CAPITULO 6

"EL AMOR ES CIEGO…PERO PETER NO"

Neal observaba su nueva habitación con un inigualable brillo en sus ojitos azules y una hermosa sonrisa en su boquita. Dio brinquitos de emoción en su nueva cama y casi enloqueció al descubrir la enorme caja llena de juguetes que sus padres le tenían preparada…si definitivamente, nuestro travieso ángel era feliz…muy feliz!

Ambos padres estaban absortos disfrutando de la alegría de su pequeñuelo que se arrojó de nuevo a la cama y se acomodó entre ellos como si fuese un gatito en busca de mimos…"¡quiero mi libro de figuritas, voy a colorear un dibujo para ti!"le sonrió a su madre

-"tienes que comer algo primero... ¿qué tal un vaso de leche y un sándwich?"… ella ofreció en son de paz pasando una mano por el cabello de su niño.

- ¡Mi pastel mamita!...el chiquillo exclamó alarmado y luego les dio una picaresca sonrisa…¡No comimos pastel de chocolate!"…El bribón sabía perfectamente lo híper activo que se ponía con el chocolate….pero igual lo amaba...¿Qué niño no ama el pastel de chocolate?

-"¿chocolate a estas horas?...uhmmm…No creo que sea una buena idea, mejor voy a prepararte una sopita ligera"...Elizabeth dijo y sin esperar respuesta comenzó a caminar hacia la puerta para traer la merienda cuando un chillido la detuvo….al parecer Neal no estaba de acuerdo con la decisión que su madre había tomado.

" ¡NO SOPA...QUIERO PASTEL!"…ordenó mientras apretaba sus manitos en señal de cólera pura. En el orfanato siempre le obligaban a comer cosas que no le gustaban, es por eso que ahora no estaba dispuesto a ceder su derecho de alimentarse como a él le diera la gana.

Elizabeth se asustó con el grito y frunció el ceño al observar la mirada intimidante que su principito de cuatro años le estaba dando. Peter que hasta este momento era un simple espectador, decidió intervenir y jaló a Neal de un brazo hacia arriba de la cama dejando el suficiente espacio para descargar su mano sobre el trasero de su hijo...

¡PLAFFF! …La nalgada tronó fuerte y claro.

El caballero volvió su mirada hacia a Neal y le preguntó en tono de advertencia…"¿es suficiente motivación para que acabes con este berrinchito o necesitas más?"

-Cariño, tienes que alimentarte con algo nutritivo...la dulce dama hizo un esfuerzo por salvar el día…o en dado caso…por salvarle el trasero a su caprichoso hijo.

Nuestro valiente amiguitoluchó con todas sus fuerzas por no sobar su traserito, en todos sus añitos ni una mano había tocado su colita y en menos de un día le habían dado como bombo en fiesta y eso no era justo ni aquí, ni en China!...

El pequeñuelo dio una mirada profunda a la cara de preocupación de su mami y otra miradita al rostro enojón de su papi… Sabía que Peter no bromeaba pero habían muy pocas cosas por las que nuestro Neal consideraba que valía la pena arriesgarse…y un exquisito trozo de pastel de chocolate obviamente era una de ellas!...Aún así, su cerebrito le aconsejó que este era uno de esos momentos en lo que debía actuar con inteligencia y usar su arma mortal….sus bellos ojos azules.

El labio inferior del chiquillo comenzó a temblar… quiero pastel mami… hace tanto tiempo que no como pastel que pensé queyo solo…esa mirada triste de cachorrito apaleado entró en acción…yo solo…pensé que podría comer un pedacito pequeñititito…

Peter y El se vieron el uno al otro…su hijo era todo un chantajista…y de los buenos!...

-Urrrrrgggg…El caballero aclaró su garganta un poco…Creo que si te comes un buen caldo de pollo antes, podríamos tener un pedacito pequeñititito de pastel de postre...te parece?

Si está comprobado. El agente Burke y su esposa fueron embaucados por los encantos de un pícaro chiquitín de cuatro años!...pero siendo sinceros…¿Alguien se atreve a juzgarlos?

Cuando El regresó a la habitación con la cena preparada, Peter se encontraba inclinado buscando un par de calcetines que combinaran con el atuendo nocturno de su hijo. El nenito ya estaba vestido con un pijama de monito y por supuesto se veía totalmente adorable.

