No jodas que ya pasó casi un año…

Cap. 23- Angelical demonio.

Marcela Mangabeira - You're Beautiful

Adriana Figueroa – Daughter of the moon

My life is brilliant.
My love is pure.
I saw an angel.
Of that I'm sure.
She smiled at me on the subway.
She was with another man.
But I won't lose no sleep on that,
'Cause I've got a plan.

El brillante sol de Italia entraba con lentitud por la ventana, anunciando una nueva mañana de invierno.

You're beautiful. You're beautiful.
You're beautiful, it's true.
I saw your face in a crowded place,
And I don't know what to do,
'Cause I'll never be with you.

La chica peliblanca recibía los cálidos rayos tras una noche en vela.

Lamentándose.

Yes, she caught my eye,
As we walked on by.
She could see from my face that I was,
Flying high.
And I don't think that I'll see her again,
But we shared a moment that will last 'til the end.

Permitiendo por una última vez, que sus sentimientos se desbordaran.

You're beautiful. You're beautiful.
You're beautiful, it's true.
I saw your face in a crowded place,
And I don't know what to do,
'Cause I'll never be with you.

Dejando su imaginación volar de nuevo al momento del rechazo.

Y el doloroso pinchazo al recordar los ojos de Natsu, heridos por la traición.

You're beautiful. You're beautiful.
You're beautiful, it's true.

Permitiéndose por última vez, el recuerdo de los suaves labios de Lucy contra los suyos.

There must be an angel with a smile on her face,
When she thought up that I should be with you.
But it's time to face the truth,
I will never be with you.

Lissana devolvió la guitarra a la base que estaba a su lado, para después acercar más a su cuerpo la manta que la cubría desde la noche anterior.

Conforme el sol terminaba de asomarse sobre el horizonte, sintió cómo de nuevo las lágrimas bordeaban su azul mirada.

Natsu.

Lucy.

Sting.

Una decisión había acabado con todo.

Un momento de egoísmo le había quitado a dos de sus más grandes amigos.

Y a alguien que sí bien no conocía del todo, prometía ser alguien importante en su futuro.

¿Por qué se había dejado llevar con tanta facilidad? ¿Por qué había dejado que sus ilusiones se sobrepusieran a su sentido común?

Lucy era bellísima, tanto su canto como su faz, y su forma de ser había logrado encantarla en un tiempo extraordinariamente corto.

Las lágrimas corrieron con libertad por sus mejillas.

Después del beso…

Lucy la había mirado con lástima.

Una mirada compasiva que le recordaba lo torpe que era con sus emociones, lo impulsiva que llegaba a ser, como sus emociones, esas que podían sacar lo mejor de ella, eran también las que la hacían tan imprudente.

Una mirada que había recibido ya más de una vez.

Pobre chica, Natsu no se da cuenta lo mucho que lo quiere.

Sí, él se daba cuenta, pero sus ojos no eran para ella.

-No puedo quedarme…- Le dijo Bixlow con voz entrecortada.- No puedo más con esto, Liz, tú me quieres, pero no cómo yo a ti, y no quiero que estés conmigo sólo para no herirme.

Y tras un último beso en su mejilla, se fue con paso decidido, sin decirle a nadie a donde iba.

Ni siquiera a ella.

Y ella no lo había detenido, porque, después de todo, tenía razón.

¿Por qué detenerlo cuando todo lo que podía ofrecerle era un cariño incompleto?

Le había dolido tanto romper el corazón de Bixlow.

No quería hacer lo mismo con Sting.

Por ello trató de mantener distancia, de evadirlo un poco, con la esperanza de que sus sentimientos desaparecieran.

Después de rechazarlo con tacto en la fiesta, esperaba que la transición no fuera tan difícil.

Pero Sting había desaparecido.

Sin decir una sola palabra.

Se sentía a morir.

Y no podía imaginar cómo se sentía él.

En el momento que conoció a Lucy, su corazón se agitó cómo no lo había hecho en mucho tiempo.

La quería.

Sentía que la quería.

Intentar que nadie saliera herido hacía que todo terminara mal para las personas que le importaban.

Tal vez pensar en lo que ella quería, en lo que ella necesitaba cambiaría las cosas para bien.

Al menos para ella.

Terrible error.

Y los estragos de su egoísmo aun le dolían, y no dudaba que a los otros involucrados también.

Debió actuar diferente.

Si tan sólo hubiera actuado diferente…

Pero eso no podía cambiarse.

Ahora sólo quedaba el arrepentimiento y los lazos dañados que tanto le lastimaba sentir.

Sting no contestaba una sola de sus llamadas, tampoco sus mensajes, y sus compañeros, por respeto hacia él, se negaban a decirle nada.

Natsu directamente había bloqueado su contacto, haciéndolo inalcanzable.

Y no había manera de contactar con Lucy.

¿Cómo iba a seguir adelante?

¿Cómo iba a recuperar a sus amigos?

Tal vez no merecía recuperarlos.

Tal vez no merecía sentir amor.

Tal vez…

-Lissana…-Escuchó la voz de su hermana, así como sus pasos a sus espaldas.- Te traje una ensalada de frutas y café, es tu favorito…

No devolvió la mirada cuando su hermana puso la bandeja con comida en la mesita de la sala.

-No tengo hambre Mira.-Dijo con desánimo.

Mirajane se puso en cuclillas frente a ella y sujetó sus mejillas con cariño maternal.

