ADIÓS AMOR IMPOSIBLE

Los días pasaban y Serena sentía que cada vez extrañaba más a Saito, Akira había estado distrayéndola, pero la rubia se sentía cada vez más triste, aquel día después de la universidad Serena se encontró a Akira parado frente a un flamante mustang cobra, varias chicas miraban sorprendidas al apuesto castaño, Serena sonrió y se acercó al chico

– Mi ladi, su carrosa la espera - dijo él

– ¿Aki , a donde iremos? - pregunto la rubia

– Es una sorpresa - contesto

Serena veía el paisaje cambiar rápidamente, los grades edificios de Tokio quedaron atrás para poco a poco ir siendo sustituidos por el paisaje silvestre, el automóvil se detuvo finalmente y Akira le abrió la puerta a la rubia,

Este es un club hípico, Saito ama los caballos así que cuando supo que Ren era dueño de un club no dudo en unirse y de paso arrastrarme – le dijo el castaño a la chica

– Una hora después los dos estaban vestidos con ropa de montar, Serena contemplaba a los hermosos corceles

– No se montar - dijo la chica

–No te preocupes yo te voy a enseñar - le sonrió el castaño

– Joven Akira - dijo de pronto una voz femenina

– Ann, cuanto tiempo - la saludo el castaño

Serena miraba a la chica que ahora se había colgado literalmente de Aki, era bonita pero según ella se tomaba muchas libertades con su amigo

–Aki – lo llamo la rubia

– Disculpa Serena, ella es Andromeda Yusei la hermana de Ren, Andromeda ella es Serena Tsukino – las presentó el castaño

– Asi que tú eres la chica de la que Saito tanto habla - dijo la pelirroja

– Andromeda, no es el momento - dijo una cuarta voz interrumpiendo a la pelirroja

– Hermano - dijo la chica

– Hola Akira, señorita Tsukino, lamento el comportamiento de mi hermana , por favor disfruten su estadía - dijo el joven pelirrojo quien cogió del brazo a la pelirroja y se llevo

– ¿ellos son los dueños? - pregunto Serena cuando los dos hermanos se fueron

– Sí, pero Sere hemos venido a divertirnos – dijo alegre el castaño

– ¿Entonces me vas a enseñar a montar? - le pregunto la rubia sonriente

Una hora después los dos chicos estaban montados en dos hermosos ejemplares, Serena acababa de descubrir que tenía un talento natural para con los animales, los dos estaban sonriendo, Akira se retrasó un poco, Serena dio la vuelta estaba por llegar al final del camino cuando…

– Me alegra que hayas podido venir - esa era la voz de Andrómeda

Salí temprano, así que decidí aceptar tu invitación, creo que me hace falta relájame un poco – la rubia detuvo al corcel esa voz era acaso Darién

– Darien sabes que me gustas mucho - dijo la chica

– Ya te lo he dicho, no podemos estar juntos , por lo menos no como tú quieres – le contesto el chico

– Entonces solo divirtámonos – contesto ella

El corcel había avanzado un par de pasos más y Serena vio claramente a Darién besando a la pelirroja, sintió una punzada en el pecho y se vio incapaz de moverse, la pareja se separó, el pelinegro entonces la vio

– ¡Serena! - dijo alzando la voz

– Yo…, lo siento - dijo ella mientras sentía que pronto se podría a llorar

La chica sujeto las riendas con más fuerza y el caballo se levantó en su patas traseras lanzando a la rubia la suelo, Darién corrió hacia ella asustado, Akira llego un segundo después el también corrió hacia la chica la rubia estaba en el suelo

– No te levantes - dijo Akira

– Esto es tu culpa no debiste dejarla sola – le reprocho Darién

– No es el momento para sus estupideces - Andrómeda los callo a ambos

– Estoy bien solo me duele la espalda - dijo la rubia con los ojos cerrados ,pequeñas lagrimas habían empezado a correr por sus meguillas

