Los personajes no son mios, pertenecen a su autora E. l. James. yo sólo he imagina una situación de que hubiera pasado si...algunos hechos aparecen en el libro, aunque las reacciones a ellos son diferentes.

Hoy he empezado en el trabajo. Es el tercer día desde que deje el Escala y parece que ha pasado un siglo. Sigo llorando a pleno pulmón cuando tengo ocasión y los recuerdos martillean mis pensamientos en cuanto no tengo otra cosa en la que concentrarme. Mi jefe es muy amable, sin embargo noto que quiere tomarse demasiadas confianzas conmigo y no me siento cómoda, es mi jefe y sólo hace tres días que no veo a mi cincuenta sombras. Llevo todo el día moviéndome como una autómata de casa al trabajo y vuelta a casa. Y de nuevo en casa, sentada en mi cama pienso en él, en sus ojos, en su voz. El timbre me saca de mi ensoñación:

-Un paquete para la Srta. Steele

-Soy yo -y abro.

No sé qué puede ser ni quién lo envía. Firmo el recibí y meto el paquete en casa. Es una caja enorme. Dentro hay dos docenas de rosas de tallo largo y una tarjeta.

Felicidades por tu primer día en el trabajo.

Espero que haya ido bien.

Y gracias por el planeador. Has sido muy amable.

Ocupa un lugar preferente en mi mesa.

Christian

Me quedo destrozada y pienso que quizás el había anotado este día en su agenda cuando yo todavía era su...¿qué era? ¿sumisa? no nunca llegué a firmar ¿novia? no, eso implica sentimientos, aunque me llamara así alguna vez, las circunstancias le obligaron ¿amante? la palabra se deriva de la palabra amor. volviendo a mi idea original me autoconvenzo que seguro que las envío su secretaria antes de poder anularlo. Mi corazón y cabeza necesitan pensar eso.

Y así se establece un patrón: despertar, trabajar, llorar, dormir. Bueno, tratar de dormir. No consigo huir de él ni en sueños.

Como muy poco y se que estoy adelgazando pero mi estomago no quiere recibir nada y en cuanto me obligo a comer un poco más que yogur o te, me duele y dejo de comer.

En el trabajo Jack me incomoda mucho, se acerca demasiado y no me gusta como me siento cuando habla tan cerca de mi.

El miércoles estoy trabajando de modo autómata cuando me llega un correo electrónico. Miro el remitente y parpadeo ante la incredulidad.

De: Christian Grey

Fecha: 8 de junio de 2011 14:05

Para: Anastasia Steele

Asunto: Mañana

Querida Anastasia:

Perdona esta intromisión en el trabajo. Espero que esté yendo bien.

¿Recibiste mis flores?

Me he dado cuenta de que mañana es la inauguración de la exposición de tu amigo en la galería, y estoy seguro de que no has tenido tiempo de comprarte un coche, y eso está lejos. Me encantaría acompañarte… si te apetece.

Házmelo saber.

Christian Grey

Presidente de Grey Enterprises Holdings, Inc.

Mis ojos se llenan de lágrimas y alguna se escapa por el rabilo del ojo sin que pueda hacer nada por detenerla. respiro hondo y me voy al lavabo, me niego a mi misma volver hacia atrás en el pequeño camino que he podido recorrer desde que le vi por última vez. Me he olvidado de José y de toda mi vida. Si no fuera por el trabajo ni tan siquiera sabría en qué día vivo, pero en una cosa tengo que darle la razón a Chrisitian ¿cómo voy a ir hasta allí? Decido llamar a Ray, seguro que le apetece ir con José Rodríguez padre.

Cuando cojo mi teléfono me doy cuenta que no he recibido llamadas de nadie y me doy cuenta que tengo activado el desvío de llamadas y lo desactivo. Y llamo a Ray. Tras una breve charla quedamos que pasarán a buscarme con el coche, iremos a Portland y luego yo traeré su coche a Seattle hasta el domingo que pasará a recogerlo y comeremos juntos. Pero aun así en mi cabeza se repiten tres preguntas: ¿Puedo volver a verle? ¿Puedo soportarlo? ¿Quiero verle? No, no y si, son las respuestas que me repito tantas veces como me hago las preguntas. Pero no puedo verle, mi parte racional ha tomado el control y es la que decide contestar a Christian.

De: Anastasia Steele

Fecha: 8 de junio de 2011 14:25

Para: Christian Grey

Asunto: Mañana

Gracias Christian. Las flores son preciosas pero no tenías porque enviármelas.

Iré a la exposición con Ray y el padre de José, vendrán a Seattle para hacer recados.

Gracias de todos modos.

Anastasia Steele

Ayudante de Jack Hyde, editor de SIP

De: Christian Grey

Fecha: 8 de junio de 2011 14:27

Para: Anastasia Steele

Asunto: Mañana

Querida Anastasia:

Puedo llevaros a los tres, si así lo decidís, para mí sería un placer.

Christian Grey

Presidente de Grey Enterprises Holdings, Inc.

De: Anastasia Steele

Fecha: 8 de junio de 2011 14:32

Para: Christian Grey

Asunto: Mañana

No te preocupes, iremos en el coche de Ray.

Gracias de todos modos.

Anastasia Steele

Ayudante de Jack Hyde, editor de SIP

Me encuentro devastada, de verdad quiero volver a verle pero yo no sé si estoy preparada para verle y mucho menos con Ray y el señor Rodríguez cerca. NO! me repito a mí misma, he tomado una decisión y debo mantenerme firme por doloroso que me resulte. Una parte de mi desea recibir otro mail suplicándome llevarme a Portland pero otra agradece enormemente que él no insista.

Esa noche la paso mejor, no tengo una pesadilla con Christian, sueño que él está a mi lado, me acaricia, me besa, desliza las manos por mi cuerpo, yo por el suyo, cuando suena el despertador estoy empapada en sudor.

Después de una ducha en la que al recordar mi sueño las lágrimas se mezclan con el agua que me cae por encima me visto con una falda gris de Kate, la blusa azul que me regaló después de la primera noche en el Heathman, le robo unos zapatos de bastante tacón a Kate y me voy a trabajar.

En el trabajo mi jefe me pregunta si estoy bien ya que dice notarme distinta. Tras una breve conversación me guiña un ojo. No me gusta su actitud, me hace sentir mal, incómoda. Cuando llega la hora de finalizar la jornada salgo del edificio y veo pasar un todo terreno negro, por un momento se me hiela la sangre y me pregunto si el impetuoso Christian habrá venido pese a que le dije que no y me sorprende que una parte de mi desee que así sea. Pero no, el coche pasa de largo y respiro aliviada.