Los personajes aquí presentados no nos perteneces, son propiedad de la linda Naoko Takeushi, son utilizados sin fin de lucro. Esta Historia es un original adaptada para los personajes de Sailor Moon por M00nStar y Marie Kou Winchester.

El solo hecho de hacer un pequeña apuesta transforma indudablemente las vidas de las personas, pues bien entren y lean como dos rubias, un guapo cantante y un apuesto arquitecto comienzan con este juego donde no se sabrá si es un premio o un cambio de vida. Universo Alterno.

.

.

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ –^_^–

.

.

Ya habían pasado un par de días desde su reconciliación con Yaten, bueno si es que se podía llamar así ya que el trabajo no le permitía verlo como hubiera querido, pero lo importante es que ya se sentía más tranquila con respecto a su relación, no así la situación con Mina, aun no comenzaban a trabajar en lo que sería el programa especial pero no por eso se sentía bien, al terminar la transmisión de su programa salió del estudio y se entretuvo platicando con el editor para trabajar en la nota que no habían podido mostrar, pero aquel alboroto que hacían algunas chicas no la dejaban concentrarse y peor al ver por quien era.

-Seiya Kou –Murmuro volteándose para despedirse de su editor, lo mejor que podía hacer era alejarse lo más pronto posible antes de que la viera– lo hago por Yaten, solo por él... –se dijo a si misma quizá para convencerse ya que no había dado ningún paso para alejarse hasta que sintió la mirada de él– finge demencia... –se dio la vuelta volviendo a caminar hacia el estudio el cual por desgracia estaba ya cerrado– ¿a quién se le ocurre cerrarlo? –quizá hubiera corrido a su camerino a encerrarse si no hubiera sido por los tacones que no le permitían tal agilidad–

Seiya no pudo más que sonreír al verla alejarse, debía tener bastante prisa o quizá había olvidado algo tan importante que hizo caso omiso a su sonrisa en forma de saludo pues se encontraban distanciados los suficientes metros para serle imposible llamarla, aun así había sido perfecto el hecho de encontrársela de una manera que no había pensado. Con la mayor cordialidad que lo caracterizaba se despidió de las personas que lo rodeaban no sin antes agradecer a algunas personas más.

-Tan hermosa como siempre –pensó mientras caminaba de manera relajada y lenta hacia ella, a decir verdad aquello parecía una parodia de un gato asechando a un ratón– ¿Te dejaron fuera? –murmuro casi a su oído una vez que estuvo detrás de ella–

Lo había escuchado caminar y de reojo lo había confirmado, estaba detrás de ella y eso extrañamente la ponía nerviosa– Eh... no… yo... olvide algo dentro pero... cerraron –no quería voltear, no quería hablar porque al hacerlo sabía que tendría que alejarse de él y no volver a verlo–

-Oh… –se enderezo retomando su espacio personal– sí, me ha pasado –dijo en un ligero tono de compasión– si gustas puedo ayudarte, un poco de vandalismo sería divertido –se le quedo mirando ¿Qué acaso no voltearía?–

- No, no es necesario, gracias –volteo un tanto nerviosa, ¿cómo podría simplemente decirle que ya no quería volver a verlo?, era absurdo– ¿Y qué haces aquí? –Pregunto con una sutil sonrisa, si de lejos se veía apuesto de cerca lucia mucho más–

-Vine a filmar un promocional… –Seiya no pudo evitar sonreír más cálidamente al verla de frente– vaya se ve linda hoy y esas mejillas ligeramente sonrojadas le dan el toque perfecto… –pensó mientras señalaba el set del frente– No pensé encontrarte a estas horas aquí –pues ya era un poco tarde para recién haber salido del aire–

- Ah yo también estaba grabando con un invitado que no alcanzo a entrar durante el programa... pero de hecho ya me iba, es tarde... bueno... yo... me tengo que cambiar y tu posiblemente te estén esperando... –quería despedirse, alejarse lo más pronto posible de ahí pero como explicaría su cambio de actitud tan repentino a la última vez que lo vio–

Sonrió de lado, parecía algo impaciente–Vaya extrañe que me corrieras, pero creo que ahora más bien aplicaras la huida –no pudo evitar sonreír mientras esperaba su respuesta–

-No, no es eso, solo que... –desvió la mirada mientras buscaba la manera de alejarse de él– lo siento, volví a ser grosera contigo, pero es que... ah como te lo explico, no sé ni cómo explicármelo a mí misma, no quisiera dejar de tratarte pero la gente puede malinterpretar las cosas y yo... bueno la verdad es que es por Yaten.

-Vaya… –suspiro fingiendo resignación– Ese hombre debería confiar más en ti, quiero decir que pareces una persona muy confiable y que no anda por ahí coqueteando con otros, seguramente que esa tranquilidad y dulzura fue lo que lo enamoro de ti –la vio sutilmente a los ojos para no intimidarla demasiado–

Sonrió ligeramente sonrojada– Gracias, pero no es que no confié en mi... –se encogió de hombros– no confía en ti.

-¡¿En mi…?! –Dijo asombrado– Vaya, deja bastante en claro que no me conoce –pensaba que ese tipo sí que tenía problemas de autoestima– Bueno no tiene por qué, pero ¿tu?... ¿Confías en mí? –la observo, a decir verdad era lo único que le importaba–

Sonrió comenzando a caminar lentamente hacia su camerino– ¿Que debería decir? –Suspiro sutil– confió en ti Seiya Kou, quizá no debería pero no me parece que seas un hombre peligroso.

-En ese caso ¿no deberías crearte tú misma la decisión de tus amistades? Sé que es tu novio y lo respeto, porque me agradas Serena, solo digo que sería una lástima no poder siquiera saludarte y cruzar algún par de palabras cuando nos encontremos ¡como ahora! –Ejemplifico mientras caminaba a su lado a su mismo paso–

- ¿De verdad sería una lástima perderte de un saludo? –Pregunto con una sonrisa– eres extraño, en ese caso la que se perdería de un saludo de una estrella seria yo... yo soy una simple conductora nada fuera de lo normal.

-Pero aquí la famosa ya eres tú, yo apenas soy un amateur –sonrió mientras se encogió de hombros mientras hacía voz simplona–

- Y además modesto... creo que una entrevista contigo será estupenda, saber qué piensas y como eres en realidad... –al ir caminando y debido a los tacones altos se tropezó estando a punto de caer su primer impulso fue sujetarse de él–

Seiya simplemente no dudo en ayudarla, por primera vez en su vida no vio aquello como un motivo perfecto para estar cerca de una linda chica, sino más bien para ayudarla– ¿Estas bien? –aun la tenía entre sus brazos, pero su voz sonó sin duda preocupado por ella–

-Si... –intento apoyar el pie pero no soporto hacerlo– auch mi tobillo... creo que me lo torcí.

-Espera no lo muevas… –se aseguró que estuviera parada con confianza antes de bajar, tomando su tobillo con suavidad para asegurarse que solo hubiera sido un paso en falso y no algo más grave– ¿Te duele ahí?

- Ah me duele... –se quejó cerrando los ojos pues el dolor que sentía era mucho–

-Tranquila, te ayudare –se puso de pie tomando su brazo para que ella lo pasara por sus hombros mientras el rodeaba su cintura–

- Gracias... –se sonrojo por su cercanía, pero también por la vergüenza de ser tan torpe delante de él, sobre todo que era la primera vez que le pasaba– lamento molestarte con estas cosas, en serio fui demasiado torpe desde el momento en que use estos zapatos.

-No te preocupes, la verdad es que todo un hallazgo de valentía usarlos… –sonrió animándola– aún recuerdo cuando éramos niños y Mina jugaba con los tacones de su madre, siempre terminaba en el piso.

