"ÁNGELUS, EL TERRIBLE"

La verdadera historia de Ángel

(Escrito por Federico Hernán Bravo)

TERCERA PARTE

Ángel se había levantado de su asiento. Caminando, se dirigió hacia una ventana, para admirar el exterior nocturno de la dormida ciudad de Los Ángeles.

-Un año más tarde, viaje a Sunnydale- siguió relatándome- El primer Vigilante de Buffy había muerto y ella y su madre se habían mudado a Sunnydale, la misma Boca del Infierno. La Cazadora necesitaba ayuda… mi ayuda…

"La primera vez que nos conocimos fue… algo mágico. Le salve la vida de un grupo de vampiros, y desde ese momento, cuando sus ojos y los míos se fijaron… sentí… sentí como que algo renacía en mi interior… sentí por primera vez en cientos de años… latir mi corazón…"

-¿Le dijiste que eras un vampiro? ¿Ella estaba al tanto de tu naturaleza demoníaca?- pregunté.

-No… Al principio, no. No quería asustarla… mas tarde, se enteró. Fue un momento terrible… Después comprendimos que quizás nunca podríamos estar juntos.

-Que feo.

-Triste. De todas formas, seguí ayudándola a ella y a sus amigos. Sunnydale estaba siendo amenazada por el Maestro. El viejo vampiro vivía allí desde los años treinta…

-¿Y la relación entre ustedes seguía siendo romántica o no?

-Era una relación intermedia. Nos seguíamos gustando… era imposible negarlo- dijo y sonrió- Finalmente, combatimos al Maestro y Buffy lo mató. Victoria para los chicos buenos. Vivimos bien de ahí en más hasta que Spike y Dru llegaron al pueblo.

-¿Cómo fue el reencuentro?

-Sorpresivo. Spike era malvado por aquel entonces… comprendí entonces que debía defender a Buffy a toda costa. Me preocupaba por ella y sabía que Spike era un loco. No la dejaría en paz hasta matarla.

-¿Ayudaste a combatirlo?

-Si… ayude hasta que pasó lo que mas temí: el regreso de Ángelus.

-¿Cómo fue?

-Me deje llevar. El amor que sentía por Buffy fue mi perdición- suspiró- Mi maldición era clara. Al encontrar la felicidad, perdería mi alma otra vez… No fui lo suficientemente fuerte para resistirme y… Buffy y yo estuvimos juntos… hicimos el amor.

-Ah.

-No fue un vulgar acto sexual. Quiero decir… la maldición era explicita. Tenia que ser AMOR… y eso es lo que era… AMOR.

-¿Y perdiste el alma otra vez?

-Si. Ángelus renació y yo me sumergí en las sombras.

-Que espantoso.

-Fue más que eso. Ángelus odiaba todo lo que yo quería… Buffy y sus amigos fueron su blanco. Me uní a Spike y a Dru en ese periodo y junto con ellos, combatimos a la Cazadora.

-¿No había nada que pudieras hacer? ¿No podías resistirte a eso?

-No. Sin alma, no era yo… era Ángelus. Imposible hacer nada.

Asentí. Por la cara que Ángel estaba poniendo, revivir esos momentos era un dolor feísimo para él.

-Luché contra Buffy y cometí un acto terrible cuando intentaron restaurarme el alma… Maté a una inocente… Jenny Calendar… Era una buena mujer, creo que era perteneciente al clan de los gitanos que me maldijeron. Como sea, la maté…

"Buffy nunca me lo perdono. Se sentía tan mal… Después, apareció la oportunidad de traer el Fin del Mundo. La estatua del demonio Acathla. Un demonio que era capaz de abrir el portal al Infierno… Ángelus vio la oportunidad de traer nuevo caos en esto. Se produjo una batalla final… Buffy y Ángelus combatieron… fue terrible… Mientras se producía la lucha, lograron restaurarme el alma… Ángelus volvió a morir y yo regresé, pero lamentablemente, para cerrar el portal abierto por la estatua, yo debía caer en su interior…"

-¿Qué hizo Buffy?