Minutos después Serena, Darién y Akira estaban en la ambulancia camino al hospital, le realizaron varias pruebas a Serena y mientras esperaban los resultados, la chica se hallaba en una habitación privada, Darién quiso entrar pero Serena le había pedido a Akira que no la dejase sola no se sentía capaz de hablar con Darién, en ese momento en su mente aún estaba la imagen del pelinegro besando a Andrómeda las lágrimas corrieron libres cuando estuvo sola , creyó que Darién ya no era la principal razón de su vida, pero, cuan equivocada había estado , que le iba a decir ahora, se sintió una tonta mientras las lágrimas corrían por sus mejillas

Soy tu mejor amigo
tu pañuelo de lágrimas,
de amores perdidos.
Te recargas en mi hombro
tu llanto no cesa

– Akira , ¿porque me siento así? - dijo la rubia

El castaño se inclinó un poco, ¿qué podía decirle?, el sin querer se había enamorado de ella pero ella amaba a Darién y él no podía decirle lo que sentía cuando ella al parecer había tomado su decisión, lo único que atino a hacer fue tomar su mano con delicadeza

– Serena - le susurro

Él se sentó en la en la camilla mientras ella lloraba, le había dolido ver a Darién con otra chica, le había dolido tanto, Akira sujeto su mano con delicadeza

yo solo te acaricio.
y me dices por que la vida
es tan cruel con tus sentimientos?
yo solo te abrazo
y te consuelo

– Todo estará bien - le dijo en un susurro

– El ya no me ama - susurro Serena

– Sería un tonto si no te amara – contesto Akira

– Pero él estaba con esa chica, Andrómeda – dijo ella

– Annd, es algo especial así que no debes dudar de que Darién te ama – el castaño le sonrió

– Pero , Saito …

– Serena eres tú la que está enamorada y sé que aunque él proteste y haga berrinché que seguro lo va hacer al final solo desea que tú seas feliz, eres su hermanita, no tengas miedo - le dijo mientras besaba su mano con delicadeza

– Gracias Aki - dijo ella sonriendo

– No me gusta verte llorar Sere - dijo con una sonrisa - ahora descansa en hasta que tus resultados estén listos – agrego

Me pides mil concejos para protegerte
de tu próximo encuentro,
sabes que te cuido

Ella asistió y cerró los ojos, la presencia y las palabras de Akira habían calmado su atormentado corazón, estaba tan relajada que Akira pensó que dormía, aún tenía entre sus manos la delgada mano de Serena

Tarde llegue a tu vida, tarde te conocí y como un estúpido me enamore pero tú ya tienes a alguien especial en tú corazón y no seré yo quien te lastime diciéndote lo que siento , no seré él se interponga en tu camino, aunque me muera por dentro – susurro el castaño mientras besaba la mano de la rubia

Akira la veía dormir tan tranquila, tan relajada, se puso de pie no podía resistirse, aunque sabía que estaba mal, se inclinó sobre la joven y deposito un suave beso en los labios de la chica

– Es un premio de consolidación - susurro

Serena se había quedado completamente inmóvil, tal vez lo soñó, tal vez era un sueño, si eso debía ser, porque Akira era su amigo, aunque se sentía atraída hacia él, ella amaba a Darién, no podía enamorarse de Aki, no podía amar a dos personas a la vez, así que supuso que todo fue un sueño

Lo que no sabes es que
yo quisiera ser ese por quien
te desvelas y te desesperas,
yo quisiera ser tu llanto,
ese que viene de tus sentimientos,
yo quisiera ser ese por quien
tu despertaras ilusionada,
yo quisiera que vivieras
de mí siempre enamorada

Después de que les dijeron que solo había sido un golpe leve, nada de cuidado, Akira la llevo a casa, después de asegurase de que Serena estaría bien al cuidado de Nike; llamo a Darién

Ella te quiere y tú también así que ustedes deberían hablar y arreglar las cosas , pero no le pidas que se aleje de Saito o la perderás , además mi amigo quiere a Serena de una manera muy diferente, así que deja de ser un tontainas como suele decir él y habla con Serena , ya no hagas llorar - le dijo al sorprendido pelinegro

– ¿Tú que aras le pregunto? el pelinegro

– ¿Yo?, eso no importa - contesto el castaño

– Claro que sí, sé que tú la quieres

– Sí ,pero si te preocupa tanto te diré que en cuanto Saito regrese me iré, tengo un trabajo que realizar en Corea, así que no te preocupes por mí - dijo el castaño antes de irse