-¿Y qué te parecen estos?...Peter preguntó señalando unos de color azul marino, Neal negó de inmediato moviendo su cabecita de un lado a otro…¿Pero qué tienen de malo?

-Papi!... ¿Dónde has visto un mono usando calcetines azules?!

Elizabeth soltó una carcajada y colocó la bandeja sobre la mesita de noche. El niño desvió su mirada de su padre y dio un atento vistazo a la comida…obviamente faltaba algo importante…

-Mamita…¿Y mi pastel?

-En seguida lo traigo mi tesorito… come lo que puedas mientras regreso…Ella salió nuevamente mientras Neal hacía una mueca de asco al acercarse a la sopa, de verdad que esa comida le recordaba al orfanato y aunque no estaba seguro si sabía igual de horrible, tampoco no estaba dispuesto a averiguarlo. El caballero que había observado con atención todos los el gesto de la carita del niño, iba a reprenderlo cuando…

-Papito…¿Podrías traerme agua?...tengo muchisisisisima sed

-Uhmmm…Peter dirigió a su hijo una mirada inquisidora¿Por qué no se lo pediste a tu madre de una vez?

-Ahhh pues porque hasta ahorita me acuerdo que tengo muchisisisima sed…el chiquitín respondió encogiéndose de hombros y poniendo esa dulce y cautivadora mirada…

-Grrrrrrrrrrr….Con un gruñido, Peter se levantó y abandonó el cuarto dejando la puerta entre abierta mientras juró escuchar una risilla sospechosa.

En cuando el chiquitín se encontró solo, con una sonrisita picaresca iluminando su boquita, dio un brinco de la cama, tomó la bandeja y corrió hacia el cuarto de baño. Segundos después se escuchaba la descarga del sanitario y Neal regresaba con una sonrisa de oreja a oreja…-Estoy seguro que los monitos tampoco toman sopa de pollo…dijo sintiéndose de lo más orgulloso.

Su plan había dado resultado y comería pastel sin necesidad de probar la horrorosa sopa!...Otra sonrisita resonó en la habitación mientras el pequeño y maquiavélico genio se arrojaba a la camita y preparaba su mejor sonrisa para recibir a sus padres.

Bien ya es de conocimiento público que Neal era bueno manipulando mentes, así que hasta este punto todo parece ir de maravilla para nuestro angelito…pero (si, siempre hay un "pero")…pero no en vano Peter llevaba tantos años en el FBI, así que llámese curiosidad o ya se una simple corazonada lo que motivó al agente Burke a quedarse parado en una esquina junto a la puerta, donde un traicionero espejo le mantenía bien informado de los movimientos de su hijo.

Mientras escuchaba fuerte y claro la risa del niño, Peter inhaló y exhalo una y otra vez tratando de calmarse...si ese era su niño...dulce, tierno y amoroso pero tan terco y decidido a ganar esta batalla de voluntades...una batalla que para el dolor de Peter no estaba dispuesto a perder aunque eso implicara dejar impreso su punto de vista en la retaguardia de su hijo…

-¿Qué haces aquí Peter?...La voz de la dama hizo que el espía diera un brinco.

Peter la jaló de un brazo hacia un lado del pasillo y le contó lo ocurrido…ahora era Elizabeth la que deseaba enfrentar a su adorado tesorito… -¿pero estás seguro que ni siquiera la probó?...Ella preguntó en un susurro.

-El no fue por la sopa, creo que igual habría tirado por a la basura cualquier otro tipo de comida que no fuese ésto…Peter puso una mano sobre el hombro de su esposa y con la otra tomó el pastel de chocolate.

-¿Quieres decir que fue un algo planeado…La dama sacaba deducciones y su esposo asentía con la cabeza…Peter nuestro hijo nos engañó!

-Así es, el dulce Neal nos engañó y sé que debes estar dolida por…

-¿Dolida yo?...Dolido debes estar tú, un niño de cuatro años te manipuló a su antojo!

-¡¿El de qué lado estas?!

-jajajajaaja del tuyo por supuesto, pero ya me imagino lo que dirían en la oficina si les cuento que su jefe, el gran agente Peter Burke fue atontado por la mirada de un niñito…jajajaja

- El, cariño…Era obvio que Peter estaba un poco gruñón aunque hizo lo posible para que su voz sonara suave…quieres enfocarte por favor…

-Lo siento...Ella se disculpó con sinceridad…¿Y ahora qué hacemos?

