NOVIA A LA FUGA

– Cuídala te entrego a mi más grande tesoro – dijo el padre la rubia cuando llegaron junto a Darién

Resuenan campanas de boda
y la novia aún tiene dudas
no encuentra ya los motivos
ni de blanco ni desnuda.

Lo que antes era amor ciego
lo envuelve ahora la locura
lo que antes era un sí quiero
lo está matando la duda.

Serena vio como su padre se alejaba y Darién le sonreía, atreves del velo todo parecía irreal, sus damas de honor estaban allí, sabía que Saito estaba casi cerca de la salida, los dos jóvenes se pararon uno frente al otro mientras el sacerdote hablaba, pero la chica ya no estaba tan segura, en su mente solo estaba Akira , entonces lo entendió

– Darien - dijo en un susurro inaudible

El pelinegro no contesto pues ni siquiera la había escuchado, la rubia entonces soltó la mano de su novio y futuro marido, retiro el velo de su rostro y miro directamente a los ojos azules del pelinegro, todo se quedó en silencio

Y en el altar
Vuelve a latir el corazón
Pero no sabe si es amor
O soledad.

Y la verdad
Que cuanto más tiempo pasaba
Menos tiempo le quedaba
Pa escapar.

– Darien yo te quiero , pero , no me puedo casar contigo , lo siento – dijo

– Serena sé que estas nerviosa, es normal todas...

– No Darién, no estoy nerviosa como todas las novias , eres una persona maravillosa y te quiero pero no me puedo casar contigo , por favor perdóname – le dijo la chica quitándose el velo de la cabeza

Se sintió tan libre en ese momento miro con arrepentimiento una vez más a Darién antes de salir corriendo hacia la puerta, todos se habían quedado en shock , sus mentes aun no procesaban lo ocurrido, la chica llego hasta Saito que no sabía que decir, estaba estático

Y escapó desnuda
Tirando el vestido a la calva del cura
Y escapó del hombre
Que había hecho de ella una mujer sin nombre.

Y en la vicaría
Los suegros lloraban los padres reían
Porque fue la más bella novia a la fuga
Jamás concebida.

– Préstame tu auto – la vos de su hermana lo devolvió a la realidad

– ¿Serena, a dónde vas? – le pregunto el peliazul extendiéndole las llaves

– Tengo que alcanzar el amor - dijo la chica antes de salir hacia el estacionamiento

Cuando todos reaccionaron y Darién corrió a detener a su novia solo alcanzo a ver el flamante lamborguini negro desparecer

– Saito ¿a dónde fue? - pregunto Mina acercándose al peliazul

– A alcanzar el am…or; Ho Serena solo tú tienes que esperar siempre hasta el último momento verdad – se rio a carcajadas el peliazul antes de salir corriendo, de un salto se subió al deportivo de Nix, que ya lo esperaba, pero antes de que pudiesen irse Mina y Julius también se subieron

– Es mi amiga no esperaras que me quede tan tranquila cuando ella se da a la fuga verdad – dijo la rubia al ver la mirada interrogante de Saito

Prefirió ella amaneceres
A cualquier lunas sin mieles
Pues es tan sólo una semana
No vale la pena una vida amargada.

Qué hacemos ahora dijo el suegro
Si ya he pagado el banquete
Quita de mi vista zoquete
Más vale mi niña que unos canapeses.

Serena pisaba el acelerador a fondo solo esperaba que el no fuese a ir sin esperar a su hermano, el automóvil corrió velos atreves de las calles, finalmente se detuvo en la mansión bajo corriendo y toco cinco veces el timbre cuando la puerta se abrió

Y escapó desnuda
Tirando el vestido a la calva del cura
Y escapó del hombre
Que había hecho de ella una mujer sin nombre.

Y en la bicaría
Los suegros lloraban los padres reían
Porque fúe la más bella novia a la fuga
Jamás concebida.

– ¿Serena? – dijo el sorprendido Akira

– Aki – dijo la chica cuanto lo había extrañado, en esos meses, solo cuando él ya no estuvo a su lado se dio cuenta de cuanta falta le hacia

El, la miro sin comprender pero entonces Serena lo jalo de la camisa y lo beso, estaba sorprendido pero rápidamente rodeo a la chica por la cintura y profundizo más el beso

– te amo - susurro el castaño

– yo también te amo – contesto la chica antes de volver a besarlo

Pero entonces él recordó que no le queda mucho tiempo con tristeza se lo dijo a Serena, la rubia le sonrió

– voy a ir contigo - dijo ella

– ¿estas segura Sere? - pregunto él

– te amo de eso estoy segura y no quiero separarme de ti, así que llévame contigo – dijo la rubia

