PRINCESA

Serena estaba sentada en el salón escuchando a Saito hablar, lo había escuchado los primeros cinco minutos después lo único que escuchaba era el, bla bla bla y mas bla bla bla, etiqueta blabala cases sociales, y luego mas bla bla, el peliazul la miro notando que la chica estaba completamente perdida sonrió, esto sería largo e interesante

– Serena creo que deberíamos comenzar por algo más fácil, que te parece con las principales normas de la ética – sugirió

– Bueno entonces comencemos - dijo ella sonriendo

– El peliazul salió de la sala y regreso después con una hoja ,se la tendió a la rubia, ella algo dudosa la cogió Y empezó a leer

– Saludar a los familiares, amigos y conocidos con calidez y respeto

– Abstenerse de los insultos y la curiosidad entrometida

– Ser hospitalarios a los invitados

– Usar indumentaria apropiada para la ocasión

– Contribuir a las conversaciones sin dominarlas

– Comer pulcra y calladamente

– Evitar molestar a los otros con ruido innecesario

– Llegar puntualmente

– Responder a las invitaciones puntualmente

– Aceptar regalos o favores con humildad y reconocerlos puntualmente con gracias o rechazarlos con buenos modales

Serena se quedó mirando aquella hoja, bueno ella casi no cumplía con ninguna de las famosas normas, la rubia suspiro decaída, el peliazul la cogió de la mano dejo la hoja sobre el sillón, la rubia se levantó y miro interrogante al chico

– No todo son normas , Sere – dijo él dulcemente

– Pero yo, ¿crees que yo pueda entender todo esto? - dijo la rubia señalando la hoja

– Claro que si vamos no es tan difícil además, tu eres una princesa y

Una princesa los cubiertos sabe usar
Una princesa mil zapatos calzará
Siempre actúa con recato
Siempre come en un plato
Es alegre, encantadora y además

Una princesa no se puede equivocar

Serena miraba al peliazul sorprendida, entonces una sonrisa se extendió por su rostro mientras dejaba que el la guiara en improvisado bailé

Mirada al frente y no caer
El protocolo mantener
Esa postura siempre deberás tener
Gesto muy firme al mirar
Nunca los labios aflojar
Firme la espalda, y guantes deberás usar
Hombros rectos, vientre adentro, el meñique, la barbilla
Lentamente todo mirarás (Ya veo)
Respirando, avanzando
La sonrisa, no una risa
Lo que sientes no podrás mostrar DESLIZATE

La chica sonreía mientras la música inundaba el salón, Nix miraba todo con cierta sorpresa, jamás espero que Saito fuera a ponerse a cantar, y menos una canción de… esa clase, por un momento se planteó la posibilidad de preguntarle al peliazul donde había escuchada esa canción pero decidió que era mejor no hacerlo, además, sabía que su amigo solía hace locuras por la rubia pero aun lo sorprendía con las cosas más locas y descabelladas

Una princesa debe siempre lucir bien,
Una princesa debe siempre dar el cien
Muchos retratos te harán
Vaya la cama en que dormirás
Con propiedad a todos te dirigirás
Siempre tendrás gran cortesía
Y afinarás con armonía
Tu dulce voz el mundo deseara oír, OIR, OIR

Serena se lo estaba pasando genial con Saito y aunque era asombroso ya tenía una idea de cómo debía comportarse, Saito la miraba sonreír y siguió cantando

y su hermosa mirada
ya no piensas en nada
cuando ella aparece
se siente algo en el ambiente
un perfume de rosas que no vas a olvidar

El joven peliazul se perdió en los ojos de la chica, realmente aria cualquier cosa por ella, y si el idiota de Darien no sabía apreciarla, él se encargaría de hacerlo sufrir y le mostraría cuan valiosa era su hermosa dama

Mirada al frente y no (nunca, nunca caeré)
Siempre llegaras (allí siempre estaré)
Estar lista, todo puede suceder
Mirada firme no (labios nunca aflojar)
Un gesto gentil (nunca mirar hacia atrás)
Para todo hay un tiempo y un lugar
Una princesa la limpieza nunca hará
Una princesa la cabeza usará

Los dos jóvenes se dejaron caer sobre la alfombra riendo serena suspiro si sus clases de ética iban a ser así entonces esto sería muy agradable

Serena llevaba ya un mes en casa de Saito extrañaba montones a Darien, pero había decidido no llamarlo hasta que fuese toda una dama, así que decidió poner todo su esfuerzo en aprender, Nike le estaba enseñando todo lo relacionado a los modales en la mesa y serena muy orgullosa podía decir que ya sabía diferenciar entre una cuchara del té y una de postre, Nix le estaba enseñando modales, también le enseñaba como caminar, como sentarse, como dirigirse a los demás, incluso le estaba enseñando inglés y más asombroso aun serena estaba resultando ser una alumna excelente, finalmente Saito se había encargado de hacer realidad algo que consideraron imposible , la rubia comenzaría la universidad en unas semanas que carrera seguirá era otra gran sorpresa .