Sonrió ligeramente, era cierto, usar tacones era hasta cierto punto peligroso pero también por el hecho de saber algo divertido de su rival– ¿Tú y Mina... son muy unidos? –pregunto desviando la mirada, por fortuna su camerino estaba cerca y no había gente alrededor–

Prácticamente Seiya la llevaba sin tocar el piso, quería evitar que se lastimara– Mmm… temo que esa respuesta me perjudique, pero seré sincero, si, la verdad es que somos muy unidos… digamos que tenemos una tregua… –sonrió mientras llegaban a la puerta del camerino, la soltó apenas sujetándola aun por alrededor de su cintura para girar la perilla–

No dijo nada hasta estar dentro del camerino, no supo porque pero esa respuesta le molesto, pensó que era por Mina pero al verlo tan preocupado por ella, ayudándola, arriesgándose a que su prima se molestara si lo viera con ella, supo que no era así, era por él, porque ella Mina tenía su atención– Quizá ella tiene razón... –dijo sin pensar–

-¡¿La tiene?! –dijo sorprendido mientras la ayudaba a que se sentara, no entendiendo a que se refería–

-Ah algo sin importancia... así que están en una tregua ¿y de que se trata? –pregunto mientras se agachaba a quitarse las zapatillas y así evitar verlo para no tener que admitirse a sí misma que sintió celos de Mina y era algo ridículo–

Busco con la mirada, pudo ver el pequeño frigo bar, sin detenerse camino hacia el buscando lo que fuera y estuviera lo suficientemente frio– Pues veras, ella soporta mis burlas y favores y yo tengo que escuchar y escuchar sus berrinches –cerro la puerta y camino hasta ella agachándose en cuclillas para tomar su tobillo con su mano– al final ambos sabemos que no es una tortura… –sonrió– no estaría aquí sin todo su apoyo aun cuando mis padres no querían que me dedicara a esto y ella seguramente pagaría más con un terapéutico, es fácil escucharla, aconsejarla, regañarla o consolarla… –se encogió de hombros para poner aquella botella de agua lentamente sobre su piel–

Cerro los ojos momentáneamente al sentir lo frio sobre la parte que dolía aún más pues comenzaba a inflamarse– Supongo que entonces debe ser muy feliz de tener a su primo junto a ella... –Suspiro tratando de relajarse– es afortunada, pero no creo que esté muy contenta si se llega a dar cuenta de que estas aquí, conmigo... y mucho menos ayudándome...

-Bueno creo que ahora yo seremos dos los que tengamos motivos para que sea un secreto muestras conversaciones… –subió su mirada sonriéndole–

Sonrió observando fijamente sus ojos, eran especiales, diferentes, pero no eran los de Yaten, su novio– No creo que podamos guardar este secreto durante mucho tiempo, Mina trabaja aquí y si alguien le dice, ah no quiero ni imaginar lo que dirá y menos ahora que tendré que trabajar con ella...

-Es verdad, el famoso programa especial… –negó– la verdad siento que podría ser bueno, tal vez llegues a agradarle, pero si no es así la verdad es que parte de nuestra tregua es que ella debe aceptar las personas que me agradan como yo las de ella al menos que tengamos los suficientes argumentos y creo que compartir programa y ponerse atuendos equivocados no es un motivo muy convincente… –dio un pequeño masaje con la botella sobre el tobillo–

-Gracias... –sonrió ligeramente– por no pensar lo peor de mi aunque haya tenido mis desacuerdos con ella... yo creo que es suficiente... –dijo refiriéndose a su tobillo– quizá tienes cosas que hacer y yo solamente te estoy quitando el tiempo...

-La verdad es que no tengo mucho que hacer, pero seguramente tu si… –se puso de pie– creo que no podrás irte sola así… –volteo a ver su pie ya más inflamado– te llevare a casa… me iré antes de que tu novio me vea… –se adelantó a decir–

Sonrió con ironía con el pie como lo tenía sería imposible siquiera pararse– Aunque tuviera miles de cosas por hacer, no puedo caminar y mucho menos manejar... me parece ridículo tener que ocultar una amistad que a nadie le hace daño... –se encogió de hombros– ¿no crees?

-Son las ironías de la vida… –sonrió mientras le extendía su mano para que la tomara y ayudarla a ponerse en pie–

-Si, ironías de la vida... –murmuro tomando su mano, y era cierto, era irónico que a esas alturas de su vida, con una relación formal, con su carrera en ascenso llegara un hombre y una mujer que pusieran en desequilibrio su vida en todos los aspectos– gracias por tu ayuda, cuando será el día que quede bien contigo...

-Mmm… quizá al llegar a tu casa… –la tomo como antes, rodeándola por la cintura y ella con su brazo sobre sus hombros– la verdad es que he estado pensando algo muy importante para mí estos días… –dijo en tono formal–

-Mmm no entiendo... –antes de comenzar a caminar para salir del camerino tomo solo su bolsa dejando todo lo demás ahí– vamos solo hay que cerrar con llave...

-Te ayudo… –tomo sus llaves para cerrar él– La verdad es que es algo que me gustaría mucho pero extrañamente me siento como un adolecente inseguro… –sonrió mientras salían y el cerraba con llave–

No sabía que decir, cualquiera que lo escuchara podría pensar mal, incluso ella– Vaya creo que tu ayuda podría salirme muy cara...

Se detuvo un segundo, rió sutilmente– Creo que mejor no iré por las rama, no quiero que me golpes o salgas corriendo atentando contra tu tobillo… –siguió caminando– La verdad es que me ha ofrecido grabar el video para mi primer sencillo… –dijo con disimulada emoción–

- ¿En serio?, wow debes estar emocionado... ¿y ya sabes cómo va a ser el concepto?, ¿cuál es el primer sencillo? –pregunto con verdadera emoción después de todo se había convertido en su fan–

-Es la canción dos del cd, es una balada ya sabes piensan que es la mejor para el video, sabes no me importaría que el video fuera algo más bohemio o alguna historia de amor, así que lo propuse al productor y dijo que sería perfecto una historia…

- Vaya una historia de amor, sería perfecto ¿y qué idea tienes en mente?, ah ahí está mi auto... –señalando un vehículo a mitad del estacionamiento–

Miro aquel auto, sonrió y siguió caminando con ella en brazos– Me gustaría algo inalcanzable, un hombre enamorado de una bella y exitosa mujer que aparenta no estar a su alcance… –volteo a verla de reojo– una lucha incesante por olvidarla y a la vez por conquistarla.

- ¿Una mujer que aparenta?, o sea que a la vez está interesada en ese hombre pero finge... ¿porque motivo? –Comenzó a buscar las llaves del auto dentro de su bolso aunque eso se le dificultaba un poco–

-Ella siente temor de lo que él pueda hacerle sentir… –se detuvo un poco para que pudiera buscar las llaves pues ya estaban muy cerca del auto– él está luchando por ella de una manera que jamás nadie lo hizo, desde el punto de vista externo tal vez teme enamorarse…

-Ah aquí están... –sonrió mostrándole las llaves– se comprendería que tuviera miedo al amor si es que en su pasado hay algo malo... –dijo un tanto pensativa– o quizá simplemente nunca se ha enamorado y no sabe cómo reaccionar.

-Me gusta eso de que no sabe cómo reaccionar… al final ella no podrá resistirse más y sedara ante el amor… –continuo hasta llegar al auto–

Se recargo en el auto entregándole las llaves– Pero ¿y él?, ¿por qué se enamora de ella si lo rechaza en un principio?, es algo ilógico, ¿no se pudo convertir más en una obsesión que en amor?, o quizá es un hombre masoquista... –sonrió algo divertida–

Rió nuevamente mientras tomaba las llaves– Vaya eres muy analista… piensas en todos los detalles, en realidad él es su asistente, así que la convivencia diaria, el conocerla tal como es hace que él se enamore de ella pues sabe lo que ella es en realidad, no lo que aparenta con los demás.

-Ah bueno entonces eso explicaría ese amor por ella, solo que pobre, supongo que si ella finge ser lo que no es mmm... –se cruzó de brazos meditando la situación– supongo que la habrá visto con otros hombres, no es incluso capaz de idealizarla, ¿qué es lo que en verdad los une?, ¿y cómo puede comenzar a ver con otros ojos a su asistente, como puede verlo como hombre? –Sonrió– creo que podríamos escribir una telenovela en vez de un video musical.

