Konnichiwa! :DD

Esta es mi tercera historia del anime Kamisama Hajimemashita ^^ Es lo que podría pasar a partir del capítulo 81-82 del manga. Es todo invención mía, lo que me gustaría que pasara pero que no pasara, seguramente.

Ojala os guste mucho. ^^

Capitulo 1: El viaje de Nanami.

Dos días habían pasado desde que Nanami se había enterado del estado de su familiar Tomoe, iba a morir si no hacia algo, lo que fuera, pronto.

A pesar de que Mikage le había dicho que simplemente esperara a que Tomoe muriese, ella no podía hacer aquello, no iba a dejar que aquello pasara.
Juntando sus cosas había ido en busca de Mizuki, siempre fiel, pensando que podría ayudarla. Así fue, gracias a su querido familiar serpiente pudo volver al pasado de nuevo, encontraría al Tomoe del pasado y con ello, cambiar su destino. Tomoe no moriría y ella…¿Qué sería de ella?

En el viaje al pasado, su mente voló hacia los múltiples recuerdos que tenia de Tomoe, su primer encuentro, la sonrisa que a veces le daba, las discusiones tontas que solían tener, las múltiples caras que aquel zorro le había enseñado…

-Tomoe…-Gruesas lagrimas corrieron por sus mejillas. No, no se podía distraer con aquello. No podía perder el tiempo con pensamientos negativos, tenía que actuar. Tomoe no le quedaba mucho tiempo.

El pasado le recibió con una tormenta, se agarro el cuello de su suéter pasa entrar en calor. Salió corriendo en busca de un lugar donde refugiarse, el bosque abriéndose paso frente a ella como un libro abierto.

Varias ramas le golpearon las mejillas y estuvo a punto de tropezar varias veces pero consiguió estabilizarse sin caer. A un lado del camino había un gran árbol frondoso de gruesas ramas y duro tronco. Allí podría resguardarse.

Se arrodillo, rodeándose las rodillas en un intento de darse calor, notando que le temblaban los tobillos. Nanami pensó que debió de haberse puesto unas botas de invierno y no las zapatillas planas que llevaba ahora.

El sonido de la lluvia estaba grabado en su mente, como golpes rítmicos que se repetían una y otra vez, arrullándola como si fuera una canción de cuna.

No podía dormirse y menos allí, era necesario que continuara despierta. Recordó las palabras de Mizuki, tenía que volver a la consciencia antes de que pasaran los cuatro días.
Por un momento llego a pensar que aquello no era real, que todo era un sueño y que de repente los gritos de Tomoe la iban a despertar para ir a clase o para que hiciera sus tareas en el templo.

Pero sus lagrimas la devolvieron a la realidad, Tomoe iba a morir y quizá ella no pudiera hacer nada para ayudarlo…pero tenía que haber algo que ella pudiera hacer por él…aquella pesadilla no podía hacerse realidad.

Iba a encontrar algo….fuera lo que fuera…lo iba a encontrar...
Salvaría a Tomoe.