Disclaimer: Ver capítulos anteriores

Nota de la autora: Ya sé, ya sé, es una vergüenza, llevo sin actualizar desde hace unos meses, pero la historia está a punto de acabar , de hecho este es el último capítulo, ya solo queda el epílogo. Espero que os guste. Un beso muy fuerte para todos/as. Nailju
Capítulo 27 Hogsmeade

Cuando Ginny fue a alertar a Hermione, la encontró despierta, asomada a la ventana de su habitación, pues estaba demasiado preocupada para conciliar el sueño. Le contó resumidamente lo que Malfoy le había dicho, y pronto comprobaron que este había estado muy acertado, pues ya era demasiado tarde. Ron no había aparecido en las horas siguientes, y Harry angustiado y sintiéndose muy culpable, había dejado su cama vacía. No estaba en ella cuando ambas acudieron a la habitación de los chicos de quinto.

"Dios mío- dijo Hermione muy asustada- he sido una ingenua, pensando que Harry haría caso de mis advertencias y descansaría hasta mañana.

"Está muy débil, ¿verdad?- quiso saber Ginny.

Hermione asintió, se arrepentía de no haber tomado a tiempo la decisión de contárselo todo al anciano Dumbledore.

" Tenemos que ir de inmediato a Hogsmeade. Ambos deben estar allí- afirmó Hermione categóricamente.

***************************

Rayaba el alba, cuando Harry, con sus fuerzas casi extintas, llegó hasta la tienda de los "Sortilegios Weasley". Era una especie de casita, no muy distinta a la Madriguera, aunque de una sola planta, con la vivienda y el jardín en la parte de atrás, y la tienda en la entrada principal. Harry encontró a Ron, desvencijado sobre una mesa, apoyado sobre sus brazos, dejando caer la cabeza pesadamente. Hacía muchísimo frío, pero Ron no parecía afectado por ello. Llevaba aún la túnica de invierno de Griffindor, y encima una pesada manta de lana. Harry abrió la puerta de las verjas de madera que rodeaban el jardín, y se acercó lentamente. Como si intuyera su presencia, Ron, levantó la vista hacia él.

"¿Es que no vas a dejarme vivir en paz, Potter?- le dijo con voz cansada- no quiero nada de ninguno de vosotros. Voy a marcharme de aquí tan lejos como pueda.

Ron, no había podido aún hablar con nadie de su familia, pues les encontró a todos dormidos, cuando llegó la noche anterior, pero estaba firmemente dispuesto a abandonar Hogwarts, y el Reino Unido si era necesario.

"Ron, necesito que me perdones, no puedo vivir sabiendo que me odias de esa forma.

"¡ No quiero perdonarte, maldita sea!- bramó Ron, levantándose de golpe- ¡quiero que sufras como yo lo he hecho!

"Estoy sufriendo mucho, puedes creerme ...- Harry se apoyó en la mesa, pues sintió que se tambaleaba. El intenso frío, y el fuerte esfuerzo para llegar andando hasta allí, estaban haciendo mella, sobre su débil cuerpo.

"¡Lárgate Potter!- exigió Ron.

"No voy a irme sin explicarte todo, Ron, sin que sepas las causas que me llevaron a actuar así.

"¿Ah, sí? ¿Y qué te llevó a robarme a la chica que amaba?- Ron, comenzaba a ponerse histérico.

"Eso no estaba premeditado, Ron. Aún no puedo creerme ni yo mismo, lo que siento. Jamás quise hacerte daño. Pero Hermione y yo estamos dispuestos a separarnos...

"Ohh, qué delicados, qué encantadores...me conmueve en lo más profundo ¡ lárgate ya de mi casa, aquí no eres bienvenido! ...

"Yo también soy un Weasley- dijo Harry con voz temblorosa, y algo suplicante.

"Espera a que mi familia sepa la clase de tipo que eres...volverás a ser el asqueroso huérfano que has sido toda tu vida.

Harry bajó la cabeza, apesadumbrado. Aquello le había herido en lo más profundo de su alma.

"Está bien, Ron, no me escupas más tu odio- Harry respiró profundamente y se le quedó mirando con expresión desolada. Ron sintió que su corazón se le caía a los pies. En el fondo se odiaba asimismo por lo que estaba haciendo. Se negaba simplemente a retroceder en su actitud. Entonces se dio cuenta, del rostro demacrado de Harry, de su aspecto extrañamente cansado, y su dificultad para respirar.

Harry Potter Weasley se dio media vuelta, y abandonó el jardín de la trastienda. Caminó ya muy sofocado la cuesta abajo, que daba a la salida del pueblo. Se internó con pasos cansados en el bosquezuelo que utilizaban habitualmente como atajo al castillo. Aún no había terminado de despuntar el sol. Estaba tan ofuscado, que no se daba cuenta de que unas cuantas sombras grises le seguían, y que muy pronto cercaron su camino. Levantó la vista y abrió desmesuradamente los ojos, cuando comprobó que se trataba de una decena de mortífagos que le habían rodeado.

"Vaya, vaya- oyó una voz que le pareció familiar. El hombre se retiró la capucha.

"Lucius Malfoy- dijo Harry sorprendido.

"Según veo mi hijo no me ha mentido, tu aspecto es lamentable - se acercó y le cogió por el mentón para asomarse a los ojos de Harry- ¡ah! Draco no me ha defraudado por una vez. Es cierto, estás sometido a un ritual de protección ancestral, y tu poder como mago está tan debilitado que será muy fácil para mi Señor convertirte en su esclavo- Malfoy se echó a reir afectadamente y empujó a Harry al suelo con fuerza- ¡VAMOS!

Al oir esta voz , los mortífagos, hicieron un círculo a su alrededor, y le apuntaron con sus varitas.

"¡Despojadle de lo que quede de su poder, y nos le llevaremos al refugio de nuestro Señor!

Harry permanecía inmóvil, en el centro, sin ninguna fuerza para defenderse. Pronto se sintió invadido por una luz violeta, que provenía de las varitas,y sentía que la vida se le iba en aquella luminosidad. Pensó en Hermione, en su sonrisa, en lo mucho que la amaba. Después pensó en Ron, que tanto significaba para él...

"¡¡¡¡¡¡NOOOOOOOOOOOOO!!!!!- Harry oyó con dificultad una voz, pues ya no podía moverse.

Ron, empujó a algunos mortífagos, que pillados por sorpresa, le dejaron romper el círculo .Se abalanzó sobre Harry, y le protegió con su cuerpo. Al chocar las luces contra Ron, de pronto los rayos se invirtieron y rebotaron contra los cuerpos de los mortífagos, que desaparecieron repentinamente. Todo sucedió en segundos. Pudieron oler el humo que había dejado tras de sí, la súbita traslación de los cuerpos.

"Ron- murmuró Harry, tumbado en el suelo. Estaba perplejo por lo que su amigo acababa de hacer, pero lo único que le importaba era que estaba allí- has venido...me has salvado.

"Lo siento Harry, lo siento- Ron estaba frío como el hielo, caído de espaldas. Harry rozó sus dedos con los de su amigo.

" Yo también lo siento tanto...-dijo Harry con la voz cada vez más apagada.

"¿Hermanos?- preguntó Ron.

"Hermanos- murmuró Harry.

Ambos cayeron inertes en el suelo.

*** fin capítulo 27***