-Bueno… Peterrespondió en un doloroso tono…es obvio que debemos castigarlo.

Ella simplemente suspiró sabiendo que su esposo tenía razón…aunque eso no evitaba que su corazón se sintiera triste. Ambos entraron a la habitación después de unos minutos y vieron a su principito con una radiante sonrisa que casi les hizo desistir de su decisión…casi.

-¿Terminaste la sopa hijo?...Ella preguntó sin soltar de su manos el plato con pastel.

-Si mamita me lo comí todito, ahora quiero mi pastel y después mi libro de figuritas!...Neal estiró sus manitos para agarrar su postre pero la dama le sorprendió con otra pregunta…

-¿crees que mereces comer pastel hijo?... Elizabeth miró fijo a los ojos de Neal.

Las cejas del niño se juntaron como si fueran una sola, se estaba cansando de las preguntas tontas que hacía su mami, ¿porqué a sus papis les era tan difícil entenderlo?...él solo quería comerse su postre!

-¡QUIERO PASTEL, DAME MI PASTEL!...exigió de nuevo como un sargento militar en plena guerra…y sí Neal le había declarado la guerra a sus nuevos padres.

Comparado de los chillidos de Neal, la voz de Peter se escuchó como un susurro…un tenebroso susurro de eso te hacen sentir escalofríos…

- ¿El estás de acuerdo en que es un momento adecuado para dar uso al "regalito"?…el caballero preguntó viendo a su esposa. Ella asistió con un gesto de cabeza, colocó el pastel en la mesita de noche y salió del cuarto, al verla partir, Peter habló directo a su hijo...

-"Neal te amo muchísimo, mas que a mi propia vida y quiero saber…Peter se acercó hasta estar cara a cara frente a los hermosos y peligrosos ojos azules…quiero saber si me amas tu a mi?

-"con todo mi corazón papito"…El niñito estaba relajado y de lo más feliz,definitivamente se salió con la suya y mamita había ido por su libro de figuritas.

-"Bien espero que tengas eso en mente cachorrito"...Peter le dijo con voz cargada de dolor mientras se levantaba y balanceaba el pequeño cuerpecito hasta quedar sobre sus rodillas..."Hijo hoy voy a enseñarte que nunca debes engañar o mentir a papi o a mami porque ellos te aman y tu también los amas"...dicho dejó caer su mano en el centro del trasero del niño en un nítido golpe.

-"GUAAAAAAAAAA"…Neal rompió a llorar en cuanto sintió la palmada…¿Papi por qué me pegas?... definitivamente esto no era lo que su cabecita infantil había previsto.

-PAFFF!…Porque nos engañaste…PAFFF!… porque nos mentiste…PAFFF!…

-"no es cierto papitooo…GUAAAAAAAAAA…yo no te mentí!

Peter detuvo su mano en el aire…¿Entonces supongo que te comiste toda la sopa y no la tiraste por el inodoro?...

Los ojitos del niño se abrieron grandísimos y entre lagrimones solo alcanzó a decir…es que yo quería pastel!...

-¿Y por un pedazo de postre nos mentiste?...La voz de Peter sonaba a decepción y Neal comenzó a sentir un extraño sentimiento…la culpa.

-Lo siento papitooooo… lo sientooooooo!...el chiquitínse aferró a la pantorrilla de su padre tan fuerte como pudo y comenzó a disculparse y a suplicar…No me odies papito…no me odies!

-Nunca podré odiarte mi tesorito…te amo con toda mi alma.

-Pero yo he sido malooo!...Neal continuaba sollozando.

-y por eso te estoy castigando…El caballero colocó su mano en el traserito de su hijo…pero después todo será perdonado y papito y mamita te seguirá amando como siempre…

-¿En serio me van a perdonar?...El bebecito sonrió con toda la alegría que un niño inclinado sobre el regazo de su padre para ser nalgueado puede tener.

- Si, porque el amor de un padre es tan grande que te ama igual aunque te portes bien, o te portes mal…El caballero respondió con voz cálida y sincera…así que te amaremos igual aunque tires la sopa al sanitario, o pintes de rosa los muebles de la sala, o le prendas fuego a la casa…Neal soltó una sonrisilla y Peter agregó…Pero no olvides que aunque nuestro amor es ciego, nosotros miramos muy bien!...