-Tomo la decisión más difícil de su vida- terció, volviéndose a sentar en su silla- Me mató.

-¿Te mató?

-Me clavó una espada en el pecho y me arrojó por el portal. El vortice se cerró y el mundo se salvó, pero yo había muerto.

Me quede de una pieza. Yo sabía que Buffy había tenido que matar a Ángel para cerrar ese portal, pero no sabia cómo.

-¿Y caíste en el Infierno?

-Eso dicen.

-¿No crees haber estado en el Infierno? ¿Te acuerdas de algo? ¿Viste algo?

-No me acuerdo de nada que no sea sufrimiento… No me preguntes por paisajes o cosas que haya visto… solo tengo la sensación de sufrir en un lugar donde sufrir es común.

-Pero… ¿Qué piensas del Infierno y del Cielo y todo eso? ¿Crees en eso?

-Existen una multitud de dimensiones demoníacas a nuestro alrededor- me explicó- Algunas están muy cerca de nuestra realidad, otras no tanto. Creo en ellas, pero en el Infierno propiamente dicho… en el Infierno donde mora el Diablo cristiano y los condenados y eso… No sé.

-¿Cuánto tiempo permaneciste en ese "Infierno"?

-No sé. Tengo la sensación de milenios, pero al parecer, fueron meses en el mundo mortal. Regresé de una manera que desconozco… volví sin memoria y convertido en un animal, pero luego, al reencontrarme con Buffy y merced a sus cuidados, razoné devuelta. Volví a ser yo mismo.

-¿Cómo siguió tu existencia en ese entonces?

-Como de costumbre. Volví a ayudar a Buffy a combatir al mal.

-¿Y la relación entre ambos?

-Tortuosa. La amaba, pero sabia que si volvíamos a hacer lo mismo... estar juntos… Ángelus volvería.

-Ángel… ¿Por qué abandonaste a Buffy?

Mi pregunta lo dejo pasmado. Pensó un largo rato la respuesta.

-Nuevas amenazas surgieron. La vida de Buffy estaba en peligro… mucho más por mi cercanía. Tomé yo la decisión de poner punto final a nuestra historia… fue duro, pero lo hice. Me fui de Sunnydale y vine a L.A…

"Aquí me esperaban nuevas cosas. Cordelia, por ejemplo. Ella había estado con Buffy en Sunnydale, pero quiso el destino que me la encontrara acá. Junto a ella y a un nuevo amigo (un demonio bueno llamado Doyle) formamos "Investigaciones Ángel", un grupo dedicado a ayudar a los desamparados y a combatir al mal. Doyle era especial, ya que poseía un poder sin igual: videncia…"

-¿Tenia visiones?

-Una conexión con "Los Poderes Que Son".

-¿Perdón?

-Los Poderes…

-No entiendo.

-Los Poderes es la forma en la que él los llamaba. Supuestamente, eran seres divinos todopoderosos y que crearon el Universo.

-¿Dios?

-Una buena definición católica.

-¿Me estas diciendo que ese Doyle tenia conexión con Dios?

-No con Dios, amigo…

-Pero… Dijiste que esos "Poderes" eran seres todopoderosos… ¿No es acaso Dios todopoderoso?

-No puedo decirte que Los Poderes sean Dios. Yo creía que si, pero no… actualmente, creo que no.

-¿Y quienes (o que) crees que son?

-No lo sé. Solo sé que son buenos cuando les conviene…

-¿Pero se preocupan por la Humanidad?

-Parece que apenas les importa. Les importa que el Universo no sufra, pero creo que les es indiferente la Humanidad.

Enmudecí, mientras analizaba aquello. Por fin había encontrado algo relevante, pero no iba a interrumpir a Ángel con su relato. Mas tarde abordaría el tema.

