Recordándote, Recordándome… Recordándonos.

Con voz triste me comento acerca de su matrimonio roto y de su hijo muerto al nacer.

Serena se debatía entre dejar esa frase o borrarla, su ello y su superyó luchaban contra ella, y estos nunca perdían una batalla. Después de pensar y pensar, con un simple clic borro la frase plasmada es su hoja de Word.

Las cosas entre Darién y ella no habían terminado de la mejor manera, pero tampoco era una degenerada como para contarle al mundo que su unión con Lita había fracasado por la pérdida de su hijo. Mina la apoyo, y con un simple Serena me parece bien que muestres principios y no expongas esa parte de la vida de Darién. El merece respeto. Serena omitió la conversación que ambos tuvieron ayer.

Para ser sincera, ella había disfrutado de la compañía de su ex. Pero los recuerdos y los viejos sentimientos eran más fuertes que ella, tal vez para él 8 años es fue mucho tiempo y todo lo malo se perdió en el olvido, tal vez él desea algo con ella o tal vez se quiere burlar otra vez. Pero sea cual sea sus razones ella intentara no caer, no cumpliría la advertencia de Mina de tener cuidado, no lo haría.

Con desgana se levantó de su silla y se dirigió hacia su cuarto, el escribir ya le estaba fastidiando. Al llegar a la pequeña recamara Serena miro su cama, la cual se veía tan vacía y ordenada. Lentamente se acostó boca arriba, mirando al techo. No sé qué se dirá de los techos y su poder de evocar pensamientos y recuerdos del pasado, ya que la Serena estaba experimentando un viaje hacia 8 años atrás.

Universidad de Tokio, hace 8 años.

- Darién – Una dulce jovencita de solo 20 años tocaba insistente la puerta de la habitación de su novio el cual no veía desde hace varios días – Darién por favor … - Susurra triste – Ábreme – Pega su frente a la puerta.

- Serena – Le susurra un joven de cabellos rubios.

- Andrew – La chica parecía feliz al verlo – ¿Donde esta? - El miedo comenzaba hacer acto de presencia.

- Él se fue – El joven solo mira al piso por la vergüenza.

- ¿Cómo así que se fue? – Sus miedos se estaban haciendo realidad.

- Te dejo esto – Le dio un sobre blanco con un gesto de evasión – Lo lamento Serena – La miro con lastima.

Serena solo tomo el sobre y se dirigió hacia su cuarto ignorando totalmente a Andrew. Al llegar a su habitación abrió con desespero lo que Darién cobardemente le dejo con su amigo. Cada palabra, cada frase cargaban vergüenza y cobardía.

- No puede ser – Serena se colocó la mano en el pecho queriendo detener el colapso de su corazón.

Su mundo se derrumbó, Darién aquel chico culto y honesto era un maldito infeliz, él… la engaño. Según la carta se había acostado con una chica, al mes esta le había dicho que estaba embarazada y como era de esperarse le respondió como hombre, ya que se casarían en menos de una semana. ¡Que maldito!

La puerta se abrió, mostrando el rostro de Rei la compañera de cuarto y amiga de Serena, esta no estudiaba literatura pero si periodismo.

- ¿Serena que paso? – Se acerca preocupada a ella.

- Darién… - Sentía que el aire le faltaba – Esto le mostro la carta.

La pelinegra leyó la carta, y con gran asombro y desprecio exclamo algunas maldiciones hacia el moreno.

- Serena cálmate – La toma de los hombros para apaciguar sus lágrimas – Esto tiene una explicación.

- ¿Cuál? – Miro a su amiga a los ojos – Si ni siquiera me dijo el nombre de la chica a la que embarazo.

- Te acabas de enterar que tu ex – novio es un cobarde, que te fue infiel y que no tuvo los pantalones para decírtelo – Resume – Pero vamos a saber quién es la mujer y en donde se van a casar, así te podrá decir las cosas de frente, como el hombre que demostraba ser.

- ¿Cómo haremos eso? – Pregunta reconfortada pero intrigada.

- Ya vas a ver – Le da la mano – Pero primero vamos a limpiarte la cara.

Serena tenía miedo de ver a Darién, no porque se sintiera culpable sino porque sabía que le pegaría e insultaría y terminaría en la cárcel gracias a la ayuda de sus "Suegros". Pero eso no le importaba, él tendría que darle más de una explicación.

- Vamos – Rei toma su bolso.

