El solo hecho de hacer un pequeña apuesta transforma indudablemente las vidas de las personas, pues bien entren y lean como dos rubias, un guapo cantante y un apuesto arquitecto comienzan con este juego donde no se sabrá si es un premio o un cambio de vida. Universo Alterno.

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

La hermosa rubia de ojos azules se detuvo al estar ya frente a la puerta del estudio de grabación, suficiente había tenido con ser ella misma quien fuera por su vestuario directamente a la boutique que los patrocinaba como para que ahora la asistente de producción no recordara donde lo había dejado, faltaba muy poco para comenzar con la grabación y ella simplemente no podía salir con cualquier cosa, su vista se fijó en la única puerta donde no se les había ocurrido, el camerino, respiro profundamente al ver a la asistente muy ocupada, si no estaba ahí tendría que resignarse a salir así como iba pero al menos sí tendría que estar maquillada y peinada.

-En lo que encuentran el vestuario deberían comenzar a arreglarme... –dijo al entrar al camerino sin darse cuenta que ya estaba ocupado por alguien más–

-Es perfecto... –sonrió la joven entusiasmada mientras se daba una vuelta para ver todos los ángulos de su vestuario– ¿No crees que me queda un poco ajustado de aquí? –Mostro a la que ahora sería su asesora de imagen– Sabes que, Igual no importa esta hermoso... –se respondió ella misma– Vaya tengo buen tiempo para ir a peinado y maquillaje... –simplemente no podía dejar de sonreír, ese era su día para brillar y nadie la detendría de ser la número uno–

-Ah lo siento... –estaba a punto de salir cuando aquel conjunto se le hizo conocido– disculpa, ¿de dónde tomaste esa ropa? –Pregunto acercándose a la joven rubia–

-¡¿Perdón?! –no era que no hubiera atendido su pregunta, si no fue el modo en que lo dijo y como se acercó a ella– Es mi vestuario para salir a escena... –Volteo a ver a su asesora un segundo para después voltear a verla fijamente, pues no había tenido la oportunidad de verla tan cerca desde que llego al canal– Vaya así que ella Serena Tsukino, es muy linda –pensó con cierta reserva de admitirlo– Se me ve muy bien, ¿no lo crees? –sonrió–

-¿Tu vestuario? –Pregunto con sarcasmo– vaya debiste batallar mucho para encontrarlo ¿no?, lo siento mucho pero esa ropa es mía... además... ¿salir a escena?, ah ya veo... –sonrió cruzándose de brazos– eres la nueva.

Al escucharla decir que ese vestuario era de ella negó con una sutil sonrisa, era imposible aquel vestido le favorecía para brillar como necesitaba esa noche y no se lo quitaría, después de todo no había sido su culpa– Mina Aino... –extendió su mano con una dulce, animada pero "falsa" sonrisa– Serena Tsukino verdad. Tú me presentaras esta noche, tal vez la última de mayor rating para tu programa –dijo con amabilidad, contrario a su comentario–

Sonrió observando su mano– Vaya todavía ni siquiera estrenas tu programa y ya sientes que lo tienes todo ganado... –la observo fijamente– no piensas quitarte esa ropa por lo visto, si quieres que sea de esa forma, así será... –volteo a ver a la maquillista– avisa que encontré mi vestido pero después de verlo en la... señorita no pienso usarlo, así que me traigan otro. –La joven salió del camerino asustada de lo que fuera a ocurrir– Supongo que te sientes soñada ¿no es así nueva?

Mina rió– Mi nombre es Mina. Sabes me gusta competir, pero me gusta más ganar, tengo bastante experiencia y dado que manejaremos el mismo horario... –se encogió de hombros– la gente y las cámaras me adoran... no lo malinterpretes, eres buena y linda, pero hay que tener algo extra en esta profesión para ganar audiencia... Chispa –Le guiño el ojo–

-Mmm vaya que eres inteligente... –sonrió dándole la espalda para verse en el espejo– si no me lo dices ni cuenta me doy, es obvio que por algo estoy aquí ¿no crees?, por algo seré yo la encargada de darte la bienvenida. Por cierto ese vestido no te queda bien como tú lo dijiste te queda un poco... –mostrando a través del espejo una seña con los dedos– pero poquito ajustado... me temo que las cámaras lo harán más evidente.

Mina le hizo una mueca de disgusto en respuesta– Tienes razón, gracias por el consejo –Sonrió ahora ocultando su molestia–

En seguida la puerta del camerino se escuchó abrirse, entrando a toda prisa la directora de vestuario– Mina, tu café, mande a tu asistente por el maquillista... –le sonrió, pero al ver aquel vestuario, negó, no recordando lo familiar que se le hacia ese vestido– Por cierto, es hora de cambiarte, tu vestuario está por llegar, ese vestido no es propio para tu presentación... –dijo sin tener la más mínima idea de lo que había pasado– Ah... ya lo recuerdo –sonrió– ese es el vestido de Serena, bueno no creo que haya problema, solo dáselo que en seguida llega el tuyo... vamos de prisa que no hay tiempo.

Serena volteo a ver al encargado del vestuario y le sonrió con falsa cortesía– ¿Así que ese vestido no es apropiado para la nueva pero si para mí?, vaya no sabía que tan pronto cambiaras de estilos... exijo tener un camerino privado así como mi vestuario, no quiero que cualquiera llegue y lo confunda como de su propiedad... ¿acaso no le explicaron a la nueva como nos manejamos aquí?

-Serena, no quise decir eso, tranquila, Mina debe usar algo más fresco, relacionado a su incursión a la televisora, el vestuario que ella tiene puesto es más formal acorde a lo que tu manejas siempre.

-Lo siento Serena, no pensé que mi llegada causara en ti tanta inseguridad… –se disculpó Mina mientras tomaba su café para beberlo, pero al hacerlo este cayó en el vestido que tenía puesto– ¡ay! –se quejó por lo caliente–

Volteo al escucharla y se acercó a ella– No es posible que seas tan torpe, ¿sabes lo cara que es esta ropa?, ni siquiera es tuya como para que no te fijes en lo que haces.

Mina solo volteo a verla de reojo sonriéndole– Si estoy bien… –dijo sarcástica ante su falta de interés– Que mujer tan materialista eres... pero no te preocupes, en seguida te regreso tu hermoso vestido –tomo una toalla de mano para secar aquel liquido– Creo que es hora de irme, aún tengo que cambiarme y peinarme... ha sido un verdadero placer Serena... –fingió nuevamente una sonrisa que ahora le costaba mucho más trabajo–

-Ah lo siento aquí está el vestuario de la señorita Mina... –dijo una de las jóvenes que colaboraban en el programa–

-No te preocupes, puedes quedarte aquí... para que te cambies y te maquillen... –sonrió caminando hacia la salida y a su paso tomo un frasco de maquillaje– pero creo que esto se vería mejor con algo de color... –abrió el pequeño frasco y lo vacío sobre la ropa que ocuparía esa joven que tanto le había desagradado– ¿no lo crees?

-¡Ah! –No pudo evitar gritar Mina en cuanto vio lo que había hecho mientras que el resto de las personas quedaban a la expectativa de la batalla que se desatara– ¡Pero qué te pasa! –dijo casi en un grito molesta mientras se acerca a ver su atuendo arruinado–

-Aquí las cosas son diferentes, no puedes llegar y ponerte la ropa de alguien mas sobre todo cuando eres una novata... –dijo cerrando el frasco y colocándolo sobre una mesa– ni siquiera te disculpas, al contrario te atreves a ensuciar mi vestuario y pretendes ser la única que luzca bien delante de las cámaras... no, no, eso no hace.

-Y tu actitud retadora e infantil es muy propia de la experta y con experiencia ¿no es así?! –replico molesta– Yo use el vestuario que me indicaron y en lugar de preocuparte si no me había lastimado con ese café, solo actuaste como una Diva berrinchuda y amargada desquitándote de esta manera –le enseño su vestuario arruinado– Pues bien... por mi diviértete con tu papel de Diva y sabelotodo mientras te dure –sonrió molesta– si fueras tan buena el productor del canal no me hubiera mandado llamar para iniciar mi programa al mismo horario que el tuyo y con un giro tan parecido.

Fingió una sonrisa pero sus manos se oprimieron al tener que guardar su coraje– Piensa lo que quieras... y no te acostumbres... ni pienses cosas que no son, ya veremos quién es mejor... que te diviertas. –Salió de aquel camerino furiosa esperando a que la joven que había mandado por su nuevo vestuario no tardará en llegar ya que la hora de la grabación seria pronto–

-¡Ash...! –Grito molesta Mina arrojando su vestido estropeado al suelo en cuanto la vio salir– Esto no es justo... –su enojo paso a tristeza al pensar que haría ahora–

-Esto no estaba previsto Mina, no sé si pueda conseguirte otro vestido tan pronto, ve a maquillaje, intentare resolverlo y quítate eso mojado.

