Título: ¿Jugamos?

Personajes: Draco y Harry.

Resumen: En una noche de borrachera con sus amigos, Draco es transformado por Zabini Blaise sin que se diera cuenta. Pero, ¿en qué se transformó Draco? ¿Y qué hará cuando justamente es encontrado por Harry Potter?

Clasificación: No menores de 16 años.

Género: Humor/Romance

Disclaimer: Harry Potter, sus personajes y cualquier mención a su mundo pertenecen a J.K. Rowling y no sé cuáles más. Este fanfiction es escrito por puro relajo e insana diversión, sin fines de lucro. Seguiré soñando con el día en el que los derechos aparezcan bajo mi almohada.

Comentarios: ¿Qué hace esta escritora cuando está redactando dos historias llenas de una fuerte carga emocional? ¡Se pone a escribir humor para tratar de aliviarse!

Advertencias: Slash. Éste es un relato que narra una relación homosexual y contiene escenas que podrían ser consideradas como ofensivas para algunas mentes. Si no te sientes a gusto con el tema, ruego abandones este fanfiction. Dicho está, sobre aviso no hay engaño.

.


¿Jugamos?

Por:

PukitChan

Capítulo 4. Los seis secretos de la crianza

[Por Harry James Potter]

(O de las mortales batallas entre el hurón y el auror)

Secreto Número 1: "Ser Auror es indispensable"

En un murmullo, selló la puerta de la cocina, impidiendo salir a cualquiera que estuviera dentro. Entrecerró los ojos, tratando de agudizar su visión para encontrar su escondite. Maldijo en voz baja y avanzó descalzo por el lugar: rodeó la mesa cuidadosamente, extendiendo su mano derecha, donde su varita estaba lista para atacar.

―Sabes que no puedes esconderte por siempre ―susurró Harry, agachándose para mirar debajo de la mesa: no había nada―. Apestas… ―declaró, gateando por el suelo de la cocina, mirando, escuchando, tratando de estar alerta ante cualquier movimiento. Sus tres años en la academia de Aurores serían mierda si no conseguía capturarlo―. Deja de ocultarte… nos enfrentaremos tarde o temprano…

Draco entrecerró sus ojos desde su escondite en lo alto de un mueble viejo. ¡Maldito Potter! ¡Se las pagaría! ¿Quién se creía que era al tratarlo de esa manera? ¡A decirle que apestaba! Eso, definitivamente, requería venganza. Y si Harry Potter querría pelea, entonces la tendría.

Cuidadoso, arrastró su albino y peludo cuerpo por el mueble, siguiendo a Potter sin que se diera cuenta. Joder, verlo desde arriba era un placer mundano, sobre todo por la forma en la que el moreno gateaba, moviendo indecorosamente su culo bien proporcionado. ¡Por favor! No es que estuviera viéndole el trasero a Potter, es que era inevitable no hacerlo… la forma en la que la tela del pantalón se ceñía a su piel, resaltando lo necesario, el roce de su avanzar, lo apretadas que parecían esas nalgas…

―¡Aguamenti!

Y entonces, un gran chorro de agua fría puso fin a sus alucinaciones con el culo de Potter. De repente, se vio escupiendo, temblando, con el pelaje, antes esponjado, ahora pegado absurdamente a su delgado cuerpo… ¡Si hasta parecía más ridículo que uno de esos enanos perros chihuahua! Entonces, los ojos verdes de Harry y su estúpida sonrisa aparecieron frente a él. Las manos rodearon el cuerpo del hurón, acercándolo hasta su rostro.

―Quien ríe al último, ríe mejor ―susurró el Gryffindor, quien aún escurría gotas de agua de sus cabellos azabaches. Minutos antes, Draco le había arrojado el agua donde pretendía ducharlo. Y ahora, el hurón era el empapado. Harry sonrió triunfante antes de decir: ―Te he logrado bañar.

Auror: 1 Hurón: 0

.


.

Secreto Número 2: "El amor entra por el estómago"

―¡Abre la boca!