-Eres muy divertida e inteligente Serena… creo que no me equivoque contigo… –ahora solo sonrió igual de animado– Sabes en la cuestión del video hay algo que me dieron libertad de escoger pero a la vez me tiene muy pensativo…

-Ah gracias... –sonrió orgullosa– no creo que vayas a decir en que participaras o no en el video, es lógico que tú seas ese hombre enamorado, es tu debut, así que tienes que ser tu.

-Es justo lo que dijeron… la cuestión es ¿quién será la linda chica? –le abrió la puerta para ayudarla a entrar–

-Gracias... –con un poco de dificultad subió al auto y observo como es que su pie lucia cada vez más inflamado y eso no le gustaba– listo... –después de colocarse el cinturón de seguridad volteo a verlo– te ayudare a pensar en la modelo para el video.

Le sonrió, cerró la puerta con cuidado una vez que estuvo cómoda dentro y rodeo para entrar en, no sin antes suspirar– Veras ya pensé en alguien que sería perfecta, es hermosa tiene mucho carisma con la gente, parece que podría ser una buena actriz y sin duda tiene ese aire que necesita el personaje.

- ¿Ah y quién es? –Pregunto abriendo la ventanilla del auto– debes tomar en cuenta que debe lucir bien a tu lado pero sin opacarte, recuerda eres la estrella.

-Eso podría ser difícil… –sonrió mientras encendía el auto y lo ponía en marcha– Serena… –murmuro su nombre ¿Y si se negaba rotundamente? Jamás fue un hombre inseguro, no debía serlo ahora– Ayúdame, has este video conmigo… –murmuro con suma formalidad mientras su mirada se fijaba en el camino frente a él–

Abrió los ojos volteando inmediatamente a verlo– ¿No estás hablando en serio?, como... ¿cómo podría hacer ese video?, debes estar jugando.

-En realidad no… –refiriéndose a ser un juego, la miro de reojo apenas un instante para seguir concentrado en el camino– No creo que haya alguien mejor para el papel, lo consulte con el director y productor y piensan igual que yo, además fuera de cualquier faceta de galán o conquistador que pueda aparentar, me sentiría más cómodo haciendo el video junto a ti –sonrió– no olvides que soy un principiante…

Sonrió algo confundida– ¿Y porque yo?, ¿por qué conmigo?, estoy segura que podrían encontrar una maravillosa modelo, esos días ya pasaron para mí... además recuerdas que guardaríamos nuestra amistad en secreto.

-Bueno, pero esto sería algo profesional… además de mis argumentos también seria benéfico para ti en ampliar tu experiencia profesional… –aprovecho aquel alto en el semáforo para voltear a verla por fin–

-Pero yo... ni siquiera tengo experiencia en actuación, ¿cómo podría?, además es una historia de amor... –volteo a verlo, no quería ni imaginar cómo sería trabajar con él y actuar amorosamente, no cuando había descubierto que para su mala suerte él le atraía y solo quería seguir viéndolo como amigo–

-Bueno la canción es una historia de amor, pero el video no es tan amoroso… –Argumento mientras ponía el auto en marcha de nuevo– las escenas serán cortas así que será más fácil para ambos –pues él tampoco era un actor– incluso muchas tomas las haremos por separado, aunque claro estaré al pendiente de la grabación en todo momento, a lo que me refiero es que si temes hacerlo porque haya alguna escena que pueda desaprobar tu novio –negó sutilmente con un movimiento de cabeza– creo que mi personaje estará muy lejos de ser correspondido la mayor parte del video… –sonrió de lado mientras la miraba–

No dijo nada de momento, se limitó a observarlo un instante más para luego desviar la mirada hacia la calle, se recargo en el respaldo y observo pero más que nada pensaba, en lo que podrían decir tanto Mina como Yaten, pero también pensaba en ellos, Seiya no le era indiferente y eso la confundía, pero también era cierto que profesionalmente les serviría a ambos, y si como pensaba Seiya sería un éxito sería en parte gracias a ese video y quien mejor que ella para saber los secretos del nuevo artista, aún faltaban unos minutos para llegar a su departamento y quizá podría pensar en que le respondería y así salir ganando ambos–

Seiya no dijo más, al verla tan pensativa supo que era su momento de meditarlo, pronto llegaron a su casa quedándose un par de casa atrás para evitarle problemas si llegaba o estaba ahí su novio. Apago el motor y espero un momento más antes de hablar– Comprenderé cualquiera que sea tu decisión… –dijo con serenidad, pero su mirada reflejaba en anhelo que tenía que aceptar–

Suspiró antes de voltear a verlo– Quiero una exclusiva contigo... –dijo un tanto seria– hablo de una entrevista, acompañarte un día y mostrarle a la gente sobre todo a tus fans quien eres en verdad.

Sonrió, supuso que eso era un si– Tendrás las exclusivas que desees, incluso la del video musical si lo quieres.

-De acuerdo... –sonrió extendiendo su mano hacia él– entonces es un trato, yo estaré en tu video y tú en mi programa... no importando lo que diga Mina ¿sí?

-De acuerdo… –extendió su mano a ella estrechándola mientras su sonrisa expresaba aquello que eso significaba para él–

-Gracias por pensar en mí... –dijo un poco sonrojada– para el video y por ayudarme.

-Supongo que eso hacen los amigos… –le guiño el ojo– Bueno, creo que podrías conducir el auto un par de metros –desde ahí se veía la luz encendida de su casa– Por qué mejor no lo llamas, si está en casa saldrá por ti para ayudarte y si no está te ayudo a pasar.

- Si... cierto, ah que tonta, debí llamarlo en vez de molestarte trayéndome a casa... –comenzó a buscar su celular en el bolso y al instante en que lo encontró llamo a Yaten–

Seiya espero a que llamara mientras veía por el retrovisor aparentando no dar mucha importancia a su llamada, aunque su día sería perfecto si él no estuviera aun en casa.

-Aun no llega, dice que viene para acá pero no sabe cuánto tardara... –suspiro observando los metros que la separaban del edificio donde vivía– bueno al menos no es mucho lo que tendré que caminar... gracias por haberme ayudado.

-No dejare que entres sola y te lastimes más –negó de inmediato y adelanto el carro los metros que faltaban, sin esperar más bajo del auto para ir a abrirle la puerta– Creo que necesitara una buena venda y algo de desinflamante… vamos te ayudo.

-Debo tener algún medicamento... ah no sé cómo podre ir mañana al programa y tengo muchas cosas que hacer... –dijo tratando de aquellos actos por parte de él no le parecieran más de lo que eran– te agradezco que me hayas traído, supongo que te debo un favor.

-No te preocupes, no me debes nada… –la tomo para caminar hacia la entrada– lo importante es que tu pie mejore, no querrás que alguien más se lleve la ventaja si no te cuidas.

- ¿Alguien más como Mina? –sonrió– no creo, aunque este muriendo del dolor no dejare de ir a mi programa y mucho menos dejare de hacer ese especial... solo lamento que no podre usar tacones por un par de días, y el que no me ponga peor del pie te lo deberé a ti.

-Eso sin duda ayudara a mi karma… –le sonrió– de cualquier manera, si Yaten tarda y necesitas algo o si no tienes quien te lleve mañana llámame.

-Ah no eso sería demasiado de mi parte, no te preocupes llamare un taxi y posiblemente del estudio me puedan traer, ya hiciste demasiado por mi hoy, no me gustaría que pensaran que eres mi asistente –se encogió de hombros con una sutil sonrisa– capaz y te enamoras de mi como el hombre de tu video... con lo que hiciste hoy fue suficiente.

Rió ante las ironías de la vida– Claro, pero no te preocupes no soy tan fácil de enamorar… –bromeo– bueno si gustas te ayudo a subir.

