26. EL DOLOR ES MAS FUERTE

DARIEN POV

Ya había pasado más de un mes sin saber de ella, Malacite había viajado a la semana de su secuestro a Estados Unidos, para buscar en cada una de las propiedades que algunas fueron de los Blackmoon, y aunque yo le había rogado ir con el toda la familia me lo prohibio y mas sabiendo que Malacite podría averiguar mas cosas aun creyendo que el no tenia nada que ver con la familia Tsukino, así que resignado y por la integridad de mi amigo y por la mía propia me abstuve de viajar y buscarla me sentía impotente de ni poder hacer nada, me quería morir.

Mi vida era un completo asco desde el día que la apartaron de ella, no salgo de nuestro escondite, había abandonado por completo el manejo de los negocios Chiba, el desarrollo con mi tesis y el hospital ya no me interesaba en nada, había dejado mis prácticas en el hospital aun lado…mi vida se había detenido y si no tenía a mi lado a mi princesa no creo tener la fuerza para seguir sin ella. Muchas veces pienso que todo lo que me esta pasando me lo merezco por cada una de las lagrimas que mi princesa derramo por mi maldita culpa, me odio por todo el daño que le hice y tengo tanto miedo de que ella me odie tan bien….me moriría.

Ya todo Japón sabia del secuestro de Serena a manos de Diamante Blackmoon, todo el país y más halla se sorprendieron por eso y lo adjudicaron por la destrucción que Serena había ocasionado a su familia, nadie sabía el fondo de todo eso, todo eso me estaba acabando de a poco, me sentía perdido como nunca antes lo había estado, todos los días lloraba y maldecía, la necesito a mi lado, la quiero a mi lado para sentirme vivo…

- mi princesa, mi vida ¿Dónde estás? – seguí acostado en nuestra cama – Serena, te necesito, ahhhhhh Dios por favor cuídalos te lo suplico por favor cuídalos y tráelos a mi lado – lloraba como un niño -

Nunca creí sentir lo que siento hoy, algún día pensé que amaba a Reí por sobre todas las cosas, me enloquecí por su engaño y sufrí; pero hace más de un mes me di cuenta que todo aquello era una simple ilusión efímera, sin sentimientos puros y fuertes: un engaño. Pero por Serena, desde un principio fue diferente, mi estúpida manera de actuar con ella, mis groserías, mi golpe, mis palabras todo eso me llevo ahora a amarla, solo eso puedo decir por ella…la amo más que a mi propia vida, con todo lo que soy con todo lo que tengo, la necesito más que al aire, solo la quiero a ella y a mi bebe.

Que hace esa señorita rubia y hermosa con las personas, no lo sé, simplemente se gana el alma y el corazón de cualquier persona, he visto llorar a sus padres, a sus hermanos, a Nicolás, a sus amigos, a sus empleados y ni que decir a sus niños. Todos la aman y todos la necesitan pero más la amo yo y más la necesito yo.

- Darién por el amor de dios levántate – mis amigos estaba en ese momento en el apartamento, había dejado de ser secreto ya que después que me entere de su secuestro me encerré aquí y ellos me vinieron a buscar y ahora nadie los saca de aquí – toma come algo, estas muy delgado, pálido…te vas a enfermar –

- no me importa nada Andrew y déjame en paz – respondí fastidiado –

- pues no te dejare en paz – se cayó – pero sabes, si Serena te viera así se pondría muy mal – en ese momento voltee a verlo - ella siempre lucho para que no te perdieras por lo de Reí, imagínate como rogara al cielo que no lo hagas por ella – eso era cierto – tienes que salir de aquí, intentar lo que todos nosotros no dejarnos derrumbar porque ella no está, eso no le gustara el día que regrese –

- y regresara – afirme radicalmente – eso lose –

- sí, todos lo sabemos, pero cuando regrese quieres que te vea así, delgado, ojeroso, enfermo – me vio a los ojos – creo que la belleza que vio en ti, ya se esfumo y eso sería perjudicial para el gran Darién Chiba – lo asesine con la mirada – que tal que cuando regrese te vea feo y te deje, puede conseguirse un chico realmente guapo, no como el despojo de hombre en el que te has convertido – aunque me doliera lo que decía era cierto –

