…"desde aquella noche, mis pesadillas se volvieron realidad"…

¡AUXILIO! ¡AYÚDENNOS POR FAVOR!

…"pensar que en esa noche…lo perdería todo"…

¡CORRAN CORRAN! ¡NO SE DETENGAN!

…"mi cuerpo y mente no podían reaccionar"…

¡AYÚDENME POR FAVOR!

…"la felicidad termino en desgracia"…

¡SOCORRO! ¡SÁLVENNOS!

…"la desgracia se tiño de rojo al igual que las paredes de mi alma"…

¡AAAAAAAHHHHHHHG!

…"el destino lo quiso de esa manera"…

¡AYÚDENNOS!

3 semanas después del ataque…

-PIP…PIP…PIP…PIP…-era el único sonido que hacía eco en aquella habitación, el cardiograma indicaba el ritmo y estado de la paciente, su cuerpo estaba envuelto en vendajes, varios cables colgaban llegando al cuerpo de la joven. A su lado, tomados de la mano, estaba su fiel y amado compañero sin hacer movimiento o mencionar palabra alguna, completamente tieso como un estatua…

-soy la enfermera, entrare para ver a la paciente- una mujer vestida de blanco portando una insignia en su boina, entro a la habitación de la paciente- veo que te quedaste otra vez sin dormir, deberías descansar por unas horas, no estaría bien para tu salud- la señorita fue directo a ver el cardiograma para anotar los datos que revelaba- todo indica que su recuperación avanza satisfactoriamente-

-no te atrevas a decir que todo anda bien si ella no abre los ojos- el chico alzo su rostro dejando ver esas ojeras por todas las noches en vela- cuando ella habrá los ojos, todo estará bien…-la mirada expresaba odio, dolor, tristeza y venganza

-lamento decir lo que no debía- la señorita se retiró de la habitación con los apuntes dejando de nuevamente solo al chico

-nada está bien…nadie está bien después de todo esto…pero la persona que más sufre ahora soy yo…todo gracias a mi- las lágrimas rodaron de los ojos negro del joven-si tan solo hubiera hecho algo, nada de esto estaría pasando…Giggles-

***slash***

-la fiesta esa estupenda, las luces, los decorados, la comida… ¡que hermoso!- la traviesa Giggles saltaba de emoción debido a la perfección de la fiesta pero lo que más le llamaba la atención era la inmensa pista de baile- vamos Cuddles, quiero bailar contigo-

-espera, déjame tomar un poco de ponche- después de saciar su sed, Cuddles y Giggles comenzaron con su danza muy extrovertida y fascinante, Toothy y Sniffles eran los que animaban a sus amigos a bailar

-¡todo el mundo saltando!-decía el pequeño pecoso mientras que, con un vaso en mano, animaba a todos los que estaban alrededor a bailar de la misma manera. La música era muy pegadiza, todos saltaban, gritaban, se divertían a lo grande.

Después de que la canción termino, los pequeños decidieron tomar un descanso cerca a la mesa de bocaditos donde se encontraban Petunia y Handy…

-y ustedes-dijo Toothy mientras se servía un vaso de ponche-¿Cuándo piensan bailar?- Petunia y Handy se miraron para luego ponerse sonrojados

-la verdad…yo no sé bailar muy bien-agrego Handy, Petunia le siguió la conversación

-además no tenemos muchas ganas de bailar, preferimos estar sentados y platicar- ante la respuesta los demás niños los miraron como quien diciendo (¬¬) "si, como no"

-nosotros vamos a descansar un momento, luego volveremos a la pista de baile- al momento que Toothy iba a probar la bebida, se percató de la ausencia de uno de sus amigos- por cierto… ¿Dónde está Nutty?- ante la pregunta, todos los niños miraron a su alrededor, no sabían dónde se encontraba lo cual era n problema, sin nadie que lo controle de seguro acabara destrozando algo

-¡miren!-Giggles noto una pequeña cabeza verde con muchos caramelos pegados a ella-¡ese debe ser Nutty!- todos los chicos los siguieron, el jovenzuelo se dirigía por la puerta interior del estadio que llevaba al estacionamiento

-¡creo que lo perdimos!- antes de seguir avanzando, lograron ver al chico que iba directo a cierta pareja que llego al lugar antes-¿esos son…Flippy y Flaky?- Petunia se detuvo mientras los demás chocaban con su espalda

