Bitácora del viaje…

Han pasado 6 meses desde que partí en busca de la aventura, ha sido un viaje un poco solitario, ya que al principio solo llegaba a pequeñas islas desiertas o simplemente estaba navegando en medio del mar, pero hace poco arribe en una pequeña ciudad muy colorida y alegre, llamada Uuu se que suena raro y me da un poco de nostalgia recordándome un poco a Ooo.

Bueno lo grandioso de este lugar es que es realmente divertido, al principio fue confuso, ya que no todos los habitantes hablan el mismo idioma que yo, fue difícil comunicarse, afortunadamente me encontré con algunos habitantes que entendían mi idioma, tengo que decir que su raza es única por sus características de tener la piel dorada pues gracias a eso absorben la luz solar dándole vida, y por lo cual no es realmente necesario, comer o beber agua, pero igual lo tiene para los viajeros de otros países o ciudades cercanas. Son muy bromistas, agradables y hospitalarios. Además hice un nuevo amigo, se llama John es un muchacho muy fuerte y más grande que yo, su pelo es corto y obscura, tiene grandes ojos de color gris, y además es muy agradable, de hecho ahora estoy en su casa. Y muy pronto conoceré el Rey del Reino en que John vive, a por cierto este Reino se llama "Famailla" que significa lugar de descanso para viajeros.


-Hey Finn, es momento de ir a presentarte ante mi Rey-dijo John interrumpiendo mi momento de inspiración ante la bitácora

-En un momento voy-dije cerrando mi libreta y guardándola en la mochila

-Oh… te interrumpí en el momento "privado"-enfatizo la palabra privado

-¿Qué?-le cuestione

-No te agás el tonto, estas escribiendo en tu diario-dijo señalando la mochila, me reí un poco

-No viejo, no es un diario, es una bitácora de viaje-le explique

-Es lo mismo-dijo-pero ahora vámonos, que se nos ara tarde en la audiencia-dijo a toda prisa mientras me jalaba para llevarme.

Cuando llegamos, vi que el reino realmente era grande y era muy genial, todo estaba hecho de mármol blanco y estaba muy detallado. Es como si se hubieran dedicado a hacer una obra de arte especialmente para que todo el mundo lo contemple, cuando entre los soldados vestían de uniformes rojos con detalles amarillos, parecían que no se iban a mover por nada. Y curioso ante eso me acerque a uno, comenzando a hacer caras y gestos a uno de ellos, sin embargo seguía inmóvil.

-Wow-me dije a mi mismo

-¿Qué haces?-me regaño John

-Solo experimento-dije mientras seguía haciendo caras y gestos al guardia.

John suspiro y se acerco dándome un pequeño golpecito en la cabeza.

-¡Ouch!-exclame mientras me sobaba la cabeza-¿Por qué?-exigí

-Eso no se hace-me reprocho

-Pero es divertido-murmure

-Ah sí, también es divertido golpearte en la cabeza-me amenazo

-Ok ya entendí-dije mientras me cubría

-Bien continuamos.

El se empezó a alejar y antes de seguirle le hice otro gesto raro al guardia

-¡FINN!-grito, provocando que me sobresaltara

-¡VOY!-corrí hacia el antes de sufrir sus consecuencias

Cuando llegamos a una gran sala, se dejaron oír unas trompetas que anunciaban nuestra llegada, a nuestro alrededor había mucha gente y enfrente se encontraba el trono, ocupándola por un hombre mucho más grande que John, pero también tenía la piel dorada, su cabello era un poco largo y color gris, sus ojos eran verdes, y parecía ser una persona muy serena y sabia, el usaba una túnica blanca y su corona dorada. En ese momento en que me observo, se levanto de su asiento, y extendió sus brazos

-¡Bienvenido a mi Reino Famailla!-dijo alegremente

-¡Gracias su majestad!-hice una pequeña reverencia. El Rey bajo las escaleras para darme un apretón de manos.

-¿Por qué tanta formalidad?-dijo casualmente-solo llámame Mike

-En ese caso a mí Finn, Mike-respondí ante su cortés invitación.