-¿Fue difícil el comienzo del grupo?- pregunté.

-Si. Sufrimos mucho… Doyle murió heroicamente después de sacrificarse por nosotros.

-¡Que terrible!

-Su poder de visiones pasó a Cordy… Ahora ella se había convertido en la vidente y la conexión con Los Poderes…

"Seguimos nuestras vidas con dolor pero nos sobrepusimos. Wes llegó mas tarde y se nos unió. Luego, fue el turno de Gunn. Nuestro equipo se conformó mas tarde con Lorne y Fred…"

-¿Nunca mas volviste a ver a Buffy?

-Si. Fui a Sunnydale un tiempo, pero ella… bueno… rehizo su vida y creo que la cosa entre los dos no iba a volver a caminar. Pero nunca le negué ayuda, claro… Siempre que me necesitó, allí estaba.

-¿Cómo entra en todo esto tú hijo? ¿Cómo es posible que dos vampiros puedan concebir?

-Lo de Connor fue algo… insólito. Antes que eso, Darla reapareció en mi vida, traída de vuelta a la vida por los de W & H. A Darla la habíamos matado muchos años antes, cuando el Maestro estaba en Sunnydale. Yo me había reencontrado con ella y fue un recordatorio de mi pasado de demonio sanguinario… Como sea, Darla fue revivida y empezaron los problemas…

"Volvió como humana, pero Drusilla la re-convirtió en vampiro. Estuvimos juntos un tiempo en que me sentí confundido y el fruto de esa unión fue Connor. Había una profecía que hablaba de un niño poderoso que nacería para convertirse en algo grande… Ese es Connor…"

"Darla murió dándolo a luz, arrepentida de todos sus males. Cuidamos de Connor un tiempo, pero el destino quiso que un viejo enemigo mío se lo llevara a otra dimensión… un lugar espantoso en donde creció velozmente hasta convertirse en un gran guerrero lleno de resentimiento. Connor volvió y me enfrentó. Me recriminó el dejarlo que se lo llevaran… Su acto mas terrible fue enterrarme un una caja de metal y echarme al mar…"

-Pero zafaste de esto.

-Zafe de esto gracias a mis amigos. El engaño fue descubierto y me salve… luego, Connor y yo nos reconciliamos.

-¿Salvaron sus diferencias?

-Un poco. Todavía quedan asperezas por limar, pero en eso estamos- dijo y sonrió de nuevo.

-¿Y tu relación con Cordy? Por lo que vi… la amas.

-Si… así es. La amo.

-¿Cómo se dio?

-Con el tiempo. El amor nació con el tiempo…

-¿Eres feliz con ella?

-Si, totalmente.

-¿Qué hay de Wolfram & Hart, tus enemigos? ¿Qué me puedes decir de ellos?

-Son terribles. Un bufete de abogados siniestros…

-¿Para quienes trabajan?

-Responden a unos "Socios Mayores" que nunca vimos.

-Esos Socios… ¿Son demonios?

-Ellos representan a varios demonios y encubren a muchos, pero no creo que los Socios de W & H sean demonios…

-¿Quiénes crees que son?

-No lo sé- dijo y se encogió de hombros.

Mi grabador volvió a hacer su clásico sonidito. La entrevista había terminado.

-Fascinante- dije- Tú vida y la de Ángelus… fascinante.

-Tienes material de sobra para un tercer libro.

-Si… Pero todavía sigo sin respuestas sobre mi- suspiré, amargamente.

-No te sientas mal, amigo. Te dije que te ayudaríamos…

-Ángel… te doy las gracias por todo, pero veo que lo mío es un callejón sin salida. No sé por que no perdí mi alma cuando me volví vampiro; no sé que vi cuando estuve muerto por unos días antes de serlo; no sé a que se debe todo esto… Y francamente hablando, me estoy cansando.