- nunca dejaría que nadie me la quite – asegure – ella es mía y de nadie más.. entendido – me levante de la cama –

- si entendido – se alegró al darse cuenta que empecé a comer lo que me había traído -

ESTADOS UNIDOS

Serena no dejaba de recordar la última conversación con Diamante antes de que este saliera de la casa informándole que se iría por viajes de negocios. Diamante le había dicho que su familia se encontraba muy bien, que estaban llevando una vida "normal", pero que según sus averiguaciones aun la seguían buscando….además que el tenía una orden de captura de la interpol por su secuestro.

"tu familia, amigos, empleados y los niños de la fundación ah y por supuesto Darién están siendo vigilados siempre" esas eran las palabras de Diamante cuando ella le dijo que se escaparía de esa cárcel, y nuevamente la amenazo y le dijo que si ella se escapaba ya sabía a donde iría y la buscaría como fuera y donde fuera.

Ese día llegaría un nuevo trabajador, era un botánico que arreglaría el jardín que tenía, eso por órdenes del propio Diamante, a la rubia le importo muy poco esa noticia, sin imaginarse que el milagro que tanto pedía desde hace un mes llegaría junto a esa persona.

- buenas tardes señorita Neherenia – saludo muy cortésmente un joven peli plata a la ama de llaves de la mansión –

- buenos días Elliot, que bueno que llego –

- sí, créame que llegar hasta Boston es un poco difícil para mí por los demás deberes que debo cumplir –

- bueno, pues me alegra que haya llegado, usted es el mejor en la botánica por eso el señor Diamante lo contrato – en ese momento se acercaban al jardín de la mansión – el necesita el jardín más hermoso que usted le pueda dar – en ese momento la ama de llaves es solicitada al teléfono – disculpe tengo que retirarme está usted en su casa – y así se fue dejando solo a Elliot que inspeccionaba cada parte del jardín –

- disculpe joven – una jovencita vestida de enfermera se acerca a el –

- dígame señorita en que puedo ayudarle – le sonrió a la joven castaña –

- mucho gusto mi nombre es Andrea y lo que tengo que decirle es algo muy importante – el semblante pálido de la joven estaba asustando al chico – no sé si usted sea amigo del señor Diamante –

- no señorita, ni siquiera lo conozco, fui contratado por Neherenia – aclaro –

- en la mansión hay secuestrada una señorita por órdenes del señor Diamante – el chico abrió los ojos como platos – y está embarazada, es de Japón y necesita la ayuda de alguien para salir de aquí, yo no puedo hacer nada por ella porque mi familia corre peligro, pero joven haga usted algo por ella, se llama Serena T… - fue interrumpida –

- Andrea ¿Qué haces aquí? – fue la molesta pregunta de la ama de llaves –

- disculpe señorita es que deseaba llevarle algunas rosas a la señora y pues estaba saludando al joven – señalo al recién llegado –

- bueno pues me agrada que lleves a la señora Blackmoon rosas y te presento él es Elliot el botánico que transformara el jardín – dijo muy claramente la pelinegra –

- bueno pues me retiro – volteo a ver a los ojos al chico – un gusto en conocerlo joven Elliot – y sin esperar respuesta se marchó dejando al joven muy trastornado –

- Elliot quiero presentarte a la señora de la casa, sígueme – y así el chico junto a la joven ingresaron al patio trasero de la mansión – señora Blackmoon quiero pre…. – fue interrumpida por la rubia –

- MALDITA SEA QUE NO ME LLAME ASÍ - grito sin voltear a ver, si lo hubiese hecho se hubiera dado cuenta de la sorpresa del chico –

- disculpe pero así es su nombre, quería presentarle a Elliot el botánico que llego arreglar el jardín –

- NO ME INTERESA NADA, QUIERO IRME A MI CASA…USTEDES ME TIENEN SECUESTRADA QUIERO IRME – en ese momento volteo a ver a los presentes y casi se desmaya al ver al chico frente a ella, quiso decir algo, pero el joven a espaldas de Neherenia le hizo una señal con su dedo para que se mantuviera callada –