Tú te me quedas viendo,
y me preguntas si algo
me está pasando,
y yo no sé qué hacer

Serena regreso a la universidad a los pocos días , las cosas estaban relativamente bien, Akira se seguía comportando como de costumbre, así que serena termino por creer que todo lo que había dicho el castaño solo fue un sueño, y después de una larga semana el castaño la invito a comer; Serena se arregló y ambos fueron a un caro restaurant , después de entrar el castaño se disculpó con la chica y salió un momento, Serena miraba el menú cuando Darién ingreso, el pelinegro la miro durante un momento

– Akira está conmigo - dijo cuando él se acercó a la mesa

– Lo sé, él me llamo - contesto el peliengro

– Darién yo …

– Serena, por favor - le pidió el pelinegro

– Akira estaba apoyado contra la pared fuera del restaurant, él había preparado todo para que ellos pudiesen hablar sobre todo ahora que Saito regresaba sonrió amargamente

si tú supieras que me estoy muriendo,
quisiera deecirte lo que yo siento,
pero tengo miedo de que me rechazes,
y que solo en mi mente
vivas para siempre..

– Eres un completo idiota Akira , mira que ayudar a tu rival, vaya tonto no se suponía que no te enamorarías, no decías que todos los humanos eran unos desperdicios y mírate ahora, conseguiste amigos y aprendiste lo que es el amor , encima te volviste tan blando que hasta ayudas a tu rival a juntarse con la chica a la que amas, menudo idiota – se dijo con una sonrisa forzada

Dos días después Serena oficialmente volvió alado de Darién otra vez salían juntos, claro que la rubia si había cambiado bastante, ahora los amigos del pelinegro quedaron completamente callados cuando la rubia se apareció del brazo de su novio

– Es toda una dama - dijo Akira mirando a los embobados chicos

Tres días después Saito llego, fue recibido por su hermana acompañada de Darién y aunque el peluazul se sorprendió no se atrevió a decir nada al ver lo feliz que lucía la chica, Akira estaba sonriente pero la alegría no le llegaba a los ojos y Saito lo noto, después de disculparse pues Darién había invitado a Serena a ver una película, la pareja se marchó dejando a Saito y a los chicos solos en casa

Por eso yo quisiera ser ese por quien
tu te desvelas y te desesperas,
yo quisiera ser tu llanto,
ese que viene de tus sentimientos,

– Eres un completo idiota – le dijo el peliazul en cuanto estuvieron solos

– Ella lo ama Saito y no hay nada que tú puedas hacer , déjala ser feliz - contesto el castaño

¿Qué aras ahora Aki? - pregunto él

– Tengo que arreglar algunas cosas en Corea, luego iré a Europa, quisiera visitar también Grecia y Egipto antes de marcharme

– ¿Así que las cosas ya se solucionaron? – le pregunto el peliazul

– Si tengo uno año de plazo antes de volver - dijo él

– Me gustaría acompañarte pero ..

– Debes apoyar a Serena yo lo entiendo , además estaré bien se cuidarme solito - dijo él castaño

– Jajaj eso quedó muy claro en las Vegas – rio el peliazul

Aquella noche serena volvió feliz Darién le había propuesto matrimonio ella estaba realmente emocionada abraso a su hermano y le enseño el hermoso anillo, Saito sonrió y aunque a él no le caí bien el sujeto se alegró por Serena, claro que la felicidad de la rubia se evaporo cuando Saito le dijo que Akira se iría

yo quisiera ser ese por quien
tu despertaras ilusionada,
yo quisiera que vivieras
de mi siempre enamorada.

– ¿Porque? - dijo ella

– Él también tiene una vida Sere - contesto Saito

– Pero ¿porque no me lo ha dicho él? - protesto la rubia

– Seguramente te lo dirá mañana - le contesto Saito

Serena subió a su recamara desolada su mejor amigo se iría y ni siquiera tenía la decencia de desrícelo, entonces recordó el beso en el hospital había sido un sueño, pero no podía sacárselo de la cabeza, el olor a vainilla y canela, las dulces palabras, sacudió la cabeza, ella se iba a casar con Darién y Akira era solo su buen amigo uno que la estaba apoyando incondicionalmente

Aquel día amaneció nublado con signos de que llovería, Serena no se sentía con ánimos pero aun así no quería decepcionar a nadie, se levantó y alisto para ir a la universidad, estaba decaída, sobre su cama estaba la chamarra de Akira

yo quisiera ser...tu llanto
tu vida...

yo quisiera seer...
tu llanto tu vida..