Saito sonrió cuando vio a la chica rubia comer con suma delicadeza un exquisito postre, él sabía que Serena era toda una dama, después de todo alguna vez fue una princesa, pero aparte de todo eso él quería demostrarle que ella era valiosa tal y como era, con una sonrisa volvió a mirar su larga lista de amigos la operación, "novio perfecto" estaba por comenzar

– ¿Que estas planeando ahora? – le pregunto Nix viendo con cierto recelo la sonrisa de Saito

– Nada importante solo pensaba en ofrecer una fiesta , así podremos ver qué tal está yendo serena además podrá conocer a nuevas personas – dijo el peiazul poniendo su mejor cara de niño bueno

– ¿Porque siento que me estas ocultando algo? – dijo el castaño escudriñando al pleazul

– Que falta de confianza , me ofendes, yo no aria nada en lo que Serena no estuviese de acuerdo - dijo con esa sonrisa que solía poner cuando estaba apuntó de hacer alguna locura

– Vale, confiare en ti, pero espero no haya sorpresas, por lo menos no muy locas - agrego por lo bajo aun mirando con suspicacia al peliazul

Saito camino hasta su recamara y sin borrar su sonrisa saco una hoja donde había redactado las cláusulas de su acuerdo con serena

– Yo jamás iría en contras de los deseos de serena – dijo mientras leía una de las cláusulas del famoso acuerdo , su sonrisa se agrando más está definitivamente sería una fiesta interesante él se había encargado de mandar las invitaciones para la gran fiesta de máscaras navidad ofrecida por Saito Faire.

Mientras; Darién estaba realmente desesperado buscando a serena, la rubia había desapareció, las amigas de la chica también estaba preocupadas, le habían preguntado a la madre de la rubia, esta solo les sonrió y les dijo que serena se había mudado para poder asistir a la universidad, las chicas muy sorprendidas le preguntaron por la nueva dirección pero Ikuko les dijo que ese era un secreto

Algo decepcionadas las chicas regresaron al templo Hikagua , Darién las vio y supo que no había noticias de su novia; los días pasaron y cada día el pelinegro se sentía peor, como había permitido que Serena se fuera de su lado , después de otro largo día de clases subió a su automóvil conducía algo distraído se detuvo en el semáforo y recordó el día cuando vio a serena sentada en ese automóvil acompañada por aquel chico volteo hacia el costado y con sorpresa descubrió a su novia sentada en otro automóvil y con otro hombre, no era el mismo de la primera vez, este tenía el cabello de un extraño color violáceo, era pálido y tenía la vista fija en la autopista, mientras Serena cambia de estación de radio, el semáforo cambio y el automóvil arranco dejando a Darién completamente anonadado ; para cuando el pelinegro reaccionó el automóvil había desparecido, con un suspiro arranco y se encamino asía su departamento.

– Mina , estas segura que dice eso volvió a preguntar - Aami

– Claro que si, además julios me ha invitado personalmente – y me ha dado esto para que podamos ir todas juntas – agrego la rubia

– Bueno si ese es el caso no le veo lo malo a ir a divertirnos aunque sea por una noche – dijo Lita

Las demás asistieron solo por una noche se relajarían y después volverían a buscar a Serena , en el departamento de Darien; el pelinegro miraba la invitación,¿ y si por casualidad encontraba a Serena en esa fiesta?, no podría dormir tranquilo si no asistía se dijo

– Y, ¿que tal te fue Julios? – pregunto Saito al joven rubio que acababa de entra a la habitación

– Muy bien, ya todos confirmaron su asistencia - dijo el joven dando un paso mas

Saito sonrió esto se ponía interesante miro a julios pero el joven rubio había desparecido para dejar paso a un gato de pelaje dorado y unos curiosos ojos de diferentes colores, que movía su cola de un lado a otro…

Continuara…

Gracias por los comentarios