DESPERTAR

AMIGOS NUEVOS

En Japón una chica castaña de quince años miraba el inmenso océano, ¿como había pasado? ¿Como fue que su magia se descontrolo? ¿como fue que había lastimado a su hermano y a su familia? Se preguntaba mientras las lágrimas escapaban de sus ojos verdes, no podía estar cerca de ellos, eso ya lo había decidido. Tal vez, si buscaba a shaoran y le pedía ayuda.

Cogió su mochila y se encamino a la casa de su mejor amiga, ella seguramente la ayudaría al llegar. Decidió no anunciarse, quería darle una sorpresa, subió a la habitación de la pelinegra y nadie le dijo nada, pues ella siempre solía ir a la casa y era común verla allí.

Abrió la puerta pero se quedo completamente muda, allí estaba su amiga y su novio, ambos muy entretenidos besándose, el sin camiseta y ella con la blusa abierta, los ojos de la chica se llenaron de lagrimas de dolor, de tristeza, se sintió una estúpida.

– Sakura – Dijo de pronto la pelinegra, notando la presencia de la castaña

La castaña se dejo llevar por el amargo dolor y la tristeza, a su alrededor las cañerías empezaron a vibrar y explotar, la casa entera crujió, Los ojos de Sakura pasaron de ser un color verde jade aun azul profundo en donde no se distinguía la pupila, todo era completamente azul, afuera se desataba una furiosa tormenta. No caían rayos, pero la lluvia y el viento eran terribles, en pocos minutos se produjeron inundaciones.

Shaoran estaba asustado, invoco su espada y trato de acercarse a la castaña pero las cartas y una muralla de agua habían rodeado a la chica impidiendo que él se acercara.

Mientras tanto Eriol estaba sentado en la clase de defensa, cuando de pronto sintió la poderosa presencia de otro ser divino, Harry se hallaba en pociones cuando se puso de pie abruptamente y salió de la clase sin decir nada a Draco, este lo siguió corriendo y los dos chicos se encontraron con Eriol en el gran comedor.

– ¿Que esta pasando? – Pregunto Harry

– Creo que el hijo de Poseidón ha despertado – Contesto Eriol

– ¡Tenemos que ir! ¿Tienes alguna idea de donde se encuentra? – Le pregunto Draco.

– Creo que en Japón –

– ¡Y que esperamos, vamos! – Dijo Harry

– Pero, si desaparecemos… –

– ¿Que hacen fuera de sus aulas? –Dijo Magonagal.

– Profesora, verá, nosotros… –

– Ustedes vendrán conmigo a la oficina del director – Sentenció ella.

En Japón un joven castaño veía con asombro toda la destrucción que estaba causando aquella niña, aunque sabía que era imposible, solo se le ocurría una explicación, y era que esa niña tenía poderes divinos y si no la detenía atraería atención indeseada sobre ellos, a su lado un chico de cabello verdoso también contemplaba todo aquel desastre.

– Fenir, Yamino, necesitare que me ayuden – Dijo.

– Claro señor Loki – Asintió el joven.

El chico convocó su báculo y sus ojos verdes se volvieron rojos, un enorme lobo negro apareció y él subió a su espalda, en un par de saltos estuvieron en el epicentro.

Shaoran había intentado todo, pero Sakura estaba dentro de esa esfera y no respondía, la mansión de Tomoyo estaba completamente destruida, fue entonces que criaturas de agua con forma de monstruos marinos se hicieron presentes, el mago estaba asombrado, ningún mago o hechicero era capaz de controlar un elemento de aquella forma, pero allí estaba Sakura demostrándole que lo imposible era posible.

– Fenir, Yamino, encárguense de los elementales –

Loki apunto con Leviatán a la muralla de agua, buscaba un lugar donde la magia fuera débil, entonces enfoco todo su poder en ese punto y logro abrir una brecha que duro solo unos segundos, aunque fueron suficientes para que él logrará atravesar, una vez dentro de la esfera, el castaño vio asombrado a la causante de todo, la chica se encontraba sentada en el suelo ocultando su rostro entre sus rodillas, se notaba que era una diosa muy joven y al parecer no tenia ni idea de lo que podía llegar a ocasionar si no controlaba su poder, en el suelo había un símbolo mágico, el cual mostraba el tridente de Poseidón el Dios griego de los mares.