-Te entiendo.

-Amaba a Dru, pero tuve que matarla. Me quede solo y veo que mi existencia es en vano ahora.

-Yo no estaría tan seguro.

El tono de voz con el que Ángel había dicho esto me sacudió de sobremanera. ¿Había algo que él sabia y que yo no?

-¿A que te refieres?

-La profecía de Aberjian- me dijo.

-¿Y eso?

-"Cuando el vampiro con alma salve al mundo del Apocalipsis… cuando el sacrificio mas grande sea hecho, recuperará lo que tanto ha añorado… volverá a ser humano"- recitó.

-¿Y eso?

-Una vieja profecía. Me tope con ella hace unos años. Suponía que se hablaba de mí… Yo era el único vampiro con alma del mundo en ese momento… pero como ves, luego apareció Spike y ahora estas tú.

Me quede mudo. ¿Una profecía de un vampiro con alma?

-¿Podría ver esa profecía yo mismo?- inquirí- ¿La tienen en algún lado?

-Te mostrare el pergamino donde esta, pero necesitaras de Wes para traducirlo…


Cuando aquel ajado pergamino fue desplegado delante de mis ojos, me quede sin palabras. Era un momento casi mágico, como de una revelación profunda.

Nos hallábamos todos en el living del hotel, reunidos en torno de una pequeña mesa donde el pergamino descansaba abierto de par en par. A mi lado, Wes me traducía texto por texto los caracteres retorcidos de un idioma que parecía ser una mezcla entre el árabe antiguo y una lengua para nada humana.

-Es Shanshu- me dijo Wes.

-¿Shan-qué?

-Shanshu. Esta profecía se llama "Shanshu" que quiere decir vida… aunque también es muerte, dependiendo del sentido que le des.

-¿Cuándo se toparon con esta profecía?- inquirí.

-Fue cuando Ángel penetró en el edificio de W & H- me explicó Cordelia- Se llevó el pergamino de sus arcas.

-Cuando lo vi, no pude resistirme a la tentación de tomarlo. Era como algo… sagrado- dijo Ángel.

Mis ojos iban y venían del pergamino. Una profecía… el vampiro con alma que se volverá humano… después de derrotar al mal…

-La cosa es… controversial- dijo Wes, suspirando- Ángel era el único vampiro con alma, pero luego, surgió Spike… y ahora estas tú.

-¿Dónde esta lo controversial?- quiso saber Gunn.

-La controversia es: ¿Cuál de los 3 vampiros se volverá humano?

Silencio. Todos se miraron unos a otros y luego, nos miraron a Ángel y a mí.

-Ángel, por supuesto- dije- Yo no seria digno para tal cosa. Ángel ha hecho muchos meritos… sin duda, es el destinatario de esta profecía.

-Podrías ser tú- me dijo él, para mi asombro.

-No.

-¿Por qué?

-Porque no soy un héroe- declaré- No he luchado contra el mal, no he salvado a ninguna alma… solo estoy en esta existencia… por amor. El amor que le tenía a Drusilla… cuando la vi sola, cuando sentí su sufrimiento… me enamore de ella.

-¿Sacrificaste tu vida de mortal por ella?

-Si, eso es. Sacrifique mi vida de mortal por ella.

-¿Aun sabiendo que ella era maléfica, que era un demonio?

-Ángel… la amaba…- me justifiqué- Su soledad… si tan solo se hicieran a la idea… estaba sola… perdida… la amaba… quería estar con ella… acompañarla.

-¿Pero sabias que perderías tu alma al aceptar ser un vampiro como ella?

-Si, pero no me importo, porque…

-…La amabas.

Asentí, sonriendo tristemente.

-Eso es más que suficiente para hacerte merecedor de semejante profecía.

Todo el equipo de "Investigaciones Ángel" se quedo mirando a su jefe, mudos de la sorpresa.