Debido a su respuesta sonreía y estaba a punto de contestar cuando volteo hacia la esquina viendo como el auto de Yaten venía dando vuelta– ¡Yaten! –Aunque no estaba haciendo nada malo el solo hecho de que la viera junto a Seiya la puso nerviosa sobre todo porque no podría despedirse o quizá continuar con esa plática–

-¡¿Yaten también es difícil de enamorar?! –No entendía por qué tenía que nombrarlo en ese momento–

- No, ya llego Yaten... gracias y lo siento pero tienes que irte antes de que te vea –dijo cada vez más nerviosa–

-Claro, no te preocupes… –se acercó a despedirse de ella en un movimiento apresurado–

-Nos vemos luego –Dijo igual despidiéndose rápidamente volteando a ver si es que Yaten ya los había visto–

Justo cuando Seiya se acercó para despedirse de ella con un beso en la mejilla Serena volteo haciendo que el beso que iba a su mejilla terminara a mitad de sus labios y mitad del costado de su mejilla, pero Seiya ni siquiera tuvo tiempo de reaccionar a lo que acababa de ocurrir pues escucho muy cerca el auto– Te llamo después… – y sin más tuvo que correr detrás de un contenedor de basura que estaba junto al edificio–

-Si, si y gracias... –dijo volteando hacia donde se había escondido Seiya esperando que Yaten no lo hubiera visto, estaba nerviosa como si la hubieran descubierto en una mentira, pero ocultar la presencia de alguien no era una mentira ¿o sí?, salió de sus pensamientos para sonreír y aparentar que todo estaba bien–

Yaten llego, pudo ver a Serena en la puerta del lugar pero también una sombra atravesando el edificio, aquello le pareció demasiado extraño, pero era una silueta masculina, de eso estaba seguro, quizá alguien que pasaba a toda prisa al.. ¿Contenedor de basura?, negó sin darle mucha importancia, apenas bajo del auto pudo a ver a Serena con una sonrisa en sus labios– Hola… ¿Qué haces aquí?

-Hola... yo... ah estaba descansando es que... no puedo caminar así... –bajo la mirada hacia su pie el cual lo tenía suspendido en el aire y que a simple vista se notaba lo inflamado que estaba– y está pensando en cómo haría para subir, pensé que tardarías más –subió la mirada para verlo y ver de reojo si es que Seiya seguía oculto pero al no verlo supuso que si o que quizá ya se había marchado–

-Dios, vaya… –miro su tobillo hinchado– ¿Manejaste así hasta aquí? –miro el auto que extrañamente estaba perfectamente estacionado y debía admitirlo Serena no era muy buena haciéndolo con esa precisión– ¿te trajo alguien? –cuestiono como no queriendo–

- ¿Si alguien me trajo?, ah sí... si un amigo y no sabes fue una fortuna que hubiera estado ahí... no quiero ni imaginar cómo hubiera terminado quizá con un golpe de más, y me trajo pero era obvio que no le diría que me llevara hasta el departamento... –sonrió algo nerviosa, era la segunda vez que le mentía a su novio y no era un sentimiento grato el tener que hacerlo, pero no quería ni imaginar que diría si supiera quien la había llevado– te iba a llamar pero... recordé que tenías esa junta importante que mencionaste.

-Ya veo, a la siguiente hazlo, sabes que tú eres mucho más importante que cualquier junta… –le acaricio la mejilla, estaba tensa y sabía que había algo que ocultaba, pues estaba algo nerviosa, pero quizá era algo sin importancia– Vamos subamos… –se volteo y agacho para que subiera a su espalda– Te pondré un poco de ungüento y mañana estarás mejor.

Seiya no podía más, aquel olor era asqueroso y para sus pulgas pues él era demasiado meticuloso en ese aspecto, salió detrás del contenedor pero por desgracia aún estaba fuera, aunque por fortuna Yaten estaba de espaldas y solo pudo ver a Serena.

Estaba a punto de que Yaten la cargara cuando volteo y vio a Seiya que pensaba ya se había ido pero verlo la hizo sentirse aún más nerviosa– Si vamos... la verdad es que no aguanto el dolor... y yo solo quería evitarte molestias. –Ya no sabía ni lo que decía como pudo subió a su espalda por fortuna así no notaria su preocupación de que la descubriera en una mentira más–

Seiya regreso a su lugar de refugio apenas vio que Serena subió a su espalda– Demonios, demonios… –no sabía que lo molestaba más si estar en ese lugar o el hecho que tuviera que presencial es escena, aunque no podía negarlo era divertido era como jugar al amante–

-Bien vamos… –apenas subió, se puso en pie y entraron hasta llegar al apartamento, fueron directo a la habitación de Serena– Quieres que te prepare la tina, mientras podría preparas las vendas.

- Ah sí, estaría bien gracias, ¿te vas a quedar? –Pregunto dejando su bolso sobre la cama y ella se acomodaba sentada–

-No, tengo trabajo aun, los detalles de la maqueta me están dando más lata de lo usual… –camino hasta el baño para comenzar a preparar la tina– Me iré una vez que estés en la cama.

-Ah pero... –murmuro con algo de tristeza aprovechando a su vez para asomarse a la ventana y ver si aun Seiya aparecía por algún lado– ¿no estás trabajando demasiado?

Al estar en el baño su mirada se fijó en aquella ventana que sabía daba a la lateral del edificio, justo donde vio la silueta de una persona, sería ilógico que si tenía razón alguien estuviera aun ahí, pero no podía quedarse con las ganas, miro sutilmente a la recamara para ver si Serena se pusiera en pie, pero no, rápidamente se acercó a la ventana percibiendo aquella silueta de nuevo salir detrás del contenedor de basura sacudiéndose– ¿Seiya Kou? –pensó, entre molesto y sorprendido, pero por más que trato de agudizar su vista le era imposible, estaba casi seguro que era él, pero tampoco podría asegurarlo, así que esta vez no le diría a Serena, las cosas entre ellos apenas comenzaban normalizarse para agregar otra discusión además esta vez no podría irse y dejarla sola así, así que sería mejor ignorarlo aunque por dentro aquello le molestara de sobre manera–

-Un poco, lo que pasa es que tengo un proyecto nuevo…

Se dejó caer sobre la cama observando el techo, no se sentía a gusto de mentirle a su novio pero por el momento era lo mejor– ¿En serio?, pero no tenías en puerta el proyecto para el concurso... creo que deberías darle prioridad a eso... tanto trabajo te puede hacer daño.

-Sera algo relativamente fácil, además me ayudara a distráeme del concurso… –salió del baño secando sus manos, viéndola en un lugar diferente de la cama, cerca de la ventana, sonrió– el baño está listo.

-Si gracias... ¿y si te pidiera que te quedaras? –volteo a verlo, no es que quisiera quedarse sola, solo que sentía que esa era su forma de hacerle ver que él le importaba– sé que las cosas han estado un poco tensas entre nosotros pero realmente te quiero y no me gusta estar así contigo.

-Yo creí que ya todo estaba bien… –camino hacia ella para ayudarla a ir al baño– Tal vez exagere un poco, no debería de presionarte tanto… Además sabes que tú eres muy importante para mí. –la miro a los ojos, esos ojos que cada día sentía que conocía menos pero que no quería perder–

Negó inmediatamente poniéndose de pie gracias a él– No Yaten, no me presionas solo que en de verdad me puse a pensar que haría sin ti, eres prácticamente mi única familia y no quiero perderte. –Y lo decía sinceramente–

Yaten la abrazo– No me perderás… –le dijo, pero aquello sin duda lo ponía a pensar muchas cosas a las que no tenía respuesta en ese momento– Además sabes que siempre estaré para ti… –la cargo para llevarla al baño–

-Y yo para ti. –Murmuro, se sentía culpable, triste de pensar si quiera que algún día perdería a Yaten, su novio pero sobre todo su mejor amigo–

-Date una ducha y te preparo algo de cenar, de verdad me gustaría acompañarte, pero no puedo tardarme más en el proyecto, aun así mañana pasare por ti para llevarte al trabajo. –Le dio un beso en la frente–

-De acuerdo... –sonrió sutilmente– solo no trabajes demasiado.

-No lo hare… Hablando de trabajo, ¿qué has pensado del famoso programa especial?

-No sé... –respondió desde el baño, era lo bueno de ese departamento, era pequeño pero confortable así que no era necesario que ninguno de los dos dejara de hacer nada por contestar– suena interesante pero simplemente no soporto a Mina... sería algo importante en mi carrera...