– Oye – Le dijo él en un susurro

– ¿Por qué, por qué? – Repetía una y otra vez la joven

– Todo estará bien, cálmate – Le dijo Loki

– Tengo miedo – Susurro la chica

– Cálmate Evadne, yo estoy a tu lado – Dijo otra voz

Loki levanto la cabeza y los ojos azules del señor de los mares le devolvieron la mirada, la chica en el suelo levanto la cabeza, sus ojos azules volvían a ser verdes, el hombre de cabellos azulados le tendió la mano a la joven, ella se puso de pie Loki estaba sorprendido, tenía entendido que los olímpicos hace mucho que ya no aparecían en la tierra.

– Mi niña todo esta bien, no pasa nada – Dijo Poseidón abrazando a la joven

La joven se abrazó al Dios y cayó profundamente dormida, todo su alrededor volvió a la normalidad, la tormenta se detuvo y los elementales desaparecieron.

– Loki, ¿Podemos hablar? – Le pidió el peliazul.

– En otro lugar – Contesto el castaño.

– Lo siento por su casa señorita Daidoji – Le dijo el peliazul

– ¿Qué fue lo que paso? – Pregunto Shaoran

– Nada que te importe niño y te agradecería que no te volvieras a acercar a mi hija – Dijo el peliazul, Loki solo los contemplaba en silencio.

Antes de que pudiesen hacerles otra pregunta desaparecieron del lugar, Poseidón miraba la habitación que el Dios del caos le había dado para que pudiese dejar a la chica, había sido un milagro que ninguna criatura del tártaro los encontrara cuando se habían expuesto tanto.

– ¿Y bien, quien es ella? si se puede saber – Pregunto el castaño

– Mi hija – Contesto el peliazul.

– Pero… –

– Ahora no te puedo decir mucho, solo que ella esta en peligro, al igual que los demás, no preguntes, no te puedo revelar nada, pero me ha extrañado encontrarte en la tierra, supongo que Odín se canso de aguantarte – Sonrío el peliazul.

– No es de tu incumbencia – Contesto el castaño

– Si, tienes razón, aunque quisiera pedirte un favor, quiero que te encargues de proteger a mi hija, enséñale a controlar sus poderes para que no la encuentren y pueda defenderse, por favor – Dijo el peliazul

Después de un largo silencio el castaño asistió – Me deberás una Poseidón – Dijo Loki

– Tal ves me arrepienta, pero esta bien, solo que no pueden quedarse aquí, en América hay un pequeño pueblo en donde se pueden ocultar, el lugar se llama Forks –

– Pero esta chica no querrá ir conmigo – Le contesto el castaño.

– Yo me encargare de eso, así que no te preocupes – Contesto el Dios de los mares.

Cuando Sakura despertó, estuvo varias horas con Poseidón, Loki estaba sentado en su despacho leyendo un libro, cuando de pronto la puerta se abrió, el peliazul le presentó a la joven, se llamaba Sakura Kinomoto, pero usaría el apellido de su madre para que nadie los pudiese encontrar, después de despedirse del señor de los mares, los dos castaños, acompañados de Yamino y Fenir emprendieron el viaje hacia América, Loki descubrió que Sakura era muy amable e ingenua, no hiso falta gran esfuerzo para que el castaño y ella se hicieran amigos, al llegar a Seattle, Loki le informo que en Forks comenzarían el instituto para no levantar sospechas, el pueblito era muy tranquilo y todo parecía que iría bien o eso pensaba el castaño hasta que después de su primer día de clases, al dirigirse a la cafetería vio a una joven de cabello castaño caoba sentada sola en una esquina, no supo porque, pero se acercó y le hablo.


Bella había cambiado drásticamente, dejo de ser la chica tímida y dulce, lo primero en desaparecer fue su anticuada ropa, todo gracias a que una mañana recibió un paquete, que contenía una tarjeta de crédito, las llaves de un nuevo auto y un pequeño mensaje.