Draco se negó a hacerlo. No importaba que estuviera acorralado en una esquina y encerrado en el cuerpo de un hurón… ¡No comería esa porquería, sea lo que fuese! Tan solo verla le provocaba arqueadas. ¿Quién se creía Potter para darle de comer cualquier cosa? ¡Era un Malfoy! Él siempre había tenido lo mejor. ¡Jodido cuatro ojos!

―Te vas a morir de hambre ―insistió Harry, deslizando una pequeña bolita de alimento, cerca del hurón. Era estúpido, ciertamente, estarle rogando a un animal que comiera. ¡Pero no quería cargar con su muerte en la consciencia! Además, Donita había comenzando a caerle demasiado bien como para permitirle morirse. El jodido animal tenía un carácter horrendo que Harry adoraba hacer estallar.

Harry ya había notado que el hurón era especial, pero no podía precisar en qué. No conocía muchas mascotas del mundo mágico, pero estaba claro que ese animal albino entendía a la perfección todo lo que decía. Y el moreno había comenzado a preocuparse cuando notó que, pese haberle comprando alimento especial, éste se negaba a probar alimento. Justo como ahora.

―¡Come! ―riñó irritado, levantando al hurón con sus manos y abriéndole con dos de sus dedos la pequeña boca, para introducir a la fuerza una de aquellas bolitas de alimento. ¡O comía o comía! Esa mugrosa rata pálida no iba a manipular a Harry Potter, claro que no. Cuando logró que el hurón cerrara la boca, el moreno sonrió triunfante.

…sonrisa que desapareció cuando Draco le escupió la bolita de alimento directo a la boca abierta del auror, precisamente en el momento en el que el moreno reía. Potter se atragantó, tosió y soltó al hurón, quien dio una vuelta, orgulloso. Harry podría jurar que hasta lo miró con arrogancia.

―Joder… ¡Tú ganas! ¡Esto no! ―murmuró, limpiándose con la manga de la playera la boca―. ¡¿Pues que quieres de comer?!

A partir de ese momento, Draco comenzó a comer fruta.

Auror: 1 Hurón: 1

.


.

Secreto Número 3: "Tener pulcritud y estilo"

¡Por Merlín! ¿Quién le había enseñado de cuidados a San Potter? ¿Hagrid? Porque, o había heredado los dones de cuidado del guardián de Hogwarts, o era más idiota de lo que Draco había pensado. Y justamente ahora, se encontraba sobre la cama del moreno, aplastado por su mano izquierda mientras que la derecha intentaba cepillarlo de manera decente.

¡Cómo si Potter supiera de eso! Por favor, el jodido hombre sólo se ponía de pie luego de dormir, se agitaba el cabello y seguía así por el resto de su vida. ¡¿Qué podría saber alguien como él, acerca de cabellos?! Tenía tanta experiencia en eso como Snape, la cual, lastimosamente, era nada.

―Quédate quieto, Donita ―gruñó Harry.

¡Si Draco ni siquiera se estaba movimiento! El muy imbécil de Potter era quien no sabía cómo tratarlo adecuadamente y era más bruto de lo que se esperaba. ¡Por favor! ¿Cómo unas manos así tocaban a otras personas? Con razón era auror…

Harry levantó el cepillo, mirando el pelaje del hurón: era demasiado suave pero por alguna razón no lucía tan bien como se supone que debería, o al menos como había visto en esas imágenes del libro que compró pero que apenas hojeó y después olvidó en algún rincón de la casa. Cepilló una vez más y esta ocasión recibió una mordida del hurón, pero a esas alturas Harry ya se había empezado a acostumbrar a los dientes del animal atravesando su piel.

―Creo que hace falta algo… ―insistía Potter, cargando al hurón enfurruñado. Lo levantó y por un instante, esos grandes ojos grises le iluminaron la mente. Ahora sabía lo que le faltaba: Un listón, un moño, lo que fuera, pero algo para el cuello… ―Tú… acaso…. ―Harry abrió los ojos desmesuradamente, como si hubiese tenido una epifanía. Draco se emocionó ¿Acaso Potter se había dado cuenta por fin? ¿Sería que Salazar escuchó sus oraciones?― ¿Crees que tú combinarías con el color verde?

