PREPARATIVOS

Saito estaba mirando el catálogo de las tortas, Serena había estado un tanto deprimida, pero la idea de probar deliciosa tortas la emoción, así que la rubia junto a sus damas de honor estaban en la pastelería degustando las diferentes variedades de tortas, el peliazul se preocupaba más por el diseño de la torta que por el sabor, después de todo tenia a una experta en cuanto a sabores, miro a Serena, y suspiro su adorada hermanita se casaba, bueno que se le va hacer dijo y pido otro catalogo

Después de elegir la torta fue cuestión de escoger un salón donde sería la recepción, las chicas estaban emocionadísimas con la idea de hacerlo en unos de los lujos lugares que la planificadora que el peliazul contrato les había sugerido, pero Serena no lucia muy convencida, después de muchos debates al fin Serena decidió donde sería la recepción de su boda y que clase de decoraciones quería

Para el final dejaron la cuestión del vestido, así que allí estaba la madre de la chica las cuatro amigas y muy a su pesar Saito, Nix Y Julius que apareció de la nada

– Ese es maravilloso – dijo Mina alabando el vestido que Serena llevaba puesto

– No me gusta es demasiado brillante – opino Rei

– Creo que tienes razón - dijo Lita

–Me probaré otro - dijo Serena

Siete vestidos después

– Es demasiado escotado – decía Rei

– Me parece que está bien, Serena se ve maravillosa – dijo Lita

– Serena, dinos ¿a ti te gusta? - le preguntaron las chicas

La rubia se quedó callada el vestido era bonito pero ella le había encontrado defectos a todos los vestidos que se había probado hasta ese momento, negó con la cabeza, las chicas suspiraron pero las asesoras que atendían a la chica estaban más que emocionadas se llevaron a la rubia para probarle otro vestido.

Saito estaba sentado, ninguno de los vestidos lo convencían, pero no quería arruinarle el día a Serena así que se guardó su opinión, a su lado Nix buscaba con la mirada a Julius y Mina, hacia un buen rato los dos rubios habían desaparecido

– ¿Pasa algo malo Nix? - pregunto Ikuko

– No veo a Julius ni a la señorita Mina – contesto distraídamente el chico

Ellos se fueron hace un rato, Mina le dijo algo sobre ir a ver más vestidos al otro lado de la tienda – le contesto la madre de Serena

– Iré a buscarlos - dijo Saito poniéndose de pie

El peliazul se alejó del grupo y Nix maldijo a su compañero por dejarlo solo con las damas, el móvil de Saito sonó por quinta vez, vio el registro de llamadas y descubrió sorprendido que se trataba de Akira

– Aki como estas – le pregunto el chico

– Me alegra pero a qué se debe tu repentina llamada - ¿?cuestiono el peliazul

– ¿Cómo te vas a ir antes, creí que ya tenías un recorrido que querías hacer?, ¿cuándo te iras? - le pregunto peliazul

– ¿En un mes?, pero que fue lo que paso – le pregunto

Saito suspiro apesadumbrado, su amigo se iría para siempre en solo un mes, tal vez nunca lo volvería a ver, se sentó abatido y al levantar la cabeza vio dos cabelleras rubias casi ocultas, con el sigilo digno de un predador se acercó, el peliazul se quedó estático frente a él estaba Julius besando apasionadamente a Mina, entonces una sonrisa divertida curvo sus labios, una de sus maquiavélicas ideas acaba de nacer, por lo menos se divertiría un poco y olvidaría la partida de su amigo

Nix se estaba preguntado donde estaría Saito cuando vio aparecer a Julius con cara de gato apaleado, a su lado Mina sonreía abiertamente, aquello tenía toda la pinta de ser obra de Saito , entonces el peliazul se hizo presente traía una cara de satisfacción única pero al ver la mirada reprobatoria de Nix sonrió de manera dulce y angelical

En ese momento apareció Serena, llevaba un vestido entallado en la parte superior, sin tirantes ni mangas, la falda se abría de manera graciosa y en la espalda tenía un lindo listón que les hiso recordar a las chicas sus trajes de sailors, las cuatro jóvenes aprobaron el vestido al igual que la madre de la novia, a Serena le parecía lindo, no lo que buscaba pero si le gustaba, además estaba cansada y sentía algo de curiosidad por saber que pasaba con Mina y Julius

Después de finalmente comprar el vestido y dejarlo para que le dieron algunos retoques las chicas arrastraron a todo el grupo con el diseñador que les aria los vestidos a las damas de honor, Serena se hallaba algo cansada así que cuando vio a Mina, Julius y Saito alejarse lentamente del grupo no dudo en seguirlos