- Elliot por favor no hagas caso de lo que diga la señora, está un poco trastornada por lo del embarazo – fue asesinada por la mirada de la rubia –

- no se preocupe por mí, entiendo – disimulo una sonrisa, pero su mirada estaba en la chica que estaba frente a él, como el la llamaba su "ángel" – es un placer conocerla señora – hizo una seña para que la rubia siguiera el juego y saliera del estado de shock en el que se encontraba –

- pues no le veo el gusto de nada, usted no me cree una palabra de lo que digo – fingió molestia saliendo de la sorpresa en la que se encontraba – porque estoy secuestrada así esta bruja me crea una loca y diga lo contrario – la mencionada se enojó por cómo fue llamada –

- vámonos Elliot, te enseñare el lugar de tu trabajo – dio media vuelta y se marchó y no pudo ver el rostro de súplica de la rubia al ver al chico y la mirada de tranquilidad que este le ofreció –

Después de que la ama de llaves enseñara su lugar de trabajo Elliot se retiró al hotel que sería su hogar por las próximas dos semanas, pero con la imagen de la rubia en su mente, el sí creyó sobre su secuestro y más al conocer a la rubia y de conocer el apellido del dueño de esa mansión. Estaba enojado, no sabía qué hacer, pero de lo único que sabía no haría sería avisarle a las autoridades de policía, ellos eran cómplices en muchas cosas con Diamante y eso lo sabía todo el país, si hacia algo debía hacerlo por su propia cuenta, con las semanas que estaría en dicha mansión haría lo que fuera por sacarla de ahí.

Elliot, un joven peli plata de 20 años, conoció a Serena Tsukino en Londres cuando tenía 16 años; el a causa del efecto de la heroína en su sangre y cuerpo, estuvo a punto de suicidarse lanzándose del puente Richmond Bridge, por cosas de dios en ese momento pasaba muy cerca de ahí Serena, que al notar la tragedia que se daría si eso pasara corrió e impidió su muerte. Elliot fue uno de los primeros jóvenes que hicieron parte de Children Of Love, durante casi tres años estuvo internado en esta fundación liberándose de la carga de la droga en su cuerpo y los estragos en su alma, Serena "su ángel" como el la llamaba lo ayudo para su recuperación, con su amistad y la de su familia, con sus consejos, con la verdad de lo que ella había sufrido y fue por eso que él conocía su pasado, él era uno de los tantos milagros de Serena Tsukino. Ella con su propio dinero le pago una carrera en la misma universidad de Oxford donde estudio Botánica, convirtiéndose en el mejor en su carrera en Londres y ahora en Estados Unidos, al país donde solo había llegado por el trabajo con Diamante y el ahora así tuviera ganas de asesinarlo, no lo haría, liberaría a su hermana, su ángel y su amiga así eso fuera lo último que hiciera.

Ya habían pasado dos semanas más de su martirio y secuestro y la labor de Elliot ya había culminado y se había marchado según lo que se creía en la casa, pero ahora su caso no era una tragedia como lo era antes, tenía a Elliot cerca, no habían hablado nunca, pero se comunicaban con las notas escondidas que eran enviadas y recibidas gracias a Andrea; la enfermera de Serena, la cual se habían hecho amigas gracias a la ayuda de la joven chica. En esas notas Elliot le decía que no cambiara su actitud que fuera la misma para no levantar sorpresas y ese día el 28 de septiembre era la fecha que había sido enviada en el último mensaje para escaparse, sería en la noche, donde todos estuviesen dormidos, según Elliot había encontrado un lugar por donde escapar y lo harían esa noche. La misma Andrea sabía que eso pasaría y había ayudado al joven en todo lo posible, gracias a su permiso de abandonar todas las noches la mansión para ir a su casa, ella no sería sospechosa de nada. La hora de la huida era a las dos de la mañana, ella tenía que ingeniárselas para salir al patio trasero cerca de unos grandes arbustos.

