Capítulo 3

Preparativos

Serena se levantó de su cama con ideas encontradas. Por una parte, maldijo la idea de no citar a Zafiro Black más tarde en el restaurante del hotel para dormir un poco más pero por otro lado, se alegraba de acelerar su expedición por las World Islands para, al fin, poder estar sola. Tomó una ducha rápida, se puso un vestido corto verde, se hizo una coleta y se puso solamente rímel y algo de color en los labios. La misma Serena sabía que no necesitaba mucho. Era bella, había heredado la belleza de su madre y había sido mejorada con los genes de su padre. Serena sonrió. ¡Pobre idiota! ¿A quién se le ocurre suicidarse tan sólo porque el amor de su vida se muere?

- No cabe duda que el amor está sobreestimado… - Serena se dijo a sí misma mientras se observaba una última vez en el espejo y salió tropezándose inmediatamente con Artemis.

- ¿Dormiste bien? – preguntó el guardaespaldas de cabello blanco que a petición de la rubia, siempre vestía de blanco.

- Por supuesto… ¿Haruka ya bajó?

- Sí. Vas tarde a tu cita.

- No te preocupes Artemis… Estoy acostumbrada a que me esperen…

Artemis la guió hacia su elevador privado y cuando cruzaban parte del lobby, Serena se detuvo cuando oyó a Rei hablando de ella. Hizo un gesto a Artemis para escucharla.

- Al menos, Haruka nos pagó este espléndido viaje a costa de la perra… habrá que disfrutarlo… ¿vamos a la piscina o al spa?

- Rei… - contestó Amy- no deberías expresarte así… al menos deberías ser agradecida… por lo que fuera, por tapar apariencias o lo que sea, pero se te invitó… ninguna de nosotras, ni tú, ni Lita ni yo hubiéramos tenido dinero suficiente para venir y hospedarnos en este hotel por una semana y menos con todo pagado…

- Creo que Amy tiene razón esta vez… - Lita apoyó a la peliazul.

- ¿No recuerdan como estaba anoche la fiera? – Rei cada vez se sulfuraba más pero en ese instante, Darien Chiba cruzó rumbo al restaurante. Rei también había sido compañera de él y la saludó.

- ¡Hola Rei, gusto en verte, te ves bien!

- ¡Hola Darien! ¿Cómo estás? – Rei levantó la mano y ya iba a correr en dirección hacia donde Darien se alejaba cuando Serena empezó a aplaudir escandalosamante.

- ¡Maravilloso Rei! ¿Qué esperas para ir corriendo detrás de las migajas de pan que suelo dejarte?

- ¿Qué estás diciendo? – Rei se volvió con ira.

- La verdad queridita… nunca has tenido estilo y siempre estás recogiendo las sobras amorosas de lo que a mí no me gusta… ¿Cómo prefieres que te llame? ¿"Desesperada por amar" o "Incapacitada para conquistar"?

- Te voy a… - Rei se quiso abalanzar sobre Serena que sonreía con suficiencia mientras Lita y Amy la detenían y Artemis se interponía. Serena movió a Artemis.

- No hace falta que la detengan… Perra que ladra no muerde… ¿verdad Rei?

Serena se retiró carcajeándose mientras Rei hacía el coraje de su vida y todavía la rubia volteó y le gritó.

- ¡Hey, Rei! Pide un masaje en el spa… ¡te lo pago yo! Porque con las mascotas también hay que ser espléndidas…

Serena oyó los gritos a sus espaldas pero para ella sonaban como música en sus oídos.

S&S

- ¿Quién me asegura que mi hermana efectivamente tendrá toda la seguridad que me está diciendo señor Black? – Haruka preguntó mientras Michiru, callada, desayunaba.

- La señorita Serena me contrató desde Japón. Yo represento lo mejor en seguridad de Dubai. Disponemos de todo lo necesario para que la señorita haga lo que le plazca sin que nadie se le acerque a menos de 200 metros. Todos portamos armas. Los trayectos por las islas los hacemos en auto, a caballo o en camello y de isla en isla usamos botes con motor. Por supuesto, hay algunas islas en las que no hay autos porque están demasiado vírgenes o porque siguen en proceso de construcción o de detalle. Ahí sólo se manejan camellos o caballos… Pero son pura sangre.

- Sin embargo pienso que…

- Lo que pienses es secundario hermanito… - Serena llegó, se sentó, tronó los dedos y le sirvieron café y jugo de naranja. – Buenos días señor Black. Michiru…

- ¿Sí? – la novia de Haruka ya se empezaba a acostumbrar al endiablado temperamento de la pequeña media hermana de su novio.