-no hagan ruido- Giggles llevo a los demás detrás de la puerta para ver lo que ocurría…

-desde hace mucho tiempo…eh deseado hacer esto- Flippy estaba acercándose al rostro de la pequeña Flaky, los niños observaban nerviosos esperando lo que según ellos esperaban que suceda, Toothy y Giggles tragaban saliva mientras el sudor salía de sus frentes, el momento que todos esperaron…

-¡DULCES!- el chico caramelo corrió entre la pareja, Flippy se tropezó y cayo golpeándose la cabeza, los chicos se asustaron al ver el accidente pero luego se tranquilizaron cuando el veterano reacciono

-¡Nutty siempre será la piedra entre ellos dos!- dijo Toothy mientras suspiraba con su amigo Sniffles, Cuddles miraba seriamente al joven soldado, pensaba en cómo puede un tipo como él tener a alguien como su pequeña amiga

-espero que no se atreva a lastimarla, juro que si toca a mis amigos yo mismo me encargare de él- aún el recuerdo lo mantenía alerta ante cualquier situación

-¡juro que asesinare a ese estúpido de Nutty!- dijo Giggles mientras bailaba de emoción

-¡ya dejémoslos solos chicos, no debemos interrumpirlos!- Petunia comenzó a alejar a sus amigos desde donde estaban llevándolos a la mesa de bocaditos-creo que el destino aun no quiere que Flippy de ese paso- decía mientras cogía una salchicha en forma de pulpo

-lo que me sorprende es que Flippy deseara besarlo- dijo algo sorprendida la traviesa peli rosa, a pesar de saber los sentimientos entre ambos- en fin, vamos chicos que ya descansamos mucho- Giggles tomo de la mano a su querido chico conejo, este se ruborizo un poco pero decidió seguir a su linda traviesa.

Mientras los niños se divertían, Cuddles seguía pensando en la forma de decirle sus sentimientos a Giggles, la fiesta seria el lugar adecuado para declarase a pesar de todas las distracciones que interrumpirían su conversación…

-oye Giggles- un trago de saliva y una gota de nerviosismo era lo primero que salía-me gustaría decirte algo...-

¿eh? ¿De qué se trata?- Giggles miro algo intrigada a su compañero de baile, el pequeño estiro un poco su corbata michí mientras una gota de sudor recorría su cuello

-em…bueno, me gustaría decírtelo…pero te lo diré en otro lugar- la peli rosa no comprendía pero sin meditarlo más acepto gustosa-de acuerdo, sígueme- Cuddles tomo de la suave mano de Giggles para llevarla dentro de la escuela. Los salones estaba completamente deshabitados, lugares perfectos para declararse

-¿Por qué vinimos a este lugar?- la traviesa pequeña miraba los lugares oscuros lo que la asustaba mucho, Cuddles tenía algo de miedo pero se armó de valor ya que haría la declaración más importante de su vida

-entremos a este salón- dijo mientras abría la puerta del aula- este lugar es perfecto- ambos entraron, la joven estaba algo nerviosa mientras en su mente aparecían ideas perturbadoras y obscenas

-Cuddles…-dijo nerviosa- esto…esto no puede ser…aun somos jóvenes- Cuddles volteo para ver a la niña muy confundido

-¿de qué hablas?- pregunto arqueando una ceja

-no quiero que lleguemos a un punto donde nos arrepintamos después- la pequeña cerro sus ojos mientras su cuerpo temblaba- pero…si eso es lo que deseas…- Giggles coloco su mano en el cierre del vestido, lentamente comenzó a deslizarlo dejando atónito al pobre chico conejo

-¡e espera Giggles, ¿qué estás haciendo?!- al entender lo que estaba haciendo la pequeña, este abrazo fuertemente a su amiga antes de que terminara de quitarse el vestido-¡no es lo que tú crees!- Giggles abrió por completo sus ojos muy asombrada

-¿entonces que es lo que me piensas hacer?- dijo algo colérica y sonrojada mientras se cubría su pequeño pecho-¿acaso tú…tú no deseabas esto?-

¡Estás en un error, no pienses que te traje para eso!- Cuddles trataba de calmar a su niña, esta se puso muy ruborizada-lo que yo quería era…pues…- las palabras le eran difíciles de pronunciar, Giggles no entendía lo que ocurría

