Rencuentro I

Harry se despertó debido a los gritos proveniente de la planta baja se puso la almohada sobre la cabeza para acallar los gritos pero no funcionaba suspirando se incorporó en la cama y parpadeo varias veces. Odiaba despertarse con los gritos de Alex pero esa era la rutina desde que Elizabeth entro en la adolescencia

— ¿Cómo es que eres capaz de dormir con semejante ruido? – le pregunto a la chica que dormía profundamente a su lado

El pelinegro la contemplo unos segundos más después se puso de pie y se dirigió al baño, pateo las prendas regadas en el suelo para abrirse paso finalmente se metió a la regadera y el agua fría lo termino de despertar, salió de la ducha y se estaba vistiendo cuando sintió una perturbación en las barreras que protegían la casa y sus alrededores. Bella se removió en la cama inquieta pero no abrió los ojos Harry se puso de pie, le dio una última mirada a la castaña y salió de la habitación; bajo las gradas por alguna razón se sentía inquieto con el sigilo propio de una sombra se acercó hasta la entrada donde se hallaba un automóvil con lunas polarizadas. De uno en uno aquellos intrusos se bajaron del vehículo, entonces la vio inseguro camino hasta ellos

— ¿Ginny? - pregunto. estaba asombrado nunca imagino volver a verla

— Harry - susurro la vampira pelirroja y cayó al suelo sujetándose la cabeza

— Amber ¿qué ocurre? - pregunto preocupado el vampiro y se agacho junto a la chica

— ¡Mama! - dijo Jazmín preocupada

— ¿Qué está pasando? - La voz de Bella saliendo de la casa puso a todos en alerta

— ¡Diablos! - dijo Alex al ver a la castaña

— ¡USTEDES! - los ojos de bella se tornaron rojos, en sus brazos las marcas demoniacas empezaron a extenderse

— Bella - susurro Alice intimidada

— Harry giro sobre sus talones ya nadie le prestaba atención a la vampira pelirroja todos estaban atentos a los movimientos de Bella. las marcas demoniacas se seguían extendiendo a medida que los ojos de la chica brillaban más de ese color rubí, Edward estaba en shock ese recuerdo perdido había vuelto. la persona a la que mato de manera cruel y dolorosa ahora estaba frente a él , la chica a la que amo y asesinó estaba allí a unos pasos de pronto un terrible dolor recorrió su cuerpo a su espalda su familia cayó al suelo retorciéndose de dolor y en medio de aquellos gritos se podía oír la risa descontrolada de Bella, con cada grito de sus víctimas y su motivo de venganza, su alma se iba perdiendo.

Harry reacción corrió hacia la castaña y la abraso. La chica reía y lloraba a la vez sus uñas se alargaron y las clavo en los brazos de Harry

— No estás sola, yo estoy aquí Bella no te dejes arrastrar - le ordeno, aunque cada vez más sangre brotaba de las heridas en sus brazos

— ¡JAZPER! REACCIONA SOLO TÚ PUEDES ORDENARLE A BELLA DETENERSE , EJERCE EL PODER DEL CONTRATO ANTES DE QUE SU ALMA SE PIERDA POR COMPLETO CON LA VENGANZA – le grito Alex al vampiro rubio Alex

— ¡ISABELLA BASTA YA! - grito Jasper

La castaña se resistió pero no podía desobedecer una orden directa sus uñas volvieron a la normalidad y soltó a Harry anuqué aun podían verse sus ojos color rubí y las marcas en sus brazos no desparecieron

— Harry suéltame - dijo

— Debemos hablar - contesto el pelinegro

— Vengan - dijo Alex, cogió a ambos y despareció

— Ustedes. entren en la casa – ordeno Azarel dirigiéndose a los vampiros y a los magos.

— Jasper y Eli miraban con desconfianza a los recién llegados. Azarel suspiro sabía que algo así pasaría tarde o temprano.

— ¿Qué hacen aquí? – pregunto el ángel cuando al fin estuvieron dentro de la casa

— Venimos a buscar ayuda – contesto Rose

— ¿Amy estas bien? – pregunto Hugo

— Es Harry. Es Harry – repetía la pelirroja aun en shock

— Así es, Harry está vivo y Bella también – les dijo el ángel

— ¿Quiénes son ustedes? - preguntó finalmente Eli

— Ella es Ginny Weasley la causante de que Harry sea un demon - contesto Azarel

— ¿De qué hablas? - pregunto Carlisle

— Mama - la llamo Jazmín cogiendo la mano de la pelirroja.

Repentinamente todos se vieron en una celda dentro habían tres personas dos chicas y un anciano estaba muy oscuro y los paso de alguien acercándose hicieron que los prisioneros se ocultaran en las sombras. La puerta se abrió y dos personas fueron empujadas dentro de la celda la chica pelirroja reconoció a sus nuevos compañeros de celda y apenas su captor se marchó ella salió de la sombras y se lazo a los brazos del pelinegro

— ¡Harry! - dijo abrazándolo fuertemente

— Ginny, tranquila todo estará bien no te preocupes saldremos de aquí – le dijo él correspondiendo el abraso

— Que hay Harry - saludo la otra chica

— Hola Luna - dijo el pelinegro

— Ey no es el momento para sus demostraciones de cariño - dijo el otro chico que acababa de llegar

— Cierto – contesto su compañero y de su bolsillo extrajo un pedazo de espejo - Dooby -llamo y con un sonoro crash un elfo domestico apareció

— Lleva al señor Olivanders al refugio por favor - pidió el pelinegro

— Lo que ordene Harry Potter - contesto el elfo y cogió la mano del anciano, luego despareció