- ahí Dios, por favor ayúdanos a salir de aquí – señalaba la rubia tocándose su vientre ya un poco más abultado por sus dos meses y medio y además por su esbelta figura se notaba aun mas– bebecito vamos con el tío Elliot – y así sin decir nada más y sin llevar nada salió de su cuarto rumbo al patio trasero –

Ellos ya habían observado en qué lugares se ubicaban las cámaras de seguridad y por ese lugar que saldría no había cámaras, eso sería más fácil para ellos. Mientras Serena caminaba rumbo a su encuentro Elliot, la esperaba en el lugar indicado, con muchos nervios por lo que llegase a pasar si la descubrían, ya eran las dos de la mañana y era la hora de su encuentro con la chica –

- Elliot – esa voz lo hizo voltear y ver a la chica, sin aguantar más, la abrazo con toda su fuerza sin llegar a lastimarla mientras los dos lloraban – vámonos por favor, vámonos de aquí –

- si coneja vámonos ahora mismo – sin esperar su caminata empezó en medio de un frondoso bosque, no era muy grande pero lo era ya que la caminata era de aproximadamente una hora antes de llegar a la carretera principal – ¿estás bien? – veía con preocupación a la rubia que estaba cansada – ven te llevo en mis brazos – y sin esperar a reclamos la tomo de manera nupcial, no era mucho el esfuerzo, ya que Serena era delgada aunque el embarazo estaba haciendo estragos en su peso. Y así caminaron por el tiempo señalado sin dejar de mirar atrás por si eran seguidos – llegamos – fue el susurro que salió de sus labios debido al cansancio por la caminata y mientras veía el auto que había ocultado a la orilla de la carretera – vámonos mi Sere –

- si Helios…por fin – decía la rubia ya en el auto mientras era encendido –

- no llores mi ángel por favor – la abrazo para que se calmara – debes estar feliz que estés libre, nos vamos para Japón muy pronto –

- no podemos – eso llamo la atención del chico mientras conducía hacia Nueva York, una ciudad lo bastante alejada de Boston –

- ¿Por qué dices eso?- pregunto preocupado –

- porque Diamante vigila a mi familia y si yo voy a Japón me encontrara y me llevara de nuevo con él, y no quiero poner en peligro a nadie – suspiro – cuando lleguemos a nuestro destino llamare a Malacite, él sabrá que hacer –

- está bien, como tú digas – siguió conduciendo, era un trayecto de más de tres horas, así que no debía perder tiempo –

- gracias – fue lo que escucho de su amiga – gracias por salvarme – le sonrió –

- tú me salvaste una vez a mí, así que era hora de devolver el favor – también le sonrió –

- no me imagine que hubiese sido tan fácil salir de esa casa – suspiro – pensé que esa sería una misión imposible, con toda la seguridad –

- no te olvides que fui un excelente ladrón en Londres y se burlar la seguridad de la mejor manera, no pueden conmigo – lo dijo muy orgulloso, pero recibió la mirada asesina de la rubia - ¡perdón! – se disculpó sonrojándose – además dices que fue fácil para TI que durante todo el camino estuviste en mis brazos…pero dime fue fácil para mi llevar el peso de ustedes dos – silencio mientras acariciaba el pequeño vientre – no verdad, ustedes señoritas estaban felices, !Sere deja de comer tanto¡ –

- ELLIOT – lo reprocho la rubia mientras golpeaba su brazo y se sonrojaba – además por qué dices "señoritas", ¿piensas que será una niña? –

- no lo pienso, estoy seguro, será una niña a la cual llamaras Serena, como Tu – declaro firme –

- ¡otro con ese cuento! – dijo con una sonrisa en sus labios –

- ¿Cómo que otro? – le pregunto mientras seguía conduciendo – ¿ya alguien se me adelanto? -

- sí, kelvin tuvo la misma idea – reía muy despacio ya que se estaba quedando dormida –

- ese Kelvin me las pagara por chismoso – volteo a ver a la rubia que ya se había quedado dormida – duerme y descansa mi ángel – y así con la compañía de Serena dormida, manejo el trayecto señalado –