-Sacrificaste todo por el amor- continuo diciéndome Ángel- Aun a costa de tu vida. Sabias que te exponías a convertirte en un demonio y aun así, aceptaste ser parte de esto… por el amor a Drusilla. Eso te transforma en algo digno…

-El sacrificio del amor- murmuró Fred, muy cerca de mí.

-No. Lo siento, pero no puedo aceptarlo- dije- No soy un héroe, chicos.

-Lo eres en tu medida… ¿Acaso piensas que ser héroe es enfrentarte a demonios y monstruos?- Ángel negó con la cabeza- Nosotros lo hacemos día a día… Ser héroe es ser valiente, y ser valiente, es dejar todo, sacrificar todo por un solo ideal: EL AMOR.

-Pero la maté, Ángel- reconocí, llorando- La maté. La amaba y la maté.

-La mataste porque no tenías opción… Dru era un demonio y podríamos decir que era parte de su naturaleza ser mala, pero a pesar de eso, la seguiste amando… la sigues amando.

-Siempre la amare.

Ángel sonrió y me puso una mano en el hombro. Todos guardaron un respetuoso silencio.


Mi búsqueda se había terminado.

Si, sé que estarán diciendo… ¿Cómo? ¿Así nomás? Sé que se preguntaran entonces que hay de las cuestiones que no tienen respuesta.

Cuestiones relativas a mi génesis de vampiro, a mis visiones, etc, etc…

Pues no había forma de encontrar respuestas, al menos, no entre Ángel y compañía. La única solución que había y que mi mente concebía para averiguar de que iba la cosa, solo radicaba en una sola opción: recorrer el mundo.

En cierta medida, seria como una nueva búsqueda, pero lo cierto era que quería verlo todo.

Yo era un vampiro, después de todo. Tenía mi alma, pero seguía siendo un vampiro. Era invulnerable a las armas convencionales, capaz de vivir por siglos y me di entonces cuenta de que estaba desaprovechando una oportunidad sin igual.

Conozco a muchos que pensarían que como vampiro yo era un "aburrido".

La pregunta es: ¿Qué haces cuando eres inmortal, cuando no puedes envejecer y literalmente, poseer una fuerza descomunal?

Muchos dirían que tirarian la casa por la ventana, para usar una expresión conocida. Harían grandes fiestas, irían a todos lados, harían el amor con todas las mujeres u hombres que se le crucen en su camino, coleccionarían tesoros y fortunas de todos los tipos, se darían todos los lujos que siempre quisieron, etc, etc, etc, etc…

Yo no era así. No lo fui cuando era humano y no lo soy ahora, que justamente, soy vampiro.

Pero era cierto que quería ver el mundo. Ángel y Spike lo habían visto y ahora era mi turno. Quería recorrer Europa, Asia, África… TODO.

Tal vez entonces en algún lugar, alguien me daría las respuestas a mis preguntas, ya que por alguna razón de suma importancia, yo todavía poseía mi alma.

Dru dijo que en sus visiones, me vio involucrado en algo grande… Ángel y sus amigos insistieron en que yo tenía tantas chances como Spike y él en ser el vampiro de la profecía…

Algo debía haber en todo esto y yo iba a averiguarlo…

Pasé un par de días en el hotel Hyperion, en compañía de Ángel y los demás, ocupando una habitación, escribiendo en mi PC portátil, transcribiendo la entrevista con Ángel de mi grabador.

Después de hacer aquello, enviaría el material a la editorial para que, junto con el libro de Spike y Drusilla, saliera publicado.

En aquellos días, Ángel sugirió que tal vez deberíamos buscar la respuesta a mi existencia por otros medios…

Primero, me puso a cantar. Si, a cantar. Resulta que su amigo, el demonio Lorne, tenía cierto poder empatico capaz de leerme si yo cantaba. Me causo risa pero lo hice. Canté un tango de mi Argentina querida y la cara del gracioso demonio benévolo pasó de una expresión contemplativa a una de confusión.