-Serena Tsukino, eres la mujer más detestable que he conocido –se quejó mientas comenzaba a quitarse la ropa para ponerse el vestido casual con el que había llegado aquella mañana–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Al llegar al camerino donde había dejado sus cosas azoto la puerta, era cierto quizá no tenía su lugar asegurado dentro del canal pero no dejaría que ninguna chica nueva se lo dijera, además su programa seguía teniendo éxito de eso no tenía duda, eso la tranquilizaba pero también estaba el hecho de que era casi la hora de la grabación y su vestuario aun no llegaba– No puedo creer que ella se haya atrevido a ponerse mi ropa... –murmuro observándose en el espejo ya que no tenía mucho tiempo comenzaría por arreglarse ella misma y en muy pocos minutos–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Apenas había pintado sus ojos la maquillista, la llamada de que debía presentarse inmediatamente aterro a Mina, aun no le habían asignado su vestuario y su cabello lucia tan común, para nada lo que imagino seria el día de su presentación en el canal, quiso suplicar por ms tiempo pero aquello era imposible, Serena debía estar entrando al Aire y ella sería su invitada especial ese día así que entraría después del primer corte comercial, solo atino a poner brillo labial en sus labios, pasar sus dedos por su cabello cuando casi estaba siendo arrastrada tras la entrada a escena.

Se veía incomoda con su vestuario, para nada lo que solía usar en los programas, había tenido que entrar con su ropa común y esto sumado a que ni su maquillaje ni peinado era lo que acostumbraba la ponían de pésimo humor, pero después de todo era profesional y tenía que dar su mejor cara sobre todo ahora que venía la entrevista con...– Mina Aino... bienvenida... –dijo mostrando una sonrisa que para el público seria amable pero para ella solo era fingida–

Mina que ya se encontraba en el sofá de los invitados junto al de ella solo sonrió al público mostrándose más que feliz, apenas mirándola a ella pues nadie sospecharía, asi sonreía más a las cámaras y al público– Hola que tal Serena, encantada de estar contigo, es un honor para mí... –lucho por mostrar su sonrisa más cordial mientras la veía–

-Claro que lo es... –sonrió amable al público que lo tomo como una broma– vienes a platicarnos sobre el nuevo programa que está por comenzar... cuéntanos... ¿de qué se trata?

-Bueno, el programa se llamara "Una Hora con Mina"... es un programa bastante completo, donde habrá entrevistas, reportajes, invitados especiales que nos acompañaran en la cocina mientras nos cuentan sobre su trayectoria y futuros proyectos, más que un programa de espectáculos será un momento en la que tanto el público, mis invitados y el equipo de producción pasaremos una hora bastante agradable. –Sonrió ante los aplausos de público, mientras ella deseaba que su falta de arreglo y vestuario no influyera para causar una mala imagen–

-Vaya pues no parece fácil, ya que ese formato es muy común, ¿qué es lo que ofrecerás al público como "plus" para que cambien el canal en sus televisores y prefieran verte? –Pregunto observándola fijamente pero aun manteniendo la sonrisa–

Mina le sonrió mientras imaginaba como se abalanzaba sobre ella directa a su yugular– Los reportajes se enfocan no solo a un tipo de público va desde jóvenes adolescentes hasta personas adultas, al igual que nuestros invitados especiales, la primer semana ya ha sido grabada con unos invitados bastante famosos y peculiares que no se podrán perder –A lo que el público aplaudió animado– El programa se desarrollara en vivo a partir de la segunda semana, donde habrá algunas sorpresas especiales –No dejaría que ella le arruinara su momento–

-Es interesante lo que planteas, es una lástima que el tiempo con nuestra invitada se termine, muchas gracias Mina por haber estado aquí, mi público y yo esperamos que te vaya muy bien en tu programa... –dijo con cierto recelo pero disfrazado de una sonrisa amable– denle un fuerte aplauso a Mina Aino... regresamos después de un corte...

Mina sonrió agradecido al público, en cuanto el director anuncio que estaban en corte se puso de pie– Ojala hace un momento hubieras sido igual de profesional... que te vaya muy bien en tu programa Serena... –repitió su tono receloso mientras lo ocultaba con una sonrisa–

-Gracias... –sonrió orgullosa– como te darás cuenta no necesito de tus falsos deseos yo sé muy bien lo que hago... nos vemos... Mina... –aun con la sonrisa le dio la espalda para recibir las nuevas indicaciones sobre la sección que seguiría–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

-No puedo creerlo fue el peor programa que pude hacer... no entiendo cómo me pudieron hacer eso... –Dijo Serena molesta observando el reportaje que habían hecho sobre esa entrevista–

Yaten que la escuchaba desde el estudio pese a estar en la habitación de junto podía escuchar sus quejas y el televisor como si estuviera a un paso por la intensidad de este– Vamos cariño, es solo un programa de chismes, el tuyo es mucho mejor, además ya sabes lo que dicen... "mientras hablen de ti..." –diciéndolo en un tono que mostraba que no tenia de que preocuparse, y es que desde que había escuchado hablar de la "famosa Mina Aino" ya la soñaba de tanto que hablaba o se quejaba Serena de ella–

-Pero es que nunca han hablado mal de mí como ahora... dicen que si acaso perdí el estilo al vestir... ¿puedes creerlo?, tuve que salir con la ropa que llevaba, nunca había salido con pantalones de mezclilla, fue lo más humillante que me pudo hacer esa mujer.

Yaten quería reír, pero sabía que aquello le costaría su relación con ella y en verdad la quería, ella era más que la chica con el título de novia, era su amiga y compañera de vida– No te preocupes, es el chisme de la semana, pronto se olvidaran de todo –continuaba inmerso en la computadora, pues aquellos planos estaba causándole más problemas de lo usual–

Suspiró apagando el televisor al ver por enésima vez las imágenes de ella y Mina con su peculiar vestimenta– Una cosa mal y no dejan de hablar, ojala hubiera sido nota de una semana la exclusiva que conseguí con el aquella famosa escritora... de eso ni una mención... o quizá que tengo por novio al arquitecto más importante del país.

Yaten le sonrió al verla entrar– Tranquila hermosa... además tú te ves linda aun con jeans... tu trabajo es reconocido por gente más importante que por chismosos de programas amarillistas, no te estreses tu programa es el mejor... –le extendió la mano para que fuera hacia él–

Le sonrió ligeramente acercándose a él– Lo sé, pero eso no quiere decir que tenga cierto recelo a esa mujer... su programa tiene un contenido similar y quizá tenía razón cuando dijo que por algo la habían llamado... no me gustaría estar sin mi programa, es mi vida.

Y eso lo sabía él mejor que nadie, Serena era demasiado perfeccionista en cuanto a su trabajo se trataba– Bueno nunca es mala la competencia sana ¿no? Nos hace superarnos como personas... –la jalo haciendo que quedara sentada en sus piernas–

-Sí, lo hace, pero con esa chica siento algo más que una simple competencia. No sé cómo explicarlo, simplemente no la soporto... –le sonrió haciendo un pequeño puchero– pero lo bueno es que mi agradable novio me comprende y apoya ¿verdad?

Yaten le sonrió, a decir verdad no era del tipo de persona que peleara por un territorio pero sin duda esa tal Mina Aino había llegado para quitarle su tranquilidad y lo único que podía hacer él era apoyar a su novia evitando poner más leña al fuego con comentarios que la retaran a hacerse la vida más pesada, al contrario solo trataba de que ella estuviera apacible y relajada como lo era siempre– Claro que si hermosa –Le sonrió mientras le daba un beso–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

–¡¿Lo has viendo?! –Le cuestionaba Mina frenética a través de teléfono a su primo– Ah... es su culpa Seiya... –quería golpear la televisión– Bonita bienvenida a la televisora tuve –decía en tono de puchero–

No pudo evitar soltar una ligera risa– No le veo nada de malo... fue una buena entrevista... más bien creo que se ven bonitas juntas.

-¡¿Qué?¡ –se separó la bocina mirándola como si quisiera verlo a los ojos y fulminarlo con la mirada– ¡Estás loco!... Ella es una arrogante, que cree que por haber llegado un poco antes a tener ese programa pude comportarse como el magnate del canal –Se quejó– Yo JAMAS me hubiera comportado así con alguien nuevo... –se quejó– además por su culpa mira como salí y esas horribles críticas por consiguiente... –se desplomo en el sofá viendo a los conductores del programa de críticas burlarse de ella–

-Te veías bien, además para que quieres un look prefabricado, si lo que querías es que les agradara la Mina sencilla y natural con esa frescura en tu rostro y ropa te los ganaste te lo puedo asegurar... –suspiro observando aquel televisor pero fijamente una imagen– no te puedes estar comparando además, cada una tiene un estilo diferente.

-Ay Seiya... –estaba a punto de estallar– Yo lo que quiero es que mi sueño se cumpla y tener el número uno en rating pero no por ver ¿cómo saldrá vestida en sus programas? –imito a uno de los conductores– AH... Serena Tsukino, eres detestable. –se quejó–

-A mí me parece interesante... pero no creo que debas preocuparte, cada una estará en su propio programa así que ya deja de preocuparte y mejor dime si ya me tienes alguna sorpresa, ¿algún galán que quiera conquistar a mi primita consentida?

-No... –Hizo un largo puchero– he estado tan ocupada que ni siquiera he salido desde hace un mes a aquella presentación que fuimos juntos. –Suspiro desanimada– Pensé que conocería a un guapo baterista en estos días, pero creo que solo oírte cantar me animaría en estos momentos. Ah… ¡Quiero un novio y un buen rating!