- ¿Nos disculpas? Esto no es un desayuno social. Artemis, que la novia de mi hermano termine de desayunar en su habitación.

Artemis se movió deprisa y en menos de cinco minutos, en la mesa solo estaban Haruka, Zafiro y ella.

- No tenías por qué echarla así…

- Y tú no tenías por qué traerla a la reunión de mi viaje… - rebatió Serena. – Supongo que ya discutiste todo lo de seguridad al derecho y al revés… ¿Cuándo partimos Zafiro?

- Si usted me da carta blanca… podría ser mañana mismo…

- ¡Hecho! Encárguese de todo… - Serena sonrió y se levantó de la mesa. – Salimos al amanecer…

Zafiro asintió y se retiró mientras que Serena, cuando se disponía a hacerlo, fue detenida por su hermano.

- ¿Qué te crees Serena?

- ¿Dónde quedó lo de gatita? – dijo la rubia con cierto sarcasmo.

- No estoy dispuesto a tolerarte más caprichitos. No me gusta la idea de que te vayas sola a visitar estas islas que ni siquiera estaban concebidas para existir…

- Me importa un reverendo bledo… ¿es todo?

- Puedo quitarte el dinero y a ver qué haces sin fondos…

- Mi querido hermanito… no seas tonto… - Serena se rió. – Ni que yo fuera una adolescente para que me amenaces con estupideces… Tu padre te heredó una fortuna considerable, mi padre se dio un tiro al nacer yo y era mucho más rico que el tuyo y si a eso le agregamos que mamá nos heredó la mitad de su fortuna… tú sales perdiendo. Así que cuando quieras discutir, busca mejores argumentos. Dije que me voy y me voy…

- Llévate entonces a Artemis… - suplicó Haruka.

- ¿Para que Artemis corra a informarte lo que hago o no hago? – Serena se carcajeó – No soy tan estúpida. Estimo a Artemis muchísimo pero sé que caerá en la tentación de informarte de mis movimientos por una módica cantidad de dinero… así que no, gracias… declino tu oferta. ¿A dónde irás mientras yo me pierdo en World Islands?

- Me iré con Michiru a Estados Unidos. Puedes alcanzarme allá y ahí veremos cómo arreglar nuestras diferencias antes de volver a Japón para dejar de dar escándalos…

- Me parece bien… hasta luego hermanito…

S&S

Serena pasó el día ultimando detalles, comprando pantalones de mezclilla que sabía que necesitaría, empacando maletas, compró un arma en caso extremo de que llegara a necesitarla pero también consideró que estaba exagerando. Estaba eufórica y al anochecer, no tenía nada de sueño. Pensó en irse a despedir de Haruka pero no quería lidiar con sermones. Salió a los jardines del hotel y empezó a caminar entre los arcos de mármol que representaban a cada emirato árabe. El aire especiado le llenó los pulmones y de pronto sintió como si alguien detrás de ella hubiera pasado corriendo a velocidad luz. Volteó. Nada. Prendió un cigarrillo y se sentó a ver la luna en el cielo despejado pensando que su aventura empezaría en pocas horas y de pronto oyó a lo lejos una tonada dulce de un hombre que cantaba a capella un verso.

Busco tu amor

dulce sonrisa que

brilla en la eternidad

bello lucero que

siempre me hace feliz

eres mi más grande tesoro

(eterna luz de estrella)

Aquella voz hipnotizó a Serena. Era como si fuera una necesidad, un anhelo que debía ser satisfecho. Intentó buscar de dónde provenía la voz pero no tuvo éxito. Al final, se rindió y se fue a su cuarto. Verificó que su arma estuviera cargada y la puso en su bolsa. Cuando su cabeza tocó la almohada se quedó profundamente dormida. No se dio cuenta cuando los mismos ojos zafiros que había visto la noche anterior en la playa, entraron a su suite sin que la alarma sonara, tomaron la pistola, cambiaron las balas y cuando Serena se revolvió en el lecho, la voz que oyera en el jardín, resonó en voz baja para acunarla.

Busco tu amor

dulce sonrisa que

brilla en la eternidad

bello lucero que

siempre me hace feliz

eres mi más grande tesoro

(eterna luz de estrella)

Y tras darse cuenta que Serena seguía profundamente dormida, la sombra salió sin que nadie se diera cuenta que había estado ahí.

La canción que Serena oye, para todas las fans que amamos a Seiya, sabemos que es la versión en español de "Search for your love"! Éxito!