Qué esperar de la vida.

Capítulo 1: De encuentros y expectativas.

La prometida de Sasuke (¡oh!, cómo odiaba esa palabra), era una extraña. Claro que era bastante bonita, si ella no fuera su… tú sabes… él iría tan lejos como para decir que ella era realmente hermosa, pero incluso la gente fea puede tomarse buenas fotos, él supuso, pero ella hacía cosas que eran francamente extrañas. Bueno, que eran extrañas para él. Ella insistió en que todo era perfectamente normal. O la mayor parte.

Ella sí que no se comportó como cualquier mujer a la que conocía.

Para empezar, era de un país diferente, por lo que él había estado de un humor clemente y misericordioso. Por desgracia, estaba enojado con todo el asunto y estaba feliz de pensar que ella era extraña. Tal vez podría convencer a sus "asesores políticos" (cotización necesaria cuando estaba reconsiderando seriamente su importancia) que él no necesitaba una esposa.

A Sasuke también se le dijo que ella era combativa. No sabía por qué le habían dicho eso o qué significaba exactamente. Tampoco estaba muy seguro de querer saber. Una persona de confianza le había dicho que al menos ella tenía la capacidad de mantener una conversación inteligente. No es que ella había hablado todavía con él. Una vez que se metiera en el país, sería un caos. En la experiencia limitada de Sasuke, entre más bonita era la mujer, más tonta era. Esas criaturas eran inversamente proporcionales.

Naruto pensó que ella era bastante guay. Al parecer, ya había hablando con él.

—¡Estábamos atrapados en ese maldito coche durante tres días! ¡Por supuesto que hablamos!

Los ojos de ella eran un poco inquietantes. Sasuke no sabía por qué, y era raro que no supiera el porqué de las situaciones que lo hacían perder. Estaba cabreado. Añadiendo el hecho de que él no había podido dormir la noche anterior, y no tenía nada que ver con el hecho de que ella estaría llegando hoy. En todas, Sasuke concluyó que él no iba a ser capaz de sonreír a la mujer, no importa lo que pase.

Neji debió haber notado que estaba perdido en sus pensamientos, ya que de inmediato lo golpeó fuertemente con su codo. Sasuke gruñó, pero volvió a centrarse en el carro que se acercaba.

—Esto es estúpido —se lamentó Sasuke por enésima vez ese día.

—No es tu llamada —dijo Neji rotundamente.

—No me lo recuerdes.

Naruto casi saltó del carro antes de que este se detuviera. Tenía una enorme sonrisa en su rostro, la cual, Sasuke había aprendido hace mucho tiempo que normalmente solía ser una mala cosa. La última vez que Naruto había sonreído así, él había llegado a su casa con su horno en llamas. La vez anterior que había sido su estudio. La vez anterior de que Naruto se haya logrado prender fuego. Aunque la última fue menos divertido.

Sasuke estaba esperando una mano delicada aparecer fuera del coche. Él estaba casi seguro de que ella iba a estar usando algún tipo de conjunto caro e imposible para moverse. Tendría un montón de joyas impresionantes y un perfume suficiente para derribarlo. Tendría una risa molesta. Llevaría demasiado maquillaje. Su cabello lo tendría de un updo [1] complicado. Todas las pocas mujeres que él conocía eran así. ¿Por qué ella habría de ser diferente?

Naruto ofreció una mano, pero sólo era para agarrar el bolso que había sido arrojado al suelo.

—Yo lo agarro —dijo una voz desde el fondo del carro.

Y luego, Sakura Haruno entró en la luz del sol y se hizo añicos todas y cada una de las ilusiones de Sasuke.

Llevaba botas negras, pantalones oscuros y una simple camisa blanca. Tenía el cabello recogido en una cola de caballo. Sasuke tomó nota de sus manos cuando ella arrastró su bolso sobre su hombro. Eran pequeñas pero no delicadas, y estaban cubiertas de callos.

—¿No era eso lo que esperabas? —preguntó Neji a sabiendas. Sonaba demasiado engreído para su propio bien. Sasuke lo fulminó con la mirada.

Sakura les dio una sonrisa a ambos y extendió una de sus manos definitivamente no delicadas.

—Sakura Haruno.

Neji tomó la mano que le ofrecía.

—Neji Hyuuga. Es un placer conocerte.

El brillo en los ojos de Sakura les dijo que ella lo dudaba, pero apreció la mentira.

—Eso significa que eres Sasuke, el enamorado de Naruto.

—¡No lo es! —gritó el mencionado desde el coche—. ¡Voy a dejar todas tus maletas si no dejas de decir eso! —él colgaba una maleta de tamaño precario en sus dedos.