-Paso a paso... cuando vuelva te presentare a un baterista muy famoso y espero que ahora si tengas un novio con quien te desahogues... y quizá sea muy pronto... escuche que tendrás una fiesta de bienvenida ¿no es así?

-¡Ah sí! –Eso sí que la animaba– será en dos semana, ya debes estar de vuelta ¿no es así? –lo cuestiono esperando con ansias un sí, Seiya era su único primo y además solo un poco mayor a ella lo cual hizo que siempre fueran como hermanos, además era tan o más chiflado que ella–

-Claro que sí, supongo que toda la gente del canal tendrá que estar presente así que no me la perdería por nada... espero que te pongas muy bella, ya sabes que no me gusta que me vean con cualquier mujer.

Mina rió– Claro que sí, ya verás que brillare y seré la envidia de todas, además por ir acompañada de ti, claro. –Pensar en otras cosas la animaba más, pero aquel mal rato seria su incentivo para ser mejor cada día–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Cuando el programa finalizo Mina no se sorprendió mucho al haber sido llamada por el director del canal, los rumores decían que el rating había sido bastante bueno en la primera emisión así que no le sorprendió que quisiera felicitarla y decirle que no se había equivocado en poner su fe en ella. Casi corrió hasta su oficina pero al entrar su sonrisa se desvaneció al ver a la persona que se encontraba sentada frente al importante hombre. La molestia de Serena se hizo evidente al ver entrar a Mina, la cual al acomodarse frente al escritorio principal espero aquello que deseaba oír, pero por el contrario solo recibió por parte de su jefe una buena reprimenda junto con Serena de lo que había ocurrido hacia una semana en los camerinos. Mina no tuvo más remedio que disculparse con el hombre asegurándose que aquel desafortunado malentendido no se repetiría, mientras Serena apoyo aquel comentario que por primera y obligada vez las orillaba a estar de acuerdo con algo, fingiendo ante aquel hombre que solo había sido un incidente y que en realidad se agradaban mutuamente mientras ambas sentían como las palabras quemaban sus labios al sonreír amablemente una a la otra. El presidente no objetó mas solo las miro a cada una con detenimiento pidiéndole a Serena que fuera más paciente con Mina, ayudándola así a sentirse parte de la familia laboral y ayudándola a superarse como conductora y a Mina a ser más receptiva y pedir ayuda y consejo a Serena cuando lo necesitara pues ella era una excelente conductora de la cual podría aprender muchas cosas. Ambas sonrieron nuevamente antes de que el amable pero enérgico hombre las dejara retirarse, no sin antes felicitar a ambas por sus trabajos independientes.

Al salir ambas de la oficina aun fingiendo que entre ellas no había ningún rencor ni molestia, al cerrar la puerta volvió a verla de una forma seria– Es la primera y única vez que estaremos de acuerdo en algo. Y espero que no pienses que te puedo ayudar en un futuro.

-No me estaba haciendo ilusiones créeme

Aun así aquellas felicitaciones no fueron suficientes para Mina, una vez más se veía perjudicada por su infortunio de tener que compartir trabajo con una mujer tan odiosa y mal encarada como lo era Serena. Jamás había sido reprendida por algo y mucho menos en su primera semana de trabajo, no pudo evitarlo volteó a verla fulminándola con la mirada, deseando que sus ojos tuvieran visión láser para así partirla en dos, pero no caería en sus tentaciones de hacerla quedar mal una vez más, eso era la guerra y la venganza era un plato que lo serviría frio, muy frio y con mucha tranquilidad, solo le sonrió una vez más ocultando todo aquello que esa mujer provocaba en ella y que jamás había despertado nadie, venganza.

-Suerte… –le sonrió Mina retadoramente antes de tomar camino al set de nuevo–

-Nos vemos en tu fiesta, espero que esta vez no haya ningún inconveniente. –Dijo dando la vuelta para dirigirse al estudio donde estaba próxima a grabar los promocionales de lo que sería el programa del día siguiente– Ya veremos cómo te va Mina. –murmuro mientras se alejaba–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Suspiro en cuanto cerró la puerta, ahora lo único que tenía que hacer era cambiarse de ropa, y arreglarse un poco para ir en busca de su novio que seguramente ya estaba desesperado esperándola en el departamento– Ah la odio... –murmuro observando el sobre de la invitación para la fiesta de bienvenida de Mina, hubiera deseado no asistir pero después del regaño del que fue víctima no quería arriesgarse más, pensaba en una que otra cosa para hacer a Mina en su noche especial cuando escucho que tocaban a la puerta– Seguramente es Yaten.

Había sido el primer día que saldría al aire el programa de Mina y ella junto con todo el equipo de producción lo habían visto desde el set de grabación y ahora se encontraban llevando a cabo una pequeña celebración y que mejor manera de apoyar a su querida prima Mina que con lo que sabía le encantaba recibir, Flores. Al llegar el lugar era bastante grande así que camino con aquella seguridad y galantería que siempre lo caracterizaba, pronto él también estaría muy a menudo en lugares como ese, así que debía irse familiarizando, la gente parecía muy amable, sobre todo las chicas que lo saludaban con sonrisas y frases cordiales, pero no podía evitar ver a algunas que iban y venían mientras cuchicheaban alguna novedad que seguramente acababa de ocurrir, sin embargo Seiya no le dio importancia.

Este debe ser, vaya ¿no tiene nombre?

Se cuestionó internamente mientras veía de un lado a otro esperando ver a alguien pasar para preguntarle pero nada, se encogió de hombros, afino su garganta y toco la puerta. Si fuera por él habría entrado sin el mayor tapujo pero quería ver su cara imaginando quien le daría aquellas flores cuando al abrir la puerta solo pudiera ver aquel enorme y espectacular ramo de las rosas más vibrantes y hermosas que había podido conseguirle.

-Para la verdadera estrella del día y del canal –dijo en tono seguro y amigable mientras mantenía aquellas flores al frente tapándole la visibilidad y así mismo ocultando su identidad–

Aquel ramo de flores la había sorprendido en verdad, su novio era galante pero pocas veces la había sorprendido con rosas como en ese momento y aún más al escuchar ese elogio que por supuesto le sentaba a la perfección– Gracias...

Seiya bajando aquel ramo dejando ver su rostro que aun sonreía ampliamente.

Serena borro aquella sonrisa al ver que no era Yaten quien las llevaba– Ah muy amable –murmuro desconcertada tomando aquel arreglo floral–

Seiya solo sonrió mientras veía de quien se trataba– Vaya que meterme en situaciones poco comunes es lo mío –pensó mientras buscaba por el camerino con la mirada a alguien más. Sabía que era ilógico que Mina estuviera ahí, pero si la veía fijamente contemplaría cada milímetro de aquel hermoso rostro y eso no era muy conveniente dadas las circunstancias– Ah, lo siento ¿no es este el camerino de Mina Aino?

Volteo con una ligera sonrisa sarcástica– No, no lo es... ella aún no tiene camerino –dijo aun sin soltar las flores– ¿para que la buscas?

-Oh es una lástima –se encogió de hombros refiriéndose a lo del camerino– Pues veras venía a felicitarla dándole mis mejores deseos con –le sonrió amablemente mientras tomaba las flores quitándoselas lentamente– sus flores favoritas. Bueno, espero que tengas un lindo día. –Le guiño el ojo mientras comenzaba a girarse un poco para continuar su camino–

Muchas cosas habían cambiado con la llegada de Mina, los elogios a su programa, los beneficios de ser una consentida del director, y ahora incluso le era negado un simple arreglo floral– No tan bueno como el de ella. –era tanta la molestia que le había producido aquel hombre con su sonrisa arrogante que no se detuvo a pensar en las cosas y se acercó arrebatándole las flores arrojándolas lejos– Ahora si lo va a tener.

Seiya arqueo su ceja al ver lo que ella acaba de hacer, sin duda ellas no se llevaban bien, así que solo sonrió– De acuerdo le daré los saludos de tu parte a mi prima consentida, incluso le diré que me ayudaste a acercarlas a ella –comenzó a caminar hacia el arreglo ya sin voltear a verla– Que amable, gracias. –Levanto su mano dando un adiós, agradeciendo que ella no viera su rostro pues estaba a punto de reír al ver su rostro tan enfadado por causa de su prima, aquello podría ser más divertido de lo que pensó–

-¡Ah la odio! –Dijo antes de entrar al camerino y azotar con fuerza la puerta, su día no podía ser peor–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Mina estaba lista, solo le faltaba colocarse los pendientes que combinaban a la perfección con aquel vestido de seda color marfil de un solo hombro y largo a la rodilla con sus zapatillas color cobre.

Bien Mina, hoy es el primer día del resto de tu vida…

Suspiró y sonrió, cuando de pronto el timbre de su casa sonó anunciando la llegada de su primo. Pronto ambos llegaron al restaurante donde se llevaría a cabo la fiesta que tendría de bienvenida, todo era hermoso y pese al clima fresco de otoño todo era perfecto, en cuanto llego las felicitaciones a ella y su equipo de producción no se hicieron esperar. Por suerte para Mina todo parecía perfecto y ninguna persona indeseada o evento desafortunado se había presentado. Seiya como siempre solo estuvo con ella mientras lo presento como su guapo y talentoso primo para después hacer gala de sus dotes de buen sociólogo, más entre las jóvenes lindas del lugar a lo cual ella ya estaba bastante acostumbrada.