-¿qué sucede Cuddles?- la peli roza se apoyó en una mesa mientras su corazón palpitaba rápidamente

-lo que quería preguntarte es…lo que…yo siento que…- la mano le temblaba, sus ojos comenzaban a dilatarse, se sentía en el momento justo de abrir la boca y decir lo que sentía por su niña…

¡BOOWM!-un estruendo, un sonido ensordecedor, un leve temblor y el derrumbe de un lugar cercano sobresalto a los dos jóvenes dejándolos completamente asustados

-¡¿Qué fue eso?!- Giggles estaba aterrorizada por el estruendo-¡¿Cuddles que fue eso por dios?!- el joven no sabía cómo actuar, él estaba aturdido

-¡no…no lo sé…sonó como una explosión o algo así!- Cuddles trataba de calmarse ya que si de descontrolaba haría que su compañera también se desespere

-¿Qué hacemos Cuddles?- la peli roza estaba tan asustada que no tenía idea en cómo actuar

-¡te tenemos que irnos de aquí, debemos encontrar a los demás –antes de que el chico conejo tomara la mano de su querida niña, esta lo esquivo pensando en la horrible idea

-¡¿estás loco?, hubo una explosión, de seguro todo está en llamas!- dijo muy alterada la joven

-¡tenemos que ver a nuestros amigos, ellos aun permanecieron ahí!- Cuddles necesitaba saber sobre sus compañeros, tenía que averiguar si todos estaban bien a pesar de ser algo improbable.

No había más alternativa, tuvieron que dirigirse al estadio. Mientras más se acercaban, más era el calor infernal que recibían del fuego que ardía en todas partes, el humo era lo que dificultaba ver el camino, todo el lugar estaba completamente destruido

-¡POR DIOS… ¿QUÉ PASO AQUÍ…?!- al momento de llegar a la entrada del estadio, Cuddles miro completamente horrorizado el lugar donde era la fiesta, la pared que daba al estacionamiento estaba completamente derrumbada

-¡CU…CUDDLES…!-Giggles tenía su boca tapada con sus manos, no podía creer lo que estaba viendo-¡ayúdenme…AYÚDENMEEE!-el grito saco de su asombro al chico conejo, este abrazo fuertemente a su amada peli rosa mientras esta se descontrolaba por el miedo y la desesperación

-¡TRANQUILA, CALMATE!-Cuddles trataba de sostenerla, aferrarla contra él para que se apaciguara su locura, la pequeña fue calmándose lentamente mientras unas espesas lagrimas recorrían su rostro mojando las mangas de su querido peli amarillo

-¡¿qué es esto…donde están todos?...tengo miedo…!-el dolor y la angustia era inmenso, Cuddles no dijo nada a su niña ya que se traumaría mucho más; debajo de todas esas piedras estaban los cuerpos de varios compañeros de clases, casi todos conocidos

-¡cálmate…estoy aquí, contigo…no te pasara nada…!-Cuddles estaba a punto de acariciar la suave y fina cabellera de la peli rosa cuando de pronto, un tiroteo sorprendió a los asustados niños, estos corrieron a las instalaciones de la escuela pero no llegaron muy lejos

-¡dispárenle, él es el experimento!-la orden de aquel desconocido sujeto altero profundamente al joven Cuddles, sentir esos trozos de metal frio y pequeños atravesar su delgado cuerpo era la peor forma de morir, sentir el dolor mientras se desvanece poco a poco

-¡ABAJO!-Cuddles tomo de la cabeza a Giggles y la tiro al suelo, siendo él quien recibiría las balas…pero no fue así. Una lluvia de balas atravesó el cuerpo del chico conejo mientras otras dieron con los miembros inferiores de la joven

-¡AAAAAGH!-un grito desgarrador proveniente de la peli rosa altero por completo la mente de Cuddles, él estaba seguro que recibiría todas las balas en su cuerpo y dejar a su amada con vida, el destino se encapricho en atacar lo más preciado para él

-¡gi…gi…ggles…!- el cuerpo casi sin vida del peli amarillo cayo en el suelo polvoriento y manchado de sangre de otras personas, su cabeza reboto en el piso mientras miraba con sus negros ojos sin brillo a su amada Giggles