Sasuke esperaba el grito indignado y la exigencia de que todas sus cosas preciosas se encuentran en estado virgen o algo por el estilo. Pero Sakura apenas levantó una ceja delgada y vio como Naruto apretó firme la maleta. Ella se rió suavemente y se volvió hacia Sasuke, con sus divertidos ojos todavía en Naruto.

—Esa maleta es todo lo que queda —dijo ella por encima de su hombro—. Déjalo, lo voy a agarrar en un minuto.

Sensible ropa de viaje y dispuesta a hacer trabajo. Sasuke estaba empezando a pensar que la había juzgado mal. Un poco. Parecía tener los pies bajo la tierra, pero sólo el tiempo lo podría decir.

Sasuke tomó la maleta de Naruto.

—Por este camino —dijo Sasuke bruscamente.

Sakura no parecía ni en lo más mínimo ofendida. Ella tiró de maleta hasta el hombro y lo siguió hacia la casa.

No había manera de que compartirían habitación —no hasta que se casaran, incluso el pensamiento de la palabra dejó un mal sabor en su boca—, por lo que Sasuke se detuvo en un alto dormitorio principal, deteniéndose sólo lo suficiente para señalarlo.

—Mi habitación —él dijo, señalando con la barbilla hacia la puerta, en caso de que no lo hubiese visto señalándolo. En realidad dudaba que ella no lo hubiera visto, sus ojos se movían por allí, pero él tenía la impresión de que estaba memorizando todo—. La puerta normalmente está abierta —agregó. Luego, en el último momento y pensando en Naruto interrumpiendo en varias ocasiones—. Toca primero.

Llegaron a la última puerta en el pasillo. Sasuke solía usar ese cuarto como un segundo estudio, pero una vez que se dio cuenta que en realidad sólo era usado porque Naruto destrozó el otro estudio, no tenía mucho de un reparo sobre su transformación en otro dormitorio. Era más grande que sus salas de repuesto, así que pensó que ella estaría más cómoda. No es que él estaba pensando en su comodidad. Simplemente no quería escuchar sus quejas.

—Bien —dijo Sakura, mirando a su alrededor—. Creo que esta habitación es del tamaño de mi apartamento.

Neji dejó caer la maleta de un golpe. La miró brevemente antes de tomar la maleta de las manos de Naruto y dejarlas caer todas. Tímidamente Naruto se acercó a Sakura para tomar una maleta antes de volcar las tres restantes en el suelo. Él hizo una mueca esperando una reprimenda.

Sasuke rodó los ojos y esperó un grito, una demanda de castigo, cualquier cosa, pero Sakura, además de desplazar los casos para no pisarlos, no reaccionó.

—Perdón por la maleta —dijo ella a Neji—. Está llena de zapatos y otras cosas pesadas.

—Si no estuviera casado, habría pensado que llevabas ladrillos —admitió Neji—. Mi esposa tiene una afición por las armas. Nuestras maletas por lo general pesan el doble.

Sakura exactamente no rió, pero un divertido bufido se le escapó. Luego se dio la vuelta para poder ver a todos y una sonrisa en su cara.

—Gracias por cargar mis cosas —deslizó su mirada a Naruto—. Y, gracias por un viaje… interesante. Deberían ir a hacer sus cosas normales. Me tomará un tiempo desempacar.

Sasuke no necesitaba que le dijeran dos veces las cosas. Con un movimiento de cabeza salió de la habitación. No esperó a Neji ni a Naruto. Sabía que ellos lo seguirían. Regresó por el pasillo y en su momento de sólo estudio, Neji apareció unos segundos detrás de él y Naruto un minuto después de eso.

—Sólo porque somos ninjas no significa que puedas desaparecer todo el tiempo —se quejó el rubio, pateando la puerta que se cerró detrás de él.

Sasuke no perdió el tiempo.

—¿Qué te parece?

Naruto se quedó mirándolo fijamente durante un minuto antes de parpadear y ponerse serio.

—Ah, teme. Sabía que ibas a convertir esto en un gran problema.

—Naruto, tengo que casarme con ella. Estará gobernando este país conmigo. Es una gran cosa. No sólo vivirá aquí, en mi casa. Tendrá que aprender varias funciones que los tres conocemos.

Naruto se frotó la parte de atrás del cuello.

—Bueno, sí, cuando lo pones así… pero, en serio, he hablado con Sakura como por tres días seguidos. Ella no es estúpida o débil, o cualquier cosa. Va a ser buena en esto. Ya lo verás.

—Esa no es su preocupación —Neji le informó—. Sasuke está preocupado acerca de sus lealtades. Ella no es de este país, no sabe nada de él. ¿Por qué sería legal a un lugar que no es su casa?