¿Qué mier…?

Así fue como Donita terminó con un listón verde, un nudo mal hecho y muchas malas palabras, rodeando su cuello.

Potter era un verdadero estúpido.

Auror: -1 Hurón: 1 ½

.


.

Secreto Número 4: "Crear lazos"

¡No, no, no! ¡No lo haría, ni aunque Potter le lanzara un mugroso Crucio! Ya había resultado suficientemente traumático despertar como hurón una vez con él, como para hacerlo otra vez. ¡De ninguna manera dormiría con el cuatro ojos en su misma cama! ¡No, no y no!

—¡Rayos, estoy seguro de que ni el más delicado de los Slytherin se portaría como lo haces! —comentó Harry entre risas, tratando de sostener los movimientos del hurón, que cuando quería, parecía ser más escurridizo que aquellas serpientes.

¡Está bien, está bien! Era bastante patético hablar con un hurón como si éste fuese una persona, pero maldita sea, por salud mental, Harry sentía que era lo más adecuado: al menos no empezaría a hablar consigo mismo, lo cual siempre le hacía sentir estúpido.

Aún con el hurón en manos, Potter, completamente desnudo, se dejó caer en la cama con el hurón sobre su pecho. Draco detestaba de sobremanera esa posición. No sólo porque sentía la piel del auror demasiado cerca de la suya, sino también porque el sujeto le encantaba estar en la cama desprovisto de ropa. ¡¿Es que Potter ignoraba completamente el concepto de la decencia?! ¡A Draco le repugnaba distraerse y cuando menos lo esperaba, darse cuenta de que el otro estaba paseándose enseñándole las bolas!

No es que se hubiera fijado en las bolas y el acompañante en medio de éstas, de Potter.

—Qué raro… —escuchó decir repentinamente. Levantó la mirada, Harry sonreía y le acariciaba suavemente su pelaje, deteniéndose un breve momento en tocar aquellas diminutas orejas—, estás demasiado quieto. ¿Ya no me odias? —cuestionó, esbozando esa sonrisa que Malfoy había aprendido a conocer.

Draco gruñó, se removió suavemente, pero no alejó la mano del auror, sino que se acomodó mejor en esos tibios pectorales, donde sentía también un pequeño rastro del fino vello que cubría esa parte del cuerpo del moreno. Escuchó una risa de baja de Potter, luego algún hechizo y segundos después, la oscuridad.

Tampoco era que Draco ya no lo odiara… es que… uhm… tenía mucho sueño como para pelear. ¡Sí, eso! Demasiado sueño… y tenía que admitir que, aunque fuera muy, muy, pero muy poquito, el cuerpo de Harry emitía un calor agradable.

Auror: 1 Hurón: 1

.


.

Secreto Número 5: "Chimeneas en caso de accidentes"

Draco entrecerró sus ojos grises, observando la irritante escena que se presentaba frente a sus ojos. ¿Quién, por Salazar, era aquel sujeto? Había permanecido ya por una larga hora hablando con Harry. ¡No es que los estuviera vigilando y contando el tiempo! Simplemente era que le sonaba haberle visto en Hogwarts, rodeado de colores amarillo y negro, pero la verdad es que eso no importaba ahora. No, claro que no.

¿Qué más le daba a Malfoy saber cuál era su puto nombre? A nadie le interesaba, absolutamente a nadie…

—¡Harry, para de bromear! —gritó el invasor, riéndose entre suaves carcajadas.

—¿Qué pasa? ¿Acaso no es la verdad? —preguntó Potter, sonriendo y encogiéndose de hombros.

A Draco no le importaba aquello, de verdad que no. Le daba igual que aquel hombre atractivo, de cabellos castaños y que tenía un cuerpo de muy buen ver, sonriera ante cada estupidez que el cara-rajada decía. ¡Ay, por favor, ni siquiera era gracioso! Potter debería saber que ese sujeto sólo se reía de sus pésimos chistes por que era el héroe del mundo mágico.

—De verdad, no tenía planeado robarte tanto tiempo, lo siento Harry —murmuró, esbozando una tímida sonrisa.