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Habían pasado días desde que Serena había recibido un regaño por parte de su jefe y se había topado con ese tipo que ubicaba muy bien y se había burlado de ella, y no tenía nada de ánimos para acudir a la famosa fiesta de bienvenida de Mina, pero Yaten la convenció ya que últimamente no pasaban mucho tiempo juntos y esa podría ser una muy buena velada a lado de su novio, se arregló más de lo que normalmente haría en una noche así, todo fuera por opacar a su ahora rival, aquel diminuto vestido negro que tanto le gustaba a Yaten y que siempre le decía que robaba todas las miradas con él, después de que llegara Yaten por ella y de que le contara por el camino las desventuras de su día llegaron al bar donde se llevaría acabo tal evento y como lo había planeado, las miradas de más de uno se posaron en ella, el único inconveniente es que había tenido que dejar a su importante novio con gente que sabía bien le beneficiaba a Yaten, después de saludar a algunas personas y no ver a su rival se relajó poco a poco, conversaba amenamente con personas de su equipo de producción sobre los planes para tener una de las misiones más exitosas de la historia de su programa.

–Tiene que ser una exclusiva que nadie más pueda conseguir y con una persona sumamente importante... pero aun no tengo pensado quien. –Dijo un tanto pensativa pues su programa era lo más importante que tenía aparte de su novio–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Seiya hablaba y bromeaba con algunos hombres, entre ellos el director del programa de Mina, aquel era un hombre bastante agradable y Seiya sabía bien que su futuro dependía de las buenas relaciones y en eso él tenía la habilidad. Sin darse cuenta ya se encontraba casi hablando con la confianza de buenos amigos con aquellos hombres, pero en medio de aquellas risas y bullicio su mirada se cruzó con el pasar de ella, la mujer más hermosa, divertida y enemiga de su prima que jamás hubiera conocido.

-Vaya, vaya… –pensó mientras sonreía al ver sin duda lo hermosa que era aquella mujer, cada vez lo sorprendía más y eso era algo que sin duda a Seiya Kou le resultaba atractivo–

-Caballeros, si me disculpan, tengo que ir a saludar a una hermosa dama… –se despidió mientras levantaba el vaso con su whisky en las rocas a lo que los hombres correspondieron– Hermosa… –pensó una vez más mientras se acercaba lento pero decididamente–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

-Quizá a algún político muy importante... –dijo uno de sus compañeros–

-Si podría ser, pero luego ya sabes cómo son esos hombres... todos los políticos se parecen... –suspiro cansada de pensar en qué tipo de segmento o entrevista podría funcionar para mantener la misma calidad dentro de su programa– ¿hay alguien famoso dispuesto a regalarme una entrevista?–

Al estar cerca, un mesero paso junto a él, de cual tomo una copa de champán cuando se fue acercando no pudo evitar escuchar aquella conversación– Por qué no una estrella naciente...

Cerró los ojos cuando reconoció aquella voz y no pudo evitar voltear a verlo fingiendo una sonrisa, después de todo sus colaboradores aún no se enteraban de su altercado con ese hombre y mejor fingir que todo estaba bien– Yo no veo a ninguna. –Murmuro mientras buscaba con la mirada–

Extendió la copa al frente dándosela– Señorita Tsukino, ¿está usted pretendiendo herir mi ego de tal manera con su comentario? –le sonrió de una manera coqueta y divertida para después variar un segundo su mirada a los presentes del grupo–

-¿Herirlo?, no para nada... no creo que un comentario así lo ofenda... –en su búsqueda vio a un grupo de chicas que solo observaban a aquel hombre con el que hablaba– siendo que tiene tantas admiradoras. –Muy a su pesar y para no agrandar la fama que comenzaba a tener de mal educada tomo la copa–

-Bueno nosotros vamos a buscar al director, quizá él ya tenga planeado algo. –Dijo uno de los integrantes de su equipo a lo que Serena quiso negar pues lo que menos quería era quedarse a solas con ese hombre–

-Un placer conocerlos… –sonrió amablemente Seiya– Bueno señorita Tsukino, es interesante la forma en que las circunstancias me han encontrado con usted.

Suspiro al verse a solas con él– No creo que tenga nada de interesante. En algún momento nos hubiéramos conocido... ¿acaso no es la famosa nueva estrella?, eso no tiene nada de interesante. –dijo tranquilamente–

-Es algo pretencioso de su parte adelantarse a decir eso… –sonrió sin sentirse para nada ofendido, por lo contrario aquello era bastante divertido para él– tal vez debería consultarlo con su equipo… –simplemente su sonrisa no se borraba, solo cambiaba de una divertida a una un tanto más seria pero no por ello molesta– Aunque, percibiéndolo correctamente no le parece demasiado cruel y paradójico planear la forma de superar el programa del cual esta noche estas tan extasiada y entusiasta festejando la iniciación. –Sonrió mientras negaba en un movimiento de cabeza con una aire de estar mal aquello que ella estaba diciendo– Bueno… –se acercó murmurándole muy cerca de su oído– aunque eso puede justificarse con tu ausencia de apreciación.

Sonrió ligeramente con algo de ironía– Creo que cometí un error al hablar con usted de eso, ya que seguramente ira a decirle a su prima... –se acercó a él para murmurarle igual al oído– pero dígale que no se preocupe que mi intención no es entrevistarte –al separarse le sonrió pero ya no con ironía al contrario era una sonrisa divertida–

Coloco su mano sobre el brazo de ella para detenerla y evitar que fuera a irse– No te preocupes Serena –la miro fijamente a sus ojos, sin duda eran profundos y hermosos– para mi es más grato ver esta hermosa cara disgustada que la de molestia de Mina, pero soy un caballero y mi intención solo es hacerte disgustar por mis acciones y no por las de ella –se acercó haciendo un mechón de su cabello hacia atrás de su oreja mientras sus labios se acercaron susurrándole lo siguiente– Aunque ella aumenta en ti ese brillo en tu mirada al temer sentirte derrocada.

Lo admitió internamente por primera vez, ese hombre era guapo, aquellos ojos le gustaron pero no así su último comentario que la volvió de aquel momento de falsa ilusión– ¿Te estás burlando de mí de nuevo? –se alejó un poco de su cercanía– Claro seguramente te envió para eso ¿no es así?

-Te equivocas… –retomo su espacio personal– además, jamás accedería a tales peticiones por parte de mi prima, en cierta modo ella es un tanto caprichosa, cuando quiere algo no descansa hasta tenerlo. Digamos que es cuestión de familia. Y lo que yo realmente quiero es seguir viendo esa mirada… –se agacho fijando su mirada en ella– Puedes pensar de mi lo que gustes si eso mantienen esa mirada en ese profundo mar de sus ojos –sonrió nuevamente tratado de descifrar el interior de aquella hermosa mujer–

Desvió la mirada, aquello era demasiado, sabía perfectamente que él estaba coqueteando con ella quizá como lo hacía con todas las demás– ¿Y cuál es mi mirada?, ¿acaso la de una mujer que está interesada en un conquistador como tú? –sonrió divertida de que la respuesta fuera afirmativa– no creas que soy tan inocente como para no darme cuenta de lo que pretendes, pero te equivocas conmigo... yo ya tengo a alguien especial... y créeme no hay comparación alguna.

Rió sutilmente, esa chica era única– De eso sin duda te darás cuenta que es más que evidente… –insinuó ser mejor que cualquier otro hombre que ella tuviera consigo– lamento si mis comentarios te han incomodado, tal vez no estás muy acostumbrada a este tipo de situaciones, debo disculparme sin duda. –Se agacho sutilmente en señal de disculpa–

Sonrió, era un hombre divertido además de guapo pero no por eso se dejaría llevar por alguien así– Disculpa aceptada... ¿sabes? me divierte tu arrogancia y orgullo. Creo que sin proponérmelo herí tu ego más de una vez, solo es para que sepas que no todas las mujeres son iguales.

-Lo sé… –suspiro resignado– como se perfectamente el tipo de mujeres que me gustan y además me interesan… –tomo su mano subiéndola– Señorita Tsukino, ha sido un placer conocerla, sin duda me ha hecho pasar un muy… –sonrió mientras se agachaba sutilmente para verla con su mirada arriba– ameno momento. –Beso el dorso de su mano para después incorporarse– Esperando que mi comentario no la haga sentirse ofendida si no alagada. –Bajo sus manos pero sin deseos de soltar aquellas pequeñas y delicadas manos–

-Gracias, no creo que sea primo de Mina –sonrió divertida pues aquella conversación había tomado un giro muy extraño y en realidad no le desagradaba, pero aquella noche ella no estaba sola y tenía que buscar a su novio– Quiero quedarme con la idea de que es verdad que ella no lo mando para burlarse de mí, y si es tan amable ¿podría devolverme mi mano?, tengo que ir a buscar a mi novio.