-Lo es, pero, quizá pueda traerte más problemas que beneficios… –comenzó a sacar cosas de la alacena y del refrigerador para prepararle unos sándwich–

- ¿Tú crees?, el proyecto es bueno, el único inconveniente es que tendré que hacer unos cuantos reportajes o entrevistas con ella, preferiría hacerlos sola, de hecho estaba pensando en decirle que fuera ella quien se retirara del proyecto.

-No lo hará… –aseguro, esa mujer era determinada y muy segura cuando quería conseguir algo– quiero decir, que ella tiene menos que perder que tú, así que ¿por qué lo haría?

-Pero yo tengo más experiencia que ella, de entrada creo que ese programa se vería mejor con una sola conductora.

-Lo vez… Si algo pasa mal, ¿quién tendrá mayor culpa? ¿Quien es la que se supone debe llevar el manejo y control que todo salga bien ante los jefes? –No era su estilo desanimarla a hacer algo, solo que tanta cercanía entre ella le preocupaba, pues Mina tenía un alto sentido de competitividad y Serena de perfeccionismo u control y eso solo auguraba desastre–

-¿Y entonces que se supone que debería hacer?, no puedo simplemente dejar el proyecto, es algo muy importante.

-Eso es algo que tú debes decidir, yo solo pienso que lo debes de pensar muy bien, piensa las ventajas y desventajas a largo plazo, prevé los posibles problemas. –Ya casi terminaba de prepararlos, solo le faltaba picar un poco de fruta–

Había sido un baño rápido iba saliendo del baño cuando lo vio, quizá tenía razón, además no quería aburrirlo con sus problemas con ella si es que no llegaba a funcionar el programa, pero tampoco quería dejarlo– ¿Sugieres que lo deje?

Salió de la cocina con ambos platos en las manos, mientras se encogía de hombros y ponía un gesto escéptico– Tal vez sería lo mejor.

-Quizá... –murmuro con una sonrisa algo triste– se ve rico... –dijo refiriéndose a lo que él le había preparado– lo pensare, aun no comienza nada oficial y aun puedo pensar en rechazar o aceptar, aunque también puede ser que tenga problemas con el director del canal... –suspiro– no sé qué sea peor si tener a Mina como compañera o que posiblemente me corran si no acepto.

Tras dejar los platos en la mesa, se acercó a ella para ayudarla a ir a la silla– No lo sé… –Si fuera él no dudaría en trabajar con ella, claro que Serena no la veía de la misma manera que él– Por el momento cena y descansa ese tobillo, ya después pensaras en eso.

-Si tienes razón... –sonrió un poco más animada– ya no quiero hablar más de ella, al menos no contigo, es poco lo que te veo como para perder el tiempo teniéndola como tema de conversación.

-Claro… –la ayudo a sentarse a decir verdad también le resultaba extraño hablar de ella con Serena, pero no contrariamente, con Mina sentía que podía hablar de Serena y ella sabía justo que decir y cómo hacerlo, en fin sacudió su cabeza sacándola de ella– Iré por la fruta. –Camino hasta llegar a la cocina–

Durante unos minutos no podía dejar de pensar en aquella silueta, las palabras de Serena y todo lo que él también estaba pasando, jamás daba mayor prioridad a su trabajo que a Serena, pero esa noche simplemente quería darse tiempo y espacio, era algo que ambos necesitaban, sumado al hecho que aquel nuevo proyecto que había aceptado estaba tomándole más interés de lo que pensaba.

Comenzó a cenar lo que Yaten le había preparado, esos eran los momentos que le gustaban a su lado, aunque a veces necesitaba hablar con él, salir, divertirse, pero últimamente para los dos el trabajo los absorbía, pero bueno ahora ahí estaba para ella ayudándola, cuidándola, era el hombre perfecto y le estaba mintiendo, pero no era momento para pensar en otra cosa, solo en él acompañándola– ¿Y de que se trata ese nuevo proyecto?

-Ah es una casa que me pidieron… algo sencillo –dijo antes de dar una mordida a su cena–

-Ya veo... –sonrió sutil– pensé que ya no hacías ese tipo de trabajos.

-No, lo acepte solo porque es algo sencillo, además despejarme de grandes proyectos es bueno de vez en cuando. –Sonrió desviando un poco su mirada–

- Seguramente quedara hermosa... –dijo no pudiendo evitar bostezar– cuando esté lista me llevaras para verla.

-¡A verla! –dijo sin pensar– Ah… si claro, te llevaré cuando este lista… –finalizo con su cena– Iré por las vendas. –Se paró de le mesa, directo al botiquín del baño–

Aquella reacción le desconcertó, pues por lo general cuando terminaba un proyecto ella era la primera en ver la obra final, eso no debía sorprender a Yaten, pero no quiso darle mayor importancia y termino por comer su sándwich.

Pronto regreso, comenzaría a vendarla aunque siguiera cenando, estaba cansado y quería terminar su trabajo lo antes posible, así que comenzó sin decir palabra.

-Te ves lindo de enfermero... –dijo en broma– así déjalo me tomare una pastilla para el dolor y estaré bien, no creo que sea necesario que vengas por mi mañana en dado caso que vea que no puedo te llamare.

-Está bien… pero si no mejora no intentes irte sola, no quiero que empeore –finalizo el vendaje– me llamas e iremos al médico. –Subió su mirada sonriéndolo mientras se ponía en pie–

-De acuerdo... nos vemos mañana y no trabajes tanto –Le sonrió mientras tomaba su mano–

-Tratare… –se acercó dándole un beso en los labios– ¿quieres que te lleve a tu recamara? –Dijo tras ponerse completamente en pie–

- Si por favor... –hubo algo en ese sutil roce que la incomodo pero de igual forma le sonrió– es lo último que te pido hoy.

Sonrió divertido, mientras la tomaba entre sus brazos para llevarla a la recamara, al ponerla sobre el colchón la miro a los ojos– Descansa. –Le susurro mostrando una ligera sonrisa–

-Si, tú también... –esos pequeños detalles habían hecho que se enamorara de él, era una lástima que últimamente fueran tan pocos– te llamo mañana temprano para decirte como estoy... y gracias por la cena estuvo deliciosa.

-De acuerdo… Ah y no dejes entrar a nadie. –Bromeo con cierto aire de verdad antes de salir de la habitación–

- No, claro que no... –respondió con una sutil sonrisa viendo cómo se iba, al quedarse sola suspiro profundamente, no entendía como le había podido mentir de nueva cuenta a Yaten siendo que él solo se preocupaba por ella, no era un sentimiento agradable, era como si estuviera siéndole infiel aunque eso no era así, no hasta hace unas horas– no, no fue mi imaginación... fue un beso... –cerro los ojos para revivir el momento en que se estaban despidiendo– y fue en los labios... –sacudió un poco la cabeza como si con ello desechara ese pensamiento– no, no, no, no puede significar nada, no debe significar nada, solo somos amigos y... próximamente pareja en un video... ¿ah en que estaba pensando cuando acepte?, basta ya no pensare más en él puesto que él no debe estar pensando en mí. –Volvió a suspirar cansada de tanto pensar y fingir, por lo que prefirió ver televisión por un rato para luego dormir si es que fuera posible–

.

.

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ –^_^–

.

.

Mina bajo de su auto mientras caminaba a la entrada de la casa, esas idas nocturnas serian menos pesadas si Seiya hubiera aceptado cambiarse más cerca de donde vivía ella, pero era casi imposible convencerlo cuando algo se le metía en la cabeza, aunque eso era problema de familia. Al llegar saco aquella llave y abrió la puerta, todo parecía en calma, hubiera jurado que no había nadie de no ser por el sonido de la música de fondo, al encontrar la luz de su habitación encendida y la puerta entre abierta lo nombro sutilmente pero no obtuvo respuesta, entro con cautela pues no quería encontrarlo en alguna situación incómoda, pero no solo estaba ahí recostado en cama.

-¿Estás enfermo? –pregunto una vez que abrió por completo la puerta y lo vio demasiado inmerso en sí mismo–

-No. –Respondió viéndola solo un instante y volver la mirada al techo– Pensé que no te vería hoy... ¿a qué debo el honor de tu visita?