Para mi querida hija

Eso era lo único que decía la tarjeta, Bella nunca fue amante de las compras, pero ya que le habían dado una tarjeta con fondos ilimitados, decidió hacer a un lado su fobia a las compras y estrenar su flamante jaguar negro, era viernes así que decidió hacer algo que hasta ese momento jamás hubiera hecho, saltarse las clases y pasar el día en Port Ángeles. Fue toda una nueva experiencia, cuando llego la noche la antigua bella había desaparecido, cuando volvió a casa de Charlie no le dijo nada, solo le menciono que había pizza para cenar.

La nueva Bella causo revolución en el instituto, su ropa era monocromática en su totalidad, los únicos colores con que se la veía siempre empezaron a ser blanco y negro, incluso su auto era negro, y aunque ella ocultase siempre su dolor aun sentía la ausencia de él, se alejó de todos, con el pasar de los días las chicas la empezaron a ignorar, hasta que finalmente todos hacían de cuenta que no existía, hasta aquel día.

La castaña estaba sentada en su solitaria mesa jugando con la comida como de costumbre, había estado pensando en buscar el prado, pero aun no estaba segura.

– Disculpa, ¿Me puedo sentar aquí? – Le pregunto una melódica voz, por un momento creyó que él había vuelto, pero al levantar la cabeza sus ojos chocaron contra unos brillantes ojos verdes.

– Adelante – Dijo viendo el rostro del joven, no recordaba haberlo visto antes.

– Me llamo Loki SetriKer – Se presentó el joven.

– Isabella Swan, no te había visto antes – Contesto ella.

– Soy nuevo, acabo de llegar junto con mi prima, venimos de Japón – Dijo el joven.

Bella estaba por preguntarle algo mas cuando vio a una chica bellísima entrar, tenia el cabello largo de color castaño dorado y un bronceado natural, sus ojos de color verde eran parecidos a los de Loki, el chico levanto la mano y la castaña camino hasta su mesa.

– ¿Te importa si compartimos la mesa contigo? – Le pregunto Loki sonriendo.

– No, claro que no me importa – Dijo Bella.

– Hola, soy Sakura Amania, la… prima de Loki – Dijo la castaña mirando al chico

Bella no sabia porque les había permitido sentarse en su mesa, aun mas porque les estaba hablando, Sakura era una chica alegre, aunque parecía que ocultaba algo tras su sonrisa y Loki era aún más extraño que Sakura, el parecía saber todo con solo mirar a las personas a los ojos, ambos compartían la mitad de las clases con ella, los demás estudiantes miraban a los recién llegados como a dos bichos raros, ambos eran hermosos y extrañamente parecidos.

– Porque solamente hablan con Bella, que tiene de especial ella – Dijo Jessica un día.

– Es solo una tonta que Edward uso para entretenerse antes de irse – contesto Lauren.

Bella había escuchado cosas así, pero eso realmente le había dolido, se dio la vuelta dispuesta a irse cuando escucho.

– Probablemente hablamos con Isabella porque tiene cerebro, no como la mayoría de las chicas de aquí, que en lo único que piensan es en si están mas gordas o mas flacas, haciendo dietas estúpidas – Les contesto Sakura.

Bella miro a la ojiverde con agradecimiento, la chica solo le sonrío, así fue como los dos primos se convirtieron en amigos de Bella, todo estaba bien hasta que en un fin de semana en el que Sakura tenía que ir a Seattle y Loki estaba ocupado. Bella decidió ir a buscar el prado, aparco a orillas de la autopista donde recordaba haber estado y se adentró en el bosque, fue caminando a paso lento a través de las plantas, estas parecían indicarle el camino y cada vez se acercaba más y más al lugar, entonces se encontró en el prado, el sol iluminaba el cielo. La castaña sintió que el agujero en su pecho se agrandaba más y más, se puso de cuquillas abrasándose a si misma, ¿que había pensado?, que si iba allí lo encontraría o desaparecía el dolor o solo quería comprobar que no fue un sueño, que todo eso fue real , en ese momento ya no lo sabía.

– ¿Bella? – Una voz musical la hiso levantar la cabeza.

De pronto vio un destelló en el límite del bosque que llamo su atención, se puso de pie y frente a ella vio al vampiro moreno viéndola con extrañeza.