Soltó su mano lentamente– Espero volver a verte pronto, que disfrute la velada señorita Tsukino y no te preocupes que esto no tiene nada que ver con Mina, aún tengo una vida lejos de los caprichos de ella. –Le giño el ojo, a decir verdad no quería siquiera que ella mencionara o le llegara a presentar a aquel hombre así que era mejor dejarla ir y retomar sus antiguas conversaciones–

-De acuerdo... por esta ocasión creeré en ti... –dándose la vuelta– ah por cierto, las rosas no me gustan, prefiero los tulipanes. –Sonrió para luego comenzar a alejarse y buscar a su novio que ya la había dejado mucho rato sola, y esa no era la idea que tenia de una velada a su lado–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Mina por su parte no estaba dispuesta a desperdiciar ni un solo minuto de aquella linda velada, así que podría pasar un buen rato con sus compañeras de trabajo pero antes ¿por qué no una buena bebida? Y así la brillante chica camino con toda seguridad hasta la barra del lugar.

–Un Milagro Rose por favor… –pidió al barman buscando entre su bolso para guardar su celular mientras esperaba su bebida–

–Aquí tiene señorita… –le sonrió el barman que era un hombre ya mayor– Excelente trabajo –dijo amablemente a lo que la joven sonrió mientras daba un pequeño trago a su exquisita bebida–

–Gracias igualmente… –agradeció amable antes de retirarse, quería disfrutar de aquella bebida un poco alejada de la gente pero en un lugar donde pudiera apreciar a los invitados, sin mayor prisa y con su elegante gracia para caminar se dirigió al lugar que había visualizado como el perfecto, era otoño pero la noche era cálida así que aquel área de balcón estaría bien para relajarse–

Tras disculparse con sus conocidos Yaten decidió buscar a su novia, pero el lugar en poco tiempo se había llenado de gente por lo cual se le dificulto verla, camino entre los invitados saludando cortésmente a algunos pero nada, conocía perfectamente el lugar por lo que se dirigió a la parte alta del bar desde donde podía ver la mayor parte del lugar y así sería más fácil ubicarla. Al pisar el último escalón pudo ver la silueta de una hermosa mujer observando con atención hacia abajo, quizá ella también había pensado igual que él.

-Buenas noches... –murmuro antes de acercarse a ella– ¿Le molesta si observo también?

Su mirada volteo a él cuando lo escucho, estaba tan inmersa en sus pensamientos que no se había percatado de su presencia y sin duda había sido una ciega al no verlo pues era un hombre más que atractivo– Mmm… –murmuro en señal de que no le importaba mientras daba un pequeño trago a su bebida– Adelante. –Indico con su mano a un lado–

-Gracias... –sonrió mientras se acercaba– ¿Escapando de tanto bullicio? –pregunto mientras su mirada se dirigía a la gente abajo–

-Solo por un momento… –aquella sonrisa era sin duda encantadora– seguro tiene novia… –pensó mientras dejaba su copa sobre la barda baja del balcón– siempre hacen falta momentos para apreciar a solas… o un poco acompañados. –sonrió mientras fijo su mirada en los invitados, eran demasiados–

-Si es verdad, a mi sinceramente no me agradan este tipo de eventos, demasiada gente que uno ni conoce... –sonrió volteando a verla de reojo, tenía novia pero eso no le impedía apreciar la belleza femenina– pero que a veces se puede remediar... –extendió su mano hacia ella– soy Yaten.

Tenía que ser educada así que se sacrificaría un poco– Mina… me alegra reducir tu lista de gente extraña… –extendió su mano estrechando la de él percibiéndola fresca pero extrañamente cálida a la vez–

Sonrió ligeramente soltando suavemente su mano volviendo la vista abajo– No dije que fueras extraña ¿o sí?, yo solo comente que demasiada gente desconocida.

Rió sutilmente– Creo que me tomo todo demasiado en serio… lo siento –se encogió de hombros– es la costumbre, no lo puedo evitar… – y así era siempre buscando hasta el más mínimo detalle en sus hechos y también en la mirada–

-Tranquila, tampoco te estoy regañando... ah lo siento... –volteo a verla– ¿puedo hablarte de "tu"?, es extraño pero me das confianza.

-Claro… –al voltear su mirada se cruzó con la de él– Y si no te gustan estos eventos, ¿Por qué asistes? –Pregunto un tanto curiosa– Adivino a que ni siquiera sabes el motivo de la fiesta –debía serlo si no la había reconocido y su equipo y ella eran los festejados de la noche–

-El motivo es lo de siempre, un evento organizado por la televisora ya sea por algún premio otorgado a uno de sus miembros, el final de algún programa o la bienvenida a uno y este es uno de esos... la bienvenida al nuevo programa de entrevista y obviamente a su conductora y equipo de producción... –suspiro observando a la gente platicar– recuerdo la primera vez que vine no tenía ni idea de lo cortes que se debe ser, sobre todo cuando mi novia está metida en todo esto, solo por ella vine... –sonrió– y por cierto no la encuentro.

-Claro… lo supuse… –murmuro mientras tomaba de nuevo su vaso– Creo que no le gustara que la dejes sola mucho rato. Y creo que esto de asistir a estos eventos te sienta muy bien… –volteo a verlo con una sutil sonrisa– eres muy amable Yaten, bueno yo tengo que ir con mis compañero, no puedo desaparecerme demasiado tiempo –extendió su mano para despedirse de él–

-Si comprendo, suerte con los desconocidos... –sonrió viendo a su novia caminar entre los invitados de igual manera que él, buscándolo así que observo la escalera del otro extremo y decidió bajar por ahí ya que sería más fácil llegar a ella antes de volverla a perder–

Mina ya no quiso voltear a ver hacia donde se dirigía, tras despedirse tomo su camino hacia donde estaba su productor para pasar un momento con él y sus acompañantes. El momento del brindis llego y pese a que Mina era una buena narradora aquello no se lo esperaba cuando el productor le dijo que se preparara. El hombre subió su copa golpeándola con un cubierto llamando la atención de todos.

-Buenas noches, su atención por favor…. –sonrió subiendo a una pequeña tarima iluminada– gracias a todos nuestros amigos y colegas que nos acompañan en esta noche de festejo y buenos deseos. Como sabrán han empezado las emisiones de este nuevo proyecto en el cual la compañía y yo personalmente tengo muchas expectativas… –sonrió mientras la gente aplaudía, siguió haciendo énfasis en el motivo del festejo y deseando sus mejores resultados– Bueno pues antes de dejarlos disfrutar de esta velada quiero que por favor demos la bienvenida al canal y al programa a la que será la anfitriona más linda y emprendedora… Mina Aino.

La gente aplaudió mientras Mina subió a aquella tarima, era raro pues era aún más complicado que dirigir el programa, no podía ver a la gente debido a las luces pero sentía aquel calor que simplemente la llenaba por completo.

–Muchas gracias Señor productor, también a mis compañero, este trabajo será arduo y de equipo, cada uno de nosotros es igual de importante y agradezco el apoyo y la confianza, sé que no los defraudaremos, estoy realmente muy feliz de ser la porta voz y rostro del programa y más al ver la buena aceptación que está teniendo… Gracias y a divertirnos. –sonrió alegremente, aquello era lo que siempre soñó y no descansaría hasta ser la número uno–

Serena se volteo molesta tanto por las palabras de aquel hombre como ahora por la actitud de ella, sabía que un no se habían visto pero era extraño ya que sentía cada una de las palabras hacia ella, pero no era así, solo era su delirio y molestia– Si bienvenida... –murmuro con sarcasmo cuando sintió una mano que la tomaba del brazo– ah me asustas.

-Lo siento. –Murmuro Yaten observando a la joven que aun sonreía a los presentes– así que es ella... –no refiriéndose tanto así a la rival de su novia sino a la mujer que acababa de conocer–

-Si es ella, no te parece demasiado... frívola... –dijo volteándose– por cierto... ¿dónde estabas?, tengo rato buscándote.

-Igual que yo buscándote... –sonrió besando su mejilla– ya tranquila, mejor disfrutemos de nuestra velada y no hagas corajes.

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Mina sonrió a Seiya cuando lo vio acercarse extendiéndole las manos, sin dudarlo lo abrazo mientras el ayudo a que se bajara.

-Te queda bien ser el centro de atención. –Se burló de ella–

-Tonto, eres tu quien disfruta de las miradas. –Muchos siempre pensaban que eran pareja pues siempre andaban juntos, hasta que se entraban que en realidad eran familia– Te estuve buscando, quiero presentarte a mis compañeras, mueren por que les sonrías y digas "hola" –fingió su voz seductora mientras lo tomaba del brazo y se hacía paso entre la gente sin darle oportunidad de replicar–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

-Claro que me puedo enojar, esa mujer me molesta y mi novio se desaparece misteriosamente ¿dónde estabas? –Pregunto viéndolo con un ligero puchero–

-Ya te lo dije buscándote. –le sonrió abrazándola para evitar que viera quien se acercaba entre la gente–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

-Por cierto Seiya Kou ¿dónde estabas?, me voy a poner celosa si coqueteas hoy… –presiono más fuerte su brazo, pues siempre era lo mismo, siempre la dejaba por platicar con alguna linda chica–

-Con nadie –Le sonrió para evitar que lo reprendiera más–

-Ah lo sabía… –volteo a verlo mientras giraba para quedar frente a él pero caminando de espaldas– Eres increíble de verdad… –dijo con admiración, para después sentir como chocaba con alguien–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Aun con su molestia podía soportar el tropiezo de alguien pero no ella– Ah tu... –dijo Serena observándola, si lo admitía esa noche se veía linda pero era obvio que jamás lo aceptaría– ni siquiera te disculpas.

