En el nuevo episodio, Hounded, hay una revelación de Daryl muy interesante. Gracias a eso tuve que alterar lo que había escrito durante el fin de semana. Aclaración: no hay spoilers en el drabble, pero si vieron Hounded van a entenderme.

En otras noticias, quisiera darles nombres a los padres de Merle y Daryl pero aún no se me ocurre nada, ¿alguna idea?


Screw you!

Eran dos kilómetros más hasta el campamento. Kilómetros que fueron recorridos en silencio por parte de ambos. Ninguno tenía nada que compartir con el otro.

En la mirada de Merle se podía leer indignación, impotencia, reproche. En la de su padre no mucho más que indiferencia. Y ambas actitudes se alimentaban una de la otra. Mientras más ausente se mostrara su padre, más aumentaba la rabia de Merle. Mientras más rencor percibía del lado de su hijo, menos dirigía allí su atención.

Siguieron caminando y el señor Dixon no podía evitar pensar, ¿por qué su hijo no podría ser como el resto de los jóvenes? Veía otros veinteañeros tener sus primeros trabajos, algunos incluso ya tenían sus propias familias. Para su desgracia, Merle no era como ellos.

Si solo supiera que él mismo era la razón de todo aquello. Si supiera que los hijos se crían mostrándoles el camino, asentando un ejemplo.

Andaban sin pronunciar palabra. Merle, por su parte, aún no entendía qué hacía ese desconocido allí, incluso hubiera preferido que viniera su madre. Al menos, ella no disimularía su borrachera.

— Escúchame, hombre, o me dices qué está pasando o te largas… No quiero que Daryl te vea — le dijo a su padre en tono amenazador, posando la mirada en el camino de sangre que le salía de la comisura de los labios y le corría por el cuello.

Avanzaron otro kilómetro antes de la respuesta del hombre.

— Sólo quería acompañarte. No están tan solos — dijo tratando de sonreír con los ojos. Parecía sobrio.

— ¿Me vienes a hablar a mí de soledad? — preguntó Merle dejando de caminar. Avanzó hacia él. — Púdrete, imbécil — soltó con rabia.

Entraron al campamento en silencio, se separaron antes de llegar a su tráiler. Se miraron a los ojos por unos segundos.

— Tu madre está en coma — avisó su padre como despedida.

Merle suspiró.

— Aquí vamos de nuevo…