-Jaja-rio-me agradas chico-dijo dándome una palmada en la espalda-wow chico dime que eres-dijo curioso-eres un hechicero, o un mounstro-trato de adivinar

-No señor, en realidad soy un humano

-¿Qué?-estaba asombrado -eso es imposible-dijo saliendo de su trance y me empezó a inspeccionar.

-Entiendo que es difícil de creer y más cuando es el último-repuse con tristeza

-¡PERO QUE DICES CHICO!-exclamo, al ver que me había levantado la voz, se aclaro la garganta-perdóname-se disculpo, estaba confundido por su actitud-es imposible que seas el ultimo-dijo tranquilamente

-Jaja, entiendo que es una lástima que sea el ultimo de mi especie-dije para animarlo

-No Finn, no me entiendes, escucha con atención hace unas semanas vino una chica muy parecida a ti, y es humana como tu

Aun no comprendía lo que me había dicho, de seguro un chiste de mal gusto, el Rey me vio que aun no me lo creía así que pidió algo a unos de sus subdititos, y cuando regreso traía como un cuadro, me lo entrego y cuando vi el cuadro, me paralice.

La persona que estaba en el cuadro era idéntica a mí, la única diferencia era que ese extraño era una chica, es como mi versión femenina, era muy linda, su cabello era tan largo pero tan largo que casi tocaba el suelo, parecía tener mi edad, lo más curioso era ¿Qué hacia hace unas semanas aquí?

-No sé, cual sea tu motivo de tu viaje, pero me imagino que al igual que ella solo vienes en busca de aventuras.-dijo el Rey, adivinando mi pensamiento

-¿Ella también es una aventurera?-pregunte curioso

-Sí, de hecho ella se dirige hacia el desierto, al Reino de Azcapozalco

-Azca… ¿Qué?

- Azcapozalco-me corrigió-Lugar de los hombre hormiga, es un lugar muy peligroso y mas para ustedes los humanos

-¡¿Y POR QUE LA DEJASTE IR?!-si era tan peligroso, ¿Por qué no hizo algo para detenerla?

-Por la misma razón que tu, está en busca de la aventura

Ahora que lo pienso, si no me hubiera enterado que existía un humano más en la faz de la Tierra, no me importaría el riesgo que correría con tal de vivir una aventura era más que suficiente.

-Y dime ¿Por qué es tan peligrosa?-quería saber qué peligro podría enfrentarme

-Son hombres hormiga, tienen un mal carácter y siempre están de malas y trabajando para conseguir comida, normalmente destruyen todo lo que está en su alcance-comento un poco molesto-pero la Reyna Azcapozalco tiene un extraño pasatiempo-hizo una pequeña pausa y me miro con cuidado

-¿Y cuál es?-pregunte intrigado

-Ella colecciona todas las personas

Me recorrió un escalofrió en la espalda, ¿Qué tipo de pasatiempo es ese? ¿Coleccionar personas en serio? En ese instante me llego en la mente la imagen de la otra humana, mire al Rey un poco preocupado, lo tome de los hombros y lo comencé a sacudirlo

-¡NECESITAMOS SACARLA DE AHÍ!-estaba exaltado y no pensaba lo que estaba haciendo realmente, en eso John me toma del hombro para que relajara mi postura, al ver mi erro solté al Rey un poco apenado-lo siento

-No te preocupes Finn-respondió-yo aria lo mismo que tu, pero dime ¿tan desesperado estas por salvarla?

-Se que sonara tonto-hice una pequeña pausa-en realidad no la conozco y es la primera vez que se que hay otro humano aparte de mí pero necesito para aclarar algunas dudas

-Te comprendo-dijo finalmente-por eso te ayudaremos a llegar con ella

-¿En serio?-dude

-Claro chico, me has caído bien pero si quieres ir desapercibido necesitaras un disfraz

El Rey estaba en lo cierto si quería llegar a ese reino sin convertirme parte de la colección de esa loca Reyna Hormiga, necesitaba un disfraz

-John-llamo el Rey-será mejor que mañana vuelvan

-Si su majestad-dijo cortésmente mientras le daba una reverencia

-¿Mañana?-pregunte

-Si Finn, para ayudarte con tu disfraz-comento el Rey entre risas


Waaaaaaaaaaa... hasta aquí llega una parte de la historia ya que he tenido problemas técnicos -.- pero igual espero que lean la siguiente parte saludos a todos los lectores