Sasuke asintió con la cabeza. Una de las razones por las que había puesto a Neji en un alto poder es porque el hombre parecía entender lo que estaba de más decir. Sasuke generalmente lo dejaba explicar cosas a Naruto mientras él hacia lo que debía hacer. Sin embargo, Naruto necesita empezar a captar estas cosas si él iba a ser el próximo Hokage de Konoha.

—Naruto, ¿dirías que eres amigo de ella?

—Ella es Sakura, y sí, yo diría eso. ¿Por qué?

Sasuke no estaba sorprendido. Naruto nunca había conocido a un extraño.

—Entonces voy a dejar que tú le muestres su alrededor.

Naruto entrecerró los ojos.

—Quieres decir, siempre y cuando tú no estés cerca, ¿no?

Sasuke gruñó, ni una confirmación o negación, pero ambos sabían lo que quería decir. Neji, quien estaba aprendiendo rápidamente el hablado de Sasuke, sonrió. Dado que Sakura no parecía una idiota total, Sasuke era, muy cuidadoso, la beneficiaría con la duda. Neji no estaba realmente sorprendido. Naruto generalmente era bueno leyendo a la gente, y si le gustaba Sakura, Sasuke confiaría en eso.

Lo que su Hokage pensaba de ella, era incierto.

—¿Has visto mucho del Sonido mientras estabas ahí?

Naruto negó con la cabeza.

—En realidad no. Fui a conseguir a Sakura, vi que su Kage estaba muy triste de verla irse. Lo que vi no tenía un aspecto muy diferente de las otras aldeas.

Sasuke asintió con la cabeza.

—¿El pueblo?

—Nada especial. Muchos de ellos estaban diciendo adiós a Sakura —Naruto de repente recordó—. Ella es una ninja. Una ninja médico.

—Eso es lo que decía en su archivo —Sasuke rebuscó en un cajón durante un segundo antes de entregar su archivo delgado a Neji—. Ella es de nivel jonin, y sus habilidades médicas están muy avanzadas.

—Aquí dice que ella entrenó con Tsunade durante años —dijo Neji. Naruto miró por encima del hombro para ver mejor—. Tsunade es la Kage del Sonido, ¿cierto?

Sasuke asintió con la cabeza.

—Konoha estaba pidiendo que fuera Hokage aquí, pero ella los rechazó.

—Y tú conseguiste el trabajo en su lugar —murmuró Naruto. Su voz estaba tomando el pelo, no amargo, y Sasuke se maravilló en una fracción de segundo. Como su mejor amigo; podría ser honestamente feliz. Probablemente fue por eso que se quedó con el idiota alrededor. Cualquier persona que era leal vale la pena tenerla a tu lado en todo momento.

—Sí, y ahora su aprendiz está aquí y dispuesta a ser mi esposa a finales de año —Sasuke no creía que se trataba de una conspiración o intento de toma de control. El Sonido y Konoha eran aliados después de todo. Era débil, pero el tratado lo tenían en la mano, que era parte de la razón por la cual Sakura estaba allí. Como aprendiz de Kage, ella tenía experiencia diplomática y serviría como delegada del Sonido.

Y esposa del Hokage.

Todavía Sasuke se estremecía. Él, casado.

Le dio una mirada a Neji, el único hombre en la habitación, preguntándose por qué lo había hecho, por qué se había casado. Sin embargo, Neji no era Hokage y se casó por amor. Sasuke había dudado que alguna vez volvería a caer en el amor, pero la idea había sido agradable.

—Vete a tu casa —le ordenó—. Ambos. Ha sido un largo día.

Mañana probablemente sería aún más largo, pero Sasuke permitió que sus manos derechas, se fueran a casa a descansar mientras él trabajaba en la noche e ignorara a la mujer en el pasillo.


Hello there!:3

Esta historia no me pertenece, le pertenece a Clockwork Mockingbir, (pueden encontrar esta historia en mis favoritos, 'what to expect out of life')

Tengo su autorización para traducir esta historia.

Bueno, yendo al grano :3

[1]: Es un peinado muy difícil de hacer. (jajaja, sí, sí, que descriptiva soy)

Esta historia tiene un romance muy lindo *-* hermoso, diría yo.

A ver, todavía no les puedo explicar muy bien de que trata la historia, más adelante ustedes lo descubriran :3

Vale, en este capítulo Sakura llega a la casa de Sasuke (su prometido), y pues, ella es muy diferente a lo que él esperaba... En la parte donde dice: "Neji dejó caer la maleta..." (y lo que continua), quiere decir que las dejó caer porque estaban muy pesadas. Naruto lo iba a ayudar, pero también dejó caer las maletas...

Vale, si no entienden algo, me preguntan:3

Sayonara!

Jessi.