-Ah… –sin esperar se quitó los tacones y se aventó a su lado en la cama mirando al techo también– No lo sé, estoy un poco molesta con la vida… ya sabes lo de siempre. –Se estiro, esa cama sí que era cómoda– ¿Cambiaste el colchón? –Pregunto mientras brincaba su cuerpo un poco sobre la cama–

-Mmm… ¿Y que es lo de siempre? –La miro sutilmente–

-La presión del programa, el estúpido trabajo que tengo que hacer con Serena, Yaten y el hecho que tu colchón es mucho mejor que el mío… –Dejo de brincotear–

No pudo evitar soltar una pequeña risa un tanto burlista– Todo tiene remedio, no hagas el programa, dile a Yaten que te interesa y compra un colchón como el mío y asunto arreglado... es más, consigo que te hagan un descuento ¿te parece?

-Idiota… –le arrojo su almohada– La cosa es que no quiero hacer nada de lo que dices, bueno tal vez lo del colchón… –lo pensó– ay no lo entiendes Seiya… Amo el programa pero simplemente no puedo dejar de pensar en el programa especial y es muy desgastante molestar a Serena… –refunfuño– y Yaten, no me interesa tanto como para exponerme de esa manera. –Se giró dándole la espalda para que no viera como bajaba su mirada como lo hacía cada vez que mentía–

Sonrió acomodando la almohada para recargar la cabeza– ¿Exponerte?, vaya has aprendido una nueva palabra en tu diccionario, vamos Mina te expones con cada decisión que tomas... y si tanto te cansa molestar a Serena no lo hagas y ya... te complicas la vida porque quieres.

Se giró mirándolo, pensando que si las miraras mataran él no la estaría pasando nada bien– ¿Por qué debo ser yo quien se detenga si ella empezó? Lo sé es infantil pero esa mujer es insoportable, ¡En serio! si tan solo dijera, "lo siento Mina fue muy grosera de mi parte iniciemos de nuevo…" –arremedo su pequeña y tranquila voz– pero no, lo único que hace es seguir molestándome. –Se sentó en la cama cruzando sus piernas– Pero al parecer los hombres no hacen más que ver sus… encantos. –Volteo a verlo de reojo–

-Estas hablando en plural... ¿cuáles hombres? –Pregunto como si no le importara, quizá no solo tendría que soportar a Yaten, tal vez alguien más–

-No me importa que tenga sus admiradores o que todos se la pasen alabándola... –dijo sin darle importancia– pero Yaten parece estar más que extasiado por ella… –dijo en tono más bajo– incluso tú piensas que es linda y agradable. –Se cruzó de brazos–

-Es que lo es, pero bueno, no tenemos las mismas visiones, yo no sé qué le ves a Yaten pero te gusta... –se encogió de hombros como si le diera igual– ¿realmente crees que no tengas oportunidad con él?, ¿crees que... la ame tanto como aparentan?

Se quedó un poco pensativa– No lo sé… pero las cosas entre ellos no están muy bien. –Se recostó de nuevo viéndolo de reojo

-Ah no... –por fortuna Mina no pudo ver aquella sonrisa que cruzo por sus labios pero que al mismo tiempo oculto por su propio bien– ¿a qué te refieres?, él día de la fiesta se veían muy cariñosos.

-La manzana de la discordia… –coloco su dedo índice en el pecho de Seiya señalándolo– Él no confía en ti y si fue capaz de decírmelo sabiendo que soy tu prima es porque no es solo un pensamiento, en verdad le desagradas bastante. –Pensando en ¿Por qué?–

Sonrió con cierta ironía– Vaya así que es verdad. Pensé que solo eran exageraciones de Serena, pero yo tampoco entiendo porque no le agrado, después de todo yo ni lo conozco como para que tenga miedo. Después de todo ¿qué puedo hacerle a su novia?, nada que ella no quiera.

Lo codeo mientras sonreía por su cinismo– Pues no lo sé, pero eso te resulta muy ventajoso pues estas causando fricciones entre ellos, lo único malo sería que Serena decidiera estar bien con su novio y no toparse contigo.

-Hoy lo intento... –dijo un poco serio al recordar que estaba muy cortante y distante con él– pero hay situaciones en la vida que me favorecen y mucho.

-Ah que te refieres exactamente… –le quito su almohada para ponérsela ella bajo su cabeza y estar más cómoda–

-Como si no hubiera suficientes almohadas... Tuvo un pequeño accidente y no te lo digo para que te burles, se torció el tobillo ¿y quién crees que fue el héroe? –Sonrió presumiendo su hazaña–

–No pudo evitar reír disimuladamente en parte también por el hecho de ser él el héroe– Ahí lo tienes el destino esta de tu lado, solo espero que lo aproveches o perderás el reto… extrañamente tengo ganas de que ganes, deberías hacer algo que la mantenga cerca de ti, que no pueda evitarlo. –Quería que Yaten se desencantara de ella, aunque también estaba el hecho que no quería verlo con aquella mirada preocupada–

-Y así será... ¿quién crees que será la modelo de mi primer video? –pregunto con una sutil sonrisa ocultando el gusto que le daba que hubiera aceptado– y a quien le robare un beso... bueno otro... uno que valga.

-¡¿Ella?! –No pudo evitar abrir la boca asombrada, sin duda su primo era rápido– ¡¿Cuando, donde, como?! –se giró hincándose en la cama pare verlo y perder detalle alguno–

-Hoy le pedí que fuera la chica que me acompañara dentro del video, pensé que se negaría pero acepto, bueno solo con una pequeña condición. –Dijo esperando que su prima no se enojara del trato que había hecho–

-Espera vamos por partes… el beso… –Eso era muy importante– ¡Por eso estabas tan pensativo! ¿Te gusto?! –dijo con cierto recelo que dijera que sí, ella solo era una apuesta o un reto, cualquier cosa menos algo enserio–

- ¿Gustarme? –Sonrió con burla pero a la vez un tanto nervioso, ni siquiera había tenido tiempo de disfrutarlo todo por culpa del oportuno novio pero esas eran cosas que ella no tenía que saber– Para nada... no te puedo negar que me es atractiva y por consiguiente me seduce la idea de robarle un beso al igual que a ti te gustaría de Yaten. Ya sé. Vas a decir que no y está bien te creo, él no es una apuesta, ella sí... ¿no?

-Exacto… –indico mientras respiraba más relajada– Y ahora si… siguiente punto, como esta eso de que ella acepto salir en el video con una condición.

-Sí, le pedí que fuera mi compañera dentro del video pero... quiere una exclusiva, en realidad quiere varias. –Dijo fingiendo indiferencia esperando su reacción–

-Exclusiva… –murmuro borrando un poco su sonrisa– ¿Qué tipo de exclusiva Seiya? –sabía lo que escucharía, pero quiso pensar que adelantaba sus malos pensamientos–

-Una presentación exclusiva en su programa y supongo que una que otra entrevista incluida su participación en el video. –Viéndola de reojo mientras jugaba con la almohada lanzándola al aire– Esa fue su condición.

Mina se sentó para bajar de la cama sin decir nada, estaba molesta, más que eso se sentía traicionada por una cara bonita– Ya veo… –Suspiro pesadamente manifestando su molestia– Soy yo la que te ha apoyada cada día desde que decidiste ser músico a pesar de lo que mis tíos querían… –camino hasta sus zapatos para ponérselos– ¿Sabes qué? Me importa un bledo la maldita apuesta Seiya Kou… –subió su mano indicándole el dedo meñique, aquel dedo con el que había hecho tantas promesas con él– Yo soy solo tu prima y ella es una linda chica… –se encogió de hombros herida– Solo recuerda que este no era solo tu sueño. –Termino de ponerse los zapatos para caminar hacia la salida de aquella casa que en ese momento la ahogaba–

Suspiro poniéndose de pie corriendo atrás de ella– Lo siento Mina, de verdad lo siento, sé que me has apoyado todo este tiempo y gracias a ti estoy aquí pero que querías que le dijera... perdóname, pero yo... –no podía decirle que Serena en verdad le interesaba, ¿dónde quedaría su orgullo de conquistador?, simplemente no podía y sabía a lo que se arriesgaba cuando acepto ese trato y también esa apuesta– Te lo compensare de alguna manera te lo prometo.