-¡KYEEEEEEEEEE!- el grito ensordeció por unos segundos a los sujetos con armas que iban directo al cuerpo del experimento, uno de ellos apunto a la peli rosa para luego darle un certero disparo en su estómago atravesándola, Cuddles al presenciar tal escena se quedó fuera de sí, su mente se nublo por unos instantes mientras observaba como se desvanecía ante sus ojos la niña que siempre amo en secreto

-¡gi…-el pequeño trato de estirar su mano para poder alcanzar a la niña pero no podía ni siquiera rosarla ya que sus fuerzas se desvanecían rápidamente…pero de pronto, un dolor punzante en su mente atormento más al pobre pequeño que las perforaciones en su cuerpo- no…no dejare…-ante el asombro de los enemigos, Cuddles comenzó a ponerse de pie mientras su expresión mostraba odio, ira, rabia y venganza- no dejare…que vivan…-al comienzo dio unos cortos pasos pero luego fueron más y más para luego correr en dirección a los enemigos, estos dispararon todas las municiones que tenían en el cuerpo de aquel fenómeno pero eran inútiles, las balas no afectaban al ser endemoniado que corría hacia ellos.

De manera morbosa y perturbadora, Cuddles tomo el brazo de uno y lo torció hasta arrancarlo de su lugar, un grito desesperante proveniente de la víctima alerto a sus demás compañeros

-vengan por mí, maricas- realizando la misma acción, se trepo en uno más para torcerle el cuello, los crujidos de los huesos fueron un sonido muy deleitoso y excitante para el ente amarillo- no dejare que vivan, matare a cada uno de ustedes- continuando con otra víctima más, el asesino pulverizo los huesos de todo el cuerpo, su fuerza era increíble, sus puños parecían de acero, su sed de venganza no lo dejaba reaccionar

-¡disparen todas las municiones que tengan!-dijo el jefe a cargo del grupo de soldado, todos acataron la orden del líder y comenzó otra lluvia de balas, pero de la misma forma que antes estos no hacían reacción sobre el cuerpo de Cuddles, su habilidad era completamente extraña

-será mejor que no desperdicien sus municiones- the mole apareció en la escena- este niño no puede morir atravesado pero si descuartizado- transformando su bastón en esa reluciente espada, the Mole se abalanzo contra Cuddles para atravesarlo directamente en su pecho

-¡AAAGH!-un grito de dolor seguido con la imagen del medio cuerpo partido en dos, fue lo último que se apreció del jovenzuelo

-ahora pueden llevárselo- dijo el peli morado mientras sacudía su espada para quitar la sangre restante- colóquenlo dentro del vago inmediatamente, su regeneración es muy rápida- el jefe a cargo del grupo de ataque se quedó en shock ante aquella masacre, sin decir palabra alguno procedió al levantamiento del cadáver.

Los soldados avanzaron a la zona de desembarque, ahí estaban varios sujetos de la organización "T", también habían camiones de carga, todos con un código en la parte izquierda de la entrada…

-inyéctenle el suero, asegúrense de esposarlo muy bien- decía un general encargado de la vigilancia del sector- los guardias asignados, suban inmediatamente-.

-"¿por qué…qué sucedió conmigo…por qué mate a esas personas…por qué no pude proteger a Giggles?...esta sensación la eh vivido antes"- en la mente del joven Cuddles, el pequeño se encontraba en posición fetal mientras su cuerpo levitaba por todo el lugar, sus ojos permanecían cerrados mientras las preguntas aparecían frente a él-"¿Qué debería hacer?...seguir matando…¿Cómo podría salir?...no abras los ojos…¿volveré a ver a mis amigos?...asesina a todos ellos…¿veré de nuevo a Giggles?...déjame ir…no entiendo lo que me dices"- Cuddles abrió lentamente los ojos, en frente suyo había una silueta negra, no mostraba su rostro pero si dos puntos rojos brillosos y una sonrisa sádica

-"no abras los ojos… seguir matando… asesina a todos ellos…déjame ir…"-aquella figura estiro lo que se supone que sería su brazo, el chico conejo miraba al ente sin expresión alguna, su mirada estaba sin ese brillo característico

-"quiero…volver a verlos…volver a verla…quiero que esta pesadilla desaparezca…"- Cuddles alzo su mano directo al ente, este sonrió mucho más dejando ver unos colmillo espeluznantes

