Personajes de Suzanne Collins, la historia mía :3

.

.

.

.

Nadie como tú.

Katniss despierta de su pesadilla cansada ¿Qué soñó? Muerte, sangre, mutos y Peeta tendido sin vida en el suelo mientras sueña el cañonazo indicando su muerte.

Se seca las lágrimas y tantea el lado derecho de su cama sin encontrar a la fuente de su tranquilidad, se asusta cuando oye la puerta abrirse.

–Creo que ya no te he sorprendido –dijo Peeta entrando con una bandeja de comida y con una sonrisa de oreja a oreja. Katniss niega.

–Créeme que lo has hecho –una sonrisa aparece en sus labios. Nadie como él para hacerla reír. –¿Qué me has traído? –pregunta ansiosa.

–tu desayuno nutritivo y balanceado, para hacerte feliz, ¿pan de queso? –Le tendió la bandeja en una silla en sus piernas y tomando un panecillo se lo metió a la boca.- ¿delicioso, Preciosa? – Katniss rio. Nadie como el que sabe tanto sobre ella.

–sabes, este día se ve prometedor, tantos pájaros cantando, el sol brillante… me enferma tanta felicidad –dice Katniss mordiendo el pan que Peeta le había tendido. Peeta se sienta al lado de ella y también toma un pedazo de pan.

–oh si, solo tú te enfermas de tanta belleza… -la forma en que lo dice, la ironía que usa hacen reír a Katniss; nadie como él para hacerla reír. Katniss decide dejar el pan a un lado junto con la bandeja y se lanza a los brazos de Peeta dándole un beso.

Los dos se separan para respirar, Peeta acaricia a Katniss con la punta de la nariz mientras esta suspira y comienza a cantar entre susurros:

nadie como tú sabe tanto de mí, nadie como tú es capaz de compartir…mis penas, mi tristeza, mis ganas de vivir…

Peeta la vuelve a besar, suavemente, disfrutando la sensación de los besos de su Katniss, ella se aferra mas a él agarrándolo de la nuca sentándose a horcadas. Ella se separa levemente mirándolo a los ojos. Los dos ríen.

tienes ese don de dar tranquilidad, de saber escuchar, de envolverme en paz. Tienes la virtud de hacerme olvidar el miedo que me da mirar la oscuridad

–¿Dónde has aprendido esa canción? –le pregunta Peeta curioso acomodándole un cabello rebelde detrás de la oreja –se escucha hermosa.

Katniss se sonroja –no me creerías, así que lo dejare en que… pues, lo encontré en un libro. –alejo su vista de los ojos azules de Peeta, este adivino rápidamente con ese gesto que nada de lo que decía era verdad.

–Katniss… eres pésima mintiendo, pero así me encantas –Katniss se sonrojo a no más poder con las palabras y mimos de Peeta, aunque pasasen 5 años desde una iniciada relación… simplemente no podía creerse que realmente todo eso fuera maravilloso.

–…sólo al mirar, sabremos llegar a entender que jamás ni nada ni nadie en la vida nos separará –Katniss termino la suave canción atreviéndose a acercarse mucho mas a Peeta. Lo beso con fuerza, con el temor de que todo fuera una mentira producto de su desorientación.

Peeta la fue recostando en la cama entrelazando sus manos a los costados, Katniss gimió de satisfacción, un cosquilleo nació en su bajo vientre… esa hambre ya la había sentido hace tiempo; se le hace conocida. La mano izquierda de Peeta se acerca a la blusa y la levanta mientras su mano viaja a la pierna de Katniss y la acaricia suavemente, ella con sus dos manos acerca a su chico tomándolo de la nuca, se pegan más y jadean, los besos se vuelven más intensos…

El sonido de la bandeja cayendo de la cama los despierta de su erótico acto, Peeta sonrojado se levanta despacio a recoger la bandeja. Katniss se baja la blusa con un rubor y temblor inminentes. Se miran por un instante y se sonríen levemente.

–Voy a dejar esto… -titubea Peeta, Katniss se ríe bajito al ver la expresión de su chico del pan, al verlo alejarse se toca los labios recordando los besos de Peeta.

Y recordando esa conocida hambre.

.

.

.

.

.

Gracias por los reviews

Oh si, esta canción de La Oreja de Van Gogh se me hizo perfecta para estos chicos… ¡enserio! Estaba escuchándola cuando pensé en Katniss cantándole a Peeta, mi felicidad era inminente.

¡Muchos saludos!

*Muy pronto subiré otro lemon… relax que está en proceso*