Historias que convergen

Pvo Amy

Mi nombre es Amberly Sandler, pero todos me llaman Amy, tengo dieciséis años y una familia normal o lo que podría decirse normal, mi madre se llama Jean y mi padre Bilius Sandler por extraño que parezca a veces mamá suele llamar a mi padre Ron y él la suele llamar Mione , una vez les pregunte porque solían decirse así pero ellos rápidamente evadieron el tema mis hermanos Rose es mi gemela pero más diferentes no podíamos ser, ella se parece a mamá es estudiosa inteligente y siempre la primera en todo menos en popularidad mi hermana se cataloga como un ratón de biblioteca yo por otro lado no tengo notas excelente pero tampoco son pésimas , mi vida pasa más entre novelas románticas y de fantasía aparte soy la más popular nada que ver con mi hermana por otro lado Hugo, es tan descuidado como nuestro padre.

A veces pienso que yo soy la única que no se parece en nada a nadie de esta familia y en más de una ocasión me he preguntado ¿Quién soy realmente? no lo sé, y lo más extraño es que no tengo recuerdos antes de mis diez años, me contaron que sufrí un accidente , por ese motivo perdí mi memoria , pero aunque no tengo recuerdos hay noches en las que sueño , unos ojos verdes me miran con tristeza y decepción , hay mucha sangre a mi alrededor siento las lágrimas que caen por mis mejillas mientras dos personas lloran desconsoladas , todo se desvanece en una luz verde

Te perdono – susurra una cálida voz y de nuevo esos mismos ojos verdes; cuando estoy por enfocar el rostro de esa perdona suelo despertar

– ¿Quién eres? - susurro mientras veo como el sol empieza a elevarse mas en el firmamento

– Amy llegaras tarde si no te levantas de una buena ves oigo el grito de mi madre desde la cocina

– Ya voy - contesto.

Frente al espejo mientras cepillo mi cabello hay momentos en que me parece que mi cabello negro se torna rojizo y mis ojos azules cambian de color pero seguramente todo se debe a los reflejos de la luz como suele decir mi hermana

– Amy , apresúrate o volveremos a llegar tarde - en ese momento Rose abre la puerta y me mira reprobatoriamente

– Ya salgo -le contesto , algo que odio es que ella entre a mi recamara sin tocar

Los tres nos vamos en el viejo automóvil de rose aun no sé porque no me han comprado uno a mi suspiro y recorro el estacionamiento del instituto con la irada todos son viejos modelos de segunda mano, pero, entonteces ¿qué hacia allí ese hermoso audi Spyder de color gris?

– Hay dos alumnos nuevos – dice Hugo al verme contemplando embobada el hermoso deportivo

– A, los hijos del doctor, si escuche a mamá quejarse de que las enfermeras pasan más tiempo mirando al médico que atendiendo a los pacientes - agrego Rose

– Alumnos nuevos – susurre. al fin algo interesante en este aburrido pueblo olvidado por dios

Pvo tercera persona

Los Cullen finalmente se habían mudado a la que sería su residencia durante unos cuantos años. Alice estaba sentada contemplando el exterior, repentinamente vio a una jovencita de cabello negro le sonreía a Edward sin miedo alguno

– ¿Que fue eso? - pregunto el vampiro

– No lo sé, pero ella parece no temernos – contesto Alice

– Hay que ser cuidadosos, no podemos confiarnos - dijo él

El primer día en el nuevo instituto fue extraño. los humanos no solo parecían no temerles sino que también lucían muy relajados, Edward estaba inquieto por aquel comportamiento por lo general cuando ellos ingresaban a un nuevo instituto todos los miraban embobados pero a la ves con cierto temor, eso era normal, pero extrañamente nada de eso estaba pasando ahora, en el descanso ambos vampiros estaban sentados en una apartada mesa rememorando viejos tiempos cuando ellos eran cinco y no solo dos; repentinamente un delicioso olor floral inundo el aire ambos giraron la cabeza hacia el lugar de donde procedía el delicioso aroma, allí sentada en medio de los humanos estaba una jovencita de cabellos negros hasta media espalda , su piel era hermosa de un cremoso color alabastro sus ojos de un claro azul. La chica volteo y sus ojos azules se cruzaron con los del vampiro y de manera inesperada ella les sonrió, Edward se quedó perdido en esos hermosos ojos azules ese fue el comienzo de su nueva obsesión

Un mes después Edward estaba atento a las palabras de Amy , la chica había captado la atención del vampiro desde el primer momento y él se había propuesto protegerla y velar por su seguridad algo un poco difícil, cuando la chica en cuestión gustaba de dar largos paseos por los bosques; en más de una ocasión algún puma u oso habían amenazado la seguridad de la adolecente, pero el vampiro siempre había estado presto a protegerla aunque ella ni siquiera se diera cuenta.

