Todos los personajes de esta historia pertenecen a Naoko Takeuchi.

Capítulo 1: El sueño de Serena

Serena, respira hondo. Me digo a mí misma tratando de aplacar mis nervios. En mi estómago se sienten aletear a centenares de mariposas, pero trato de no prestarles atención, alisando nuevamente mi vestido de novia, de un pulcro blanco y abundante tela. La ampona falda tiene flores bordadas, al igual que mi velo que se hace espacio entre mis dos odangos.

Respira hondo. me vuelvo a repetir, cuando nuevas dudas asaltan mi mente ¿Qué pasa si no puedo ser una buena esposa? ¿Y si algo sale mal? ¿Qué pasaría si Darien se da cuenta que se está atando con una niñita infantil y se cansa de mi?.

Las preguntas le dan vueltas una y otra vez a mi cabeza, después de todo, nunca había comprendido como Darien puede estar con alguien como yo, el era maduro, inteligente gentil, atractivo. Estaba lleno de cualidades, las que hacían que otras chicas, mucho más listas y atractivas que yo se fijaran en él constantemente.

Fuera quien fuera, nunca les hacía caso porque el me amaba, solo tenía ojos para mí. Pero ¿Y si un día esto se acabara? Tal vez llegue el tiempo en que por fin abra los ojos y se de cuenta que la persona a la que tanto dice amar, es en realidad una jovencita inmadura que no tiene nada de especial. No soy muy brillante, ni atlética, o especialmente atractiva. Con dificultades podría llevar una casa porque las tareas domésticas se me dan fatal. El pobre Darien ha tenido que soportar mis contantes lloriqueos y tragarse mis galletas quemadas. Con mis calificaciones a duras penas alcanzo a salir de la preparatoria, y no podría ni soñar con entrar a la universidad. No se qué hacer con mi vida y como ni siquiera puedo ser un ama de casa, al final me tendré que conformar con que él trabaje para mantenernos a ambos y seguir haciendo lo único en lo que soy buena, comer.

En unos años de seguro me volveré una vieja inútil y gorda que no va a hacer nada más en el día mas que tragar y dormir, tal vez pese como 200 kilos, no mejor como 400. Ni siquiera me voy a poder levantar de la cama. Entonces un día voy a asesinar a Luna sin querer por que se va a ahogar cuando descuidadamente quede atrapada entre mi gordo trasero. Y cuando un repartidor de comida que traía mi orden cuádruple de ramen, entre descuidadamente a la habitación al escuchar mis gritos, se va a llevar un susto con la horrible imagen de un gato negro aplastado en el trasero de una señora de 400 kilos, la cual esta tratando sin éxito quitarse de encima al animal, porque sus brazos literalmente no alcanzan a llegar a su parte trasera por lo inmensos que son.

Entonces le voy a suplicar al repartidor, un adolecente con acné. –¡Por favor ayúdeme a quitarme a este gatito!- Con una voz tan grave como le corresponde a una dama, (si es que me puedo llamar así) de mi peso. El se quedará pasmado por la situación, pero se compadecerá de mi y pasará alrededor de 10 minutos tratando de remover a Luna de mi línea divisoria posterior. Mientras que el lo intenta no me voy a poder resistir al exquisito aroma de mi orden de ramen, así que voy a empezar a comerlo, pero sin darme cuenta me comeré el menma, el cual tiene horribles consecuencias corporales en mí y cuando escuche el rugir de mi estómago, ya va a ser demasiado tarde para advertir al incauto repartidor, y una sonora flatulencia le va a llegar directo a la cara. La grasa no me permitirá girar a ver el resultado pero el sonido de un peso muerto me avisará lo que pasó, el pobre chico no resistió la pestilencia, lo he matado.

Como a las ocho, escucharé las llaves girar en la cerradura, es Darien, llegando de su trabajo. El hombre, no me ha tocado en 11 meses, no lo culpo, lo dejo de intentar cuando casi se ahoga entre los pliegues de mi barriga, por lo menos sigue pagando los exorbitantes gastos que mi alimentación requiere. Puede no amarme más, pero al menos me mantiene en su vida como el recuerdo de lo que una vez fue.

Llegará al cuarto llamando mi nombre. Cuando encuentre la horrorosa situación, de sus labios solo saldrá un. –Te odio Serena-

Y llamará a la policía sin pensárselo dos veces. Me voy a volver famosa, los reporteros empezarán a llegar. Ya veo los encabezados, "La mujer más gorda del mundo, es culpable del asesinato de un joven y un gato", mis amigas no querrán dar la cara por mi para ayudarme a pagar un abogado pues mancharía su imagen, Amy, ya es una exitosa médico, Mina una famosa actriz, Rey una compositora y Lita una Chef con su propio programa. Solo me darán miradas de pena ajena y me abandonarán.

Cuando la policía llegue, no tendrán manera de arrestarme para llevarme a la comisaría, así que optarán por prenderme fuego junto con el departamento, pagándole a Darien una remuneración, para que comience una nueva vida. Pero no alcanzarán a hacerlo porque mi peso ha hecho que el piso del cuarto se debilite y cuando el policía se acerque con el fósforo, voy a caer directo hacia el suelo, atravesando los 15 pisos del edificio, y allí moriré. En mi lápida se podrá leer "Aquí yace Serena Tsukino, la que una vez iba a ser Reina de Tokyo de Cristal con su querido Darien (alias Endymion) quien ahora se escapó con su mejor amiga Rey, para poder ser ellos los soberanos del más magnifico Reino que nunca haya existido, el cual tuvo que soportar estar casado con la mujer que descansa aquí, la cual es conocida por romper el record como la mujer más obesa del mundo y por el asesinato de un adolecente y un gato, por lo cuál nos alegramos mucho que esté muerta". Vale, tal vez es un título muy grande para una lápida, pero la intención es lo que cuenta.

De repente la marcha nupcial me saca de mi ensoñación. Respira hondo Serena, me digo por enésima vez. Las grandes puertas de madera se abren dando lugar amplio recinto donde se llevará a cabo la ceremonia. Empiezo a avanzar hacia el altar y allí lo veo, con su pelo negro azabache, su blanco traje y su gentil sonrisa. Mi corazón da un brinco de alegría. Bueno, tal vez pueda ser escritora. Pienso.

Darien, me alza su mano, como una señal de que me esta esperando y de repente, me encuentro con el azul de su mirada. Así sin más, mis dudas se disipan.

*Ramen: versión japonesa de la sopa de fideos chinos

*Menma: condimento del ramen, hecho de tallos de bambú.