-¡Haz, lo que quieras! –volteo a verlo, en ese momento estaba demasiado molesta y dolida para hacer que cualquier cosa que dijera funcionara– Conquístala pronto y deshazte de ella. –Dijo antes de salir cerrando la puerta de un portazo–

Cerró los ojos ante el fuerte golpe de la puerta, se dirigió a la sala, sabía que no sería fácil contentarla mucho menos después de que la había traicionado.

Mina salió subiendo a su auto condujo hasta llegar al parque central, estaba solo pues ya era tarde, no pudo evitarlo sus ojos se cristalizaron ante lo que acababa de pasar, recordó sus palabras… "pensé que se negaría pero acepto, bueno solo con una pequeña condición...".

-Es tan obvio, estúpido Seiya … –Serena estaba dándole donde más le dolería, ella había aceptado sin pensarlo poniéndole eso como condición, no le importaba que ella no se llevara la exclusiva, le dolía que ella le quitaba lo único que tenía y que realmente le hacía bien en su vida, a Seiya y eso hacía que si antes le desagradaba ahora comenzaba odiar cada cosa que ella hacía en su contra, que el estúpido de su primo hubiera traicionado su amistad por agradarla– ¡Ah!… ¡Te odio Serena Tsukino!… –grito para después tratar de contener sus ganas de llorar–

.

.

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ –^_^–

.

.

Al día siguiente Mina llego a la hora de costumbre, el programa saldría al aire en dos horas así que tenía tiempo de sobra. Ese día necesitaría un poco más de corrector, había pasado una pésima noche y su humor estaba cien metros bajo tierra, para coronar su estado anímico el auto recién llegado se paró unos metros delante de ella, y es que no era cualquier auto, era el de Yaten Black que venía llegando con su lisiada novia según Mina, por un segundo se detuvo, no sabía si avanzar o cambiar camino, pero aquella indecisión solo produjo que viera una escena que hubiera preferido evitar, pues ambos se despedían muy cariñosamente lo cual la hizo crispar sus nervios, su mirada se fijó en alguien en específico, alguien que un segundo después cruzo su mirada con la de ella atreves del espejo retrovisor haciéndola reaccionar fingiendo que veía a otra parte, para después caminar fingiendo no darse cuenta de su presencia y la de su novia.

Camino hasta llegar al set, el tiempo fue corto comparado con la noche anterior y el programa en cierto punto fue una ventajosa distracción, distracción que termino cuando el programa termino y tuvo que pasar a vestuario para iniciar la grabación de los reportajes especiales donde se encontró con Serena.

Rodo los ojos molesta al entrar y verla ahí– ¡Hola Sao…! –saludo al chico maquillista que trabajaría ese día sin darle importancia siquiera a su presencia–

-Gracias, quedo muy bien... –dijo al maquillista que solo hizo unos retoques en su maquillaje sonriendo a la vez pues había decidido que Mina no le molestaría al menos no ese día– buenas tardes Mina... –la vio a través del espejo, era bonita tenía que admitirlo–

Mina solo sonrió en forma de saludo por el momento– Vaya Sao que bien trabajas… –se acercó alabando su trabajo a lo que el joven sonrió saludándola con un beso en cada mejilla–

-Gracias Min… ahora sigues tú…

-Bueno, conmigo no será tan fácil –se colocó en la otra silla a lado de Serena– Serena es linda, una belleza natural ante cualquier persona… y a puesto que puede conseguir cualquier cosa con su linda cara. –La miro sonriéndole pero su mirada llameaba de furia–

-Ay que linda eres Min… –Rió el maquillista sin la más mínima noción del doble sentido de Mina–

Estaba desconcertada, sabía que aquello que había dicho no era por "linda y amable" había algo mas pero no entendía porque– Gracias Mina... pero no te sientas mal, tu también eres "linda" y estoy segura que igual puedes conseguir lo que quieras, bueno "casi" todo lo que quieras. –Volteo a verla esta vez directamente a ella y no a través del espejo–

-Ay gracias… –dijo fingiendo alegría y emoción ante su apoyo– que amable, creo que tienes razón, no sé por qué lo dudo si extrañamente siempre consigo o se me dan las cosas que más quiero. –En ese momento el joven llego para limpiarle la cara pues tenía en mente un maquillaje diferente–

-Ay Mina esas ojeras no pueden salir en la tele… –negó haciendo un ademan– ¿No dormiste bien anoche? –le pregunto codeándola en tono pícaro–

-No… –negó con un sutil movimiento de cabeza y un gesto que denotaba tristeza– Me hubiera gustado no dormir por otras razones… –suspiro– pero más bien fue por PROBLEMAS FAMILIARES –remarco viendo a Serena de reojo– Un verdadero dolor de cabeza.

Serena la observo, era lógico pensar que esa frase la había dicho para ella, y de pronto cayó en la cuenta de que se trataba, quizá Mina había descubierto su amistad con Seiya o peor aún que él le hubiera contado sobre la famosa exclusiva que le daría y eso la hizo sentir un poco incomoda por lo que se volteo– Pero ningún problema familiar debería quitarte el sueño, si son familia todo se debe arreglar.

-Exacto, las cosas en familia son más fáciles, pero cuando alguien AJENO a esa relación familiar causa problemas no es tan fácil de solucionar y claro que es motivo suficiente cuando tu familia es lo más preciado para ti… –respondió con cierta seriedad pero tratando de no sonar tan molesta sino más bien un poco amistosa con ella como si fueran dos amigas platicando de sus problemas–

Bueno pero esa persona ajena no debería molestarte, al contrario deberías dejarlo pasar, sobre todo porque si no me equivoco solo tienes a tu primo ¿no es así? –lo que menos quería es que Seiya tuviera problemas con Mina por su culpa y si podía hacerle entender con indirectas que todo estaría bien con él lo ayudaría–

-No es tan fácil… Por ejemplo. Tu solo tienes a Yaten ¿no? –sonrió sutilmente cuestionándola– que pasaría si llegara alguien a ocupar el lugar que tú has tenido en él y que además es alguien que evidentemente no te es grata… –cerro los ojos pues el joven se lo pido ya no interviniendo en su conversación pues parecían hablar en clave y el simplemente pensó que era para que solo ellas intervinieran–

Suspiro sutil al descansar de esa mirada pero también inquieta por esa pregunta– Pero no es lo mismo Yaten es mi novio y Seiya es tu primo, aunque son familia y solo lo tengas a él creo que en algún momento tomara su propio camino, veámoslo de esta manera, si fuera mi primo y la persona que él pretende no me agrada pues no sería mi problema... ¿te das cuenta que no es igual?

-Pero te das cuenta que es el mismo contexto, es decir son la únicas personas a las que tenemos realmente importantes en nuestra vida… –por fin pudo abrir los ojos, suspirando aliviada como si al fin lo entendiera– Tienes razón, no es lo mismo, porque si Yaten te dejara qué más da, es solo un novio… en cambio yo estaría perdiendo a mi primo, a mi pilar y mi mejor amigo porque es obvio que ambas no podremos tenerlo al mismo tiempo y es obvio que una sonrisa COQUETA le será más novedoso… Así que tienes razón, no hay punto de comparación… –volvió su vista al frente sonriendo fingidamente–

-Te equivocas con respecto a Yaten, él no solo es mi novio, es mi amigo, la persona que siempre ha estado a mi lado, es parte de mi vida, y quizá por eso si lo veo de esa manera te podría decir que corro el riesgo de perderlo... –dijo sinceramente pensando en esa posibilidad si es que ella no ponía en orden sus prioridades y pensamientos– y sobre Seiya, eres su prima, deberías comprenderlo, pensar en que llegara un momento en que se enamore y se vaya de tu lado, no deberías ser egoísta con él.

-Jamás he sido egoísta con él, por eso mismo creo que debería poner prioridades, no me importaría que se enamore y compartirlo o perder mi tiempo con él por alguien que en verdad pueda tomarlo en serio, no por una chica que solo quiera jugar con él o levantar su ego… Pero sabes que es absurdo abrumarme por eso, porque al final ella no significa nada para él, tal vez por eso soy egoísta porque no quiero que me cambie por una chica común, que lo haga cuando alguien le interese de verdad.