Yaten oculto una sonrisa al ver por fin una de las tantas peleas que su novia ya le había mencionado, todas por cosas sin importancia como en ese momento.

En cuanto volteo Mina no supo si quedo más asombrada por sus reclamos o por la persona por con quien se encontraba– ¡¿Tu?! –dijo más por ser ella la novia de aquel hombre que por haberse topado con ella– Créeme no quería tropezarme contigo. –dijo ocultando su molestia mientras sintió como Seiya tomaba su mano, pero de pronto cambio su mirada molesta por una sonrisa– Pero me alegra Serena, así pude verte, gracias por venir estoy segura que lo haces con tus mejores intenciones. –presiono la mano de Seiya en algo debía canalizar su molestia–

Sonrió de forma sarcástica– Claro con las mejores intenciones, además no tenía nada que hacer y estaba un poco aburrida.

Seiya por su parte no había despegado la mirada de Serena, más aun después de ver con la persona que iba acompañada, no podía tener peores gustos esa chica, ese hombre le ponía los pelos de punta y el humor veinte metros bajo tierra– Mina… –la rodeo con su brazo por la cintura, tampoco quería que se sobrepasara con Serena, aunque era divertido–

-Claro, te entiendo dicen que soy la mejor entreteniendo y acompañando a la gente. Pues que te diviertas, hasta luego Yaten fue un placer conocerte. –volteo a verlo a él sonriéndole–

Serena mantenía la sonrisa sarcástica hasta que escucho de sus labios el nombre de su novio.

-Buenas noches... –Murmuro Yaten un poco sorprendido de que lo mencionara, ahora esperaba lo peor de esa noche– Igualmente.

Serena nuevamente sonrió pero esta vez hacia el acompañante de su rival, fue un impulso del coraje que sintió en ese momento– Hasta luego Seiya... interesante conversación.

-Vaya tengo que equilibrar las cosas, tal vez hasta me ayude… –pensó Seiya, pero su comentario fue glorioso– La siguiente vez será mucho mejor… –le sonrió con su habitual sonrisa seductora– Un placer… –pero cuando sintió a Mina presionarlo volteo a ella sin darle mayor importancia a despedirse o siquiera saludar al tal Yaten– ¿Nos vamos Mina?

-Claro… Hasta luego, disfruten la fiesta –sonrió antes de retomar su camino abrazada a su primo, deseando estar lo suficientemente lejos para gritar–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Había continuado con su sonrisa que cuando sintió que se habían alejado cerró los ojos, nunca delante de su novio se había comportado de aquella manera y se sentía aun peor por el comentario de Seiya, aunque en realidad solo había sido una plática y nada tenía de malo, no así el encuentro de su rival con su novio.

-¿Así que ya la conocías? –Volteo hacia él con molestia–

-Vaya, ¿así que una interesante conversación? –no era que le molestara que su novia hablara con algún hombre, era ese hombre, además ella no podía cuestionarlo por una simple platica sin ninguna doble intención o al menos no aparente–

-Si... pero yo pregunte primero, con razón no te encontraba estabas muy mal acompañado. –Estaba celosa, como no estarlo de una mujer así, bueno en realidad no es que la conociera, pero el simple hecho de que fuera Mina le molestaba–

-Solo me la tope mientras te buscaba y platicamos un poco… –dijo sin darle mucha importancia– además no sabía que era "ella" –dijo en tono de ser la innombrable– Pero al parecer tu platica fue más relevante con Kou… o al menos fue lo que le dijiste tan conveniente –no era su estilo hacer reclamos pero no podía dejarlo pasar–

-Ah pues... si un poco interesante, quizá lo tenga en mi programa, eso fue lo relevante, nada más. –suspiro pues no quería que la rivalidad que tuviera con Mina le perjudicara ahora también en su relación sentimental– ¿Solo... platicaron un poco?

-Claro, cinco minutos… –le sonrió para tranquilizarla– y fue solo por casualidad, además sabes que te quiero a ti –la rodeo con sus manos de la cintura–

Hizo un pequeño gesto ocultando una sonrisa– Lo sé, pero es que... ah me crispa los nervios y más con la familiaridad que te hablo.

La abrazo– Estoy seguro que fue por hacerte enojar –sonrió, pero tal vez un poco decepcionado que en realidad ahora solo lo recordaría por ese hecho, ser el novio de su rival– vaya es la primera vez que me celas y creo que es más por el hecho de ser ella que por mí.

-Ah que tonto eres, claro que es por ti, pero tú también te pusiste celoso más por "Kou" que por mí.

-Claro que no… –negó rotundamente– solo no te acerques mucho a ese tipo, no me da confianza.

-No te preocupes... –sonrió ligeramente abrazándolo– yo tampoco le tengo confianza –Y era cierto, sabía que ese hombre estaba coqueteándole, que era primo de su rival y nadie aseguraba que de verdad ella no supiera de sus intenciones–

-En ese caso olvidemos el asunto y disfrutemos de la fiesta.

-Mejor vámonos, ya no quiero estar aquí. –Dijo un tanto cansada, quizá demasiadas emociones para un solo día–

Suspiro profundamente– De acuerdo, a decir verdad prefiero estar contigo –era verdad pero también lo era que se sentiría incomodo encontrándose con Mina y que Seiya estuviera con ella ¿Qué era de ella? ¿Y el evidente hecho que le coqueteaba a su chica como lo hacía con todas? ¿Qué le veían las mujeres?– Vamos a casa. –Tomo su mano–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Mina por su parte apenas llego al otro lado del lugar voltea a ver a Seiya –Así que era ella con quien estabas muy acompañadito ¿eh? –dijo molesta–

-Estaba acompañándola y platicamos un momento, no tiene nada de malo... –dijo tranquilamente mostrando una sonrisa– ¿o sí?

-¡Es que! ¿Por qué ella?... –pero al ver aquella sonrisa que escondía algo, lo supo– ¿Te gusta? ¡Te gusta! No Seiya… –renegó– Cualquier mujer menos ella… –ya lo veía venir, tener que ver su cara todos los días si se convertía en su novia– Además… Tiene novio… –dijo un tanto decepcionada–

-Sí, pero viste que clase de novio... no hay comparación alguna... –Sonrió aún más orgulloso–

-¿Con que o de qué?... –pregunto no pudiendo evitar sonreír– Discúlpame Seiya pero ese hombre es… –pensó la manera de decirlo– MUY… buen partido, con el hecho de verlo…

-¿Qué quieres decir? –Su sonrisa cada vez era más confiada– ¿crees que no sería capaz de dejarlo por mí?, vamos Mina sabes cómo soy, y ese tipo no es competencia para mí...

-Ay primito… –negó– hablas más de lo que actúas a veces… Demuéstramelo… –le sonrió retadoramente–

-¿Me estas retando?, sabes que no debes hacer eso... además... ¿de cuándo acá te interesan tanto mis conquistas? –la observo fijamente– ah ya se... si yo hago que deje al tipo ese tú podrías conquistarlo... a ti también te gusto ese tipo.

-Claro que no… –mintió– Yaten no me interesa, menos pensando que es el noviecito de ella, además Serena, digo es bonita pero no creo que entre en tus expectativas, ni tú de ella… –negó a su primo– Seria todo un reto conquistarla primo… –sonrió–

Sonrió al recordar el último comentario de ella– ¿Estás segura?, quizá en este momento estén discutiendo tanto por ti como por mí... –volteo a verlos y se sorprendió de lo juntos que estaban– mira tú galán.

Mina volteo y lo que vio no le gusto, no pudo evitar que algo muy dentro de ella se estrujara, pero prefirió voltear a otro lugar para no darle importancia a que las cosas entre ellos parecían de la pareja ideal– Lo ves… sería un milagro que ella se fijara en ti… es imposible Seiya Kou… se te va tu oportunidad, de la mano de él.

-Y a ti también prima... sinceramente es la primera vez que te veo así, te gustó ese hombre y no puedes negarlo así como tampoco yo puedo negarlo que ella me gusta... pero no sé si tanto como para aceptar que me retes.

-Te reto… –dijo sin pensarlo, aquello era muy común entre ellos pero jamás por algo como eso– Conquista a Serena Tsukino antes de dos meses y hare lo que quieras –sabía que sería imposible, pero si perdía no le dolería tanto pues Yaten seria soltero–

-Vaya una oferta muy tentadora... –murmuro observando a la pareja que comenzaba a alejarse muy cariñosa– ¿cualquier cosa? –volteo a verla con una sonrisa– De acuerdo y especifica qué tipo de prueba quieres para ver que la conquiste, el hecho de que deje a su novio no se tomara como prueba pues pueden terminar en cualquier momento debido a mi intromisión.