El cansancio ya estaba haciendo estragos en el pero para su fortuna ya siendo las seis y media de la mañana habían llegado a Nueva York, se dirigió a la pequeña habitación que había alquilado, no era majestuosa ni lujosa, era algo sencillo si no quería llamar la atención; se había hecho conocer con otro nombre al igual que a Serena, que eran esposos y que estaban de viaje, entro al cuarto con su "esposa" en brazos ya que aún seguía dormida por el cansancio y sin recibir ninguna clase de reproche ni pregunta, estaba feliz al ver a su ángel acostada en esa cama, y hubiese sabido la tormenta que se estaba llevando en el lugar del secuestro, estaría más feliz pero con un poco de nervios.

MANSION BLACKMOON

Diamante había llegado ese día después de un viaje que tuvo que hacer a Washington, para saber acerca de su padre y hermano que para su desgracia habían sido condenados. Su padre a 25 años de cárcel, su hermano y cuñada a 45 años de prisión, la pena fue superior porque también fueron condenados por homicidio a 28 niños en la fundación de Serena. Lo que había hecho esa mujer con su familia y fortuna era una destrucción completa, no solo fue perjudicada la fortuna Blackmoon sino que también había acabado con todo lo que tenía que ver con la fortuna Carmesai, sus empresas que ahora eran de propiedad de los Tsukino, propiedades, autos, acciones, dinero, todo era se Serena Tsukino, los había destruido; aun se mantenía en pie por dinero que tenía en cuentas ajenas a su familia y en distintos paraísos fiscales del mundo, pero sabía que ese dinero no era el suficiente así que dentro de poco estaría en la completa ruina.

Después del viaje se había ingeniado casarse con Serena y así obligarla a hacerlo su representante y tener el control total de dicha fortuna, con esos planes venia de su viaje, lo que nunca se imagino era que cuando llegara a la mansión su minita de oro había escapado.

- MALDITOS BASTARDOS…LA DEJARON ESCAPAR – ese era uno de los múltiples gritos que había escupido a sus trabajadores – BUSQUENLA – ordeno de manera tajante, según el no debería estar muy alejada de allí, así que la encontraría y la traería de vuelta –

También ordeno que la familia Tsukino fuera más escoltada por si algo llegase a pasar, estaba como loco, ahora si se le había acabado la poca razón que tenía, solo quería encontrarla y matarla por traicionarlo, por no amarlo y por abandonarlo.

NUEVA YORK

SERENA POV

No sé cuánto tiempo había dormido, lo único claro era que ya había luz del sol y que tenía mucha hambre, hace casi dos meses no deseaba tanto la comida como hoy, mi estómago estaba haciendo desastres conmigo y sus sonorosos gruñidos, y el último fue realmente fuerte generando al risita de alguien cerca de mí, y así tome la decisión de abrir mis ojos y encontrar la burlona risa de Elliot.

- no te burles – me senté en la cama – pero tengo hambre –

- sí, eso me imagine – se acercó y me entrego una enorme bandeja con demasiada comida, amaba a ese chico y empecé a comer – si eres una glotona por naturaleza, no me imagino ahora que estas embarazada…. Además si corremos el riesgo que Rini sea Igual de glotona que tu – me sonrió –

- ¿Rini? – así la había llamado también Kelvin –

- si así se les dirá, ya que tendrá tu nombre, tenemos que diferenciarla de ti y que mejor que Rini – orgulloso nombro lo último –

- definitivamente… eres…. Amigo… de…. Kelvin… – lo regañe con la boca llena de comida, olvidando por completo los modales en ese momento – no… te… burles …- su risita burlona me estaba fastidiando –

- no me estoy burlando, solo que me hace feliz verte con ese brillo es tus ojos – lo vi a los ojos – tu alma volvió a tu cuerpo, tanto así que olvidas comportarte – "lo odio" y le lance un pastel que tenía en la mano, pero que el tomo con gran facilidad – gracias – me saco la lengua –

- tonto – fue lo único que dije, para seguir comiendo las delicias que tenía en mi bandeja –

Casi diez minutos más tarde terminaba con ese gran desayuno, estaba delicioso y estoy segura que "mi hija" ya me estaba acostumbrando a eso, también le había gustado. Tome una ducha y me cambie de ropa por algo que Elliot había comprado para mí, cuando estuve ya lista tome el teléfono de mi amigo y marque el número que me sabía de memoria, esperando a que contestaran pronto….