Dicho esto Peter cerró los oídos al llanto del niño y dio cuatro golpes mas, dos en cada nalguita

PAFFF-PAFFF!...PAFFF-PAFFF!...

-"No quiero que seas un niño irrespetuoso y mentiroso, así que voy a hacer lo que crea conveniente para motivar un buen comportamiento"…le reprendía casi llorando mientras Elizabeth entraba al cuarto con una paleta en la mano.

-"papi papito ya estoy motivadooooooo"…dijo entre sollozos ahora que mamita había llegado ella lo salvaría.

La dama estaba llorando, no pudo evitarlo al escuchar las palabras de su bebé y casi estuvo tentada arrebatarlo del regazo de su esposo y abrazarlo...pero sabía que no debía hacerlo...

Peter la vio y se dispuso a terminar con el castigo rápidamente ya que él también estaba sufriendo..."es bueno saber que ya estas motivado hijo pero quiero saber que lección aprendiste?...le preguntó extendiendo su mano para que El le diera la paleta.

-"no mentir…Nsihhhh… ni engañar a mis papitos…Nsihhhh"…El chiquitín suspiraba entre cada frase.

"exacto... Peter le dijo con voz quebrada al mismo tiempo que bajaba los pantaloncitos del pijama…debes confiar en nosotros, así que nada de mentiras, ni de berrinches porque entonces tu colita sufrirá mucho... y sosteniendo la paleta a la altura de su hombro...espero que esto te ayude a recordarlo...agregó dando un único golpe que fue más fuerte que todos los anteriores y que hizo estremecer las rosaditas asentaderas del pequeño...

-"NOOOOOOOO GUAAAAAAAAAAAAA PAPITO"…PERDON NO LO VOLVERÉ A HACERRRRRRR!

Después del grito, Peter creyó que el pequeño no lo querría cerca…acababa de golpear a su hijito con dura paleta de madera!... pero se equivocó. En cuanto sintió el control de su padre ceder, el pequeñín se las ingenió para quedar en el regazo de su papito "duele papito duele colita papito duele nanai papito"…decía sin detenerse siquiera a respirar.

Peter no pudo soportarlo más y dio por finalizada la paliza, arrojó la paleta a un lado de la cama le tomó en sus brazos y comenzó a consolarlo con mucha ternura y lágrimas en sus ojos, Elizabeth también se les unió en el abrazo...Peter le repetía una y otra vez que aun le amaba y que todo estaba perdonado y cuando Peter sintió que su niño se había calmado un poco le preguntó muy dulcemente...

"Hijo, recuerdas lo que te pregunté antes de comenzar con el castigo?...

-"que me amabas?" dijo tratando de recordarlo su colita le dolía demasiado para prestar atención "yo también te amo mucho papito jamás dejaré de hacerlo" dijo al notar la tristeza en los ojos de su papito "te amo mucho mamita" dijo haciéndose una volita para que sus padres pudieran mimarlo mejor

-Si bebe...nunca, nunca olvides que mamita y papito te aman...le dijo agradecido que su hijo no le guardara rincón por haberlo nalgueado con la paleta, mientras mimaba un poco sintiendo el calor que irradiaba su castigado traserito.

-"nunca mas malo... eso dolió mucho"…se quejó pero ya había dejado de llorar… "podemos tener pastel por favor…aunque sea un pedacito pequeño"

Ambos padres asistieron de inmediato y su sonrisa de millón de dólares adorno su carita cubierta de lágrimas y mocos que parecían no impórtale a nadie en este momento…"y un gran cojín para que el bebito se pueda sentar sobre papá"

Degustando su postre sentadito sobre el regazo de su padre y sintiendo la mano de su mami acariciarlo, Neal nuevamente sintió que era feliz, esto es lo que siempre deseo… claro, sin el dolor en su colita…pero sabía que era primera vez en su vida que alguien lo amada tanto que tomaba el tiempo de corregirlo y castigarlo.

Una hora más tarde, los Burke salieron del cuarto viendo como su monito dormía sobre su estómago…el niño escuchó la puerta cerrándose y llevó sus manitos a frotar su colita nuevamente. El dolor casi había desaparecido pero un fuerte hormigueo seguía recorriendo sus asentaderas y le hacía recordar la lección aprendida ese día…"Debo ser más cuidadoso porque el amor es ciego…pero mi papito no"…pensó antes de caer profundamente dormidito en su mundo de travesuras y aventuras.