Después de la universidad se encontró a Darién, pero ella no se hallaba de humor ni tenía ganas de hablar con el pelinegro, sus ojos solo buscaban la cabellera castaña de su amigo, al final lo vio salía tan tranquilo y sonriendo como de costumbre, pero había algo diferente en su mirada, se disculpó con Darién y fue al encuentro de Akira, el castaño se sorprendió ligeramente pues en los últimos días Serena no se separaba de Darién

– Tenemos que hablar - dijo la rubia jalándolo del brazo

– ¿Paso algo Serena? - pregunto el chico cuando llegaron al estacionamiento de la universidad

Pero Serena estaba molesta, Akira subió al coche de la rubia sorprendido, ella por lo general era muy alegre pero aquel día parecía realmente molesta, así que sin más espero a que la chica arrancara, Serena manejo en silencio Akira le había enseñado muy bien, pero ahora estaba molesta porque él se iba a ir sin decirle nada, finalmente la rubia se detuvo estaban lejos de la casa de Saito, en un parque, Serena se bajó no quería hablar

– Saito te dijo que me voy ¿cierto? - pegunto el castaño

– Si, ¿porque Akira, porque no me lo dijiste, no se suponía que somos amigos? - le reprocho ella

– Lo siento Sere, te lo iba a decir, pero tú siempre estabas con chiba y no encontraba el momento - contesto el

Yo quisiera ser ese por quien
tú te desvelas y te desesperas,
yo quisiera ser tu llanto,
ese que viene de tus sentimientos

Ella se quedó callada era cierto ella había descuidado un poco a sus amigos cuando volvió con Darién, ni siquiera se había dado cuenta pequeñas gotas empezaban a caer

– Akira , ¿porque te vas a ir? - dijo más calmada

– Es necesario – contesto el castaño acercándose a la rubia

– Sabes, me voy a casar - dijo ella mirándolo a los ojos

– Felicidades - le dijo aunque sus palabras sonaban amargas

– Darién me ama y yo lo amo es lo más lógico – se justificó la chica

Akira sentía su corazón destrozarse, pero ella era feliz , así que estaba bien se dijo una y otra vez tratando de convencerse, finalmente no pudo aguantar más y abraso a la rubia, ella se sorprendió pero luego también aferro a él, al igual que lo había hecho aquella noche del baile; la lluvia caía con más fuerza llevándose las lágrimas de un amor imposible, los dos estuvieron un rato así, abrasados bajo la lluvia, Serena levanto la cabeza y lo vio a los ojos, esos ojos color rojizo tan extraños, Akira se inclinó un poco, ambos se fundieron en un beso con sabor a lluvia y lágrimas, un beso de un amor imposible.

yo quisiera ser ese por quien
tu despertaras ilusionada,
yo quisiera que vivieras
de mi siempre enamorada.

tu llantoo...tu vida ohhhh

Akira se fue al día siguiente, Serena no fue a despedirlo al aeropuerto porque sabía que lloraría y no quería que él se llevara ese recuerdo; las semana pasaron y la rubia poco a poco volvió a su vida normal ,la universidad sus amigas, su hermano, su novio, finalmente le pusieron fecha a la boda se casarían en seis meses, todo estaba bien sino fuera porque Serena se notaba extraña era como si una parte de ella se hubiese ido con Akira, o tal vez solo estaba nerviosa por la boda, boda que Saito y las amigas de la rubia se había dedicado a planear …

Continuara…

He tomado en cuenta todas sus opiniones así que ya decidí con quien se quedara serena, solo que deben tener un poco de paciencia, porqué como dicen por ahí "las cosa no siempre son lo que aparentan"

Solo les diré que hay grades sorpresas más adelante

Así que no dejen d leer ni de dejar cometarios que son la fuente de mí inspiración aparte del delicioso helado y la sobredosis de cafeína

Gracias a todos los que me han dejado sus comentarios