- Hola – mi corazón casi se sale de su lugar por la alegría de escuchar esa voz – Hola ¿Quién habla?-

- Mal – fue lo único que mi boca pudo decir –

-SERENA – ese grito casi me deja sorda -¿SERENA MI VIDA ERES TU?

- si Mal soy yo – sonreí feliz además de llorar al escuchar los sollozos de mi amigo –

- mi serena, ¿dónde estás preciosa?, dime por favor ¿estás bien?, dime donde estas y voy por ti ahora mismo –

- Mal estoy en Nueva York- escuche la exclamación de asombro de mi amigo – por favor ven por mí, te lo suplico – lloraba –

- yo Estoy en Nueva York, ahora mismo salgo para haya, con seguridad….dime en qué lugar estas – diciendo esto le entregue todos los datos del hotel donde nos encontrábamos – Sere, en media hora estaré allí, voy por ti mi vida, avisare a todos que estas bien

- aun no les digas nada, necesito contarte muchas cosas – el solo respondió que si – te espero – voltee a ver a Elliot que me sonreía – ya viene por nosotros –

- te quiero demasiado mi ángel – esa fue la respuesta a lo que le dije mientras me abrazaba –

- y yo a ti mi niño – lo escuche reír ya que después de los años no dejo de decirle así –

- no pues tan grande – le hice un puchero – tan solo eres dos años mayor que yo – los dos sonreímos y así nos dispusimos a esperar a mi querido Mal, durante este tiempo hablamos de lo que había pasado en los últimos meses con nosotros, ya que cuando vivía en Londres lo veía todos los días y hablaba con él, me conto que cuando supo de mi embarazo se sorprendió y se sorprendió más cuando le conté en amplios detalles mi relación con el papá de mi hija, de Darién. Él supo una semana después que había logrado cumplir y finiquitar mi venganza y se puso feliz, pero todo cambio cuando supo sobre mi secuestro. él me contó que había viajado a ese empleo pero porque lo había contactado esa mujer Neherenia, y cuando me vio allí quiso matarlos a todos. Sin darnos cuenta había pasado el tiempo que se habían mencionado y eso era suficiente para que llegara mi amigo, en ese momento tocaron a la puerta, los dos nos asustamos….

- ¿Quién es? – fue la pregunta de Elliot –

- soy Malacite – esa voz la reconocí al instante, Elliot abrió la puerta y me vio – SERENA- grito mientras yo me lanzaba a abrazarlo y a llorar en sus brazos – no mi Sere, por favor no llores ya todo está bien, estoy aquí contigo no llores – yo no me podía calmar, solo lloraba - ¿Quién eres tú? – escuche que le preguntaba a Elliot - ¿Qué haces con ella? –

- mi nombre es Elliot –

- ¿Elliot? – parece que conoció el nombre después de tantas veces que hable de el – eres el "niño" de Serena – reí, ¿Por qué tenía que recordar precisamente eso? –

- sí, soy yo – escuche su risita burlona y eso me hizo alejarme de Mal – veo que todos me conoces pero por tu apoyo precisamente no – me regaño burlonamente –

- No te enfades conmigo – le sonrió y ese mismo momento voltee a ver a Malacite – no sabes lo feliz que me hace tenerte a mi lado – lo abrace de nuevo – tuve tanto miedo de no volver a saber nada de ustedes – no podía parar de llorar –

- ¿Qué te hizo ese miserable? – sentí como su cuerpo se estremecía del odio – dime, te hizo daño mi Sere –

- no, el miserable me secuestro pero nunca me toco – me detuve – y todo porque estoy embarazada – sonreí por lo bajo –

