Independencia

Después de tremenda fiesta, no pude evitar levantarme y comenzar mi nueva rutina. Me di un buen baño, me puse ropa deportiva y me fui a correr, con mi nuevo guardián, nada mejor que un poco de ejercicio para desperezarse. Esa fue una de las condiciones para que yo pudiera regresar y vivir con las chicas, un guardaespaldas, en lo personal es un buen chico, es nieto de Louis, su nombre es Patrick, tiene 20 años y cursa el Segundo de Arquitectura, su cabello es rubio y tiene los ojos verdes; es un poco engreído y rebelde; es dedicado en el estudio, pero no lo obsesiona; tiene un buen físico un metro noventa de estatura, su piel es bronceada y su cuerpo está bien definido.

Después de llegar de correr, tome un desayuno ligero y él me llevo a la Escuela; le dije que no pasará por mí en la tarde pues tenía que hacer unas diligencias. Cuando llegue a la escuela todas las chicas me bombardearon con miles de preguntas:

Lita: Hola Serena, oye y quien es ese chico; se parece a aquel chico que me rompió el corazón.

Serena: Puesssss, ah es un amigo de la familia, jajjaja pero que cosas dices Lita.

Mina: Pues la verdad es que esta guapísimo.

Serena: pues qué bueno que lo veas así.

Amy: ¿por qué Sere?

Serena: pues por qué él vive conmigo o yo vivo con él, ah no sé pero esa fue la condición que pusieron mis padres para regresar, que él estuviese al pendiente de mí; es por eso que les pedí que se mudaran conmigo.

Mina: eres una pillina Serena, que bien guardado te lo tenías.

Amy: y Darien lo sabe, no sea que vaya a pensar mal.

Serena: Bueno pensaba decírselo en la tarde, además él no me puede decir nada solo somos amigos, por lo tanto cualquier reclamo esta fuera de lugar.

En eso llegan los chicos a saludar:

Taiki: Hola chicas

Todas: Hola muchachos.

Mina: hoy se demoraron casi no llegan.

Yaten: Sip es que alguien por aquí demoro más de lo normal.

Taiki: es cierto y todo por Serena – lo dice a fin de molestar –

Seiya: ya basta y dejen de molestar.

Serena: y yo que tengo que ver.

Yaten: No es cierto, aun no entiende.

Amy: es mejor que no le expliquen, ella igual no va a entender.

Serena: ¡Amy!

Taiki no aguantaba la risa que tenía contenida, por lo cual lanzo una carcajada, asustando a más de uno con sus repentinos cambios de humor.

Así pasaron el día dando clases, luego el receso en donde un habilidoso Seiya se pegó como mosca a Serena, quien posteriormente lo evadió sin contratiempos, a la salida del instituto, Serena tomo sus cosas, ya estaba lista, Darien le había mandado un mensaje de que la estaba esperando a la salida, pues sabía que ya no podía evadir el tema de Patrick.

Mina: Serena a dónde vas tan deprisa.

Serena: Darien me está esperando, Adiós.

Cuando salía logro ver a Darien quien se veía preocupado pero en cuanto el vio a Serena, su rostro se ilumino, él iba en su moto; a fin de poner tener a Serena lo más cerca posible de él.

Serena: Hola por qué tan pensativo – dijo coquetamente –

Darien: estaba pensando en ti – respondió él igual de coqueto, lo cual no era mentira –

Serena: Bueno quiero que me acompañes a arreglar unos asuntos en la universidad.

Darien: y eso pero si aún no entras.

Serena: Sip, pero arregle dar algunos cursos complementarios.

Darien: y eso.

Serena: Bueno debo de estar preparada para todas las responsabilidades que voy a tener.

Se fueron a la Universidad a llevar unos papeles concernientes a su nueva identidad, luego se fueron al parque Nº 10 a platicar con calma.

Serena: bueno yo quería que supieras algo antes que te enteres por otros medio.

Darien: Vaya es serio – lo dijo intentando parecer gracioso, pero en cuanto vio la mirada de Serena, cambio de opinión – ¿Dime que es lo que ocurre para que estés preocupada.

Serena: bueno ahora voy a vivir en un departamento que acondicionaron para cubrir mis necesidades, aunque mis padres no estuvieron de acuerdo yo insistí y me dejaron con una condición.

Darien: porque siento que esa condición no me va a agradar.

Serena sonrió y respondió: la condición es que iba a ir acompañada tanto por mis amigas como por mi guardaespaldas personal.

Darien: ¡Guardaespaldas personal!

Serena: Sip, cuando lo conozcas te aseguro que te va a agradar.

Darien: eso no te lo crees ni tu misma Sere – refuto sarcásticamente – y cuando lo voy a conocer.

Serena: si quieres vamos a mi casa, quiero arreglar el cuarto de Mina y de Lita, y para ello necesito tu ayuda, aunque si te molesta puedo pedírselo a Patrick o mejor a Seiya – dijo ella a fin de molestarlo –

Darien: No mejor te ayudo.

Serena: bien entonces en marcha.

