Los personajes le pertenecen a la grandiosa Suzanne Collins, me adjudico las historias solamente.

.

.

.

.

Navidad

Afuera nevaba levemente, pequeños copos de nieve caían con gracia. Katniss estaba pegada al vidrio de la ventana viendo caer la nieve. Tenía frío pero a pesar de ello seguía con la nariz pegada a la ventana

Peeta horneaba tranquilamente panes de queso y además galletas con chispas de chocolate. Espio a Katniss y se sorprendió al verla absorta. Decidió terminar rápidamente llevarle galletas.

Katniss se estremeció al sentir las manos de Peeta en su cintura y abrazarla, se dejo hacer a sus mimos y riéndose como tonta le susurro un 'te quiero'. Se volteo y en vez de que Peeta la besara en los labios, la beso en la frente.

–Hora de decorar el pino –la tomo de la mano y la alejo de la ventana fría, se acercaron a la sala y se posaron frente al pino.

Katniss se tiro al mueble y acerco hacia ella las cajas que contenían los adornos y las luces, mientras Peeta lograba buscar el lado más bonito del pino para que quedara perfecto. A la mente de Katniss se le vinieron los días de su adolescencia, cuando apenas celebraba navidad, toda su vida lo había tomado como un día como cualquier otro a pesar de que, Gale la invitaba a su casa a cenar.

Respiro hondo, no quería recordar eso, ahora tenía una nueva vida con su esposo, Peeta a su lado. Hurgo más en la caja encontrando esferas de colores, bastones, listones y otras cosas que terminaban con –ones.

Peeta comenzó con las luces, probaba las extensiones para que no fallara mientras Katniss lo decoraba. No era buena en ello pero tenía que aprender. Al final los dos se sentaron en el sofá de su sala y admiraron el pino con su estrella en la punta.

–Nos ha quedado lindo –dijo Katniss abrazando a Peeta.

–ahora falta la casa… -susurro Peeta, Katniss bufo e hizo ademan de flojera al tirarse al mueble.

–que flojera Peeta, ¿no podemos hacer otra cosa? –pregunto planeando una estrategia.

–¿pero que podría… ¡EL PAN! –Se levanto rápidamente y se dirigió a la cocina a sacar los panes que había dejado en el horno –¡SE QUEMARON!

Katniss de la nada comenzó a reírse, le había causado gracia la reacción de Peeta, no era molestia o enojo sino más bien como que no se esperaba algo así. Era difícil definirlo. Recordó la escena de hace años cuando niña pero esta vez, era diferente.

–tranquilo… erh déjalos ya que no se puede hacer ya nada –lo hablo Katniss al dejar de reírse desde el mueble.

Peeta salió de la cocina seria y se sentó de nuevo al lado de Katniss pero sin abrazarla.

–Te reíste de mí… –le dijo, Katniss tenía las manos abiertas esperando su abrazo pero Peeta seguía allí mismo sin moverse.

–¡es que ha sido gracioso! Tu reacción… no sé, me causo risa –soltó una risilla por lo bajo, decidió usar sus armas de mujer y hacerlo ver cuando graciosa era la escena.

'no soy buena en esto pero, el intentarlo cuenta' se dijo así misma mientras se acercaba a Peeta hasta terminar sentada a horacadas encima de el.

–vamos… sonríe que odia verte serio –le dio un beso en la nariz, luego en la frente, en las mejillas, en la cabeza, en el cuello y de nuevo en la nariz.

–¿prometes no reírte de nuevo? –le susurro Peeta ya rendido abrazándola de la cintura pasando sus labios por los de ella.

–te lo prometo.

Se dieron un casto beso en los labios cuando de nuevo, Katniss comenzó a reírse, Peeta rodo los ojos y también al final, comenzó a reírse.

.

.

.

.

No tengo perdón, lo se .!

Feliz Año Nuevo 2013!

El estreno de Catching Fire se acerca *.*