-Listo… –dijo el joven– quedaste hermosa, así que no frunzas más ese ceño de acuerdo… –le sonrió–

-Gracias no lo hare, ahora me siento mucho mejor… Gracias a ti también Serena por escucharme, eres una gran amiga. –volteo sonriéndole–

- ¿Segura que esa chica es tan común que no vale la pena para tu primo? –Pregunto con cierto aire de molestia, estaba claro que toda esa conversación se refería a ella y no era porque quisiera sentirse el centro del universo sino porque así se lo hizo ver ella– ¿será acaso que sientes celos de ella?

-Viéndolo ahora claramente –negó con desdén– No… ella no podría cumplir esos estándares… Mi primo necesita algo más… completo… –sonrió ahora si se sentía bien– además yo soy el punto de partida de la aceptación familiar… –y era verdad, se sentía orgullosa por ello. Mientras el joven salió de la sala sin despedirse así que seguramente volvería, así que se acercó a ella susurrándole– Es más, Sao seria mil veces mejor partido para mi primo que ella y eso que no es gay, así que imagínate la diferencia. –Ladeo su cara sin poder borrar esa sonrisa en ella–

Forzó una sonrisa mientras que sus manos se apretaron contra la silla, estaba hiriendo su ego y amor propio, nadie nunca le había dicho que era poca cosa para un hombre, mucho menos para Seiya, que era precisamente él quien la buscaba– Quizá para tus estándares sea poca cosa, pero deberías preguntarte si para él lo es... aunque quizá para los estándares de ella Seiya Kou sea poca cosa, no es más que un egocentrista, vanidoso... quizá un intento fallido de galán.

-No te permito que hables así de él, cuando el muy idiota lo único que hace es defenderte y justificar cada malcriada acción tuya. –Exploto, la verdad es que ya se había contenido demasiado– Te lo dije bien claro Serena, que no te quería cerca de él, y aun así sigues siendo amable con él y poniéndolo en situaciones incomodas conmigo… ¡Tienes Novio! Que crees que va a sentir o pensar el cuándo se entere que además a mi punto de vista lo chantajeaste para ganar una exclusiva… Seiya es demasiado lindo, noble, amable y mil cosas más que tú no mereces… –dijo molesta, más que molesta– ¡NO LOS MERECES!

Cerro los ojos y respiro profundamente– Así es mejor, cara a cara... –abrió los ojos en parte tenía razón pero no se lo demostraría– Entonces deberías decirle a él que no me busque, que encuentre a otra modelo, y si tanto te preocupa no, Seiya no me interesa, he sido amable con él porque quise nada más, y si tanto te preocupa mi novio... –busco entre su ropa el celular buscando el número de Yaten– llámale y dile todo lo que quieras, Seiya y yo teníamos un trato meramente profesional, pero si tú quieres verlo de otra manera... –se encogió de hombros– no es mi problema.

-Hipócrita… –le dijo con desdén– Yo jamás he manejado la vida de Seiya y jamás lo hare, ya está bastante grandecito para saber lo que hace, pero parece que no menos idiota por siquiera intentar mantener una amistad contigo… Y créeme lo último que quiero es ser la ir y venir de noticias entre tu novio y tu… Solo fíjate en lo que haces Serena porque desde ayer sellaste el acta de guerra y no es amenaza. –En ese momento se escuchó el sonido de la puerta–

-Bien chicas a cambiarse y entrar a grabar… vamos –indico el joven–

-Te propongo algo... al pisar el set del programa especial seremos las conductoras profesionales, fuera del set seguiremos siendo Mina y Serena las rivales... ¿de acuerdo? –Dijo con seriedad–

-De acuerdo… –paso una mano por detrás de su cuello ocultando los changuitos en sus dedos– Lo prometo –sonrió, tomando aire profundamente–

.

.

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ –^_^–

.

.

Pronto todo estuvo listo, el vestuario era impecable para ambas, esta sería una introducción al programa especial, algo así como un promocional que se transmitiría en vivo. Faltaban cinco minutos para salir al aire y todos corrían de un lado al otro, Mina se sentó junto al apuntador, quería revisar sus líneas en la computadora que las trasmitiría, el texto estaba abierto y comenzó a leerlas en su mente, cuando llego a las de Serena algo hizo clic en su interior, volteo y todos parecían apresurados y metidos en sus asuntos.

-Conductora, te daré lo más profesional… –sonrió–

El programa empezó todo iba bien comenzaron a hablar sobre los padres del excelente conductor que habían sido pioneros en la televisión Japonesa, en seguida continuo Mina que hizo remembranza de su educación, para cuando Serena retomo la palabra todos parecían perplejos ante lo que decía.

-Sin duda este profesional hombre ha dedicado la mayor parte de su vida a su trabajo, labor altruista y fiestas nocturnas como animador preferido… –Dijo Serena de una manera fluida y natural–

Todos se volteaban a ver entre sí pues aquello no estaba en el guion y era una muy mala improvisación por parte de la conductora.

Mina mantuvo la compostura– Su trabajo memorable e intachable reputación lo llevaron a ganarse el cariño no solo de sus colaboradores si no de sus televidentes y radioescuchas…

Serena estaba confundida pero era lo que estaba escrito que ella diría– Los niños que no perdían detalle de cada horrible nota policiaca y que hoy son los hombres de trabajo... sin duda ha dejado un terrible legado a la nación...

-Convirtiéndose en un periodista que rechazaba cualquier amarillismo fomentando los valores familiares… –sonrió Mina a la cámara, tratando de arreglar los comentarios de Serena– además Serena recordaremos su trayectoria paso a paso…

-Claro como su colaboración en los Canales 15, 43, RTS Radio, donde por años formó equipo con los payasistas más profesionales y en el noticiero "Despertando"

-Sin duda un profesional Periodista… –corrigió sutilmente a cada comentario erróneo que hacia su compañera– Pues sin duda un programa lleno de honor, gala y mucho más… ¿No es así Serena? –no podía dejar de sonreír a la cámara y aparentar que nada malo pasaba–

Volteo a verla con una sonrisa al darse cuenta de lo que se trataba, había caído en la trampa de Mina pero aún quedaban unos segundo para componer tal error– Por supuesto, un magnifico periodista, pilar de esta televisora, maestro entre los comunicadores, un profesional al cual le rendiremos un merecido homenaje en este programa especial, en el cual recordaremos sus mejores y exclusivas entrevistas y un poco más de su vida...

-Así es, sin duda un programa que no debe perderse este sábado 17 de mayo en punto de las nueve de la noche, acompañándonos en este espectacular homenaje a nuestro maestro el Señor Tomohe Shou…

Serena mantuvo la sonrisa hasta que dieron la señal de salida del aire, momento en que volteo a ver a Mina más que furiosa– ¡Tú los cambiaste! –aseguro– Cambiaste todo lo que me tocaba decir.

.

.

¤°.¸¸.•´¯`» ღ ღ –^_^–

.

.

Hola chicas, aquí un nuevo capítulo de Apostando por amor, gracias por sus comentarios y su apoyo, ya saben que aceptamos con gusto comentarios y sugerencias. Cada review nos anima y nos da mucha alegría ver que se toman un poquito de tiempo en dejarnos sus comentarios y a las que aún no se animan ojala lo hagan pronto ya que esa es nuestra mayor satisfacción: )

Estas parejas son algo peculiares, asi que como tal se salen un poco de lo que habíamos estado acostumbradas a escribir. Serena diva, Mina malvada, Seiya, bueno Seiya es muy Seiya y Yaten es muy Yaten jaja solo que en circunstancias que los pondrán en más de un aprieto. Veremos que complicaciones le trae Seiya a Serena en su "relación perfecta" Y aunque diga que "no" que tanto también Mina termina en medio de ellos. Por lo pronto vemos que el par de chicas va empeorando su convivencia laboral. Yaten poniendo confusa a Mina aunque no lo planee y es que con un apuesto Arquitecto asi cualquiera lo aria ¿no?.

Bueno chicas Me despido y espero sigan apoyándonos y de nuevo agradeciendo sus comentarios. Feliz día y siempre sonrían : )