La Indomable

Serena era dueña de todo lo que se pudiese desear: dinero, autoestima, belleza, audacia, desdén… Pero todo eso cambia cuando tiene que aprender a hacer lo que juró que nunca iba a hacer: obedecer. Sólo un hombre puede aceptar semejante reto: Seiya Kou.

Capítulo 1

La Indomable

La fiesta de cumpleaños número 25 de Serena Tsukino en el hotel Burj Khalifa en Dubai era simplemente excesiva. Más de tres docenas de meseros se mezclaban entre más de los trescientos invitados que habían viajado desde Japón para celebrar a la media hermana de Haruka Tenoh y el champagne más caro corría a cascadas por las copas finísimas de baccarat. Todos los invitados se encontraban en el último piso del hotel que gozaba de la categoría de 7 estrellas que lo hacía único en su clase y que flotaba sobre el mar al lado de la playa Jumeirah. Un obsceno pastel de 15 pisos decorado con flores naturales adornaba el centro de la pista de baile y DJ Tiesto se encargaba de la música. Haruka, por su parte, estaba furioso hasta que de pronto, vio llegar a lo lejos a su hermana Serena.

- ¡Serena! ¡Feliz Cumpleaños! – una chica de cabello negro largo y lacio hasta la cintura se intentó acercarse a la rubia que portaba un vestido negro de Armani escotado por delante y por detrás que hizo que todos voltearan a verla. Serena simplemente sonrió al darse cuenta que estaba siendo vista por todos y con mirada gélida volteó a ver a Rei.

- Rei… seamos sinceras… tu no vienes a felicitarme… vienes a gozar de todo esto porque mi hermano te pagó el viaje. Tú sabes que yo no tengo amigas. Así que no vengas a hacer el ridículo ¿quieres? – Serena le sonrió y dejó a Rei sin saber que decir.

Serena siguió avanzando entre la multitud y una chica de rizos aguamarina, la novia de su hermano Haruka, la detuvo por el brazo. Serena se soltó totalmente arisca.

- ¡No vuelvas a tocarme Michiru! No creas que porque eres la novia en turno de mi hermano puedes andarme tocando…

- Serena… todo esto empezó hace horas… Haruka está furioso… ¿sabes cuánto se ha gastado en esta fiesta?

- Mi querida Michiru… - Serena le tocó la frente a la novia de su hermano y le dio pequeños golpecitos. - ¡Entiende! ¡No te importa! Lo que yo haga o deje de hacer es mi problema… y si te preocupa que mi hermano se moleste… no sabes cuánto me quita el sueño… - Serena simuló que bostezaba. – Todo esto Michiru… - Serena señaló por todas partes – a mí me importa un bledo… así que no te metas donde no te llaman… quítate de mi camino…

Michiru sin decir nada, se limitó a hacerse a un lado. Serena le sonrió y siguió caminando. Llegó hasta donde la esperaba su hermano.

- ¿Dónde te metiste? Hace horas que esto empezó…

- No me fastidies Haruka… - Serena le hizo una seña de silencio.

- ¿Quién te entiende gatita? Es tu cumpleaños, deberías estar celebrando…

- No me gustan los cumpleaños… y si me pusieras un poquito de atención, lo sabrías… - Serena se sentó, levantó la mano y al momento le sirvieron champagne.

- Gatita… estamos en Dubai, estamos celebrando en la azotea del mejor hotel del mundo… ¿por una vez en tu vida podrías dejar de ser la…?

- ¿La que? – Serena se carcajeó sin importarle que medio mundo los estuviera observando.

- Olvídalo… - Haruka optó por callarse.

- Dilo… - Serena lo retó. – Todos en esta fiesta están diciendo lo perra que puedo ser y que soy… Y me vale un cacahuate… ¿Sabes por qué Haruka? Porque yo no invité a nadie de estos que nada más vienen a ver cuánta fortuna tienes tú y cuánta tengo yo y a ver si seguimos en líos…

- Serena… - Haruka intentó conciliar la situación.

- Es la verdad hermanito… - Serena bebió de su copa. – Trajiste a toda esta gente de Japón pretendiendo que me estás halagando para celebrar mi cumpleaños y que todos nos llevamos bien y que tengo amigas cuando sabemos que es una farsa… Ni estas personas son mis amigos… ni tú ni yo nos llevamos bien…

- Creo que lo mejor será que la fiesta siga su curso y mañana hablamos de tus planes…

- Creo que sí… gracias por lo que gastaste hermanito…

- De nada gatita…

S&S

- ¡Es una perra! – Rei platicaba con sus amigas Lita y Amy que también habían sido invitadas a la fiesta por el hermano de Serena.