– ¿Bella, que haces aquí tan sola? – Pregunto él acercándose lentamente.

– Yo… ¿Qué haces tú aquí? Creía que estabas en Denali – Cuestiono la castaña.

– Bueno, si… Pero ahora le estoy haciendo un favor a Victoria. Sabes, ella esta muy molesta desde que tu vampiro mato a su pareja y quiere vengarse, así que me pidió venir a averiguar sobre ti – Dijo el vampiro

– Ellos se han ido – Susurro la castaña, a pesar de que la imagen de Edward le pedía a gritos que mintiera.

– Oh… Así que te han abandonado – Susurro el vampiro.

Fue entonces que Bella cayó en cuenta de que los ojos del vampiro no era del típico rojo rubí, estaban negros, lo que significaba que se encontraba hambriento, ella retrocedió un paso.

– Ahora entiendo a tu vampiro, tu sangre huele demasiado bien como para resistirse – Dijo él acercándose lentamente.

¡Suplica! – Le ordeno la imagen de Edward.

– Nunca – Contesto altaneramente Bella sin saber exactamente porque.

– Lo siento, no me puedo resistir – Dijo el vampiro.

Bella vio como se lanzaba sobre ella, pero antes de que la tocase un enorme lobo negro se lanzo sobre el vampiro y presiono la pata sobre su cabeza, la castaña lo vio sorprendida, pero no retrocedió ni se movió.

– ¿Bella, estas bien? – Le pregunto Sakura.

– Yo me hare cargo ahora – Dijo Loki apareciendo detrás de Sakura.

– ¿Padre, lo puedo matar? – Pregunto el lobo.

– Llevémoslo lejos Fenir – Contesto el chico – Sakura, lleva a Bella a la casa –

– Vale – Contesto la castaña y tomo la mano de la chica para conducirla a través del bosque hasta el automóvil.

Bella permaneció en silencio, ¿Quiénes, o mejor dicho, que eran sus nuevos amigos? Se preguntaba, llegaron hasta una casa muy grande, la ojivere la guio adentro.

– Señorita Sakura, ¿Quién es su amiga? – Le pregunto un chico de cabello verdoso.

– Bella Swan – Se presentó la castaña.

– Un placer señorita, yo soy Yamino – Dijo el chico.

– Bella, Sakura, tenemos que hablar – Dijo de pronto Loki.

Las dos chicas caminaron detrás del castaño, extrañamente Bella no se sentía incomoda o en peligro con ellos, el chico les abrió la puerta y las dos pasaron a la habitación.

– ¿Está muerto Laurent? – Pregunto Bella apenas se cerró la puerta.

– Si, ya me encargue de él, al parecer hay otra vampira que te busca, esta creando un ejercito de neófitos para poder deshacerse de ti y si no se ha acercado es porque los lobos Quileutes han estado protegiendo el pueblo, es por eso que llamó al vampiro que destruí – Le dijo Loki.

– ¿Quiénes son ustedes? – Pregunto Bella.

– Bueno, lo justo sería que tú nos cuentes, ¿por qué los vampiros están tan interesados en ti? – le dijo Loki.

– Les diré la verdad, solo si ustedes me cuentan también quienes son realmente – Dijo ella.

– Bien, es un trato justo –

Bella les relato su historia junto a los Cullen, desde que llegó al pueblo el año anterior, los dos castaños permanecieron en silencio oyendo atentamente todo lo que la chica les contaba, finalmente les conto sobre el extraño que la había sacado del bosque y les mostro la pulsera plateada que tenía.

Te dije que ella era especial, pero no, tu dijiste "estas imaginando cosas Bella es solo una mortal, nada del otro mundo" – Dijo Sakura poniéndose de pie.

– Vale, me equivoque si, perdona señorita perfección por cometer un error tan terrible – Le contesto Loki.

– ¡Oigan!, la están confundiendo más – Les dijo un pequeño cachorro negro.

– ¿Me podrían explicar de que están hablando? – Les preguntó la chica.

– Bien, veras Bella, tu sabes que algunas criaturas de leyenda existen ¿cierto?, como los vampiros y los metamorfos – Dijo la chica.