¡Pero qué patética mentira! ¡Hufflepuff tenía que ser para actuar así de idiota! Oh, pero, ¡por supuesto, cómo dudarlo! Ahí estaba el idiota de San Potter negando con la cabeza, y sacando su caballerosidad Gryffindor.

—Me dio mucho gusto verte —comentó con suavidad, provocando un sonrojo del otro hombre. Repentinamente, el invasor asintió vigorosamente y antes de desaparecer en la chimenea, se acercó a Harry, ladeando la cabeza.

¡Salazar! ¿Enserio haría lo que Draco creía que haría?

El hombre sonrió y depositó un suave y tierno beso en la comisura de los labios de Harry, quien se limitó a mirarlo con dulzura. Al poco tiempo se separaron, murmuraron algo y el invasor desapareció tras un destello de polvos flu.

Potter negó con la cabeza, como si aquello tuviera una broma privada y giró. Entonces, sus ojos verdes encontraron al hurón vigilándolo desde la esquina de la habitación. Miró atentamente a ese albino animal y, colocándose un dedo en sus labios, se acercó a él. Sonrió.

—Será nuestro secreto, Donita.

¡Su secreto y Donita sus bolas! ¡Potter era un idiota!

Harry nunca entendió porque el hurón corrió inmediatamente después de eso y le tomó más de cuatro horas encontrarlo.

Auror: 1 ½ Hurón: ½

.


.

Secreto Número 6: "Tener desarrollada la perspicacia."

No hacía falta ser Hermione Granger para darse cuenta de que Donita tenía algo. En las últimas horas había desaparecido y cuando finalmente Harry lo encontró, el hurón lo había mordido, rasguñado e intentado de todo para que no lo tocara. Era como al inicio, pero aún más salvaje. Cayó en cuenta de Donita estaba enfadado. Pero, ¿por qué?

Hizo un análisis rápido de su día, cuando finalmente consiguió atrapar al molesto hurón entre sus manos. Había estado con él bien todo el día, exceptuando cuando…

Harry bajó la vista y colocó al hurón cerca de sus ojos. En la mirada del hurón había rabia, casi como si le estuviera gritando que no lo tocara. El auror comenzó a reír bastante divertido… ¿Quizá… tal vez…?

—¿Estás celoso, Donita?

El hurón quedó paralizado. ¿Él, celoso? ¡Por favor, como si los Malfoy tuvieran sentimientos tan mundanos!

—Eres tierno —comentó entre risas Harry. Entonces, se acercó y besó al hurón en su frente. Casi pudo sentir cómo entre sus manos, el cuerpo albino parecía relajarse por unos segundos.

¿Lo habría perdonado?

Auror: 1 Hurón: 1

.


.

Extra: "El descubrimiento del hurón"

¡MOMENTO!

¡UN MOMENTO!

Draco abrió los ojos sobresaltado. Miró a Harry, temblando. ¿Acaso… acaso…?

—¿Uhm? —Harry ladeó el rostro, notando el extraño comportamiento de la criatura.

¡Por Merlín, Salazar, Morgana y toda la lista de magos famosos y sus muy grandiosos antepasados!

¡HARRY POTTER ERA GAY!

Marcador final:

Auror: 0 Hurón: 0

.


La autora al habla:

Lo sé, es taaaan apasionante que da miedo xD. Por favor, ya saben a quién acudir en caso de querer quien cuide a sus mascotas. ¡Sólo llamen al 01800-elniñoquevivió!

¡Gracias a Violet Strawberry, FanFiker-FanFinal, Shirokyandi y Juventus por los reviews! nwn!

P.D. Estaba aburrida, mi profesor me estaba durmiendo mientras explicaba algo sobre política... y entonces, dibujé una cosilla en base a esta historia. (No soy buena dibujante, porque si lo fuera, haría doushin de estos dos xD) Bueno, dado que no me permite publicar links, si les interesa ver el dibujillo, en una búsqueda rápida con las palabras: "PukitChan deviantart" es el primer resultado... ¡Y la única imagen a color de la galería, jajajajaj! Gracias :3