– hay hermanita, tienes unos gustos pésimos – la voz de Saito lo sorprendió

– Serena, ¿es el por quien no te casaste? – pregunto Mina

– Sí, yo amo a Akira – dijo la chica

– Mina, recuerda que te vas a casar conmigo - le dijo el joven rubio

– hay Jul , no seas celoso …

– ¿ya terminaron sus jueguitos?, Serena ven conmigo todos esperan una boda – dijo Darién de pronto

El lugar se quedó en silencio Serena se aferró a Akira, Saito miro retadoramente a Darién no iba a permitir que nadie se interpusiese en la felicidad de su hermanita, Nix miro a Darien y luego a Saito el pelinegro lucia tranquilo , pero en su mirada se podía ver todo el odio que estaba sintiendo

– Ya has jugado suficiente Serena , es momento de volver – le dijo

– Darien, por favor - susurro la rubia

– Ella ya no te ama entiéndelo – le dijo saito

– Tú no te metas, si tu no hubieras aparecido nada habría pasado pero tenías que aparecer y arruinarlo todo, ¿quién diablos eres he? -dijo Darien

– El príncipe de la luna - le contesto Haruka

Repentinamente el lugar se tornó frio y una risa gutural broto de la garganta de Darién , el pelinegro avanzo, sus ojos perdieron el brillo y se tornaron marrones

– Asi que estas vivo, Yue – dijo el pelinegro

– Sabía que ese no podía ser el tontainas de Endimión, ¿qué pasa Anteo ahora te ocultas tras tu pequeño hermanito? - le pregunto Saito

El pelinegro se rio mientras posaba sus ojos en Serena, Saito lo miro retadoramente, Nix no podía creerlo, Anteo había tomado el lugar de Darién ¿entonces donde estaba el verdadero Darién? , se pregunto

– Cuando supe del futuro que formaría mi hermanito y esa niña me deshice del estúpido niño y tome su lugar pero entonces tu apareciste y arruínate todos mis planes – dijo el pelinegro

– ¿Entonces dónde está el tontainas? - pregunto Saito

– Jajaja porque debería decírtelo - dijo el riendo

El suelo tembló y se alzaron raíces que atraparon a Serena, Akira no lo iba a permitir sus ojos se volvieron completamente rojos y las raíces ardieron sin lastimar a Serena , Saito sabía que nada bueno pasaría si se desataba una pelea contra Anteo, no era el momento ni el lugar pero repentinamente la sailor del tiempo apareció se colocó alado del pelinegro

– ¿Plut, que haces? – pregunto Haruka

– No pierdas tu tiempo, ella no es la verdadera sailor plut todas son mis creaciones - dijo el pelinegro – levanto sus manos y las sailor aparecieron

– Akira, saca a Serena de aquí – le ordeno el peliazul

– No, no Yue esta vez nadie se ira - dijo el, todo el lugar tembló Serena junto a Akira y Saito desaparecieron al igual que Anteo, pero sus creaciones se dispusieron a atacar a las chicas que habían llegado a la mansión

Las sailor se transformaron para poder enfrentar a sus copias, que resultaron tener los mismos podres que ellas, sailor venus fue atacada por su copia y cayó al suelo pero antes de que recibiese otro ataque un enorme león de pelaje dorado destrozo a la copia de venus, la guerrea se levantó y le sonrió al rubio que ahora le tendía la mano poco a poco las chicas se fueron desasiendo de las copias, Nix estaba intentando encontrar a sus amigo pero su computadora no mostraba nada , entonces sailor mercuri se le acero y entre los dos genio logrando dar con la ubicación de sus amigos

En una cueva fuera de la ciudad el pelinegro reía al ver a Akira y Saito hacer inútiles intentos por recuperar a la rubia que ahora permanecía dentro de un cristal, el castaño cayo de espalda una vez más, a pocos metros Saito estaba en el suelo y un poco más allá se hallaba Darién inconsciente

– Patético - dijo el pelinegro

– Devuélveme a Serena - dijo Akira poniéndose de pie

– Ella ahora es mía, así que ríndete

– No te pases de listo mocoso – la vos de Saito sonaba algo ausente mientras se ponía de pie

Akira volteo a ver a su amigo y quedo sorprendido el cabello azulado del chico se había vuelto color plata, sus ojos se tornaron tan azules como los de serena y en su frente apareció el símbolo de la luna plateada su ropa cambio drásticamente, siendo sustituida por una armadura blanca, la presencia del príncipe hiso que es cristal de plata reaccionará y serena fue liberada

