Capitulo 1

"Gotas y adicción"

Ese día Mavis se encontraba en los muros del castillo, donde había sido la primera vez que vio el amanecer gracias a Jonny hace dos años, donde desapareció la oscuridad de la luna y empezaba a salir el rojo del sol. Mavis se encontraba sentada en el techo, sentada con las manos detrás de ella aguantando su cuerpo mientras miraba la luna y escuchaba atentamente los pájaros hablar entre si y las conversaciones provenientes de los monstruos del hotel a lo lejos.

— ¿Qué haces aquí Mavis? —Mavis no se asusto al escuchar la voz de Jonny, ya se había acostumbrado en escuchar su corazón cuando se acercaba, lo podía encontrar hasta en un estadio de gente, su corazón para ella era especial, tenia un latido diferente que le fascinaba.

—Estaba contemplando la luna mi querido Jonny, todos estos años he vivido con ella pero nunca me he parado a verla detenidamente… es fascinante pero no como el amanecer que me mostraste la otra vez— Dijo Mavis con melancolía mientras Jonny se sentaba alado de ella, cruzando sus pies y mirándola a escondida mientras ella no se percataba y miraba la luna.

—Podemos esperar a que amanezca— dijo Jonny cuando Mavis lo miro con una sonrisa verdaderamente alegre.

—Eso seria estupendo—dijo Mavis, acercándose a el y abrazándolo mientras que Jonny la rodeaba con sus brazos— te amo…

—Yo también mi vampira— Mavis alzo su cabeza y lo miro a los ojos, sin dejar de abrazarse, Jonny toco la cara de Mavis, tan delicada. Sintiendo la piel de Mavis en sus dedos mientras que ella cerraba los ojos y se dejaba llevar por el toque de Jonny.

El silencio invadió por un momento el lugar. Jonny la contemplo tan cerca levantando despacio su cabeza mientras sus manos alejaban los cabellos perfumados que hacían sombra a las estrellas que no dejaban de brillar. La cercanía era inminente.

Sus párpados se iban cerrando sintiendo el roce suave y la tibieza de sus labios.

Labios con labios

El con los de ella, ella con sus labios. Ella con los suyos, los suyos con ella. Sin prisa.

Despacio

Jonny la abrazaba acercándose más a Mavis. Mavis respondió enseguida rodeándole el cuello con sus brazos. Sin prisa.

Sus lenguas se encontraron en un baile que los dos conocían perfectamente. Jonny posiciono su mano en la espalda de Mavis y la acostó en el techo, quedando el encima de ella mientras que Mavis tocaba el cuello y el cabello de Jonny lentamente. Mariposas de colores sobrevuelan en su cuerpo y a su alrededor solo existía ese beso. Al fin después de dos años estaba experimentando lo que tanto había soñado con Jonny.

El sentía mil hormigas caminado en su intestino mientras besaba el cuello de Mavis, dejando rastros en su piel de sus besos. Mavis arqueaba el cuello, dando completo acceso a su cuello a Jonny. El chico mientras depositaba besos húmedos en el cuello de la vampira, movía su mano libre por el cuerpo de Mavis, ya que la otra la tenia debajo de Mavis para acércala mas a el.

Mavis amaba el color rojizo del pelo de Jonny, le gustaba su forma de ser chistosa que siempre intentaba hacer reír a todos y con cualquier cosa que hacia, siempre la hacia divertir. Pero ahora estaba serio, concentrado en sus cuerpos, en ese momento que llevaban tiempo pensándolo. El amaba a Mavis y quería seguir mas adelante con su relación con ella.

Todo era perfecto como los dos imaginaban en sus sueños pero algo sucedió que hizo apartar a Jonathan de los labios carnosos de Mavis. Jonathan se tapo la herida que se encontraba encima de su labio, una herida larga que dejaba escapar gotas de sangre.

—Jonny ¿que pa…?— Mavis no termino de hablar al sentir la gota de sangre caer en sus labios. Jonny no se dio cuenta ya que estaba intentando tapar su herida pero Mavis se había quedado como una estatua de mármol, pálida, sin respiración y sin latidos, sus ojos en el mas allá, como si traspasaran a Jonny…

"Sangre humana… aunque mi padre decía que era igual que la que comíamos, no era verdad, esta tenia el sabor de miles de los mejores vinos, animales, sabores, olores de todo el mundo… no tenia palabras para describirlo, había quedado sin palabras, petrificada ante ese sabor"

— ¿Mavis, que pasa? — Mavis se encontraba como un cadáver hasta que Jonny vio la gota en el labio de la chica, dándose cuenta de la situación. Mavis sintió como si fuera en cámara lenta, su lengua pasar encima de la gota de sangre, sintiendo completamente el sabor de ese minúsculo líquido. El miedo invadió a Jonny cuando Mavis de un segundo a otro como si no hubiera sucedido, posiciono a Jonny debajo de ella. Un sonido animal salio de su garganta mientras sacaba sus colmillos, largos como nunca los había visto. Mavis acerco su boca al cuello de Jonny mientras que este tratenia la respiración, intentando no gritar o no moverse—Marvis, esta no eres tú… Mavis soy yo, Jonny

En ese momento Mavis logro a ver a Jonny, que la miraba con terror pero a la misma vez con ternura. Mavis de un segundo a otro se movió de lugar, escondiéndose detrás de una chimenea y alejándose lo más posible de Jonny. Agarro sus piernas, atrayéndolos a su cuerpo fuertemente y escondiendo su cara entre ellos.

Jonny se sentó, mirando por todos lados ya que no se encontraba Mavis hasta que escucho unos llantos provenientes de detrás de la chimenea. Jonny se levanto lentamente y se acerco a la chimenea encontrándose a Mavis llorando, su corazón se partió en mil pedazos al ver esa escena. Jonny se sentó alado de ella e intento abrazarla pero Mavis se aparto de el.

—No me toques— dijo ella entre llantos, intentando en no oler la sangre del humano alado de ella, Jonny.

—Mavis, mírame— ella no hacia caso, negaba con la cabeza pero Jonny agarro su barbilla y la aparto de sus piernas, haciendo que la mirara. Sus ojos ahora se encontraban rojos y alrededor de estos, la piel esta arrugada como si se vieran las venas, sus colmillos ahora estaban escondidos pero lo que le preocupaba mas a Jonny eran sus ojos—ya pasara…

— ¡Aléjate de mi! Te puedo hacer daño— Mavis se levanto y no dio tiempo a Jonny de contradecir porque ya estaba transformada en murciélago, directa a su habitación.

"Así fue como empezó y desde ahí todo cambio, me escondía siempre en mi habitación, mentía a mi padre para que me dejara sola y lo mas importante para que no se enterara, porque si lo hacia podría matarme, literalmente… pero no tuve suerte. Llevaba dos días sin quererle abrir la puerta a Jonny, cada vez sentía su corazón en el hotel, haciendo que me torturara, volviendo a sentir el sabor de la deliciosa sangre, aunque hubiera sido poca, fue lo mejor que haya provabado. Ya no comía animales, no sentía el mismo sabor hasta que decidí un día ir al pueblo y ahí fue cuando todo cambio…"