Pensó que era una muy buena deducción– Y el hecho de que acepte ser tu novia o salir contigo puede ser solo por tus insistencias, así que… el día que vea que hace algo por ti ya sabes algo cursi, cariñoso digno de una mujer enamorada o interesada en ti… cualquier cosa, para ponértelo fácil…

Extendió su mano hacia ella– Hecho... prepárate para perder prima... o ganar... –dijo refiriéndose a Yaten–

Estrecho su mano más que gustosa, aquella apuesta y el haber conocido a Yaten habían hecho de aquella noche aún más perfecta– Siempre gano… –sonrió–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Aquella seria la oportunidad perfecta para aclarar todos los malos entendidos que habían surgido debido a su falta de profesionalismo durante la grabación de su programa y sobre todo de su nefasto vestuario, aun lo recordaba y le molestaba, pero en fin estaba ahí para publicitar su programa, la nueva escenografía y futuros invitados, su arreglo como siempre era moderno pero esta vez más relajado, al final de cuentas solo era una entrevista que no pasaría de 5 minutos nada que le fuera a afectar.

Al entrar del corte la conductora se preparó mirando a la cámara correspondiente– Lo prometido es deuda y esta tarde nos acompaña una joven hermosísima y exitosa Serena Tsukino que viene a platicar con nosotros de la nueva temporada de su programa y también –sonrió– por qué no de ella… ¡Hola Serena! –Saludo con una amplia sonrisa–

-Hola Mimet... gracias por la invitación... –saludo amable–

-Gracias a ti por acompañarnos a hablar un poquito sobre esta nueva etapa de tu programa, la gente está impaciente de ver qué novedades nos tendrás en esta nueva etapa que como sabemos trae muchos retos para ti… –sonrió–

-Así es... –sonrió a la cámara– la verdad es una nueva temporada que traerá muchas cosas interesantes, reportajes sobre lugares que a la gente le interesara conocer, invitados sorpresa, una nueva escenografía, en fin muchas cosas que espero les agraden a todos y claro que si tienen una propuesta para invitado la tomaremos en cuenta como siempre...

-Pues yo creo que tú jamás terminas de sorprendernos, estamos seguros que tendrás tanto éxito como siempre, aunque debemos preguntarte ¿crees que la incursión del nuevo programa conducido por Mina presenta mayores retos para ti y tu equipo de trabajo?

Sonrió un poco incomoda pero aun así trato de ocultarlo– Cualquier programa que proponga lo que el de mi compañera Mina significa nuevos retos para todos... bueno hablando del tipo de programa que manejamos ya que para ti no creo que signifique lo mismo... y además eso nos hace superarnos ¿no lo crees?

-Tienes razón, Sin duda la incursión de Mina ayudara a mayor superación de ambas, pero crees que esto pueda causar alguna discrepancia entre ambas, hemos escuchado algunos rumores de que su relación es un tanto compleja… –sonrió nuevamente esperando la respuesta–

-¿Compleja?, no para nada... casi no hemos coincidido, pero si la veo en algún momento la saludare, ese es un problema de tener programas en el mismo horario, no podemos convivir...

-Bueno creo que eso aclara muchas dudas y para finalizar Serena, hemos recibido muchos mail pero muchos de ellos son de hombres deseosos de saber si tienes algún compromiso… algún amigo, novio o prometido…

-Bueno... –sonrió algo nerviosa– no creo que a mi novio le gustaría que lo negara en público así que sí, tengo novio, pero nada que ver con este medio... y estamos muy felices...

-Pues ya lo oyeron público Serena está acompañada y se ve muy feliz así que a esperar… Bueno Serena pues muchas gracias por acompañarnos, te deseamos lo mejor, éxito y volver a tenerte pronto…

-Muchas gracias a ti por la invitación y no se pierdan la nueva temporada de su programa favorito... –sonrió amable tanto a la cámara como a su entrevistadora–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Mina se alisto, ya no era como la última vez que fue presentada por Serena, ahora vestía muy a su estilo jovial y casual con ese toque de chispa, pero si duda ni su hermosa vestimenta ni el perfecto trabajo de sus encargados de imagen hacia que se quitara la inquietud de la entrevista con Serena, no quería sentirse menos que ella ni mucho menos arruinar su carrera con alguna respuesta errada, así que solo le quedaba respirar profundo y sonreír lo más que pudiera si mencionaban el tema.

-Bueno y ahora tenemos con nosotros a la conductora del nuevo programa televisivo, hace un momento hablábamos de ella, la chica que puso a temblar a más de uno dentro de los programas de televisión... Mina Aino... bienvenida...

-Encantada de estar aquí Mimet y con tu bello publico… –sonrió amablemente–

-Gracias por haber aceptado nuestra invitación... sobre todo estar tan radiante después de anoche... tenemos imágenes de lo que fue la celebración de tu primer programa... ¿cómo te sientes?

-Me siento muy feliz y agradecida con la producción y sobre todo con el público que está aceptando maravillosamente esta propuesta que hacemos con mucho cariño para pasar un rato con ellos –y así lo era, así que su cara lo reflejaba, además era bueno que se enfocaran en su trabajo–

-Tuve la oportunidad de ver el primer programa y en verdad me pareció una propuesta nueva y fresca... es bueno que haya cosas interesantes en televisión... pero volviendo a anoche, hubo algo que me llamo la atención, tu encuentro con quien podría ser tu contraparte laboralmente claro, Serena Tsukino... se rumora que las cosas entre ustedes no comenzaron bien, ¿es cierto?

Sonrió mientras negaba– No Mimet, ya sabes hay muchas especulaciones tal vez más porque compartimos el mismo horario, pero claro que no, Serena es mi compañera de empresa y colega y si bien no tengo el privilegio de ser su amiga aun, para nada yo la admiro machismo su trabajo y me gustaría aprender muchas cosas de ella…

-En verdad que no dejas de sorprenderme, es más que claro que no hay ninguna rencilla entre ustedes, las dos son excelentes conductoras en el futuro esperamos verlas en algún evento juntas, creo sin temor a equivocarme que lo harían muy bien... pero bueno cuéntanos que veremos en los próximos programas

-Gracias… –Se sentía feliz ante sus respuestas, aquello le volvía la tranquilidad– Bueno próximamente estamos planeando muchísimos reportajes atreves del país, conociendo aquellos rinconcitos mágicos que muchas veces no sabemos que los tenemos cerca… esta será para sentirnos más cerca de nuestro público… además este lunes vamos a tener un gran invitado que va compartir con nosotros su receta favorita, así que los esperamos todas las tardes –le guiño el ojo a la cámara mientras sonreía feliz–

-Entonces esperaremos con ansias los siguientes programas... ah y bueno para calmar mi curiosidad, anoche te vimos acompañada por un hombre muy guapo, ¿podría ser tu novio?

Por un instante vino a su mente la cara de Yaten ¿sería él de quien hablaba? Pero era imposible pues también lo habría relacionado con Serena, así que seguro era Seiya a lo que soltó una pequeña risita– No para nada, él es mi mejor amigo y mi primo. Mi único amor en este momento es mi profesión. –Sonrió fingiendo un suspiro–

-Pues que primo tan interesante, así que supongo que en algún lugar debe estar el hombre indicado para ti, muchas gracias por la entrevista y espero que nos visites nuevamente...

-Gracias a ti Mimet, fue un placer estar con ustedes… –sonrió agradeciéndole a ella y a la cámara, y muy aliviada de que la entrevista terminara–

-Vamos a un corte y regresamos con el último bloque de nuestro programa... –sonrió a la cámara esperando a que salieran del aire– gracias Mina por venir pero no creo que ese hombre haya sido tu primo... no me refería al chico de cabello negro... sino con el que estabas en la planta alta... –dijo sin darle mucha importancia aunque como periodista de espectáculos si era de importancia–

-Ah… –dijo un poco desprevenida, para enseguida sonreír algo confundida como tratando de recordarlo– Ya, él era solo alguien que asistió a la fiesta y que platique unos minutos con él por casualidad – y en realidad no mentía, solo omitía detalles– Nada relevante… –dijo mientras negaba con un movimiento de cabeza–

-Quizá tengas razón, sino fuera porque ese mismo hombre se fue muy cariñoso con Serena... quizá es su novio, ¿no crees?

-Vaya esta mujer sí que es buena en su trabajo –pensó– La verdad eso es algo que solo ella podría decirte pero supongo… de cualquier modo es algo que a mí no me concierne, como te dije solo fue una plática como con cualquiera… si supiera –suspiro internamente mientras pensó aquello–

-Si claro tienes razón... Mina muchas gracias por la entrevista, no sabes cómo me ha servido, esperamos verte de nuevo... seguro los medios estarán muy contentos de platicar contigo... y ahora si me disculpas tengo que finalizar el programa... un placer conocerte...