Y allí estaba los cuatro en la misma tienda de vestidos de novia pero esta vez era Mina la que se probaba el vestido mientras Serena la ayudaba a elegir, Saito se llevó a Julius a una joyería

– Serena, ¿que te parece este? – dijo Mina apareciendo con un precioso vestido de estilo sirena ,

– Es simplemente perfecto - dijo la chica

– Es cierto – la apoyo Mina cuando se vio en el espejo de cuerpo entero

En la joyería, Saito contemplaba a Julios que estaba indeciso contemplando la gran cantidad de anillos de compromiso, finalmente se decidió por uno sencillo de oro blanco con incrustaciones de ópalo, un bellísimo diseño

– Chicas vamos o se van a dar cuenta de que desaparecimos - dijo Saito cuando llego acompañado de Julius

– Tú crees que no lo hayan notado – pregunto Serena

– Pues Nix seguramente sí, pero las demás, lo dudo mucho - dijo riendo el peliazul

Tres días después Mina les comunicó oficialmente que se casaría un mes después de Serena, con el lindo Julius, el cual era muy callado pero adoraba a la hiperactiva rubia y parecía ser el complemento perfecto para la chica todas se alegraron y le ofrecieron su ayuda para los preparativos, pero la chica les dijo que ya todo estaba listo, Saito, "el amigo" de Julius les había contratado una planificado de bodas maravillosa, así que todo ya estaba arreglado

Serena estaba feliz por el matrimonio de su amiga pero conforme se acercaba el día de su propia boda se sentía cada vez más indecisa y nerviosa , su madre le había dicho que era normal sentir nervios el día de tu boda , cuando las invitaciones llegaron serena sintió que devolvería la comida al verlas, ya era un hecho , se casaba con Darién el amor de su vida , pero entonces porque cada que hablaba con Akira por el móvil sentía su corazón saltar de alegría , al oír la vos del castaño, sacudió la cabeza es porque él es tu amigo , es normal extrañarlo se dijo una y otra ves

El ansiado día llego, Serena estaba vestida de novia, sus amigas, la miraban fascinadas, la rubia era un mar de nervios, la maquillista termino de darle los últimos toques y sus amigas al igual que su madre estaban contentísimas, pero ella sentía los pies de plomo de lo nerviosa que estaba , Ikuko la miro con pequeñas lágrimas en los ojos, su pequeña se casaba , Serena sonreía nerviosa, les pido a las chicas un vaso de agua cuando todas salieron dejándola sola se miró en el espejo y a su mente regreso el ultimo día con Akira, se iba casar con Darién pero estaba pensando en el castaño , no era correcto se dijo, debía hablar con Saito la habitación en la que estaba el peliazul quedaba un poco más adelante, además quien podía verla , estaba por abrir la puerta

– Como que te vas hoy, diablos Akira creí que te irías en un mes, no, es solo que hoy… ¿bueno y dónde estás? – pregunto

– ¿ en mi casa? ¿qué rayos haces en mi casa?, espérame ahora no puedo ir, pero ni se te ocurra irte antes de que yo llegue , si ella está bien, vale adiós – se despidió el peliazul

– ¿Pasa algo malo? - pregunto Nix

– Akira se ira hoy , probablemente nunca más lo vuelva a ver , después de la ceremonia quiero que me cubras una hora, regresare antes de que alguien lo note – le ordeno el pelizul

– Y Serena, ¿no se lo dirás? – pregunto Nix

– No quiero arruinar su boda, además ella no sabe la verdad sobre Aki – contesto el pelizul

Serena regresó corriendo a la habitación donde la habían dejado las chicas, la rubia intentaba contener las lágrimas, no era justo, ella sabía la verdad sobre Akira, el mismo castaño se lo dijo aquel día, cuando se despidieron en aquel parque , él se iría , ya nunca más lo volvería a ver , su corazón se estrujo ,pero no lloraría , no debía

Serena la ceremonia está por comenzar , la voz de Reí la devolvió a su realidad, se iba a casar con Darién , se puso de pie acomodo mejor el velo y abrió la puerta

La marcha nupcial anuncio la llegada de la novia todos los amigos y familiares de los novios voltearon a ver a la joven, Darién estaba parado en el altar esperando a su futura esposa, Serena estaba nerviosa su corazón estaba acelerado, cada paso que daba, era un paso más lejos de la salida, un paso más cerca de su futura vida…

Continuara…

grasia por los cometarios