– ¡Espera!, metamorfos, ¿Qué son? –

– También se les llama cambiantes, los chicos de la reserva son de este grupo, aunque extrañamente solo se pueden transformar en lobos, algo curioso, pero ese no es el punto, la mayoría de las leyendas o lo que los mortales consideran leyendas son ciertas, hay sirenas, hombres lobos, hechiceros y magos, duendes, dragones, gigantes, etc, en si casi todas las leyendas son reales, con algunas excepciones claro – Le dijo el castaño.

– ¿Y ustedes, que son? – Pregunto la chica.

– Nosotros somos distintos a todos, somos Dioses Bella, yo soy Loki un Dios nórdico y Sakura es hija de Poseidón el dios griego de los mares – Dijo el castaño.

– Y al parecer, tú también perteneces a nuestra rara familia, pero no se quienes son tus padres – Le explico Sakura.

– Esto es demasiado irreal, pero sé que no es mentira, de alguna manera lo sé, aunque todo esto es demasiado extraño – Dijo Bella.

– Bienvenida al loco mundo de los Dioses – Le dijo el cachorro negro.

– Hermano, no seas mal educado – Lo reprendió Yamino.

– ¿Y ustedes son…? – Pregunto mirando a los dos.

– Es una larga historia, pero creo que lo entenderás mejor si lees esto – Dijo Sakura, estiro su mano y un grueso libro apareció frente a ella "dioses" era su título.

– Es bueno que te guste leer, porque a Sakura le tomo más de cuatro meses y ni siquiera lo ha terminado – Dijo Loki sonriendo.

– Es tarde, Charlie se va preocupar si no llego a casa – Dijo Bella.

– Bella, Forks tiene una protección natural contra los demonios del tártaro y suprime en cierta manera nuestra esencia divina, pero los vampiros pueden atacarte con facilidad, me gustaría que permitieras a Fenir acompañarte hasta que te enseñe como defenderte – Le pidió Loki.

Sabía que corría peligro y no solo ella, sino también Charlie así que acepto la oferta, aparte de eso Sakura le dio un moderno móvil para poder estar en contacto, la castaña subió a su automóvil, aunque aún no sabía cómo había llegado hasta allí, por el resto del camino Fenir le conto sobre Loki y su hermano Yamino, le hablo de su vida en Japón y de la chica misteriosa, una joven que se había acercado a Loki cuando este apenas había llegado a la tierra, cuando llegaron a su casa, Fenir estaba completamente dormido y Charlie estaba a punto de ir a buscarla.

– ¿Dónde has estado? – Le pregunto el hombre.

– Lo siento, estuve con unos amigos y se me hizo tarde – Se excusó la castaña.

– La próxima ves llama para avisar donde estas, ¿De acuerdo? – Le dijo Charlie.

– Vale – Contesto la castaña y subió a su habitación.

Después de dejar a Fenir sobre la cama se sentó dispuesta a leer el libro que le habían prestado, el primer capitulo hablaba sobre la creación, las horas pasaban y Bella seguía leyendo la historia de los Dioses olímpicos, al final había una hoja en blanco, pero al acercarla a la luz las letras se empezaron a revelar.

Y cuando la era de los dioses olímpicos haya caído y los mortales los hayan olvidado, entonces los hijos de los tres grandes, el mismo día nacerán, estos nuevos dioses, traerán esperanza y nueva vida, pero también con ellos nacerán las únicas armas capaces de abrir las puertas del tártaro y desatar sobre la tierra la destrucción de los titanes, la flecha del alma, el arco del corazón y el arquero de la vida; más aún, hay esperanza, pues los jóvenes Dioses no estarán solos, con ellos nacerán también los hijos de la segunda generación.

Bella termino de leer y se tendió en la cama, aun tenia mucho en que pensar, fuera de la habitación, el sol comenzaba a alzarse, la noche había pasado y ella aun no terminaba de leer el libro, aunque no se sentía cansada, se levantó y se metió a la ducha, tenía que alistarse para ir al instituto.

En la Push los lobos también habían tenido una reunión el día anterior, y la principal misión era averiguar quién era aquel lobo negro que había salvado a la chica Swan además de quienes eran los dos nuevos estudiantes que habían llegado a Forks.

Continuara…

Gracias por tu ayuda Samy