-Gracias a ti… –se despidió cordialmente antes de ponerse de pie para retirarse, sintiéndole el alma volver al cuerpo–

Se encontraba parada en la puerta observando todo desde lejos, era obvio que había visto y escuchado la entrevista que le habían hecho a Mina no así la última conversación que había tenido con la entrevistadora, no sabía si estar molesta o conforme con la versión de ella– Buena entrevista... –dijo al tenerla más de cerca–

Al verla también vio de reojo algunas miradas sobre ellas– Gracias igualmente… solo espero que el foco de nuestras entrevistas haya sido laboral y no tanto personal… –dijo tranquilamente con una sutil sonrisa como lo haría con cualquier persona que apenas conociera–

-Es difícil que solo hayan visto el lado laboral... –extendió la mano mostrándole una botella de agua– después de una entrevista sientes la boca seca... –y era cierto, no es que se preocupara por ella pero en cierta forma le recordaba mucho a cuando ella había comenzado–

Volteó a ver la botella, sintiéndose extrañada de su amabilidad pero debía saber que lo hacía para guardar las apariencias. Así tomo la botella– Gracias… Supongo que estarás de acuerdo conmigo en que es preferible ser reconocidas por nuestros trabajos que por nuestra relación –abrió la botella y bebió de ella, aquella agua le sentó a la perfección, odiaba admitirlo pero tenía razón–

-Lo se... –suspiro dando la vuelta para salir ambas de aquel estudio, no quería ser vista como una hipócrita o que escucharan su conversación– por eso lo he pensado mucho y fingiré en todo momento que tu presencia no me afecta siempre y cuando no te metas conmigo o con mi novio... –volteando ligeramente para verla de reojo–

Mina sonrió, pero espero a que estuvieran fuera de cualquier persona– Claro… no me importa fingir tampoco, solo debes saber que jamás me he metido contigo o alguien relacionado a ti –era horrible decirle las palabras "Tu Novio"– más de lo que tú me allá de lo que tú misma me has involucrado… Por el contrario agradecería lo mismo y que no te "acerques" a Seiya, después de todo tu ya tienes a alguien ¿no es así? –alguien que a su parecer merecía alguien mejor–

Sonrió con algo de sarcasmo– Yo no me acerco a tipos tan arrogantes y pretensiosos así que no te preocupes que tu primo no me interesa para nada, en fin qué bueno que estamos de acuerdo, bien me voy no quiero que después digan que somos amigas... –sonrió ligeramente para adelantarse en caminar hacia fuera del edificio–

La ponía de muy mal humor esa mujer ¿Cómo podía decir esas cosas de Seiya? Ella era la única que podía decirle arrogante, pretencioso y demás cosas insultantes– Créeme que sería la última sobre la tierra a quien elegiría como amiga y qué bueno que te caiga tan mal, así podre dormir tranquila que no tendré algún tipo de familiaridad contigo algún día… –dijo cuándo paso a un lado de ella para después acelerar el paso, el siempre hecho de sentir su aura cerca la irritaba–

-Ja... no dejaría a Yaten por alguien como él mucho menos siendo tu primo... así que no te preocupes, ni amigas y mucho menos familiares... –dijo tranquilamente caminando hacia su auto–

Volteo a verla, para terminar el circo sus autos estaban juntos– No te confíes, Yaten –dijo con mucha familiaridad– parece un hombre inteligente, así que tal vez pronto descubra la mujer egocéntrica que tiene por novia y mi primo vea que no eres más que una cara bonita… –quito la alarma de su auto para después abrir la puerta–

Cerró los ojos con molestia de que se refiera a ella de esa forma pero volteo a verla sonriendo– O quizá tienes miedo de que tu querido primo se interese tanto en mí que a ti ya no te haga caso... mientras que Yaten MI NOVIO me ame más cada día... –abrió la puerta del auto y subió tranquilamente mostro aún más esa sonrisa poniendo en marcha el auto–

Mina solo suspiro al escucharla, sin duda necesitaría mucho Yoga, un buen sauna y té relajante para pasarse ese encuentro amargo, pero lo peor es que tenía la razón, odiaba admitirlo pero temía que Seiya llegara a encapricharse con ella y en parte era su culpa por retarlo, pero aun así le parecía divertido, además estaba el hecho de que Yaten le había agradado, pero eso era poco relevante pues tal vez jamás lo volvería a ver y solo sería un hombre guapo, lindo, ojos perfectos y porte encantador que conocía y olvidaría pronto, además lo más importante y que no cambiaría es que Serena cada día le caía en peor gracia y lo mejor solo era asegurarse que Seiya solo la viera como una conquista más, un reto y siguiera con su vida sin ella.

En cuanto salió del estacionamiento de la televisora y se alejó unas cuantas calles cerciorándose de que Mina no viniera atrás de ella se detuvo– Ah como me caes mal Mina Aino, no te soporto, no me gusta a la forma en que te refieres a Yaten y menos soporto a tu arrogante primo, ahhh como deje que irrumpieras en mi vida de esa forma... –tras tranquilizarse un poco puso de nuevo su auto en marcha lo que más necesitaba en ese momento era llegar a su departamento y que Yaten llegara con la sorpresa que le había prometido–

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ (^_^)

Observaba con atención uno de los tantos aparadores de las tiendas favoritas de Serena pero nada le convencía como para que fuera capaz de sorprenderla, esa había sido la única manera de convencerla de que dejara de lado sus peleas infantiles con Mina, era ridículo pensar siquiera en verlas enfrentarse de nuevo, conocía muy bien a Serena y sabía que no era así ¿entonces que tenía esa nueva conductora que la ponía tan a la defensiva?, como fuera no encontraba una razón lógica a él Mina le había simpatizado, sonrió al ver un bolso que posiblemente le agradaría mucho a su novia.

-Sí creo que ese será... –murmuro aun no del todo convencido–

Mina no podía sacarse el coraje de la garganta, tenía que sacarlo o explotaría, así que sin más paro el auto a mitad de camino a su casa y llamo a Seiya a quien conto todo lo ocurrido sin darse tiempo a puntos y comas. Seiya no paraba de reír, es que esas mujeres eran un caso perdido, aun así tuvo que hacer valer el título de primo invitándola a pasar la tarde juntos para que pasara aquel mal rato, pero Mina simplemente no estaba de humor, quería estar sola y relajarse solo viendo pasar la gente, así que agradecía mientras negó diciéndole que lo llamaría en la noche pero que en lugar de holgazanear con cara de niño bonito, mejor se pusiera a trabajar en su reto, pues ahora se la había puesto más difícil al pedirle a Serena que se alejara de él.

Al llegar al centro comercial su único objetivo era relajarse y tal vez hacer alguna compra para aumentar su ánimo. La tienda era perfecta, había oído hablar mucho de ella, pero jamás se había detenido a entrar y ese día podía ser uno bueno así que ¿Por qué no?

-Sí creo que ese será... –murmuro aun no del todo convencido–

-Buenas tardes Señorita… –dijo una empleada que recibió a Mina–

-No es la nueva conductora del programa de la tarde… –dijo una empleada a otra que se encontraban atendiendo a Yaten pues como era un hombre atractivo ambas parecían muy interesadas en atenderlo–

Volteo a ver a quien se referían y sonrió al reconocerla– Gracias... –dijo dejando el bolso y acercándose a la joven, aunque sabía que si Serena se llegaba a enterar se molestaría de nuevo y un bolso no sería suficiente para contentarla– ¿de compras?

Mina veía los estantes, pero aquella voz le fue imposible no reconocerla, volteo a verlo mientras sonreía esperando que su mente no la engañara– Hola… –vaya ahora parecía una niña boba– Si ya sabes solo viendo… –rectifico volviendo en sí– ¿Y tú? ¿De compras también?

-Algo así... no pensé que buscar un regalo fuera tan difícil y complicado –sonrió observando la cantidad de cosas que podría considerar una buena sorpresa– no sé qué tantas de estas cosas tenga Serena ya en su colección... mmm quizá... –volteo a verla con una sonrisa– ¿podrías ayudarme?, aunque sé que no te agradara la idea pero es que realmente no tengo idea de que le podría gustar...

Sin duda era masoquista, pero en fin, tal vez pasar un tiempo con él aunque sea para ayudarlo la haría ver que no era el hombre que ella estaba idealizando– Bueno… –sonrió– siempre viste bien y parece que lo sexy y elegante la hace ver bien… –buscaba entre los bolsos uno que pudiera relacionarla con ella, y también para no ser tan obvia con él– Este es hermoso sin duda… –camino hacia un estante estirándose para tomarlo, pero necesitaría de la vendedora–

-Déjame ayudarte... –se acercó a ella para tomar el bolso quedando muy cerca de su rostro– ojos hermosos... –murmuro pues no es que antes no la hubiera visto bien, solo que había puesto muy poca atención al color de ellos o quizá el reflejo hacia que se vieran de color distinto– ¿crees realmente que le guste? –Pregunto separándose de ella– la verdad es que no soy muy afecto a comprar cosas así...

-Es aún más perfecto de lo que recordaba –pensó no pudiendo suspirar un poco al llenarse de su perfume– Creo que no hay mujer sobre la tierra con un gusto refinado que no le gustaría… Bueno, creo que si tu entras en sus gusto me ayuda a pensar que le gustara… –dijo sin pensarlo–

Sonrió ligeramente– Bueno creo que podría ser el complemento perfecto de algún accesorio mas... ¿te gustaría acompañarme a buscarlo?, claro te compensare muy bien con una agradable comida, la verdad es que muero de hambre... ¿qué dices?

-Yo… –dudó no sabía si aquello era lo correcto, una cosa es que Serena le desagradara, pero el tenia novia, solo que el hecho de que fuera su novia lo ponía más complejo y tentador– No sé si soy la persona correcta para hacerlo…

-No creo que Serena tenga que saberlo, obviamente también mi vida podría correr peligro... –dijo con una sonrisa que advertía que era broma– además solo comeremos y claro me ayudaras a preparar su regalo sorpresa... eso es todo...

Sonrió– Vaya aparte divertido –pensó– Bueno, creo que tienes razón… Por cierto, disculpa si te ocasione algún problema anoche… –dijo sinceramente– aunque creo que no fue tan grave… –recordó lo felices que salieron–