-Yo sé que aun te duele mucho, sé qué aun no estás lista para mirarlos de frente otra vez.-Dijo compasiva y con ojos tristes.- Pero ya ha pasado casi una semana, y apenas comes, Lissana, te vas a enfermar.

Lissana suspiró y levantó sus rodillas hacia su pecho, acurrucándose contra el sofá en el que estaba sentaba, tomó con cuidado el café, lo llevó a sus labios, sopló, y le dio un pequeño sorbo.

-Gracias Mira.

Su hermana parecía un poco más tranquila.

Tomó otro pequeño trago.

-¿Hablaste con Gildarts?-Preguntó tímidamente a su hermana mayor.

-Sí.-Respondió Mirajane con bondad.-Dice que puedes tomarte un par de semanas si lo necesitas, pero que intentes ensayar lo que te envíe el compositor.

-Gracias.- Dijo Lissana para después suspirar.- ¿Cómo voy a arreglar todo esto hermana?

Mirajane se sentó al lado de su hermana pequeña y la rodeó en un amoroso abrazo.

-Un paso a la vez, primero debes estar lista para enfrentarlo.

-¿Qué tal si nunca estoy lista?

-Lo vas a estar.-Afirmó Mirajane.- Eres fuerte.

-Soy un desastre.-Exclamó en un sollozo.- No puedo controlar mis emociones.

-Eso es parte de tu encanto.-Respondió Mirajane mientras acariciaba sus cortos cabellos.

-Mi encanto me alejó de mis amigos, no me detuve ni un momento a pensar en las consecuencias.-Sollozó Lissana sobre el hombro de su hermana.- Los ojos de Natsu estaban tan… Apagados, incrédulos, ni yo misma podía creer que lo había traicionado así, Natsu me odia, estoy segura. Sting no quiere siquiera escuchar de mí, sabía que Natsu y Lucy estaban destinados a estar juntos… Y aun así… Aun así… ¡Me atreví a intentar destruir todo!

Lissana rompió de nuevo en llanto, aferrándose a la cintura de su hermana mayor.

-Yo escuché cada sueño de Natsu, cada cursi canción de amor, cada suspiro que le dedicó, conocí cada chica que rechazó… incluyéndome a mí. Hubo cosas que sólo me confió a mí, llegué a verlo llorar, llegó a contarme que creía que todo había sido un sueño…

-Natsu tiene derecho a odiarme.

-Lissana, Natsu no te odia, ni Sting ni Lucy tampoco… Ven aquí.-Mirajane recorrió su cuerpo sobre el sofá, de manera que la mitad del cuerpo de Lissana, se recostará sobre el suyo, acarició su cabello con cariño.-¿Cuánto tiempo dormiste?

-Nada… Desde ayer no he dormido nada.- Admitió la menor aceptando el cálido abrazo.

Mirajane acarició de forma tranquilizadora el cabello y la espalda de su hermana.

Luego comenzó a cantar.

Silver light
She turned her face up to the starlit sky
And on this night began to wonder why
She knew that soon the day would come

Lissana no recordaba cuando fue que sus padres murieron.

Era muy pequeña cuando pasó.

Pero recordaba perfectamente esa canción.

Born to be
An heir of beauty and serenity
Into this world she entered quietly
To her surprise she was the one

Mirajane le había contado que su madre solía cantarla cuando enviaba a todos a dormir.

No recordaba la voz de su madre.

Sólo la de Mirajane, y la forma en que le cantaba cada vez que no podía dormir.

Destiny was close behind her
Phantom of borrowed life
And the sea was a reminder
Mirror of given light

Cuando se quedaron solos, Mirajane se encargó de su pequeña familia.

De alguna manera se las arregló para que nunca les faltara nada.

Then one day
The sign she'd waited for in skies of grey
Traversed a winding road and came her way
She found the love she hoped she would

Gracias a Mirajane era que podía ver el amanecer desde un penthouse en Italia.

But she knew
That she had promises to stay true to
The dormant daughter of the silver moon
Then all at once she understood

Gracias a Mirajane pudo estudiar música en un prestigioso conservatorio.

Gracias a Mirajane, Elfman se graduó con honores y representaba a más de 10 influencers distintos.

Destiny was close behind her
Phantom of borrowed life
And the sea was a reminder
Mirror of given light

Ella nunca conoció a una madre.

From the sky
She watched the life
She'd known she would leave behind
Said goodbye
And gave her people
Life through her sacrifice

Pero el calor que le daba su hermana era mucho mejor.

Lentamente, Lissana cerró sus ojos, cayendo en sueños de su infancia, olvidándose, al menos por ese rato, del dolor de su propia traición.

Mirajane besó con suavidad la frente de su hermana, y con mucho cuidado y años de experiencia, se levantó del sofá sin despertarla y se dirigió a la puerta del penthouse, bajó por el elevador y salió del edificio saludando al guardia de la entrada.

Cuando el valet parking le entregó las llaves del auto rentado, Mirajane conectó su GPS y eligió su destino.

-"Has elegido FT. Records Milán cómo destino."-Dijo el GPS con su peculiar acento.- "Con el tráfico actual deberías llegar a las 9:30 de la mañana."

Mirajane sonrió mientras pisaba el acelerador.

Ella y Sting iban a intercambiar algunas palabras.

No pues…

Nos vemos pronto…

(Espero)

Ya-nee!

Se despide…

Anika-chan °w°