- Rei no me digas que lo vamos a seguir – No quería llegar a ese extremo.

- Para nada – Se acerca a ella – La primera regla del periodismo es comenzar a investigar desde abajo, lo que vamos a saber si Darién aun estudia aquí – El desprecio en la voz de la futura periodista se volvía más obvio – No vamos a espiarlo dentro de un auto, además no soy una de las mejores de mi clase por revisar la basura de los demás para recolectar información – Levanta una de sus cejas – No hay que ser tan predecible.

Los argumentos de Rei la convencieron, por lo que dejo de preguntar y la siguió. Rei la llevo dentro de la Universidad, lo cual le pareció raro. Al pasar por la facultad de culinaria Rei se quedó mirando a los chicos que salían de uno de los salones, y con una expresión de sorpresa miro a Serena.

- Creo que es Lita – Rei parecía dudosa pero segura.

- ¿Lita? – Serena parecía realmente sorprendida – Sé que no le caigo bien, pero acostarse con Darién… Va más allá de un simple odio.

- Eso es lo que tu ni yo sabemos – La jala de la mano para seguir con su recorrido.

Ambas terminaron en la oficina de Decanatura de la Universidad, lo cual parecía más raro la rubia.

Rei… - Serena comenzaba a sentir miedo.

- No voy a forzar la puerta, tengo una llave – Se la muestra.

La oficina se encontraba sola y oscura, pero Rei camino como si nada. Esta se sentó en la silla de la secretaria del Decano y encendió la computadora.

- ¿Puedes hacer eso? – Comenzó a sentirse nerviosa con cada movimiento de la chica.

- ¡Claro! – Voltea a verla – Tengo acceso a esta sala, el periodismo no solo está en un salón. Además ayudo a Sanae – Dijo refiriéndose a la secretaria.

- Está bien – Intentaría calmarse.

Al estar la computadora encendida y restablecida, Rei entra a la base de datos de la Universidad.

- Estudiantes retirados – Comienza a teclear – Darién no aparece – Mira seria al aparato – Estudiantes transferidos – Vuelve a teclear – Aquí esta – Dice triunfante – Darién se transfirió a la Universidad de Osaka – La chica de cabellos negros no parecía entender.

- Osaka – Serena repasaba en su mente – Sus padres viven ahí – La rubia le restó importancia.

- Ahora vamos a buscar a Lita – Bajo el cursor – Lita fue transferida a Osaka también – Miro a Serena – Es una coincidencia que da miedo – La chica se levanta de la silla y se dirige al enorme archivero de la esquina.

Serena solo observaba como Rei buscaba ágilmente entre las carpetas.

- Aquí esta – Saca una carpeta – Lita Kino - Comienza a leer mientras camina hacia Serena – ¡Lo sabía! – Exclama furiosa – ¡Que perra!

- Lita está embarazada – Le muestra el folder a su amiga – A la muy maldita le gusta jugar sucio – Toma el teléfono.

- ¿Qué vas hacer? – Rei volvía buscar en la computadora.

- Solo escucha – Marcaba números – Buenas tardes, habla Sanae Fukuoka, soy la secretaria de Decanatura de la Universidad de Tokio, quería preguntar acerca de Lita Kino ya que me llego información de que es transferida, ya sabemos de su estado – Si Rei decidiera cambiar de profesión, la actuación le quedaría perfecta – Aja – Escuchaba atentamente a la voz que salía del auricular – Muchas gracias – Se despide amablemente.

- Confirmando – Lita está embarazada y es de Darién.

- Porque Darién – Serena se tapa el rostro con las manos y comienza a llorar.

- No se va a salir con la suya – La abraza.

Durante toda la tarde Serena no dejo de llorar, el dolor era muy grande y ella muy pequeña.

- Serena… - Rei se acerca a ella – Cálmate por favor, con llorar no vas a resolver nada – Le acaricia la cabeza – Darién te va a dar muchas explicaciones el sábado – La rubia la mira sorprendida – Si, se dónde y cuándo se va a casar el muy perro. ¿Te parece si vamos a la boda?


¡Hola a todos! Y ¡Feliz 2013!

Quiero avisarles que este capítulo sera dividido en dos partes, la primera que acabo de publicar son los recuerdos de Serena, es decir su versión de la historia. La segunda es la de Darién, este tendrá el mismo titulo a excepción que le pondré el dos en números romanos.

Espero que les guste este nuevo capítulo. Y gracias por sus reviews.

Bendiciones

Flor Guajira