que supongo que continua con ella por obligación, tú me entiendes no - le dijo el chico riendo

- Si, debe ser eso, porque mira es muy bonita ,pero solo su cuerpo ya que no tiene cerebro - se burló el otro

Ambos jóvenes se alejaron de la entrada que daba al balcón, serena apretaba los puños, aquellas palabras le habían dolido e iba a ir con sus amigas cuando

Celos de tu boca cundo besas
a otra chica tengo celos, celos.

Celos de la noche, que comparte
tus secretos, tengo celos,
celos

- Serena realmente se pasó esta vez, mira que armar semejante escena solo porque una compañera de Darién lo abrazo a modo de despedida – comento Rei

- Bueno nosotras la conocemos, ella es así, un poco impulsiva, pero tiene un buen corazón – contesto Aami

- Eso no lo niego, pero debería aprender a comportarse le hemos enseñado un montón de cosas pero ella ni al caso – suspiro Mina

- No me extrañaría que Darién la dejara por otro chica - dijo Rei

- Eso no es cierto, el me ama, Darién me ama – dijo la rubia saliendo detrás de la puerta

Las chicas palidecieron, ¿acaso las había escuchado?, la rubia salió corriendo solo quería encontrar a Darién y confirmar lo que ya sabía, quería que él le dijera cuanto la amaba, choco con varias persona pero no vio al pelinegro así que salió del salón a buscarlo, fuera el chico estaba parado hablando con una chica

Cundo te miro a los ojos,
cuando te siento mi lado,
cuando te veo marchar,
yo tengo celos, tengo celos

- ¿Porque no puedes aceptar mis sentimientos?, ¿es por esa niña?, ¿acaso la quieres tanto?, o es solo que te sientes responsable de ella? – le pregunto la chica

- No, no es eso , es algo más fuerte lo que me une a ella - dijo el

- Entonces es cierto te sientes responsable de ella – dijo la chica

- Yo …

El chico no pudo terminar pues la joven se lanzó sobre él y le plato un beso

- ¡SERENA! – gritaron las chicas

Hoy, quiero bailar solo contigo,
hoy quiero soñar que tú eres mío,
hoy te daré todo mi amor en un abrazo,
y tu prometerás que nunca, me harás sentir,
nunca más, nunca más, nunca más, nunca, celos,
celos, celos.

Darién empujo a la joven y volteo a ver a su novia que lo miraba desconsolada, las lágrimas amenazaban con salir de sus ojos azules en cualquier momento, no dijo nada y solo salió corriendo, podía escuchar a las chicas llamarla, a Darién también pero no se detuvo, estuvo a punto de cruzar cuando un coche se detuvo bruscamente, la puerta se abrió y ante la sorprendida mirada de Darién y las chicas la rubia se subió, apenas se cerró la puerta el coche arranco a toda velocidad

Celos de tus ojos,
celos de tus manos,
celos de tu boca,
celos de la noche,
celos.

Dentro Serena ni siquiera miraba a quien conducía, solo sabía que estaba a salvo, entonces dejo que las lágrimas corrieran libres por sus meguillas, su acompañante no le decía nada solo conducía en silencio; finalmente la dejo en la puerta de su casa.

Tú prometerás que nunca, me harás sentir,
nunca más, nunca más, nunca más, nunca, celos
celos

- Saito vendara mañana – dijo el joven cuando la ayudo a bajar

- Gracias Nix - susurro la joven y entro en el más absoluto silencio a la casa

Cuando llego a su recamara luna no estaba, así que serena se tindío en la cama, hundió su cara en la almohada y lloro hasta quedarse dormida a la mañana siguiente descubrió que en su loca huida había olvidado la cartera y el celular, seguramente Saito la habría estado llamando al igual que Darién y las chicas, aunque no lo quisiese admitir después de pensar toda la noche se había dado cuenta de que era cierto lo que todos decían, las chicas le habían enseñado muchas cosas, pero ella no había aprendido nada y si no hubiese sido por Aami seguramente no habría podido terminar la preparatoria

- ¿Pasa algo Serena?– le pregunto Luna al verla tan pensativa

- Luna, realmente soy un desastre no , soy llorona ,torpe, y demasiado infantil no, tal vez debería cambiar - dijo con una sonrisa forzada

- Hay serena, eso es imposible, te escuchado decir lo mismo desde que te conozco ,pero al final siempre terminas igual - dijo la gata

- Tienes razón vaya desastre que soy, ni siquiera sé cómo comportarme ante los amigos de Darién - dijo mientras las lágrimas empezaban a escapar de sus ojos

- Sere..Serena, oye – luna había estado bromeando con la chica, pero no se había dado cuenta de que la rubia estaba muy susceptible

La chica se levantó de un salto y salió corriendo de la recamara paso veloz por la puerta sin siquiera desayunar todos la miraron sorprendidos y a los dos minutos que serena despareció llegaron las amigas de la rubia muy tristes, Rei quería disculparse por lo que había dicho pero la madre de serena les dijo que ella salió sin decir a donde

