PRESAGIO TOTAL

Dedicatoria: Fanfic dedicado a mis tres queridas HH, Carla, Irene y Meli, cada una de las cuales me aporta una visión del HH completamente distinta y plena de matices incomparables. Gracias, chicas. Sois las mejores :D

Disclaimer: Los personajes utilizados en este fanfic no me pertenecen. Son propiedad de JKR, Scholastics, Bloomsbury, Warner Bross y otras entidades. No hay ningún ánimo de lucro en la redacción del texto, y se ha realizado por puro placer y amor hacia los personajes.

Nota de la autora A todos los fans HH: tenemos una comunidad para aquellos que os guste la pareja Harry-Hermione, se llama HH Paraíso. Apuntaros. Queremos ser muchos :D

http://es.groups.yahoo.com/group/HHParaiso/?yguid=115332819

Espero que disfruteis mucho con la historia. Dejad vuestros comentarios. En esta ocasión aún no está finalizada, aunque sé hacia dónde se encamina. Besos.

Capitulo uno Grifos

Harry miraba por la ventana de su habitación . Era medianoche, y el paisaje que vislumbraba era bastante diferente al acostumbrado en Privet Drive. No había permanecido ni una semana de julio en casa de sus tíos, cuando una lechuza de Dumbledore, le informó de que debía trasladarse a la Madriguera por motivos de seguridad. Sin mayores objeciones por parte de los Dursley, Arthur Weasley había acudido a su casa hacía unos días, y ambos viajaron con un periódico viejo transformado en traslador. Sus cosas, reducidas a un ínfimo tamaño por el Sr. Weasley, viajaron dentro de su bolsillo. Nadie había querido explicarle porqué ya no era seguro el hogar donde había crecido, pero Harry tenía cierta idea del motivo.

"No le des más vueltas- le dijo Ron, que estaba sentado en una de las dos camas de la habitación- Dumbledore lo habrá hecho solo como prevención".

"No me importa que vengan a por mí- replicó Harry sin dejar de mirar al jardín, como enajenado por la luz de las luciérnagas que revoloteaban- tengo miedo por vosotros".

"Bah, si hemos sobrevivido a no tener dinero nunca, esto es solo un juego- sonrió, con algo de melancolía, mirándose el pijama heredado de su hermano Percy que llevaba puesto- anímate, podemos celebrar tu cumpleaños con una gran fiesta y..."

"No, Ron- atajó Harry con algo de brusquedad- bastantes molestias causo ya. No tengo el cuerpo para fiestas".

Ron comprobó disgustado, que Harry no había olvidado ni por un segundo lo sucedido semanas atrás. Se mostraba taciturno, apagado. El aire de la culpabilidad emanaba de él como un hilo invisible.

"... Hermione ha dicho que va a pedir a sus padres que le dejen venir a pasar aquí el resto del verano"- comentó Ron.

Harry se apartó de la ventana, y le miró esbozando una débil sonrisa.

"Al menos estaremos los tres juntos. Hermione es la pieza que nos falta, eh?"

Ron asintió. Se sentía bastante confudido respecto a ella. Su reacción en el baile de Navidad pasado , le había sorprendido a él mismo. Había ido descubriendo nuevos aspectos en ella, a lo largo del curso, y cuando se pronunciaba su nombre se sentía raro. Aquello fue lo último que hablaron esa noche. Ambos se metieron en la cama, bastante apesadumbrados. Ron no quería admitirlo ante Harry para no preocuparle más, pero se sentía angustiado por la suerte de su amigo. Le había fallado estúpidamente en un momento clave de su vida, y no quería que eso sucediera más. Harry tardó mucho en dormirse. Su cabeza daba vueltas y más vueltas. Voldemort estaba vivo, y él había colaborado en ello. Cedric había muerto, y él también tenía algo que ver . ¿ Porqué tenían que mandarle a la Madriguera? ¿ Qué temían que sucediera? El no quería ser protegido, solo le interesaban las personas a las que quería. Y luego estaba...Hermione. El pensamiento le llevaba bastantes veces hasta ella. ¿Porqué le habría dado aquel beso en la estación? Se había sentido incomodísimo. No estaba demasiado acostumbrado a las muestras de afecto. Y menos de una chica. ¡Y aún menos de su mejor amiga! Pasó al menos una hora, antes de que Harry cerrase los ojos y se entregara al sueño.

***

Dos días después por la tarde, todos estaban expectantes alrededor de la chimenea del salón de los Weasley. Molly había ido a recoger a Hermione a su casa, y esperaban la llegada de ambas de un momento a otro. Un ruido seco se dejó oir por la chimenea. Segundos después, aparecieron. La sra. Weasley, aún acostumbrada a semejante experiencia, aparentaba sentirse mareada, pero la pobre Hermione llegó con el pelo aún más alborotado de lo habitual, la cara ennegrecida manchada por el hollín y tosiendo fuertemente. A pesar de ello, llevaba una sonrisa luminosa en la cara. Se sentía feliz de verles de nuevo.