– Akira, saca a Serena y Darién de aquí, Anteo y yo tenemos uno asuntos pendientes - dijo el

– Hermano - dijo Serena

– Sigue a tu corazón Sere no importa el rumbo que tome ahora vete – dijo, Akira abraso a la rubia y colocó sobre su hombro al inconsciente Darién

– Sujétate - le dijo a Serena

La chica asistió, se aferró al castaño dos grandes alas aparecieron y los tres desaparecieron de la cueva, Serena y los dos chicos reaparecieron en el salón de la mansión Faire, las amigas de la rubia se acercaron y abrasaron a Serena

– ¿Qué paso? - pregunto Nix acercándose a Akira

– Saito se enojó - contesto el chico

– ¿Que le paso a Darien? - pregunto Rei al ver al pelinegro inconsciente

– Está bien no tiene heridas ni nada de cuidado solo fue inducido al sueño aunque creo que Nix puede despertarlo – dijo Akira

– Yo me encargo dijo el chico coloco una mano en la frente de Darién una luz lo ilumino y el chico abrió los ojos sorprendido

– ¿Darien estas bien? - preguntó la pelinegra

– Rei, chicas ¿donde estamos? – pregunto confundido el

– ¿Que es lo último que recuerdas? – pregunto Nix

– No lo sé, iba a llamar a Serena después del incidente de la fiesta en la facultad, entonces alguien aprecio y no recuerdo mas

– Bueno por lo menos no fue a ti a quien dejaron plantado en el altar – dijo Mina

Las chicas la miraron duramente, el pelinegro entonces vio a serena, la rubia llevaba un maltratado vestido de novia, los dos se miraron un momento antes de que la chica desviara la mirada; desde el balcón Akira contemplaba el cielo serena estaba alado de Darién sonrió tristemente cuando el cielo se tornó rojizo era momento de partir, pero antes de irse necesitaba saber que Saito estaba bien, serena ella probablemente regresaría con su novio ahora que sabía la verdad.

Darien se puso de pie, debía hablar con su novia pero la chica rehuía su mirada, el pelinegro se preguntó que podía estar pasando hasta que vio a Serena ver anhelante al joven que estaba en el balcón y sintió temor, ¿qué podía haber pasado con Serena?

– Darien tenemos que hablar - dijo la rubia

– Nix podemos usar el despacho - pidió la joven

– Adelante - contesto el chico

Serena asistió le dio una última mirada al castaño antes de alejarse con Darién , la chicas suspiraron, Rei miro al castaño que seguía allí fuera con la vista clavada en el horizonte, lo que pasara a partir de ese momento seria enteramente decisión de Serena estaba por acercarse cuando de pronto alado de Akira apareció un chico de cabello plateado lucia exhausto y algo lastimado el castaño lo rodeo con un brazo y lo ayudo a entrar Nix se apresuró a ayudarlos una hora después Serena salió corriendo había sentido la presencia de Saito, el chico ahora peliplata estaba sentado en el sillón, sus amigas lo acompañaban todos conversaba amenamente , la rubia corrió hacia el pleliplata y lo abraso el chico sonrió, Akira les dio una última mirada antes de salir al jardín silenciosamente el cielo tenia ahora un color casi violeta era hora de partir sonrió

– Adiós - susurro

– Oye,¿ no pensaras irte sin despedirte verdad? - le preguntó Saito

– Voy a echar de menos tu sarcasmo y tu humor retorcido Sait - dijo el castaño

– Y yo tu maravillosa suerte en los casinos - contesto Saito antes de darle un abraso al chico

– Nix, Nike asegúreseme de que no se meta en muchos problemas - dijo el castaño

– Cuídate Akira – contestaron ambos

– Akira - susurro la rubia

– No tienes nada que decir Sere, te entiendo - dijo el chico

La rubia lo miro interrogante, entonces entendió lo que el chico quería decirle, él le sonrió pero antes de que pudiese decir algo más la rubia lo abrazo

– No te vas a librar de mi tan fácil mente Akira – le susurro la chica

– ¿Pero? Sere, tu, Darien –

– Hable con Darien todo está bien quedamos como amigos – sonrió la rubia

Darién había querido negarlo y decir que no era posible pero se había engañado, ¿cuándo fue que te perdí serena? Se preguntó, ella ya no lo amaba, su princesa se había enamorado de otro y el ya no tenía cabida en su corazón, tal vez como amigos pero podría conformarse, que tonto había sido descuido a su princesa y ahora ella ya no era más su princesa, ahora otro ocupaba su lugar