– Edward - saludo la chica alegremente aquella mañana

– Hola - contesto

– Podemos hablar después de clases - pidió ella

– Claro, - contesto

Las clases pasaron con calma y aburrimiento para Edward. Alice había estado al pendiente de cada uno de los movimientos de Edward, después de clases Amy se acercó al vampiro y le pidió disculpas le había surgido un asunto y tendrían que posponer su cita para después, él accedió no muy contento, y decidió seguir a la pelinegra no confiaba mucho en su sentido de supervivencia después de dar algunas vueltas en la ciudad capto su delicioso aroma, la chica estaba sentada en una tienda de vestidos viendo con aburrimiento a su hermana mayor y su madre elegir modelos , y es que el baile de primavera estaba cerca y Antony Whait había invitado a Rose

– Iré a dar una vuelta - dijo la chica se puso de pie pero nadie pareció notarlo

la pelinegra camino si rumbo hacia una dulcería y se entretuvo contemplando los chocolates después de comprar algunos salió de la tienda y fue entonces que Edward le perdió el rastro, recorrió la ciudad y reviso las mentes una y otra vez pero no había rastro de la chica empezaba a desesperarse cuando repentinamente una sutil brisa le trajo el olor de la chica, guiándose por sus instintos manejo hasta el lugar de donde procedía el aroma, al llegar encontró a varios sujetos rodeando a la chica; entonces otro aroma golpeo al vampiro, el dulce aroma de la sangre. Se deshizo de los sujetos y contuvo el aliento temiendo no poder controlarse se inclinó y sujeto con gentileza las manos de la chica que estaba protegiéndose la cabeza y permanecía de cuquillas apoyada contra la pared

– Amy – la llamo el vampiro. haciendo una mueca sin esfuerzo separo sus brazos y los claros ojos de ella lo vieron con desesperación y temor

– Edward - susurro la chica y se abraso al vampiro

– Todo está bien, ya estas a salvo - dijo el intentando calmarla

Edward se llevó a Amy a su casa apenas bajo del automóvil Carlisle ya le esperaba abrió la puerta del pasajero y sin esfuerzo el medico saco a la joven y se llevó para examinarla, Alice trataba de calamar a su hermano, Esme también intentaba calmar a Edward pero el vampiro estaba demasiado ansioso, finalmente Carlisle salió

– Está bien solo son heridas y cortes superficiales - dijo

Edward entró en la habitación la chica dormía con cuidado de no despertarla él se acercó a ella entonces pudo ver su sueño

Había mucha sangre, un adolecente de cabello negro la miraba con decepción y tristeza; una profunda desesperación se apodero de ella quería decirle que lo lamentaba, con horror vio como el cuerpo del chico caía al suelo. Una larga espada manchada de sangre quedo en sus manos

– Lo has hecho bien niña - dijo una fría voz a su espalda luego el frio de la muerte corto los latidos de su agitado corazón. se hundía en los gélidos brazos de la muerte pero alguien la cogió de la mano y tiro de ella arrebatándola de la muerte unos sobrenaturales ojos verdes la contemplaban

– Te perdono Ginny - le susurro una vos al oído antes de dejarla en brazos de una mujer

– Harry - susurro la chica entre sueños , por sus mejillas caían las lágrimas, el vampiro no había entendido nada del sueño pero con delicadeza limpio las lágrimas de la chica

En ese momento un automóvil se estaciono afuera, desde aquella habitación Edward oyó los pasos apresurados, y Alice abrió la puerta

– ¿Donde esta? – se oyó la preocupada vos de una mujer mayor

– Ella se encuentra bien , es este momento descansa en el segundo piso – les dijo Carlisle calmado

– Iré por ella - dijo la vos de un hombre

– Muchas gracias por cuidarla - dijo la mujer y por un momento Edward le dio una mirada a una imagen en la mente de la madre de Amy


Estaba oscuro y llovía pero en una solitaria calle dos personas cubiertas con capas esperaban en medio de la lluvia de pronto por un callejón aparición un joven de no más de diecisiete a lo mucho dieciocho años, en sus brazos llevaba a una niña de nueve años

– ¿Ella….? – pregunto el hombre

– Está bien, pero no recordara nada de los últimos diez años – contesto el chico

– Ven con nosotros Harry – pidió la mujer mientras las lágrimas intentaban escapar de sus orbes marrones

– Porque habría de ir con ustedes, unos simples humanos que no pueden ni siquiera protegerse – contesto el

– Alguna vez fuimos amigos – susurro la mujer

– Por esa amistad es por lo l que ahora los estoy dejando con vida- contesto el después coloco a la niña en brazos del hombre que hasta ese momento se había mantenido callado

– De verdad lo siento Mione - dijo antes de dar media vuelta y marcharse


El recuerdo termino abruptamente cuando el vampiro oyó la puerta abrirse, Bilius, el padre de Amy, entro, le lanzó una mirada reprobatoria a Edward y después cogió con cierta rudeza a la chica y se la llevo.

Después de aquel incidente Amy tomo especial interés en Edward y el descubrió que a pesar de que la familia de Amy se preocupaba por ella había cierto resentimiento en los padres de la chica después de comentarle eso a la pequeña vampira pelinegra, Alice se volvió amiga de la chica y no paso mucho para que la pelinegra humana y el vampiro empezaran a salir oficialmente , a la familia de Amy no le agrava Edward pero a Amy poco le importa eso además cuando se enteró de la verdadera naturaleza de su novio en vece de asustarse le pidió a al vampiro que le presentara oficialmente a su familia

– ¿Y no te da miedo? – pregunto él mientras conducía

– No, pero ¿y si no les agrado tu familia? – pregunto ella

El vampiro la miro sorprendido después rompió a reír Amy aun lo sorprendía, ¿es que acaso no tenía sentido de supervivencia? , se preguntó.

Continuara….