— Ahora ustedes se irán y nosotros rescataremos a Hermione - dijo el pelinegro

— No me iré sin ti – se opuso la pelirroja

— Pero Ginny …

El chico se calló pues podían oír los pasos acercándose, el carcelero bajaba hablando y despotricando en contra de los chicos se acercó a la celda y abrió la puerta pero apenas entro una enorme roca lo noqueo y el hombre cayo pesadamente al suelo, los chicos no esperaron más Harry le arrebató la varita al hombre y los cuatro salieron de la celda. Subieron corriendo, al llegar arriba abrieron lentamente la puerta. Una mujer de cabello negro le apuntaba a una chica de cabello castaño que se retorcía en el suelo y gritaba de dolor, a unos pocos paso se hallaba un muchacho rubio por sus labios caían delgados hilos de sangre

— ¡Expelliarmus! - grito Harry y la varita de Bellatrix Lestrange voló lejos

— ¡Hermione! ¿puedes ponerte de pie? - pregunto Harry

— Si - contesto débilmente la castaña

Ron había cogido la varita caída y ahora también le apuntaba a la mortifaga que los miraba entre sorprendida y divertida. Cuando Hermione se acercó hasta ellos Bellatrix había cogido la espada de Gryffindor que estaba cerca de la chimenea y lanzó una estocada que logro herir a Ron obligándolo a soltar la varita, que ella se apresuró a recuperar

— Veamos qué tan hábil eres Potter - dijo la mortifaga y le laso una maldición, Harry se alejó de sus amigos para evitar herirlos, pero pronto el chico descubrió que no era capaz de sostener por mucho tiempo un duelo con la mortifaga. ya comenzaba a cansarse.

Ginny vio entonces la espada de Gryffindor brillando sobre la alfombra la cogió. En un principio sintió el peso de la espada pero luego esta se tornó tan ligera como una pluma, ella se acercó por detrás las maldiciones volaban en todas direcciones pero ninguna la golpeaba alzó la espada y atravesó con ella al chico pelinegro. La sangre baño sus manos. Harry vio hacia abajo, la punta de la espada sobresalía por su pecho escupió algo de sangre y sus ojos verdes Se fijaron en su atacante

— ¿Por qué? - dijo antes de caer al suelo

— ¡HARRY! - el grito desesperado de Hermione se oyó en la mansión luego la risa desquiciada de Bellatrix

— avada kedavra - dijo una voz fría desde una de las esquinas, desde allí Draco tenía la varita levantada apuntándole a su tía que se quedó congelada y cayo muerta al suelo

— Harry - susurro la pelirroja y soltó la ensangrentada espada

— Lo has bien niña – dijo el lord oscuro parado a espaldas de la pelirroja

La chica se dio la vuelta y noto que su hermano y sus amigas al igual que Malfoy habían desaparecido. Se hallaba sola enfrente del mago oscuro y con el amor de su vida a sus pies, muerto.

— Ya no sirves - dijo el lord oscuro y le laso la maldición imperdonable

Su cuerpo cayó al suelo y todo se volvió oscuridad, no había nada solo una profunda culpa, mucho dolor mucha tristeza creyó que estaría allí por siempre pero. La oscuridad se transformó y dos brillantes luces verdes la devolvieron al mundo real lo primero que sintió fue frio y sus ojos marrones se abrieron lentamente.

— Harry – susurro. era una niña de unos nueve años

— Tranquila todo estará bien - dijo el pelinegro

— Yo …yo…- desia

— No fuiste tú, Lucifer necesitaba un aprendiz cegó tus ojos con una ilusión, realmente no fue culpa tuya, fue todo culpa de los demonios necesitaban un alma pura que se llenara de odio y deseos de venganza por eso trajo tu alma y cuerpo hasta aquí se suponía que cuando yo estuviese listo tomaría venganza y con tu sangre me terminaría convirtiendo en un demonio completo – le explico

— Pero mis manos empuñaron la espada , yo te mate - dijo la niña con desesperación

— ¿Ese recuerdo te atormentara siempre? ¿verdad? - pregunto el

— Harry – susurro ella

— Yo te perdono Ginny - le dijo el al oído, luego beso la frente de la niña y sus recuerdos quedaron sellados.

En una oscura noche el pelinegro cubierto por una capa se apreció en medio de uno de los callejones de Londres, no muy lejos una pareja lo esperaba, la mujer ahogo un grito en cuanto lo vio y el hombre se puso pálido

— ¡HARRY ¡¿es ella? - pregunto El hombre pelirrojo

— Si contesto – el pelinegro

— ¿Ella….? – pregunto el hombre

— Está bien, pero no recordara nada de los últimos diez años – contesto el chico

— Ven con nosotros Harry – pidió la mujer mientras las lágrimas intentaban escapar de sus orbes marrones

— Porque habría de ir con ustedes, unos simples humanos que no pueden ni siquiera protegerse – contesto el

— Alguna vez fuimos amigos – susurro la mujer

— Por esa amistad es por lo l que ahora los estoy dejando con vida- contesto el después coloco a la niña en brazos del hombre que hasta ese momento se había mantenido callado

— De verdad lo siento Mione - dijo antes de dar media vuelta y marcharse

La proyección termino. Ginny sollozaba mientras que Elizabeth derramaba lagrimas ocultando su rostro en el pecho de Jazper. los demonios causaron todos debido a su obsesión de ganar la batalla a su sed de poder no hiba dejar que eso volviera a ocurir se prometio la chica ...

Continuara…