Las cuatro estaban buscando a la rubia cuando, al llegar al parque número diez la vieron llorando mientras se balanceaba en uno de los columpios, estaban por acercarse cuando, un chico alto de cabello negro azulado y ojos amatistas se acercó a su amiga le pregunto algo, ella lo miro unos segundos antes de abrazarse al joven , como si ambos se conocieran desde hace mucho , el chico le acaricio el cabello unos momentos antes de conducirla hacia un automóvil que estaba aparcado a unos cuantos metros Las chicas miraron sorprendidas a su amiga irse con el desconocido

Serena miraba el enorme piano en la sala de su querido amigo, hacia un rato que Saito se había ido a traerle un té y no regresaba, así que mientras tanto ella decidió simular que era una gran pianista, se sentó en el banquillo y poso sus dedos en las teclas del hermoso piano de cola, mientras tanto en la cocina; después de escuchar a la rubia, él había estado pensando en tantas cosas, en primera jamás le gusto Darién para Serena

- Saito nadie te parece apropiado para ella, es un problema que vienes teniendo desde que estábamos en el milenio de plata – dijo Nix viendo el debate mental del joven

- Pero yo sé que él no le conviene , vamos deberías apoyarme en lugar de andar dándome sermones - contesto el

- Vamos, tu sabes que ella lo ama y por mucho que te fastidie es su elección, no la tuya - le reprendió su compañero

- Que buena idea , yo le conseguiré un novio digno de ella – dijo el peliazul

Saito regreso a la sala donde encontró a serena asesinando al piano la rubia se levantó de un salto al verlo entrar y puso su mejor sonrisa; mientras el chico no se encontraba ella había decidido convertirse en una mejor novia para Darién y que mejor maestro que Saito, la segunda persona más importante en su vida, el chico vio la enorme sonrisa de la rubia y supo que algo estaba tramando

- Saito, ¿tú me quieres? – le pregunto ella inocentemente

- Claro que te quiero, eres muy importante para mí – contesto él sin pensarlo

- Entonces, ¿si yo te pidiera un favor, tú me lo concederías?– volvió a preguntar

- Claro, pídeme lo que sea y considéralo hecho – volvió a responder el chico

Nix escuchaba atentamente toda la conversación estaba seguro que nada bueno resultaría de todo aquello , sabía de antemano que Saito era capaz de cualquier cosa con tal de complacer a la princesa , siempre había sido así desde que lo cono en el milenio de plata, el solía meterse en muchos problemas solo por cumplir los deseos de la rubia y aun después de reencarnar y recuperar sus recuerdos no descanso hasta hallarla solo estuvo tranquilo cuando la vio feliz con la reencarnación de Endimión, aunque a él nunca le pareció el solo verla feliz lo tranquilizo y decidió apoyarla , el joven volvió a suspirar después de escuchar a la los dos irresponsables sabía que nada bueno saldría de todo aquello

En la sala serena miraba al peliazul con ojos de corderito a medio morir, finalmente el chico suspiro derrotado jamás se había podido negar cuando ella ponía esa carita

- Vale, te ayudare, pero con una condición - dijo

- Claro, lo que sea – contesto la rubia sin saber que tal vez podría arrepentirse después

Una hora más tarde Serena estaba sentada en el lambrguini de Saito muy enfurruñada, el peliazul y ella habían hecho un trato pero avían algunas cosas que todavía no la convencían y otras cláusulas a las que se habría negado si no fuera porque ella había dado su palabra

Finalmente se estacionaron frente a la casa de los Tsukino el joven le abrió galantemente la puerta y serena empezaba a arrepentirse los dos jóvenes se plantaron frente a la puerta y el padre de la rubia les abrió en ese instante

- Hola tío - saludo el peliazul mientras serena rodaba los ojos

- Saito, muchacho ¿cómo has estado? - saludo el hombre con una sonrisa

- Muy bien gracias – contesto el chico sonriente

- Serena, ¿pasa algo? - pregunto su padre cuando estuvieron en la sala

- Ho, Sere me ha pedido ayuda quiere ingresar a la universidad , por eso quería que ella se mude a mi casa, para así poder ayudarla, además mi casa queda cerca de la universidad y eso sería muy conveniente, pero ella teme que ustedes no quieran darle permiso - dijo el poniendo su mejor cara de niño bueno

- Bueno, pues si Serena desea ir a la universidad ,pero mudarse a tu casa …

- Sería de gran ayuda, demás así le haría compañía a Nike, ambas podrían irse a la universidad - juntas dijo el casualmente

- ¿Tu hermana regreso? – pregunto Ikuko

- Si al fin ha terminado su viaje cultural alrededor de Japón y llagara mañana , para ponerse al corriente y empezar la universidad en un mes - contesto

- Bueno, si ese es el caso no veo inconveniente para que serena se mude contigo - dijo el padre de la rubia

- Ho, entonces mañana vendré para llevarla a la casa - dijo él se despidió de la rubia y los demás

Serena subió a su habitación luna no estaba suspiro y se dejó caer sobre la cama bueno ya no había vuelta atrás todo sea por convertirse en una novia de la que Darién estuviese orgulloso, claro por eso y por los malditos celos …

Continuará….