– Es duro verdad - dijo Rei a su lado

– Rei – dijo el pelinegro

– Nos tenemos que ir – dijo de pronto Akira

La rubia entonces se fijó en Darien , el pelinegro la miro unos instantes luego también sonrió

– Se feliz Serena – dijo el pelinegro

– Darien – le dijo la rubia ambos se abrazaron

– Cuídala mucho, sino iré a Céfiro y limpiare el piso contigo - le dijo Saito al castaño

El chico asistió, la rubia se despidió de todos sus amigos después se abraso a Akira un leve resplandor cubrió el cuerpo de Serena y el vestido maltrecho desapareció para ser sustituido por su vestido de princesa, la ropa del castaño también cambio transformándose en su traje negro, en su espalda parecieron dos alas color oro, el castaño rodeo a la chica por la cintura y los dos desapreciaron, Una nueva vida es esperaba en Ceferio, una en la que nadie sabía que pasaría

Darien y las chicas se fueron cuando no quedo nadie más en la mansión, Saito se dejó caer al suelo, Nix suspiro mientras intentaba mover al pleliplata

– Voy a dormir un año asi que no molestes le dijo el chico a Nix

– Dúreme toda la eternidad si quieres, pero en tu cama – le contesto el chico

– Vale me voy a mi cama dijo el mientras se arrastraba escaleras arriba

– Oye Nix, la chica Mizuno olvido su súper computadora

Nix suspiro su amigo no tenía remdio mientras él se encargaba de limpiar todo

En la habitación del chico

– Sora, cariño,¿ donde estas? - pregunto

– ¿Te parece que te de alcance en una semana? – pregunto el

– Bueno entonces nos vemos ahora

– ¡NIX!, reserva tres pasajes para las vegas en el primer vuelo que salga mañana - dijo el chico antes de caer dormido

Ocho años después

Darien salía del hospital estaba fatigado pero finalmente podría descansar, un mes de vacaciones sería maravilloso, lo pasaría con su familia y llevaría a Reira a ese viaje que le había prometido, estaba por subir a su automóvil cuando vio a un niño de cabello dorado y ojos rojisos mirando el cielo, la mirada del niño le recordaba a aguien pero no sabia a quien

– Hola, ¿estás perdido? - le pregunto al niño

– Si, se suponía que debía llegar a casa de mi tío, pero el tonto de Arkas me mando aquí, así que estoy intentando contactar a casa, - le respondió el niño

– ¿Y dónde vives? - le preguntó

– Muy lejos – contesto el pequeño

– Entonces donde vive tu tío – cuestión el pelinegro

– En una mansión, eso dijo mamá, no conozco su casa realmente – dijo el niño

– ¿Quieres que te lleve a algún lado? – le pregunto

– Quiero ir a los videojuegos, mamá siempre habla de ellos así que los quiero conocer – contesto el niño

Darien suspiro no podía dejar al niño en aquel lugar, así que se lo llevo con él, pararon a recoger a la hija del pelinegro

– Papi - dijo la niña en cuanto lo vio

– Hola cariño – la saludo el pelinegro

– ¿Quién eres tú? – le pregunto al niño que veía entretenido a los niños que salían de la escuela

– Me llamo Daisuke - contesto el niño

– Yo soy Reira - le sonrío la niña

– Bueno, vamos a casa – dijo Darien

Mientras el pelinegro manejaba los dos niños conversaban amenamente en el asiento trasero, el pelinegro sonrió, Reira era muy buena asiendo nuevas amistades

– Tu casa parece estar en un lugar muy bonito – dio la niña

Si hay muchas flores y animales , también hay magos, elfos, cazadores e incluso dragones, yo algún día seré tan poderoso como mi papa y dominare los cuatro elementos – dijo el niño

– Me gustaría conocer tu casa - dijo la niña

– Enserio, entonces vamos, yo te llevo - le dijo el niño

– En cuanto bajaron del automóvil el pequeño rubio jalo a la niña, Darién bajo después, repentinamente el cielo enrojeció ligeramente

– Sujétate fuerte - dijo el niño

Reirá así lo hiso de la espalda del pequeño salieron dos alas color plata y los dos niños desaparecieron dejando a Darién completamente shokeado

– Serena - susurro el pelinegro recordando entonces que aquel niño tenia la misma manera de mirar de la rubia

– Darien, ¿dónde está Reira? - pre gunto la mujer de cabellos negros que cavaba de salir de la casa

– En céfiro - contesto el pelinegro mirando hacia el cielo

Fin

grasia por todo su apoyo hasta aqui

por ahi alguien dijo que se fuge y se me ocurrio esta idea

dejenme sus comentarios asiendome saber que les parecio el final y si alguien se esperaba algo asi