Dijo que no vio nada. Es decir, que sus poderes no captaron nada. A mi me pareció que como canté el tango en español, no debió entender el idioma.

Luego, Ángel sugirió que Cordelia me tocara, para ver si su conexión con los misteriosos "Poderes Que Son" nos daban alguna respuesta. Negativo. Cordy me tocó y nada pasó… ninguna visión.

Finalmente, Ángel dijo que tal vez los de W & H podrían tener respuestas.

El vampiro y sus amigos organizaron una partida especial para ir al edificio y encarar a los abogados exigiendo respuestas. Mientras yo transcribía la entrevista con Ángel a mi PC, el grupo había partido hacia aquel lugar, esperando volver con algo.

Suspiré y detuve mi tecleo incesante. Necesitaba algo de aire. Me levante de mi asiento y salí de mi habitación. Bajé las escaleras y fui hasta el jardín del hotel (era de noche).

Allí, admirando la luz de la luna y oliendo los jazmines, trate de serenarme un poco y auto convencerme de que me esperaba un largo trecho por recorrer.

Fue entonces que oí aquel ruido. Como vampiro, mi oído estaba súper desarrollado. Era un sonido muy peculiar y venia de entre unos matorrales cercanos.

Me puse en guardia. Ángel y los demás no estaban y el único en el hotel era yo. ¿Quién podría estarme espiando?

-¿Quién anda ahí?- pregunté.

Silencio. Solo silencio… roto por sonidos lejanos de automóviles.

-¿Quién anda ahí?- repetí.

Otra vez se produjo el sonido en los matorrales. Fruncí el ceño y de repente, vi como que una sombra se erguía entre las plantas… la sombra de un hombre.

A pesar de que ahora poseo ojos capaces de ver entre las sombras, lo cierto es que aquel sujeto que vi no podía ser distinguido fácilmente. Estaba como borroso, como desdibujado, pero era sin duda una figura masculina. No recuerdo detalles de cómo era su rostro, pero parecía ser el de un hombre joven.

-¿Quién eres? ¿Qué eres?

Una voz se dejo oír. Era un susurro, pero lo sentí muy bien. Estaba dirigido a mí.

"Pronto… Pronto… Nos veremos", decía.

-¿Quién eres? ¿QUIEN ERES?

"Mefistófeles", fue la única respuesta que recibí, antes de que la figura desapareciera en el aire.

Me quede de una pieza.

-Mefistófeles- repetí- Mefistófeles… El Diablo… el Ángel Caído.


Ángel y sus amigos volvieron de su partida de búsqueda de respuestas de W & H con las manos vacías.

Los abogados ignoraban la existencia de otro vampiro con alma y por más que buscaron en el edificio, no consiguieron nada respecto al tema.

Yo, por mi parte, no les dije nada de mi propia visión… si en verdad había sido eso.

Se me había revelado algo, a pesar de mi ignorancia inicial. El mismo Diablo… se me había presentado.

Comencé a abrigar la secreta sospecha de a quien debería preguntar para saber acerca del secreto de mi existencia, pero de esto, ni Ángel ni sus amigos, ni Spike ni Buffy deberían saberlo por ahora.

Deje que todos ellos creyeran que de verdad, mi tarea estaba concluida y de hecho, me acompañaron al aeropuerto internacional de Los Ángeles donde nos separaríamos y yo iría a recorrer el mundo. Les aseguré que sin duda, cuando el libro sobre Ángelus (y Ángel) estuviera hecho, les enviaría una copia para que lo leyeran todos.

Me despedí de todos. Fue una despedida emotiva, pero necesaria.

Adelante, el mundo me esperaba… y al parecer, más revelaciones por descubrir… e historias que contar…

Los Ángeles, California, Estados Unidos

17 de Octubre de 2003

FIN