- gracias al cielo no te toco – me abrazo más fuerte – tenemos que irnos ese infeliz tiene muchos contactos en el país y si se lo propone te encontrara, vámonos – ni Elliot ni yo, dijimos nada solo lo seguimos, cuando salimos del hotel lo que vi nos impresiono había cuatro autos esperándonos y con un grupo de escoltas bastante grande, yo lo único que pude hacer fue verlo a la cara – no me reproches, tengo que cuidarte no olvides quienes son los Blackmoon, así que andando – y sin esperar más subimos a un auto siendo seguidos por los demás –

El tiempo transcurrido desde el hotel hasta el aeropuerto privado no fue muy largo, mientras eso pasaba yo estaba perdida en mis pensamientos, en todo lo que había vivido estos casi dos meses en peligro, lejos de mi casa y en manos de Diamante, no me di cuenta cuando llegamos y menos cuando estábamos ya en el avión propiedad de mi familia, Malacite al igual que Elliot y yo, solo queríamos salir del lugar donde se encontraba tan cerca Diamante.

- vámonos a Tokio – le dijo Mal al piloto, fue cuando reaccione –

- no, no podemos irnos a Japón - el temor se adueñó de mi –

- ¿Por qué no podemos? – esa era la pregunta del millón para todos los del avión –

- Diamante me dijo que tenía vigilados a todos en la familia – vi el odio reflejarse en Elliot y Mal – si yo vuelvo con ellos los pondré en peligro y de nuevo estaré yo al margen de el – suspire – yo no quiero regresar a Tokio aun, me da miedo que me encuentre y ahora si me haga daño o a mi bebe o a las personas que amo – lo vi suplicando –

- pero Serena todos están desesperados porque no saben de ti desde hace dos meses, no sabes cómo se encuentra Darién – eso me dolió en el alma, pero no dije nada - ¿A dónde vamos? – me pregunto resignado a mi silencio -

- a Londres – dije tajante – es un lugar seguro, donde no me tocara y donde podre estar oculta en alguna propiedad – afirme –

- está bien – se acercó al piloto – nos vamos a Londres – el mencionado solo obedeció y dando inicio al viaje que me traía de nuevo a la vida…. Lo que dijo acerca de Darién me tenía con muchas dudas y aunque recordaba lo que paso el día que me secuestraron, durante todo este tiempo lo único que quería era verlo y tenerlo a mi lado….-

- ¿Cómo esta Darién? – me anime a preguntar a pesar de la sonrisa de triunfo que mostro mi amigo y la picarona de Elliot –

- está muy mal – su seriedad me aterro y no me gusto – cuando se enteró de lo que paso contigo se puso como loco, lloraba, gritaba estaba desesperado…Nicolás tuvo que sedarlo para que se calmara – eso me impresiono – todos estos meses no ha abandonado tu apartamento – lo vi con reproche – te diré algo que te molestara, pero no me pude negar…cuando supimos que es miserable te enviaba las orquídeas, tu papá me ordeno poner cámaras de seguridad en la casa, en tu auto y en …en tu apartamento – eso me impresiono y me enfureció – pero entiende que el nerviosismo y miedo eran mayores, pero ves no fue suficiente para protegerte –

- eso estuvo mal – él supo que lo dije con mucha rabia –

- si lo sé – suspiro – durante este tiempo Darién no ha salido de allí porque lo he visto – me vio a los ojos – abandono todo lo de el: la universidad, las empresas, su tesis, el hospital – no podía creer lo que escuchaba - lo he visto llorar por ti, pedir que te devuelvan a su lado, implorar tu presencia, suplicando tu perdón… ese hombre te ama –

- ¡si como no! – ese comentario ni siquiera lo pensé –

- se lo que paso con Reí en su oficina – voltee a verlo – el me lo conto un día que fui a buscarlo después que se desapareció del mundo, su sufrimiento me dolió a mi…su culpa, su dolor, su impotencia por no haberte cuidado lo están volviendo loco – tomo aire – dura días sin comer, sin salir de tu cuarto, llorando e implorando por tu regreso… tenemos que obligarlo a comer con la excusa que si regresas te enfadaras con él por no cuidarse – eso me causo gracia – y así es la única manera que consuma algo, él te ama –