Y así se fueron al departamento por llamarlo de esa forma, pues era un piso de uno de los edificios más exclusivos de la ciudad. Cuando llegaron y abrió la puerta, Patrick estaba sentado estudiando para pasar el tiempo y distraer la mente en algo positivo.

Patrick: Vaya al fin llegas, me tenías preocupado.

Serena: te dije que iba hacer unas diligencias y no seas pesado sip.

Patrick: no soy pesado, el hecho es que estas bajo mi responsabilidad.

Serena: dejémoslo hasta allí, por favor, no quiero discutir contigo como siempre.

Patrick: pues entonces ten consideración, si te pasa algo, tus dos padres me despellejan vivo – dijo fingiendo un escalofrío –

Serena: Vaya esa no me parece mala idea.

Patrick: Vamos Sere no juegues con eso – dijo con cara de borrego a medio morir –

Serena: jajaja, bueno dejemos de tonterías que deseo presentarte a un amigo – dijo esto señalando al pelinegro -

Darien estaba parado observando la situación, si bien es cierto al chico lo considera una amenaza pues está demasiado cerca de su princesa, y más cuando se refirió a él como un amigo.

Darien: Hola soy Darien Chiba, mucho gusto – dijo extendiéndole la mano.

Patrick: Hola creo que ya Sere te hablo de mí, soy Patrick Thompson.

Darien: Vaya eres americano.

Patrick: Soy inglés.

Darien: y que te trae por Japón.

Patrick: mi abuelo trabajo con la familia de Sere desde hace mucho tiempo, además estudio por acá.

Ambos chicos charlaban animadamente, mientras Serena preparaba algo refrescante de tomar.

Serena: chicos traje limonada y té frio.

Darien: la verdad es que hace mucha calor allá afuera.

Serena: Sip y como ahora los voy a poner a trabajar.

Patrick: Ah no a mí no me metas.

Serena: Pero Patrick, no me vas a ayudar - con su cara de borrego a medio morir –

Patrick suspira con frustración: no sé cómo lo logra, pero siempre me convence, está bien.

Darien: Vaya veo que también usa su poder contigo.

Patrick: ¡Ahh!

Darien: por más dura que sea la persona, no puede resistirse a esa carita.

Patrick: jajaja, es cierto si vieras mi abuelo no lo aguanta ni un minuto, ella siempre logra lo que se propone.

Darien: es verdad, jajaja – ellos hablaban como si Serena no estuviese.

Serena: Chicos aún sigo aquí – dijo mostrando su molestia.

Darien: Bueno y por qué no empezamos ya – dijo Darien para distraerla, tomo su mano y la arrastro para que le mostrará donde iban a comenzar –

Serena: Cierto ustedes van a sacar estas cajas y las mandaremos al sótano del edificio.

Darien y Patrick: Nosotros.

Serena: Sip.

Patrick: y tú que vas a hacer.

Serena: yo los voy a dirigir y prepararé algo rico para la cena.

Darien: vas a cocinar – dijo con cierto temor –

Serena: Si mi mamá me estaba dando clases desde hace algún tiempo.

Darien: Vaya entonces no moriremos intoxicados.

Serena: Oye.

Darien: jajaja era broma.

Serena: ahora por ese chiste de mal gusto te daré la porción más pequeña de tarta de chocolate.

Patrick: ¡Qué bien más para mí! – decía golosamente –

Darien: oye eso no es justo – hizo un puchero.

Serena: bueno si haces un buen trabajo es posible que tenga clemencia de ti – dijo coquetamente – y te dé otro tipo de compensación – dijo pícaramente.

Darien: Bueno manos a la obra.

Patrick: Vaya este no pierde el tiempo.

Después de terminar de desocupar las recamaras que ocuparían las chicas, además del cuarto de invitados, Serena les sirvió la cena, ambos estaban exhaustos y hambrientos, amos comieron y bebieron como si no hubiesen hecho en mucho tiempo.

Serena sonriente les comenta: Vaya sí que tenían hambre.

Patrick: con hambre cualquier cosa es buena – comenta para molestarla.

Serena: ¡Oye!

Darien: Sere y que paso con el postre – le comento para distraerla –

Serena: Es verdad voy a buscarlo – y repartió el postre, dándole una generosa rebanada a Darien y una muy pequeña a Patrick – eso es por el comentario de hace rato.

Patrick: yo y mi bocota. L

Terminaron de cenar, Serena fue a despedir a Darien abajo y este le pregunta coquetamente como quien no quiere la cosa.

Darien: oye y mi otra compensación.

Serena: vaya es verdad – se acercó a él, Darien a todo esto estaba emocionado ya que hace días que no sentía los dulces labios de su princesa, más sin embargo cual fue su sorpresa – listo.

Darien cerró los ojos pero al sentir los labios de Serena sobre su mejilla, su desconcierto fue aún mayor: a eso le llamas compensación.

Serena: yo jamás dije que tipo de compensación sería – y sin más se fue soltando una risita de diversión al ver la cara de frustración de su amado, ahora ella se encargaría de atormentarlo – jajaja.

Darien: oye eso no es justo – y sin más se retiró a descansar a su departamento para pensar cómo llegar al corazón de su princesa nuevamente, puesto que ahora tiene más competencia.