- ¿Pero qué te dijo? – insistió Lita, una chica de cabellos castaños.

- La muy maldita me dijo que ella no tenía amigas. ¡Todo el mundo vio cuando me hizo el desaire! La muy desgraciada…

- Sin embargo… pobrecita… ¿no creen? – pensó en voz alta Amy, una chica de cabello azul corto.

- ¿Qué? – Lita y Rei se sorprendieron.

- Es una pobre niña rica. Lo tiene todo pero que triste que su madre haya muerto al darla a luz y que su padre se haya dado un tiro y haberse quedado al cuidado de un medio hermano…

- Eso no justifica que se comporte como una maldita desgraciada…

- Pues será lo que tú quieras… pero mira… empieza ya el desfile de hombres que pasan frente a ella buscando un baile o una conversación.

- ¡No lo puedo creer! – Rei se revolvía de ira mientras Amy y Lita miraba entre maravilladas e intrigadas a la escultural Serena Tsukino.

S&S

- ¡Serena! ¿Te acuerdas de mí? – un hombre de cabellos negros cortos se acercó a ella. La rubia volteó con desdén y de pronto sus ojos se pusieron en blanco pero soltó una sonrisa.

- ¡Darien Chiba! ¿También fuiste víctima de mi hermano?

- Creo que sí. No pude rechazar la invitación a tu fiesta… ¿Cómo la estás pasando?

- ¿Me creerías si te digo que me estoy aburriendo?

- Sí… lo creería. – Darien sonrió. – Excelente vestido… aunque no te recomiendo salir así fuera del hotel.

- Me encanta desafiar las reglas… además sería divertido que mi hermano Haruka fuera a sacarme de la cárcel por desacato a la moral…

- ¿Bailamos? – Darien por dentro rezaba que Serena no lo fuera a rechazar.

Serena lo pensó por un momento. Arqueó una ceja y finalmente aceptó.

- Está bien. Todo mundo debe estar pensando que te enviaré a freír espárragos. Hay que hacer que piensen que se equivocan todo el tiempo conmigo…

Tomó la mano que Darien le ofrecía y bailaron "Murder On The Dance Floor" de Sophie Ellis Bextor. Darien era un excelente bailarín pero Serena lo era mucho más y Darien se sentía torpe con semejante belleza entre sus brazos. Cuando terminaron de bailar, salieron a la terraza a conversar.

- Tenía tiempo que no te veía… - Darien inició la plática. – Desde que nos recibimos en Licenciatura en Historia del Arte…

- No frecuento a nadie… Las águilas solemos volar solas y los burros en manada… - Serena sonrió.

- Gracias por la indirecta… supongo que lo dices porque sigo juntándome con Andrew y Nicolas…

- A quien le quede el saco…

- No por nada siempre te apodamos "La Indomable"…

- Me agrada el apodo… - Serena tronó los dedos y un mesero le llevó sus cigarrillos favoritos y le encendió uno.

- ¿De verdad te agrada estar sola? – Darien no daba crédito.- Tan linda y tan sola…

- No me hagas responderte Chiba…

- Respóndeme… - Darien la retó.

- Bien… vuélvelo a decir…

- Tan linda y tan sola…

- Tú tan animal y sin jaula...

Darien y Serena se rieron juntos. Serena tiró la ceniza de su cigarrillo y miró como todos estaban al pendiente de sus actos. De cierta manera, ya dominaba y le encantaba ser el centro de atención. Pero también era parte de su cruz. Fastidiada, arrojó el cigarrillo y se dirigió a Darien que la miraba embelesado.

- Volvamos. Deben estarse preguntando porque estoy dedicándote tiempo y no quiero chismes.

- ¿Te molestaría que los hubiera?

- Sí. – Serena no dudó al contestar. Darien enrojeció.

- ¿Por qué eres así? ¿Te encanta rechazar a las personas o solamente arruinar un buen momento?

- Darien… soy célebre por mis malos modales. Lo sabes desde la universidad. Me molesta que me digan cómo debo actuar. Soy quien soy y a nadie le rindo cuentas de mis actos. Si me quiero ir me voy y lo hago. Punto final. Si tenías un problema con eso, no debiste haberte acercado a mí en un inicio. ¿Lo sabías, si o no?

- Sï… - Darien bajó la mirada ante la altiva mirada de Serena.

- Bien, entonces estamos de acuerdo. Gusto en saludarte.

Serena se dirigió al interior de su fiesta de cumpleaños dejando a Darien solo y viendo el espléndido cuerpo de Serena deslizarse en la pista de baile y mandar al demonio a Haruka y a Michiru y prender otro cigarrillo mientras que a pesar que todos hablaban de ella, las miradas eran solamente para esa rubia de tentación… para "la indomable"…