-dámelo…dámelo…-las manos de ambos seres estaba a punto de juntare cuando de pronto, de la más profunda oscuridad de aquella habitación mental, una voz muy familiar resonó en la cabeza de Cuddles

- tranquilo, vine por ustedes- aquella voz le era muy conocida

-"te escucho…reconozco tú voz, siempre la escucho"- decía el niño dentro de sus pensamientos, el ente comenzaba a desvanecerse mientas unos rayos de luz aparecían en el lugar-"¿ya te vas?"- decía al ver como aquella silueta de esfumaba

-¿Qué tienes, que te hicieron?- de nuevo esa voz resonó en los odios del chico

-"¿Qué me paso, que me hicieron?... ¿debería decírtelo?"-la duda se apodero de la mente y pensamientos de Cuddles-"¿debería confiar en ti, después de lo que me hiciste debería confiar en ti?"- mientras la luz se asomaba en el rostro del niño, la voz de aquella persona se aclaraba mucho más, no era un simple eco, aquella persona estaba justo delante de él-"no quiero…sálvalos a ellos…mataron… a mis amigos"…ellos… la mataron…ellos….ellos la asesinaron- no se percató de aquellas palabras, su boca dejo salir esos pensamientos de su mente

-un equipo de búsqueda está operando en la escuela, pronto volverás a verla-

-¿volver…a verla? ¿En serio…volveré a verla?- la voz de aquel sujeto no se volvió a escuchar más- ya veo, podre volverte a ver…Giggles…- estas fueron las últimas palabras que pronuncio antes de desvanecerse en aquella ahora iluminada habitación.

No se sabía cuánto tiempo quedo dormido después de aquel extraño momento, el dolor recobraba fuerza en todo su cuerpo, como si hubiera caído desde lo más alto de un edificio, su espalda estaba entumecida, no podía sentir algunas zonas específicas ya que las pulsaciones eran inmensamente dolorosas…

-¿Dónde…donde estoy…?- al momento de abrir sus ojos, una luz iluminaba la habitación, habían cortinas celestes, varios cables y un suero que colgaba cerca del chico conejo- este lugar…es…-antes de que diera alguna respuesta, la voz de aquel momento lo interrumpió

-estas en el hospital de la base Cuddles- el joven volteo un poco su cabeza para divisar aquella persona- me alegra que este despierto, Cu-chan-

-¡ma…,maestro…Lummpy- el asombro no era para menos-¿Cómo es que…?-

-tendré que explicártelo en otro momento, por ahora tendrás que recuperarte ya que te necesitamos en las mejores condiciones- el peli celeste se levantó de la silla donde reposaba para dirigirse a una cortina- aquella noche me dijiste que la asesinaron, sinceramente no me percate al momento pero después me di una idea de quien se trataba- acto seguido, Lummpy corrió la cortina dejando ver una camilla con un personaje ocupándolo- esta pequeña tuvo mucha suerte, la bala no destruyo órgano importante, la cirugía que se le realizo fue muy tedioso y peligrosa pero gracias a dios pudo salvarse-

-¿ella…ella es…?- la luz ilumino el rostro de aquel paciente-¡Giggles!...-

-para que no te alteres y cometas estupideces, pedí que ella sea hospitalizada en la misma habitación contigo, no quiero que te levantes hasta que te encuentre lo mejor posible- el joven maestro se dirigía a la puerta- Cuddles, necesito que te recuperes, la vida de tus amigos están en peligro- ante estas palabras, Lummpy se retiró de la habitación dejando sorprendido y extrañado al peli amarillo

-mis amigos… ¿Dónde están mis amigos…?-

***slash***

-te prometo Giggles, te juro por mi vida que encontrare a ese maldito de Tiger Boss y lo matare, hare justicia por lo que te hicieron…mi hermosa Giggles-

…"desde aquella noche, mis pesadillas se volvieron realidad"…

***slash****

Aquí está el primer cap. de la segunda temporada, ojala les guste y si se les hace algo difícil de entender…léanlo de nuevo, ok no.

Bueno espero les guste y estén atentos a las siguiente subidas

Agradezco a estas personas: nomade12 , XxYaCaRoxX , a bipolarheart28 y Guniichan

Sin más que decir me despido

See you late bye bye