- no me importa lo que sienta…el dolor que me causo fue más cruel que el que siente el – eso ni yo misma me lo creí – que se muera en su culpa si lo desea –

- !no te creo nada¡ – ese fue el comentario de Elliot que se había mantenido callado – no digas mentiras, amas a ese hombre más que a tu vida…lo extrañas y lo necesitas para sentirte protegida, así tengas 200 escoltas te vas a sentir insegura, solo lo necesitas a el – lo quise asesinar con la mirada – no me mires así, es la verdad y no te molestes por ella….lo amas – no quería aceptarlo pero el tenía razón, a la única persona que quería a mi lado era a él, me sentía destruida por no tenerlo cerca, necesitaba escuchar su voz, escucharlo decirme "princesa", lo necesitaba así que tome una decisión –

- Mal dame tu teléfono – él me sonrió y me entrego un teléfono anti-rastreo, marque un número que me sabía de memoria, mientras esperaba que contestaran vi como Mal se llevaba a Elliot casi a rastras de allí para dejarme hablar sola –

- hola – esa voz es de Mina, por lo visto mi escondite ya no lo es –

- buenas tardes sería tan amable de comunicarme con el doctor Darién Chiba – fingí mi voz, no quería que nadie supiera antes que el –

- ¿de parte de quién? – siempre tan chismosa, y no supe que hacer ni que decir –

- es…es acerca del hospital Milenio, es de vital importancia hablar con él, o se postergara su inicio – solo pude inventar eso –

- el en este momento se encuentra indispuesto – la odie –pero si desea aquí se encuentran los dos médicos que trabajan con el – también ellos en mi escondite –

- necesito hablar con el doctor Chiba, con nadie más entendido – ya me estaba desesperando –

- está bien, tratare de comunicarla pero no prometo nada – entrometida…espero unos minutos, rogaba porque aceptara fue cuando…. – Mina déjame solo, necesito estar a solas para contestar esta llamada – escuche muy lejos que cerraban la puerta – Darién Chiba en que puedo ayudarla – su voz era diferente, triste, sin vida –

- Da…Darién – no podía articular palabra, no contesto – Darién estas ahí –

- mi…mi…princesa…eres…tu – escuche su voz temblar a través de la línea – eres…tu… mi…amor –

- si Darién soy yo – en ese momento rompí en llanto al igual que lo note al otro lado de la llamada – soy yo –

- mi princesa, mi amor ¿Dónde estás?, dime y voy a buscarte ahora mismo - lo escuchaba llorando – por favor amor, dime donde estas, te necesito, quiero abrazarte, besarte, amarte – me sorprendí por sus palabras nunca las había escuchado y menos con tanto "amor" – mi amor dime algo –

-no puedo decirte donde estoy – suspire llorando – solo te puedo decir que estoy bien – tome aire – yo también te necesito y mucho y tu bebe también – escuche un sollozo más fuerte y me partió el alma – no llores Darién por favor, no te llame para hacerte sufrir – en ese mismo momento veo a Malacite acercarse con un computador hacia mí, lo pone enfrente y veo la imagen de Darién en el estudio de mi apartamento, solo pude ver impresionada a Mal y con agradecimiento y veo que de nuevo saca a Elliot a dejarme sola, definitivamente es un chismoso –

- ¿porque me dices eso?,¿Por qué no me dices donde estás? – sus preguntas eran con reproche – si es por lo que paso ese día, te suplico que me perdones, no sé qué decía ni que hacía, ya no siento nada por esa mujer –escuche esas palabras y me impresiono con la seguridad que lo dijo – Serena te amo…te amo más que a mi vida, te amo, te necesito, te amo y solo a ti…te necesito mi rubio tormento, te necesito para volver a sentirme vivo, te necesito para poder respirar –esas palabras me dejaron sin respiración, no lo podía creer me ama y es cierto, pude escucharlo y es cierto –

CONTINUARA…

Bueno mis amigos que les pareció, espero que les haya gustado,,, dejen todos sus comentarios buenos o malos…..se les quiere,