" Oh, qué contenta estoy, es fabuloso que mis padres me hayan dejado venir"- dijo sin dejar de sonreir.

Ron pensó que sus dientes alineados, hacían que su sonrisa fuera deliciosa. Le miró los hoyuelos que se formaban a ambos lados de los labios.

"No volveré a comprar polvos flu de rebajas. Qué dolor de cabeza que tengo- dijo la sra. Weasley, tocándose las sienes con un gesto de malestar. Le dio el breve equipaje de Hermione a su hija- Ginny , ayúdale a acomodarse en tu cuarto. En una hora más o menos estará lista la cena".

Los chicos les acompañaron hasta la puerta, pero luego Ginny, les impidió el paso con un gesto pícaro.

"Nuestra invitada , tiene que retirarse los restos de flu en la más estricta intimidad"- y les cerró la puerta en las narices.

"Caray, con tu hermana"- comentó Harry.

"Bah, mujeres".

Las dos muchachas, colocaron rápidamente las cosas de Hermione en el armario de la habitación. Ginny, doblaba su propia ropa, para acomodar la de su amiga.

"Cómo es que al final no has ido a casa de Krum? Te había invitado a Bulgaria, no?

"Sí, pero Ron me escribió hace unos días, diciéndome que Harry estaba aquí por orden de Dumbledore. Si algo va a suceder quisiera estar aquí- dijo Hermione levemente enrojecida- con vosotros.

"Sí, yo también estoy preocupada- replicó Ginny.

Por unos instantes se quedaron mirándose la una a la otra. Ambas pensaron que estaban cambiando muy deprisa. Ginny parecía más seria de lo habitual. Su cabello rojo le caía hasta la cintura, y se expandía ondulante por la espalda. Sus dedos jugaron con los mechones, algo taciturna.

"Será mejor que tomes un buen baño- dijo Ginny- aunque el único que funciona está en el piso de arriba , al lado del cuarto de mi hermano Ron.

Hermione cogió su ropa, para cambiarse después .

"Suerte- le dijo Ginny.

"Suerte?

"Pues sí. Es que el baño está... demasiado cerca de la habitación de mi hermano .

Aquelló sí confundió a Hermione. Miró a Ginny interrogante, pero esta solo soltó una risita. "Qué quieres decir?

"Nada, nada, déjalo- Ginny empujó levemente a su amiga- anda ve. Mamá se molesta cuando no estamos a tiempo a la mesa.

Hermione subió a la buhardilla, y vio enseguida el cuarto de baño.¡ Era tan distinto al de su casa!. La alcachofa de la ducha estaba suspendida en el aire sin aparente sujeción. Algo recelosa, abrió el grifo y un agua templada que destilaba un aroma suave a limón, comenzó a caer. Al meterse en la bañera, esta cambió de forma.

"Mmm debe ser que se adapta a la persona que entra.

Se relajó , pues el viaje por las chimeneas a cualquier novato le dejaba exhausto. Cerró los ojos y sumergió su cuerpo dentro de la espuma que echaba aquel extraño grifo.

***

Desde la habitación de Ron, se oía perfectamente el sonido proveniente del cuarto de baño. Debía ser Hermione la que se bañaba , pues todos los de la casa lo habían hecho por la mañana. Se concentraba tanto en los sonidos del grifo abriéndose y cerrándose alternativamente, que no escuchaba a Harry en absoluto.

"Desde luego en esta foto, la posición del buscador es fantástica. Fíjate que viraje practica con el cuerpo...me quieres hacer caso Ron?- Harry cerró el libro de golpe.

"Eh?

"Que estás pasando de mí.

"No, es que el grifo...

"Qué grifo?

"El grifo del cuarto de baño de al lado.

"Qué pasa con el dichoso grifo!!!?

"Que es Hermione la que se está bañando.

La idea de una Hermione, desnuda a menos de dos metros de su habitación hizo enrojecer a ambos. Harry miró durante unos instantes el rostro de su amigo. No recordaba haberle visto más interesado por algo jamás. Parecía que le fuera la vida en los sonidos del grifo.

"Déjalo ya, Ron. Parece que estuvieras ...espiándola.

"Te la imaginas...?

"Ron, tío!!!!

"Vale, vale, solo era una broma.

Para Harry pensar de esa forma en Hermione, era casi un pecado. Ella era como una hermana para él. Pero daba la impresión de que Ron como ya tenía una, no necesitaba ninguna de repuesto. Durante todo el curso, le había parecido demasiado protector con Hermione, pero pensar en la posibilidad de que ....

"Me gusta mucho- dijo Ron, algo ensimismado, volviendo a abrir el libro por la página donde estaba .

"Cómo?

"Digo la foto esa, que me gusta mucho.

"Ah!- pero Harry, empezó a pensar que algo raro le sucedía a Ron.

*** fin capitulo 1***